tu mirada

Me rompiste el corazón, no estoy siendo dramática, realmente sentí horrible cuando te fuiste.
Me acuerdo bien de esa noche en la que dormimos, eres la primera persona con la que paso una noche entera, solo durmiendo, sintiendo tu brazo rodeándome y sintiendo tu calor, tus mirada en mi cara mientras dormía, justo a las cinco de la mañana. Nos besamos, pensé que había sido porque aún estábamos ebrios, pero en la mañana me volviste a besar, ya sobrio, me puse encima de ti y moví mi cuerpo hacia atrás y hacia delante, sentí tus manos en mi espalda, me jalabas hacia ti para besarme, le tome tanto cariño a tus labios, a tus besos chiquitos y a los largos también.
Sentía que iba a ser algo incómodo el estar contigo al otro día en la escuela, no fue así, me encantó, el salir desde ese día en adelante contigo, al parque, ponías cualquier excusa y yo te seguía el juego, estabamos en ese parque gigante, me decías que no intentabas nada porque yo había dejado muy en claro que llegue con pareja y me sentí mal, me senti incorrecta, me sentí no sé cómo. Y aún así esa misma tarde estuve besandote de nuevo, una y otra vez, me encanta tu cara, me encantan tus cejas y tu voz me crea escalofríos.

Me gustaba que te preocuparas cada que salíamos de cualquier bar, tomabas mi mano y me sentía tan agusto, me molestabas con otros hombres y al mismo tiempo le negabas mi número a cualquier amigo tuyo, de cierta forma sentía que te molestaba que estuviera con alguien más y eso me gustaba.

No me entiendo. Te recuerdo y te trato de olvidar, pero sé que eres inolvidable, te perdoné errores imperdonables, me decepcioné de ti cuando pensé que jamás me decepcionarías, aunque reconozco que yo también te decepcioné. Reí, aunque no tenía ganas por el simple hecho de verte feliz, te hice juramentos en los que no estuve dispuesto a cumplir y otros en los que puse todo mi corazón para que fueran verdad. Fui feliz contigo, aunque no sé si tú fuiste realmente feliz conmigo y por eso lloré mil veces escuchando música, aunque nunca te diste cuenta. Son de ese tipo de canciones con las que te desahogas y te hacen desconectar. Siempre te escribía frases cursis y tontas para tratar de hacerte feliz cando no te tenia a mi lado, tengan o no sentido, siempre espere lo mismo de ti, pero nunca fue así. lo importante es que yo me sentía a gusto escribiéndote, aunque tú no hicieras lo mismo. Admito que me encantaba verte y sobre todo ver tu mirada, aunque tu mirada siempre parecía perdida, mirando un punto fijo, nunca supe diferenciar si en esos momentos estabas conmigo o si estabas en algún pensamiento que creaba tu mente, pero a pesar de eso siempre disfrute de tu compañía. Perdí la cuenta de cuantas veces te llamé por teléfono sólo para escuchar tu voz. Y sabes, nunca tuve miedo de perderte, pero de todas maneras terminé perdiéndote igual.
—  Ismael R. 
No importa cuánto tiempo trascurra, siempre serás para mí la chica más hermosa, la que es diferente de todas las demás, que me logro conquistar con su hermosa manera de ser. Quien era capaz de entender cosas que no decía con solo una mirada, la dueña de mi sonrisa y mi felicidad, la mitad que me faltaba y la paz que yo tanto necesitaba.
—  Ismael R.