tu-y-yo

Decides caminar tras las pisadas de alguien más, por gusto y elección propia.
La vida te dio dos pies, comienza hacer tu propio camino y nunca le pongas fin, hasta que no estés satisfecho de lo largo, que hayas y puedas llegar.
Mis sentimientos se salen de control cuando se trata de ti. Mis latidos se aceleran con tu sonrisa, me tiemblan las piernas cuando me abrazas, me sonrojo cuando me miras. No sé cómo controlar el nerviosismo de estar a tu lado, lo tonta que me pones con esa risa o lo pequeñita que me siento cuando me miras a los ojos. Y es que no sé cómo detener lo que siento por ti, no sé cómo apagar los sentimientos que enciendes en mí cuando me llamas de esa manera tan dulce, cuando me acaricias el cabello, cuando recuestas tu cara en tu brazo y me miras con una sonrisa; es sorprendente ver cómo revives en mí con una mirada todo lo que los demás mataron con palabras. Es sorprendete ver el efecto que causas en mí cuando me tocas, lo maravilloso que siente cuando me agarras de la mano. Y es que mi problema siempre ha sido aferrarme demasiado a las personas y me da miedo, me da miedo que las cosas resulten mal contigo cuando lo único que quiero es estar a tu lado.

planetas-alineados

Habría que ser muy idiota como para no fijarme en ti.
  • —Textos Nocturnos.
Por favor, enamórate de lo que soy, de lo que te escribo, de mi lado más malo, de mis debilidades. Enamórate de este infierno que me posee porque cualquiera puede querer mi lado dulce. Quiéreme con mis enojos, con mis celos, con mi locura, con este corazón hecho polvo. Enamórate de todo eso que soy, porque de mi lado amable, probablemente… ya te has enamorado.
—  Valo Jones - Condena de amargo sabor