transparentals

Todavía tengo tu sonrisa iluminada dando vueltas en mi cabeza, tan transparente, tan inocente y tímida como el primer día que te vi, provocandome esas ganas de buscarte en cada calle, en cada esquina, en cada mirada, con la esperanza de volver a cruzarte algún día.
2

Diphylleia Grayi - Sus flores blancas se hacen transparentes cuando se mojan con el agua de lluvia. Es originaria de las laderas boscosas húmedas en las regiones más frías de China y Japón.

Busca la compañía de la gente con las que puedas ser libre, transparente y no tengas que fingir ni silenciar nada.
Eso es la felicidad.
Ella se enamoró de su forma de ser, por supuesto que se enamoró de su físico también, pero para ella eso era lo de menos, se enamoró de su sonrisa tan transparente, de esa mirada tan expresiva, de sus chistes sin gracia, de su manera tan intelectual de expresarse para ciertas cosas, de la pasión con la que hacía lo que amaba, de su timidez para relacionarse con cualquier chica, de la ternura con la que hablaba de su madre, de su carisma con los niños y animales, se enamoró de todas y cada una de las cosas que conoció de él, incluso aun de sus defectos, de su manera de involucrarse más de lo que debia con algo, de como se enojaba cuando no le salían las cosas como quería, de su costumbre de hacerse siempre el fuerte, el que no lloraba, el que no necesitaba ayuda, de esas manías que tenia en sus facciones cuando se aburría, de su indiferencia hacia los demás cuando algo le estresaba. Ella primero lo conoció como uno más del montón, luego sin quererlo se enamoró y entonces entendió que él era lo que ella nunca habia esperado pero como un regalo del cielo le habia llegado.
Eu sempre me sentir sozinha e invisível. Era como se eu caminhasse por todos os lugares, mas ninguém conseguisse me enxergar. Eu gritava, fazia gestos, pulava… Alguns acenavam, mas nunca era pra mim. Nada que eu fazia chamava atenção. Até que um dia eu te encontrei, e apesar de ser invisível ao olhos olhos das outras pessoas, eu não era invisível ao seus. Você me enxerga, você me escuta, você pode ver cada detalhe do que eu sou. Ao teus olhos eu sou transparente e posso transbordar o pior, que você vai enxergar o melhor.
—  Agridociei and Reprimiveis.
um dia me perguntaram o que é amizade. eu nunca havia parado pra pensar sobre, mas respondi:

amizade é jogar suco na cabeça da pessoa em um jantar e a pessoa não ficar brava; é acordar a pessoa de madrugada só pra perguntar se tava dormindo; é comprar briga sabendo que vai apanhar junto; é fazer festa surpresa de aniversário; é abraçar quando tá feliz e mandar parar de frescura quando tá chorando, e se a porra for séria, chorar junto, levantar, estender a mão, dizer que vai ficar tudo bem e que vão ficar e superar essa juntos; é gritar de madrugada, entrar em lugares, ter longos e incansáveis papos sobre coisas nem sempre aproveitáveis; é esconder segredos e ameaçar contar só pra ver a cara de babaca da pessoa, que fica brava mesmo sabendo que você nunca contaria; é ser verdadeiro o tempo todo, sem nada a esconder, transparente, raso, unido. Amizade é o segundo sentimento mais lindo que existe. O primeiro é ser amigo da pessoa que você ama.

POEMA DE LA CULPA

Yo la amé, y era de otro, que también la quería.

Perdónala Señor, porque la culpa es mía.

Después de haber besado sus cabellos de trigo,

nada importa la culpa, pues no importa el castigo.

Fue un pecado quererla, Señor, y, sin embargo

mis labios están dulces por ese amor amargo.

Ella fue como un agua callada que corría…

Si es culpa tener sed, toda la culpa es mía.

Perdónala Señor, tú que le diste a ella

su frescura de lluvia y esplendor de estrella.

Su alma era transparente como un vaso vacío.

Yo lo llené de amor. Todo el pecado es mío.

Pero, ¿cómo no amarla, si tú hiciste que fuera

turbadora y fragante como la primavera?

¿Cómo no haberla amado, si era como el rocío

sobre la yerba seca y ávida del estío?

Traté de rechazarla, Señor, inútilmente,

como un surco que intenta rechazar la simiente.

Era de otro. Era de otro, que no la merecía,

y por eso, en sus brazos, seguía siendo mía.

Era de otro, Señor. Pero hay cosas sin dueño:

Las rosas y los ríos, y el amor y el ensueño.

Y ella me dio su amor como se da una rosa,

como quien lo da todo, dando tan poca cosa…

Una embriaguez extraña nos venció poco a poco:

ella no fue culpable, Señor… ¡ni yo tampoco!

La culpa es toda tuya, porque la hiciste bella

y me diste los ojos para mirarla a ella.

Toda la culpa es tuya, pues me hiciste cobarde

para matar un sueño porque llegaba tarde.

Sí. Nuestra culpa es tuya, si es una culpa amar

y si es culpable un río cuando corre hacia el mar.

Es tan bella, Señor, y es tan suave, y tan clara,

que sería un pecado mayor si no la amara.

Y, por eso, perdóname, Señor, porque es tan bella,

que tú que hiciste el agua, y la flor, y la estrella,

tú, que oyes el lamento de este dolor sin nombre,

¡tú también la amarías, si pudieras ser hombre!

José Ángel Buesa