trinchera

3 meses.

Sin duda este ha sido él mes mas difícil que hemos tenido, y aunque no hemos tenido muchos se siente así, como si te conociera de hace mil años (exagerando), quiero que sepas que en todo este tiempo, yo me he convertido en tu fan #1, y en la persona que quiere cuidar de ti en las buenas, en las peores, siempre. Recuerdo que cuando eramos amigos y te empecé a mostrar lo que escribo, leíste una frase que te gusto. “El amor es entender que habrá más días grises en la habitación, que días en los que mirar la tormenta por la ventana.” aún creo que es así amor, que no todo es color violeta brillando siempre, pero cuando estamos juntos que es la mayoría, sí. Me hubiera encantado saber que hace un año me saludaste y que tal vez hubo la posibilidad de ser amigos, pero, tengo siempre presente de que las cosas pasan como tienen que pasar, sin errores en las piedras que te encuentras en el camino, y tu has sido mi luz desde enero, mi fuerte que lanza llamas, todo lo que creí no merecer. Todos los días lucho contra todo para ser buena para ti, para curar tus heridas y que ya no duelan y trato de convencerme de que lo estoy haciendo bien. Eres lo mejor que me ha podido pasar, estoy tan enamorada de ti. Y sé que podemos con todo mi vida, podemos con tus enojos y con mis comas, con tus manías y con mis celos, bueno, más bien nuestros celos. Feliz 3er mes cielito, nunca he estado tan segura de algo, y me encanta estar segura de ti. Y porsi no entendiste te lo diré en tu idioma rawr rawr rawr rawr rawr rawr rawr rawr rawr rawr rawr rawr rawr rawr rawr. Mejor?

Mi dinoñol no es tan bueno pero lo intento, lo intento todo por ti por que te amo. No tienes idea de lo mucho que te amo, y lo quiero todo amor, no es necesario que te lo explique pero sí, lo quiero todo.
Quiero tus infiernos, quiero hacerlos nuestros; míos. Quiero tus miedos, inseguridades, tus ganas de ser escultural; aunque no lo necesites. Quiero tus caprichos, tus repentinas ganas de mandar al diablo todo. Quier tus días difíciles, tu estrés, dolores, penas, esas entradas que tanto te esfuerzas por ocultar. Quiero tu crítica social, tu falta de paciencia, tus antiguos amoríos que no significaron nada, y los que si. Quiero tus problemas familiares, a tu madre con problemas conductuales, a tu hermana que es tu único fuerte, a tu padre inentendible que siempre te consiente; consentido.
Quiero a cada uno de tus demonios porque sé que vendrán de la mano con tus ángeles, y a ellos también los quiero.
Quiero tu sonrisa, tu pelo, tus ojos.
Quiero la seguridad que siento a tu lado, y la paz que me dan tus manos. Quiero tu vocación y las ganas que ahora tienes por cambiar el mundo, de comértelo en un sólo bocado. Quiero tu rebeldía, tu madurez. Quiero que me abraces como sólo tú lo haces. Te quiero en mi poesía, en mi cama, en mi vida. Quiero ser tu trinchera contra el mundo. Quiero ser quien te espere al final del camino; y que tu estés al inicio del altar. Quiero tu filosofía, tus detalles, besos. Quiero tu recuerdo, tu presencia, tu ausencia.
Te quiero en todas y cada una de tus facetas. Quiero no poder olvidarte, que vivas y mueras a mi lado; si es que yo no muero antes. Quiero sostener tu mano por la vida, y que tu lo hagas con la mía.
Te quiero en cada uno de mis vicios, que bien los conoces.
Lo quiero todo, absolutamente todo. Y lo quiero por que te quiero, a ti, y te amo.

Estoy muy orgullosa, por lo que somos, y me emociona pensar lo que seremos, me hubiese encantado que esto te hubiera entregado en papel, pero unos cuantos pequeños kilómetros nos lo impide. Te amo Gabriel Cepeda, perdón por todo lo de hoy, se que tuve gran culpa, pero quiero solucionarno te amo, te amo, te amo, te amo por siempre, te amo para siempre.

-Mv

Land art, Trincheras.

Instalación artística “Homenaje a Los Monegros”, de  Massimo Burgio.

Es una instalación en las trincheras de la Ruta Orwell con fuerte impacto visual que reinterpreta con lenguajes contemporáneos los horrores de la Guerra Civil española, y de todas las guerras de la humanidad.

Hay historias de amor,
que nunca terminan 
Que se esconden tras
la vuelta de tu esquina.

Que bailan sobre un solo pie 
Que reman con un remo,
que beben sin sed.

Hay espacio, hay dolor,
hay deseo 
Corazones en el aire
llenos de agujeros.

Hay besos compartidos,
robados elegidos 
Mil señales de humo
entre amantes perdidos.

Amores de un rato,
sin tiempo ni trato.

Leyes de gravedad sin caída 
Cicatrices sin herida 
Despedidas, bienvenidas
que suelen caminar
por la misma avenida.

Hay tanto a elegir 
Y tú y yo aquel día coincidir, coincidir, coincidir.

Era tu historia 
Se cruzó con la mía 
Tanta gente, tanta gente
ahí fuera 
Y coincidir aquel día.

Hay historias al borde,
del precipicio 
Que se buscan en los baúles,
de un principio.

Hay noches sin sofocos 
Lágrimas sin princesas
ni espejos rotos.

Hay revoluciones
entre corazones 
Partidas de dos labios
sin peones.

Sudores tentaciones,
citas sin flores 
Llenas de pasiones sobre parques congelados 
De mirones entre neones.

Amores platónicos conformes 
Camas sin treguas
sin confecciones.

Soldados del amor sin fusiles 
Que apuntan a dianas
de corazones sensibles.

Tanto a elegir 
Y tú y yo aquel día coincidir.
 
Hay historias de amantes 
En las trincheras 
Que luchan en la batalla diaria 
De esta ciencia incierta.

Buscando algún hueco 
De algún corazón abierto 
Buscando amor.

Hey óyeme 
Tan solo tú y yo.

Made with Spotify

Defender la alegría como una trinchera 
defenderla del escándalo y la rutina 
de la miseria y los miserables 
de las ausencias transitorias 
y las definitivas 

defender la alegría como un principio 
defenderla del pasmo y las pesadillas 
de los neutrales y de los neutrones 
de las dulces infamias 
y los graves diagnósticos 

defender la alegría como una bandera 
defenderla del rayo y la melancolía 
de los ingenuos y de los canallas 
de la retórica y los paros cardiacos 
de las endemias y las academias 

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos 
de los suicidas y los homicidas 
de las vacaciones y del agobio 
de la obligación de estar alegres 

defender la alegría como una certeza 
defenderla del óxido y la roña 
de la famosa pátina del tiempo 
del relente y del oportunismo 
de los proxenetas de la risa 

defender la alegría como un derecho 
defenderla de dios y del invierno 
de las mayúsculas y de la muerte 
de los apellidos y las lástimas 
del azar 
y también de la alegría.

—  Mario Benedetti
No sé a dónde voy pero quiero que vengas conmigo. Todo de ti me hace bien, me alimenta, me construye, me alegra, me llena de paraíso el espíritu. Me agrada ver cómo los detalle toman forma cuando reflexiono en todo lo que me ha llevado a ti, los distintos motivos que nos cruzaron, ese espectáculo de sombras del que ahora me río, la angustia que ya no me devora. Ahora por la tarde y noche siento una extraña adicción al sonido de tus labios y quiero que se prolongue en mis oídos. Toda la cautela que sobrevive de mí ya perdió la fuerza, ahora no quiero llamarte ni mandarte mensajes, simplemente ir hasta donde te encuentras. Mi ánimo calca tu sonrisa, como un viento frío de febrero, un incesante torbellino de peces va salir de mí si me besas, voy a sacar arcoíris de los ojos y trincheras de mordiscos que no te darían paz. Te ansío, te como, te beso, te muerdo, te quiero, te necesito, te pongo en cuatro si quieres, ponte hermosa, te bebo, te broto, me brotas, me naces, te quiero hacer sudar. Estoy convencido de que quiero que vengas conmigo
—  Para Liz, El barrio de los besos, Quetzal Noah
Quisiera algún día encontrar a alguien que me quiera por lo que soy, que no le provoque un esfuerzo emocional involucrarse conmigo, que me quiera con mis celos naturales pero no obsesivos, que cuando invente una nave para huir del mundo se suba conmigo, alguien con quien bailar en la sala, el parque o cuando llueve en las calles, que su trabajo no se apodere de su corazón y su deseo no le devore el alma, alguien que sepa ser libre pero también crear en el contrato mutuo de pareja, quién en la adversidad no le de miedo crecer, pero sobre todo alguien que pueda quererse porque un desgaste de energía y una trinchera de frustraciones estar con alguien que no sabe amarse
—  Quetzal Noah

Mis labios todavía no te han visto y ya sospecho que los tuyos gritan rebeldía.
Te he imaginado en un banco delante de mí 
y no pude evitar imaginarnos siendo vida 
La noche es un baobab y tus ojos son refugio 
en un bosque que nunca se incendiará
Voy a gritar Isabel Santamaría cada vez que roces mi clítoris
porque se merece ese homenaje 
Voy a cavarnos una trinchera para tener un sitio donde poder bailar

No pronunciaste ningún quédate en voz alta 
pero si me explicaste cómo volver. 

No sé en qué estación esperar porque aquí siempre es primavera 
-valenciana- 
Ni qué tren coger para llevarte a Valparaíso
odio que un sitio me conozca más que alguien.
Te he imaginado en un banco delante de mí, 
me has dicho que vives con mucho odio. 
Pero también me has contado 
cómo cambiarías el mundo y ojalá ganes esa partida
de momento 
propongo salvar a las ratas topo
ya nos encargaremos del futuro cuando llegue.

Te he imaginado en un banco delante de mí
contándome como entrabas en las mansiones 
de la Moraleja 
a cambiar todos los muebles de sitio 
a cambiar el miedo de bando 
A cambiar las cartas que jugamos:
he imaginado el final de Carrero Blanco
para todos los gobiernos que financian guerras.                                            

He visto 30 antidisturbios delante de mí
con la suficiente sangre fría como para cargar 
contra nosotras
sólo me ha dado pena y ganas de cogerte la mano
hacer de nuestros cuerpos una barricada 
y de nuestra libertad, la elección de morir peleando.

Te he imaginado en un banco delante de mí
estábamos atracándolo.

—  @_tankred

Daría lo que fuera por volverte a ver
daría hasta mi vida y mi fusil,
mis botas y mi fe.

Por eso en la trinchera de mi soledad
tus ojos son mi luz
y tu esplendor mi corazón.

Y si no fuera por ti
yo no podría vivir
en el vacío de estos días de no saber.

Y si no fuera por ti,
yo no sería feliz
Como lo soy cuando con tus besos
me veo partir.

Y es que solo con saber
que al regresar
tu esperarás por mí
aumentan los latidos de mi corazón.

Volverte a ver es
todo lo que quiero hacer
volverte a ver
para poderme reponer.

Porque sin ti
mi vida yo no soy feliz
porque sin ti
mi vida no tiene raíz
ni una razón para vivir.

Lo único que quiero es poder regresar
Poder todas las balas esquivar y sobrevivir
tu amor es mi esperanza
y tú mi munición
por eso regresar a ti
es mi única misión.

Eres todo lo que tengo
y no me quiero morir
sin poder otra vez
volverte a ver.

Made with Spotify
Lo quiero todo

Lo quiero todo, mi amor. No es necesario que te lo explique, pero lo quiero todo.

Quiero tus infiernos, quiero hacerlos nuestros; míos. Quiero tus miedos, inseguridades, tus ganas de ser escultural;  aunque no lo necesites. Quiero tus caprichos, tus repentinas ganas de mandar al diablo todo. Quiero tus días difíciles, tu estrés, dolores, penas, menstruación y retrasos, ese incisivo chueco que tanto te esfuerzas por ocultar. Quiero tu crítica social, quiero  tu falta de paciencia, tus antiguos amoríos que no significaron nada y los que sí. Quiero tus problemas familiares, a tu madre con problemas conductuales, a tu hermano que es tu único fuerte, a tu padre que cerca estuvo de la muerte y siempre te consiente; consentida.

Quiero cada uno de tus demonios, porque sé que vendrán de la mano con tus ángeles y también a ellos los quiero.

Quiero tu sonrisa, tu pelo, tus ojos. Quiero la seguridad que sentía a tu lado, la paz que me daban tus manos. Quiero tu vocación, tus ganas de cambiar al mundo. De comértelo de un solo bocado. Quiero tu rebeldía, tu madurez. Quiero que me abraces como solo tú lo haces. Te quiero en mi poesía, en mi cama y en mi vida. Quiero ser tu trinchera contra el mundo. Quiero ser quien te espere al final de tu camino; y al inicio del altar. Quiero tu filosofía, tus detalles, besos. Quiero tu recuerdo, tu presencia, tu ausencia.

Te quiero en todas y cada una de tus facetas. Quiero no poder olvidarte. Quiero que vivas y mueras a mi lado; si es que yo no muero antes. Quiero sostener tu mano por la vida y que tú la hagas con la mía.

Te quiero en el alcohol, en el tabaco, y en todos y cada uno de mis vicios.

Lo quiero todo, absolutamente todo. Y  lo quiero porque te quiero, a ti, y te amo.

Autor.- Sergio H. García

http://serchgarc.tumblr.com

Este pequeño guerrero habrá terminando exhausto……es un ejemplo de lo que debe ser todo lo humano, a hecho lo que muchos de nosotros jamas, le auguro todas las Bendiciones del Señor y que las hadas de la fortuna y el destino estén siempre a su favor. ¿Que imágenes aparecerán en su mente en desarrollo mientras lucha contra los escombros? Este es el tamaño de la generación que viene, ha sido un día largo, podemos dormir en paz, aunque algunos en su trinchera en el vacío de la gran ciudad hoy no lo hagan. Buenas Noches desde la Ciudad de México… antes del amanecer es cuando está mas obscuro…. y sí, mañana será otro día.