traspasar

Distancia es una palabra que asesinamos con esta intensa amistad que lleva varios años, virtualidad un concepto del que nos reímos porque aunque nunca nos vimos personalmente lo nuestro se siente demasiado real.
No hay etiquetas. Sólo sentimientos capaces de traspasar cualquier pantalla. Reímos, lloramos, hablamos de todo. Contigo puedo ser yo misma en toda la extensión de la palabra. Ese es un privilegio que no se logra con muchas personas, pero ahí tan lejos pero tan cerca, estás tú para hacer que mi vida sea mejor.
Habrá quienes no podrán entenderlo, pero no me importa, tú y yo somos irremplazables el uno para el otro y no necesito nada más.
— 

Letras a la Carta - Alma de Colibrí

Especial San Valentin

 madelinnedr

Nuestro trabajo es amar las personas. Cuando duele, cuando es raro, cuando no está bien, cuando da pena.   Nuestro trabajo es estar juntos, y traspasar las barreras entre nosotros y poder encontrar apoyo siempre.
Amo: el brillo de sus ojos cuando hablamos o cuando me cuenta cualquier cosa que quiere que yo sepa, cómo mueve los labios cuando lee para sí misma tan concentrada, cómo me mira como si solo existiese yo, como si pudiese traspasar mi piel y mis huesos y llegar directamente al yo que hay aquí dentro, el yo que ni siquiera yo mismo soy capaz de ver
—  Violet y Finch, Jennifer Niven.
Amo: el brillo de sus ojos cuando hablamos o cuando me cuenta cualquier cosa que quiere que yo sepa, cómo mueve los labios cuando lee para sí misma tan concentrada, cómo me mira como si solo existiese yo, como si pudiese traspasar mi piel y mis huesos y llegar directamente al yo que hay aquí dentro, el yo que ni siquiera yo mismo soy capaz de ver.
—  Jennifer Niven, Violet y Finch.

anonymous asked:

¿Quien eres? ¿Hola?

YO SOY…
Muy práctica y normalmente, resolutiva. Dicen que soy lista (…?????) y que poseo inteligencia emocional (sea lo que sea eso). Soy una tía segura de mí misma, independiente, valiente. Adoro el silencio, detesto los gritos. Me gusta estar sola y dormir sola.
Y a veces, quiero compañía.
Me expreso con claridad, cuando hablo y cuando escribo.
Y a veces, me quedo sin palabras.
Tengo claro lo que no quiero y también lo que quiero, empiezo a conocer mis límites y a veces hasta los protejo de quienes los intentan traspasar. Adoro a mis amigos, tolero a mis conocidos, el resto me da igual.
Y a veces, me hacen daño.
Puedo con todo, o sea, con todo lo que puedo, NO CON MÁS.
Y a veces, ni con eso.
Intento aprender de mis errores y no tropezar dos veces con la misma piedra, aunque a veces son tres, cuatro o dieciséis los tropezones. Si no me gusta donde acaba un camino, no lo empiezo. Si no me apetece quedar contigo, no quedo. Si me sienta mal una comida, no la como. Tomo las decisiones que sean necesarias (muchas dolorosas) para llegar a lo que yo entiendo como felicidad.
Y muchas veces, me equivoco.
Me quiero. MOGOLLÓN.
Pero a veces, no tanto.
No me gusta molestar ni que me molesten. No soy de pedir favores frecuentemente, así que no me los pidas a menudo. Respeto tu espacio y, por favor, respeta el mío. No me conmueven TODAS las causas del planeta. No me importa TODO. Me aburren las demagogias, las cursiladas, las expresiones de amor sin sentido (para mí, ojo).
Y, a veces, quiero un abrazo.
Unos días no soporto a nadie, la rutina, los madrugones, el ruido, cocinar, planchar, fregar, no pasar un domingo en el sofá.
Y cada día los quiero más.
Olvido a algunos hombres y NUNCA olvidaré a otros. No soy amante del amor, no busco mi otra mitad.
Pero a veces, me enamoro.
Y muchos días…
Me emociono, me hundo, disfruto, me desespero, sufro, río, me apasiono, me agobio, me enfado, me mariposea el estómago, me preocupo, me asusto,  y hasta lloro (de tristeza, de rabia, de amor, de alegría).
SÍ, YO TAMBIÉN LLORO … esa soy yo.

¡Yo lo que tengo, amigo, es un profundo
deseo de dormir!… ¿Sabes?: el sueño
es un estado de divinidad.
El que duerme es un dios… Yo lo que tengo,
amigo, es gran deseo de dormir.
El sueño es en la vida el solo mundo
nuestro, pues la vigilia nos sumerge
en la ilusión común, en el océano
de la llamada «Realidad». Despiertos
vemos todos lo mismo:
vemos la tierra, el agua, el aire, el fuego,
las criaturas efímeras… Dormidos
cada uno está en su mundo,
en su exclusivo mundo:
hermético, cerrado a ajenos ojos,
a ajenas almas; cada mente hila
su propio ensueño (o su verdad: ¡quién sabe!)
Ni el ser más adorado
puede entrar con nosotros por la puerta
de nuestro sueño. Ni la esposa misma
que comparte tu lecho
y te oye dialogar con los fantasmas
que surcan por tu espíritu
mientras duermes, podría,
aun cuando lo ansiara,
traspasar los umbrales de ese mundo,
de tu mundo mirífico de sombras.
¡Oh, bienaventurados los que duermen!
Para ellos se extingue cada noche,
con todo su dolor el universo
que diariamente crea nuestro espíritu.
Al apagar su luz se apaga el cosmos.
El castigo mayor es la vigilia:
el insomnio es destierro
del mejor paraíso…
Nadie, ni el más feliz, restar querría
horas al sueño para ser dichoso.
Ni la mujer amada
vale lo que un dormir manso y sereno
en los brazos de Aquel que nos sugiere
santas inspiraciones. ..
«El día es de los hombres; mas la noche,
de los dioses», decían los antiguos.
No turbes, pues, mi paz con tus discursos,
amigo: mucho sabes;
pero mi sueño sabe más… ¡Aléjate!
No quiero gloria ni heredad ninguna:
yo lo que tengo, amigo, es un profundo
deseo de dormir…
—  Amado Nervo, Dormir.

Que vengas en la madrugada, después de un recitál, y te quedes a dormír.
Que me canse tu risa, pero no impórte, porque estás en pollera, mostrando tus lindas piernas. Sentada sobre mis múslos. Y porque delicadamente, te estoy tocando, mientras cerras los ojos y respiras sobre mi cuello.
Mis dedos hacen que te mojes, demasiado, pero tus lábios quieren más. El sillón está empapado, pero no queremos irnos a otro lugar. Nos quitamos la ropa, y me la chupás. Ojalá me la chupáras toda la noche, me hace sentír, como si estuviera en otro lugar.
Nos enfriamos y nos cansamos. Es hora de ir a dormir. El sol esta saliendo y los rayos nos comienzan a traspasar.

Sobre todas las cosas te quiero,como a nada,como a nadie y a pesar de todo.
Y espero que en algún momento me entiendas y entiendas que todo tiene un porqué de ser.
Cuando te conocí nunca pensé que llegaría al punto de quererte con tanta intensidad,que ibas a causar cada uno de los torbellinos de emociones en mi y que no importaría cuantas murallas levantara para protegerme,tu siempre lograste traspasar cada una de ellas con gran facilidad.
Te quise con cada una de tus facetas,desde tu frialdad hasta tu lado pervertido.
No tienes idea de cuanto me duele saber que ya no tendré tu voz diciéndome que me quieres,ya no tendré mi galería llena de tus muecas,
no tendré aquella sonrisa por las calles recordando todos nuestros planes,ya no contestare con los nervios de punta tus llamadas a media noche,no te oiré más borracho ni me molestare por tus estupideces,pero supongo que es parte de madurar,soltar aunque no quieras aunque te duela,soltar porqué debes hacerlo.
Sé nunca llegue a probar de tus labios,nunca pude abrazarte cuando el invierno se apoderaba de tu ser,
nunca te tape la boca para que dejaras de decir pendejadas,
nunca te tome la mano cuando la oscuridad de una calle solitaria nos acechaba,pero me importaste y me importas demasiado,a pesar de no haber vivido momentos contigo,te extraño como si lo hubiésemos hecho.
Es lamentable que las cosas para nosotros no hayan sido distintas…
Te escribo, porque aparte de ser el único medio por el cual puedo expresarme con toda la libertad, lo hago también porque es la única manera que tengo de llegar a ti.
Muchas veces me di cuenta que no te creías merecedor de lo que sentí por ti,y en parte es por eso mi decisión de alejarme de ti,cuando uno no se valora o se quiere lo suficiente tiende a cegarse y no valorar muchas cosas ,a pesar de que pienso que el amor no se trata de merecer,muchas veces sentí que me estabas empujando lejos y me iba desilusionando.
Quise con todo mi ser creer en ti,confiar,pero desgraciadamente nunca pude,culpa a mi inseguridad o a tus acciones,igual no importaría,no hay vuelta atrás.
Y a eso me refiero cuando digo que es lamentable el que las cosas no hayan sido distintas para nosotros,porque lo merecíamos,merecíamos no tener dificultades,llegar lejos juntos.
Gracias por todo,por las risas,rabietas,fotos,por nuestra complicidad y afinidad,por tus lindas palabras,propuestas,por tu loca manía de llevarme la contraria,por tus chistes,por confiar en mi,por cada una de las madrugadas que compartimos,por siempre intentar comprenderme,por dejar que te quisiera y sobre todo,gracias por quererme.
Algo de mi siempre sentirá lo mismo por ti…
—  16 de octubre.

“Siempre leo un montón de poemas y entre tanto y tanto pienso que todos fueron hechos para ti, tal vez, esa es la razón del porqué nunca logro encontrar el indicado. Tal vez busco un poema que contenga las palabras adecuadas para traspasar esas murallas que pones frente a mí. Evidentemente, amor mío, he decido perder el orgullo que ya antes también había perdido, por eso, te escribo estas palabras que se balancean a orillas de un abismo que parece abrirse hasta el infinito para que no me quede duda de tu adiós. Evidentemente, amor mío, he decido escribirte estas palabras esperando puedan detenerte, con esa mirada de domingo en la mañana, seguido de un abrazo donde tu frente encaja perfecta con mi cuello. Con esas caminatas por la calle donde tus manos no se quedan quietas y entrelazas tus dedos con los míos. Me tomas de gancho, juegas y me sueltas, me jalas, me empujas, pero nunca me dejas. Con tu sonrisa, con tus besos que aparecen en cualquier momento, con tus silencios, con tus ojos que sacan letreros sobre tu amor. Con tu perfume que es el paraíso. Evidentemente, te quiero, aunque tu distancia me de como un portazo en la cara, te quiero.”

— Juliana Romero.

Amo: el brillo de sus ojos cuando hablamos o cuando me cuenta cualquier cosa que quiere que yo sepa, cómo mueve los labios cuando lee para sí misma tan concentrada, cómo me mira como si solo existiese yo, como si pudiese traspasar mi piel y mis huesos y llegar directamente al yo que hay aquí dentro, el yo que ni siquiera yo mismo soy capaz de ver.
—  Jennifer Niven
All the Bright Places

Yo sé que algún día después de tanta espera estaremos juntos y yo me encargaré que tengás una vida llena de mucha felicidad junto a mí, no te voy a negar que van a haber momentos malos, pero juntos sabremos afrontarlos, pero eso sí, nunca más estarás solo, quiero compartir con vos todos los momentos de mi vida y quiero que vos también me compartás los tuyos, no importa que sea yo estaré con vos siempre. Yo se que vos sos el amor de mi vida y voy a hacer todo lo posible y si es necesario intentaré lo imposible para estar el resto de mi vida junto a vos. Me enamoraste así que quiero que te atengas a las consecuencias por que si te pensás ir tené por seguro que no te voy a dejar ir tan fácilmente. La distancia no es un impedimento para que día a día mi amor crezca un poco más. Te amo como no tenés idea, la verdad nunca pensé enamorarme de alguien que esté tan lejos, te juro que cuando hablamos por skype lo único que quisiera es traspasar la pantalla y estar junto a vos, me encanta ver tus ojitos bonitos porque te juro que son los más bonitos que yo he visto y cada vez que me ves con ellos yo… no se que pasa pero, amo eso. Primero Dios todos nuestros planes se van a hacer realidad, todos y cada uno de ellos.

Y si alguna vez llegué a pensar que no se podía amar en tan poco tiempo, fue porque aún no te conocía a ti, amor de mi vida, el hombre de mi vida. ❤ 

Te amo Carlos Alberto, te amo, nunca quiero perderte.

❤ Atentamente: Keylin, la mujer que te ama

El problema empezó cuando lo único que hacia al levantarme, era revisar mi celular para ver si tenia un mensaje de tuyo. El problema empezó cuando te dije por primera vez "Me gustas". El problema empezó cuando solo con escuchar tu nombre, sonreía. El problema empezó cuando con solo ver tus ojos, sentía tu calor. El problema empezó cuando leía nuestras conversaciones para sentirte cerca. El problema empezó cuando revisaba tu blog diariamente. El problema empezó cuando me dijiste "Te quiero". El problema empezó cuando me dolía que tuvieras problemas. El problema comenzó cuando derrame la primera lágrima por ti. El problema empezó cuando quería traspasar la pantalla para darte un beso. El problema empezó cuando me di cuenta que estaba enamorado de ti. Pero solo quiero que sepas que fuiste mi mas lindo problema.