trastornated

¿Que es la Fe? 😇

• Hebreos 11:1:

Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

•Fe: significa confianza,seguridad,certeza y convicción

Se que muchos hemos escuchado sobre la fe, muchas veces, más sin embargo, Dios puso en mi corazón estudiar la fe y la verdad la fe es algo de lo que me gusta hablar, creo que la fe es un palabra que nos caracteriza como hijos de Dios.

Entonces empecemos con una Fe ilógica y plena, como fue la de Eliseo, fue un hombre que en cada área de su vida demostró la fe que tenía.

Elías simplemente hecho su manto sobre el, y el entendió lo que tenía que hacer, se despidió de su madre y de su padre, para luego seguir a Elías, sin tan siquiera hacer una sola pregunta, sólo obedeció y tuvo Fe, en la biblia en reiteradas ocasiones se habla de su Fe y sus acciones como profeta de Dios.

Puede ver a través de él que el tener Fe y ser obediente a lo que Dios te dice, tiene mucho valor para el padre, por que si lees la historia de Eliseo, siempre el Espíritu Santo estuvo con el y jamás lo abandonó.

Y entendí como Joven de Dios, que el Señor necesita jóvenes con Fe ilógica, una Fe que trastorne la vida de las personas, una Fe que nunca dude y que confíe plenamente en las promesas de Jehová.

•2 Reyes 2:1-15:

Cuando se acercaba la hora en que el Señor se llevaría a Elías al cielo en un torbellino, Elías y Eliseo salieron de Guilgal. Entonces Elías le dijo a Eliseo: —Quédate aquí, pues el Señor me ha enviado a Betel. Pero Eliseo le respondió: —Tan cierto como que el Señor y tú viven, te juro que no te dejaré solo. Así que fueron juntos a Betel. Allí los miembros de la comunidad de profetas de Betel salieron a recibirlos, y le preguntaron a Eliseo: —¿Sabes que hoy el Señor va a quitarte a tu maestro, y a dejarte sin guía? —Lo sé muy bien; ¡cállense!  Elías, por su parte, volvió a decirle: —Quédate aquí, Eliseo, pues el Señor me ha enviado a Jericó. Pero Eliseo le repitió: —Tan cierto como que el Señor y tú viven, te juro que no te dejaré solo. Así que fueron juntos a Jericó. También allí los miembros de la comunidad de profetas de la ciudad se acercaron a Eliseo y le preguntaron: —¿Sabes que hoy el Señor va a quitarte a tu maestro, y a dejarte sin guía? —Lo sé muy bien; ¡cállense!  Una vez más Elías le dijo: —Quédate aquí, pues el Señor me ha enviado al Jordán. Pero Eliseo insistió: —Tan cierto como que el Señor y tú viven, te juro que no te dejaré solo. Así que los dos siguieron caminando y se detuvieron junto al río Jordán. Cincuenta miembros de la comunidad de profetas fueron también hasta ese lugar, pero se mantuvieron a cierta distancia, frente a ellos. Elías tomó su manto y, enrollándolo, golpeó el agua. El río se partió en dos, de modo que ambos lo cruzaron en seco. Al cruzar, Elías le preguntó a Eliseo: —¿Qué quieres que haga por ti antes de que me separen de tu lado? —Te pido que sea yo el heredero de tu espíritu por partida doble —respondió Eliseo.  —Has pedido algo difícil —le dijo Elías—, pero si logras verme cuando me separen de tu lado, te será concedido; de lo contrario, no.  Iban caminando y conversando cuando, de pronto, los separó un carro de fuego con caballos de fuego, y Elías subió al cielo en medio de un torbellino. Eliseo, viendo lo que pasaba, se puso a gritar: «¡Padre mío, padre mío, carro y fuerza conductora de Israel!» Pero no volvió a verlo. Entonces agarró su ropa y la rasgó en dos. Luego recogió el manto que se le había caído a Elías y, regresando a la orilla del Jordán, golpeó el agua con el manto y exclamó: «¿Dónde está el Señor , el Dios de Elías?» En cuanto golpeó el agua, el río se partió en dos, y Eliseo cruzó.  Los profetas de Jericó, al verlo, exclamaron: «¡El espíritu de Elías se ha posado sobre Eliseo!» Entonces fueron a su encuentro y se postraron ante él, rostro en tierra.

La persistencia y obediencia de Eliseo, hicieron que Dios se agradará y reposará sobre el la unción del Altísimo.

Así espera el padre que actuemos y recuerden que, Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe? - Santiago 2:14

En pocas palabras la Fe sin acciones es muerta, les amo en Cristo y espero que les sea de bendición este pequeño estudio.