tu-y-yo

Ya estamos en edad de enamorarnos de verdad, de llorar por decepciones y también, de la risa; ya no estamos para llorar por amores de uno o dos meses, mucho menos para estar con una persona que no sepa, ni quiera saber como hacernos reír.
—  Aprendiendo de la vida, Magaly R.G. (vía juntos-en-secreto

Ella dijo que se iría y se llevaría todo lo que fuese de ella, y en efecto, se fue y se llevó todas sus cosas, todo lo que era suyo. Se llevó todo. Y no me llevó a mí.

Y yo era suyo.