tres chicas

4

La próxima vez que lo veas rómpele una silla de metal en la cabeza y haz que se arrepienta de haber nacido. Y no mires atrás.

Había tenido un sueño muy extraño, soñé que me convertía en hombre. Si, en lugar de vagina tenía…. eso. Era bastante extraño, usualmente tenía sueños locos pero ninguno como ese. Fue cuando me arrepentí de haber bebido tanto. Me sentía aún algo mareada y con nauseas. Me dolía la cabeza, sentía como mis sienes punzaban. Me levante poco a poco poniendo mi mano en mi frente. Comencé a palpar mi cuerpo pase mis manos por mis senos, y sentí alivio. Ese sueño lo sentí demasiado real, toque mis mejillas suaves y no ásperas, mi cabello seguía largo. Hice mi cama lo más rápido que pude y fui al baño. Tenía la intención de relajarme en la ducha sintiendo el agua tibia recorrer mi cuerpo. Coloque shampoo dando masaje a mi cuero cabelludo, hasta que llegaron tres chicas de 4 grado. Ruidosas al igual que todas las chicas de su edad. ¡Merlin! Como quisiera lanzarles un hechizo para que se callaran. Demasiado escandalosas. Enjabone mi cuerpo y me quede unos minutos más en la ducha, hasta que harta del bullicio cerré el grifo, me envolví en la toalla y salí del baño. Me puse mi uniforme y recogí mi cabello en una cola de caballo.

Desayune solo una tostada con mermelada y jugo de calabaza, no tenía mucho apetito. En silencio seguí caminando hacia el salón del cáliz. Se acercaba el torneo de los tres magos y la idea de participar me emocionaba mucho. Mi madre participo cuando tenía mi edad, aunque en su última lechuza me deseaba suerte, también me advirtió que tuviera mucho cuidado.

Llegue donde estaba el cáliz, camine con paso decidido llevaba el pedazo de pergamino con mi nombre en mi mano, lo sujete con fuerza. Respiré profundo al estar frente al cáliz, alce mi mano y metí el pergamino. Camine alejándome del salón aún con dolor de cabeza.
Mientras caminaba por los pasillos, me encontré a una de las chicas 4 año que estaban en el baño. Tenía el cabello negro, ojeras y pecas en su nariz. Me siguió con la mirada, parecía que analizaba cada paso que daba, cada movimiento. Me giré a ella mirándola con desdén:

—¿Que miras? ¿Te gusto?– dije mirándola ceñuda. No estaba de humor para lidiar con gente.
“—Vi que metiste tú nombre en el cáliz–” me dijo en tono altanero y poniéndose frente a mi.
—Oh no, yo solo pedí un deseo– dije con sarcasmo. Me di la vuelta y camine hacia la enfermería. Esperaba que madame Pomfrey tuviera un remedio para este dolor de cabeza.

Madame Pomfrey me dio a beber un líquido grisáceo que olía a rayos, pero tenía que beberlo. Hice un gesto de desagrado y lo bebí; me quede un momento en la enfermería hasta que el malestar desapareció. Iba saliendo cuando me topé con alguien conocido, sonreí de lado en forma de saludo.

—Hey!–.

En mi corazón no te faltas, estás entera
y cada imperfección que ves
en el espejo para mí resulta
como un desfile de milagritos

Hay dudas placenteras
porque te envuelven
en un halo místico
que me recuerdan
a cada una de las estaciones

En mi corazón, que también es tuyo
hay un par de perlas, sonetos inconclusos,
las humanas preocupaciones del futuro
y un instante para revivir

En mi corazón hay un libro
de cuentos de dos o tres chicas
y tú que vienes ciertamente
a convertirte en enciclopedia

En mi corazón hay júbilo y guerra,
un sueño al atardecer y otro
que se asoma en las almendras
que se te marcan en la piel

En mi corazón no te faltas, estás entera

—  Así como tú sonríes, Quetzal Noah

Me hace gracia porque tres chicas forman bardo y después hay 9204717 personas que dicen que están hartas del bardo. Pues no le sigáis el rollo a esas tres y seguid con vuestra vida shipper😂

CONOCÍ UNA SHIPPER EN LA U #LaEmoción

¿Quieren escuchar mi historia? <<No Dara, nadie quie…>> Sh shhh, la voy a contar. Formamos grupos de cinco para hacer un trabajo de Psicología -un análisis- y nos juntaron a tres amigas y dos chicas que no conocíamos -ellas tampoco se conocían entre ellas-.

El caso es que estábamos en un cubículo de la biblioteca central prendiendo la computadora y eso y yo estaba viendo tumblr y apreció un edit wigetta super tierno en mi dash y dije “Owwww” alto y me tape la boca con una mano -re emotiva yo-.

Una de mis amigas me miró y me preguntó qué me pasaba y la otra dijo “seguro es algo relacionado a Wigetta”. Yo me reí y le dije si, luego le saque la lengua. Y una de la chicas dijo “¿Wigetta?”, y mi amiga “si si es que ella ship…”, y esta chica “no no, si sé… ¡yo los shippeo! Y yo “kabdskzjskxhxz espera… ¿Samuel o Willy?” Y ella “con Willy me caso, a Samuel le daría de latigazos una noche entera”, y yo “Tu y yo nos vamos a llevar re bien” y de la nada la otra chica que no conocíamos dice “Disculparán ustedes… pero yo prefiero a Mangel” Y NADA XD Luego estuvimos hablando media hora del culo de Willy qué decirles :v

Wigetta en todas partes (?

En la facultad tengo una materia común que se llama Prácticas Culturales, y hoy en ella teníamos que dibujar en grupo lo que nosotros pensamos lo que es una familia.

En mi grupo somos solo tres personas, y una chica quería que dibujara una pareja de chicos con deseo de tener un bebé.

Y sí, dibujé wigetta bc YOLO (?


P.D: Gracias por su atención ejhé

Biblioteca-Wigetta-One Shot

Narra Bejeta:


Abrieron una biblioteca en mi ciudad, y decidí ir a conocerla, quiza ahí pueda ir a pasar las tardes en las que no tenga nada que hacer.


(…)

La biblioteca está bien, no hay ningun libro que me haya llamado la atención.

Lo que si, parece que es la biblioteca de alguna escuela o institución, porque hay muchos grupetes de chavales entre los 15 y 18 años.

Cuando los vi, pensé “Ostras macho, que viejo estoy!”, habia un par de chicas bonitas, pero ninguna llamó mi atención, por lo que decidí mirar a los chicos y lo mismo, son todos los tipicos  chavales jovenes que solo quieren fiesta.


(…)

Luego de unos días decidí volver a ir, a ver si había algo nuevo. El mismo grupo del otro día estaba ahí, pero todo parecía tranquilo.

Encontré un buen libro, por lo que me senté en uno de los sillones a leer.

Estaba bien hasta que se escucharon un par de escandalosas carcajadas femeninas, no pude evitar mirar que tres chicas del grupete rodeaban a alguien mientras se reían y le gritaban frases que me costaba entender por la distancia que había. Solo pude distinguir las últimas oraciones, que dijeron con un poco mas de volumen y entonación.

-Gay, no tienes nadie que te quiera!-


Abrí los ojos al escuchar aquello y esperé a que las chicas se fueran del lugar para mirar a la persona a la que estaban dirijidos los insultos.

Un chico pálido de unos 18 años estaba sentado en una silla, completamete quieto mientras dirijia su vista al suelo, pude ver como una lagrima corria por su mejilla. Era bastante delgado estaba vestido todo de negro, tenía los ojos pequeños y juraba que su dolor se sentía desde mi ubicación.


(…)

Hoy es viernes por la noche, han pasado tres días desde ese pequeño insidente. El bar al que suelo ir con mis amigos está cerrado, por lo que decidí ir a la biblioteca.

Lo se, suena raro un chico de 22 años yendo a una biblioteca un viernes por la noche, pero prefería eso antes que quedarme en casa.


Tomé el libro que leía la ultima vez y fui hacia la terraza, que tenia una vista preciosa. Habian un par de personas sentadas con libros en sus manos, totalmente perdidos en sus mundos.


Luego de un par de minutos se comenzó a escuchar bullicio de la calle, seguramente jovenes yendo a los bares de la zona.

-Cristian, espera!- Gritó juguetona una de las chcias del grupo.

Tras ese grito, una persona dejó su libro en su asiento y se asomó  por la baranda.

Disimuladamente lo miré, era el chico del otro día, seguramente el grupo de jovenes eran sus compañeros.

El clima estaba frío, por lo que tenía puesta la capucha de su buzo negro. Se apoyó en la barandilla mientras miraba al grupete.

-Hey! Ese es el gay?!- Gritó una aguda voz del grupo.

-Tio, nos está acosando! Seguramente nos quiere violar!- Dijo la vozde un chico bastante risueño.

-Corramos antes de que Guillermo nos pille!- Rió otra chica de la pandilla.


Guillermo… Asi se llama.


Guillermo seguramente apenado se cubrió la cara con las manos, que estaban tapadas  por las mangas de su buzo y tratando de no llamar la atención de la gente de la terraza volvió a su sillon.


Como estaba unos metros delante mia, podía ver sus pequeños ojos rojos tratando de buscar ayuda en algún lugar, pero estaba solo, completamente solo.


No podía creer que gente ya mayorcita juzgara a alguien por sus preferencias sexuales. Definitivamente el era difernte a todo el mundo.


(…)

Martes por la tarde, como no tenía nada por hacer, fui de nuevo a la biblioteca.


No se que me impulsó a hacerlo, pero cuando entré, pregunte a la bibliotecaria si un tal “Guillermo” estaba presente.

-Guillermo Diaz? Sabe el numero de socio?-

-No, no lo se-

-Vale, dame un segundo, lo buscare en la base de datos…Guillermo Diaz…en este momento se encuentra en la sala de lectura número tres.-


Tras agradecerle a la señora, corrí hacia la sala, solo necesitaba ver que no estaba llorando de nuevo.


Al entrar vi que estaba en un sillón doble, sentado con un chico bastante guapo, parecía que ahi había algun tipo de rollo, ya que Guillermo estaba acostado sobre la pierna del chico. Por primera vez lo ví sonreir, era aún mas… hermoso?.


Tomé el mismo libro de los días anteriores y comencé a leer, cada tanto miraba a Guillermo, para cuidar de que esté bien.


-Guille, ire al baño- Dijo el chico

-Vale- Guillermo le sonrió y tomó su libro para seguir con la lectura.


Tras un par de minutos sin pistas del chico decidí levantarme e ir al baño mas cercano.

¿Por qué me preocupaba tanto por el chico al que no le había dico ni “Hola”?

Apenas entré lo ví, estaba sentado en el lavamanos, hablando por telefono.

Hice como que me lavaba las manos, me peinaba, me arreglaba etc. para poder escucharlo.


-Julia, en serio, ya me estás jodiendo con este reto, ya venme a buscar

-…

-El gay esta ilusionado, creo que le gusto- Soltó tras una risilla

-…

-No tia, no quiero que me viole, ya ven a buscarme.

-…

-Suficiente con que me obligo a escuchar todos sus estupidos problemas de puto.

-…

-Perfecto, te encuentro en el pasillo…Conseguiste que los chicos vengan a ver?

-…

-Genial chavala, diles que lo graben.

-…

-Vale, adios.


Tio! No había un puto día en el que dejarán en paz al chaval? Qué podía hacer? Ir y decirle “Guillermo soy un puto loco que te acosa y te quiero cuidar, vi al chico rubio guapo planeando hacerte una broma bastante hiriente y quiero que vengas conmigo”?


El chico rubio ya no estaba en el baño, por lo que decidí volver al lugar donde estabamos, pero ya era tarde, un grupo de chicos había rodeado a Guillermo, algunos sostenian sus telefonos como grabando, por otro lado, el chico rubio se encontraba abrazado a una chica bastante guapa.

Guillermo se encontraba llorando, pero su expresión era una seria, no mostraba emociones mas que sus lágrimas. En un par de segundos todos los chicos se habían ido, dejando solo al herido Guillermo.


Era la persona mas adorable pero a la vez mas triste de todo el planeta.

Él se levantó de su asiento, pero decidí frenarlo.


-Espera!-

-Q-Que?-

-Yo…Soy Samuel solo…Te quiero ayudar…-

-Vas…Vas a herirme?- Preguntó totalmente adorable e inocente.

-No, jamas lo haría-


(…)

Le conté toda mi historía, que había visto desde el día en el que las chicas se burlaban de él en adelante.


La verdad, era un chico adorable, tenía 18 años, era bastante mas joven que yo, pero igualmente era bastante maduro e inteligente. Me contó que desde hace años no tiene ni un amigo, solo tuvo un novio hace tiempo, el chico del otro día, me dijo que días antes le había pedido reconciliarse, y el, cegado por finalmente tener a alguien que lo escuche, acepto… pero bueno, como ya conté…las cosas no terminaron muy bien…


La verdad, nos habiamos hecho buenos amigos, cuando él ya no soportaba más guardar todo, yo iba hasta su casa y lo abrazaba, lo escuchaba y cuidaba dél todo lo que fuese necesario.

Siempre cenabamos algo, hablabamos un rato y cuando llegaba la hora de dormir, el se ponía su pillama y yo solo me quitaba la camisa y nos acostabamos juntos, abrazados. Él me contaba todo mientras hacia circulos imaginarios en mi pecho, yo lo consolaba, dandole besitos en la frente, abrazandolo mas fuerte o con un simple “Te quiero”

Nos queríamos.


(…)

Ya han pasado dos meses desde la primera vez que le hablé a Guille.

Lo quiero, mucho.


Hoy iremos de nuevo a la biblioteca, porque él tiene que devolver algunos libros que sacó hace unos días.

Él se quedó en la recepción mientras yo entré a ver si algo me gustaba.

Miraba tranquilamente los estantes leyendo los títulos, hasta que una chica bastante mona de apariencia se me acercó.

-Hola, Lucía, un gusto- Dijo coqueta la chica.

-Samuel- La mire.

-Llevo unos días viendote con Guillermo- Dijo con repulsión- Y me parece que confia mucho en tí, no?-

-Ya me veía por donde iban los tiros, por lo que decidí necesario ser cortante.

-Si, lo hace-

-Y…No te gustaría divertirte con él?-

-Divertirme…De que forma?

-Hiriendolo….Solo tendrías que decirle algo como “Eres un marica que morirá solo” en frente de todos, y comenzará a llorar- Dijo Lucía risueña.

-NO! Jamas lo haría!- Exclame con brusquedad abriendo mis ojos. -Qué les ha hecho el como para que lo traten asi?-

La chica sonrío convencida de lo que me iba a decir.

-Es gay! Y de alguien nos tenemos que reir- Exclamo como si fuese lo mas obvio del mundo.

-Jamas le haría eso...- Murmuré.

-Vale…tú te lo pierdes…- Sonrió- Por otro lado…Mis amigas y yo pensamos que eres bastante guapo, no te gustaría…divertirte un rato con nosotras?-

Dios! Esta chica no me podía caer peor?

-Quiza otro día- Respondí de mala gana. -Adios-

Caminé rápidamente hasta donde estaba Guille y lo abracé, para que la chica viese que no le haría nada a él, y que me encontraba perfecto como estaba.


(…)


Esa noche dormí en su casa, ya hacía bastante calor, por lo que dormía solo con pantalones deportivos.

Me senté en la cama mientras decidia que película veríamos.

-Guille! Dónde tienes las películas?- Grité para que me esuchara desde el baño en el que se estaba cambiando.

-En el segundo cajón Samu!-


Abrí el cajón y ví varias cajas de películas, pero ninguna me llamaba la atención, hasta que vi la de “Efecto Mariposa”. Era una buena opción, por lo que abrí la caja para poder poner el disco…Pero no habia ningún disco solo…

Navajas…

Pero Samuel? Eres tonto? Es obvio, todo él mundo lo odia, usa mangas largas en verano, nunca muestra sus brazos… Era MÁS que obvio!


Rápidamente guardé la caja como si nada hubiese pasado, justo en ese momento, Guille entró.


-Guille…tú…Ven sientate- Me hizo caso y con una sonrisa se sentó en la cama. Como de costumbre llevaba una polera negra manga larga, que marcaba su delgado cuerpo.


Miré hacia abajo y mis ojos se llenaron de lagrimas,al imaginarme a mi pequeño llorando, intentando acabar con su vida.

-Por favor…- Dije en un tono bajo- Recuerda que te quiero mucho…Siempre- Suplique mientras me lanzaba a abrazarlo.

-Samu?!- Dijo procupado al detectar mi tono de voz- Qué te ocurre?-

-Por favor Guille…Nunca más lo vulvas a hacer- Dije separandome de el y tomando sus manos entré las mías. Lo miré a los ojos, por lo quél entendió a que me refería-Nunca-


Miré sus brazos cubiertos por la tela negra -Puedo?- Dije apenado.

Guille solo asintió levemente.

Levanté suavemente la manga de uno de sus brazos, para encontrarme con todos los cortes…Dios, era peor de lo que pensaba. Pase despacio la yema de uno de mis dedos por uno, y este quedo con unas gotas de sangre…Eran recientes.


Tomé su otro brazo e hice lo mismo pero en este…Tenía cortes aún mas recientes…como si fuesen…de hace algunos minutos.

Rápidamente corrí hacia el baño y saqué el botiquín de emergencias, me volví a sentar cerca de Guille y con un poco de alcohol iba desinfectando uno a uno los cortes. Por suerte estaba en uno de mis ultimos años estudiando como auxiliar de enfermería, por lo que entendía de estas cosas. A los cortes  que estaban abiertos les ponía un poco de pegamento para ayudar a la cicatrización. Y luego de terminar con cada uno, des laba un pequeño besito, para terminar dandole uno en la mejilla.

-Nunca más lo hagas…Nunca.-


Esa noche lo abracé más fuerte que de costumbre, con ganas de cuidarlo.


(…)

Un par de dias después volví a la biblioteca y me enconté con Lucía, la chica seguia insistiendo con lo mismo de el otro día, pero parece que no entedía que no necesitaba nada de ella ni de ninguna de sus amigas.


Ya más de seis meses al lado de Guille. Lo quería..más de lo necesarío.

Todos los días revisaba sus brazos, con la intencion de que sepa que me importa.


Ese día era viernes por la noche, pero no quise salir, ya iría a algún lugar con mis amigos mañana. Guille iría a mi casa esta vez, pensabamos jugar algun videojuego o simplemente hablar.

Estabamos recostados en mi cama riendonos de lo que sea, hasta que sonó mi celular, un número desconocido con un mensaje:

-Samu, soy Lucía, estas aburrido?

En cuanto Guille leyó el mensaje se aferró más fuerte a mi. Él sabía lo que había ocurrido con esa chica.

-No, estoy acompañado.

-Mmm… esa chica debe ser afortunada como para pasar contigo el viernes por la noche…pero no te gustaría que fuese para tu casa para poder divertirme con ustedes?

-No, tengo la mejor compañía del mundo y estamos perfectos.

-Andaaa, sabes que? No te creo, debes estar solo, pero no tienes ganas de divertirte.

-Mandaré una foto, sabes?


Guille quien estaba leyendo la conversación se abrazó a mi para que saqué la foto.


-(Imagen)

-Pero que?!?!? Estas con el Gay? Dios mio…Adios

-Adios :)


Guille apoyo su cabeza en mi pecho y dijo -Gracias-

-Gracias por qué?- Pregunté

-Por ser mi amigo…por quererme como soy, por defenderme, por preferir estar conmigo antes que estar follando con chicas buenorras.-


Lo miré, observaba detalladamente sus hermosos ojitos, como el hacía con los míos. Pensé en cuanto lo quería, en cuanto lo necesitaba…En que estaba enamorado.

Creo que Guille pensó algo parecido, porque acerco su rostro más al mío,y… como se suponía que me contuviera? Lo besé calida, tierna y amorosamente.

Oficialmente, él era mío.


(…)

-Willy! Macho! Que tenemos que grabar!- Le dije para tratar de despertarlo.

-Dejame Vegetta!- Contesto sonriente.

-Solo cinco minutos, que en un rato vienen Alex y Frank-

-Vale, amor-


Esa es nuestra verdadera historía, AlkaPone no nos presentó, yo no tuve ningun inconveniente con el partner, Willy no conocío a Alex antes que a mi, solo eran tapaderas para que no descubrieran lo nuestro, que ya era más que evidente. Hacía solo un par de días nos habiamos mudado a Barcelona y Venian Alex y Fran para ayudar con la mudanza.

Guille estaba mejor que nunca, había salido totalmente de su depresión.


Porque sí, me había mudado por segunda vez con mi novio, porque la verdad…No podía dejar de cuidarlo, porque lo amo, tanto como él a mi.

Enfrentarse al pasado.

Eso es lo que voy a hacer en el día de mañana, enfrentarme a tres chicas que eh querido y luego me han decepcionado y dañado.

Yo no le eh dicho a nadie sobre mi bulimia, pero a unas de ellas si se lo confesé (sufría el mismo trastorno) nos apoyábamos juntas y luego un día me decepciono y les confeso a sus otras dos amigas (una de ella su hermana) y padres (que también eran amigas mías en ese momento) sobre mi desorden, ella ya estaba en Aluba (Asociación universal Contra la Bulimia y Anorexia) desde que supieron mi desorden, fueron a mi casa los padres de ella (sin que estuviera yo) y les confesaron a mis padres “Su hija tiene bulimia nerviosa y esta entrando a la anorexia” por supuesto entre la que consideraba mi amiga, estaba comenzando a sentirse mas gorda que yo cuando en ese momento pesaba 57 kilos (y ellas me conocían desde que pesaba 102 kilos) ella pesaba veinte kilos mas que yo. Mis padres asustados les creyeron y me llevaron a ALUBA, nunca cuento esto porque no me gusta contar esta parte de mi vida.


SI SEÑORES FUI A ALUBA! ERA UNA MAS DE TODAS! tenia que ir al baño con la puerta abierta, no me podia levantar de la mesa hasta no terminar de comer, me pesaban de espalda, y me hacían comer todas las putas comidas! . Solo fueron diez dias de sentirme peor, mis padres rompieron mi bascula, mis muñecas eran cortes mas cortes, y cuando los doctores le dijeron a mis padres “su hija esta en el peor modulo” les rogué y jure que iba a comer, y que no estaba enferma que solo queria hacer una dieta, a partir de alli decidi recuperarme, me aleje de estas peores amigas del mundo, y en fin aumente 12 kilos y aca estoy hace 4 años contando sobre mi bulimia (que mis padres no saben aunque lo dudaron) 

En fin decidi para esta pascua ir a un retiro espiritual, entre eso para despejarme un poco , pero me acabo de enterar que esas chicas van a ir, no me importa nada, quiero que al contrario vean lo enferma que sigo y que vean mis muñecas, antes estaba dispuesta a curarme, pero estas personas al verlas ya me da nauseas, les juro que es horrible decir esto, pero no me da ni un poco de ganas de recuperarme con esas personas al lado, es mas me encantaría que coman al lado mio y que vena que no como una mierda, `por culpa de ellas. Me molesta reaccionar asi, disculpenmen pero cuando estoy cerca de esas personas me siento la peor Micaela del mundo.

Las voy a tener al tanto desde el celular por las noches seguramente en estos dias. Les cuento que arranque mi segundo año de la carrera. y me encantaria saber que opinan al respecto de todo esto que acabe de contar. Bueno por el momento hoy voy a estar todo el dia por aqui, asi que cualquier consulta voy a contestar sin problemas.