topast

Éramos todo, siempre hacíamos todos juntos, te conocía completamente, tus gustos, disgustos, lo que te hace feliz, lo que te entristece, todo, te conocía el alma completa como tú a mí, estuviste hay para mí en los buenos y en los malos momentos como yo en los tuyos pero no éramos eso a lo cual la gente se hace etiquetar como novios, y éramos feliz porque pensé que siempre ibas a estar ahí conmigo, pero un día por circunstancias del destino te topaste con una persona y desde ese día fuiste conociéndola más y más y la convertiste en tu novia cosa que no pasó con nosotros, no querías etiquetas pero como con ella si? Sentí que te conocía, Cuando yo te conozco cada lunar, cada pestaña, cada rasgo tuyo.
—  Un pequeño fragmento de mi alma, Isabel S.
No todo se trata de ti

No, tu vida no es un desastre solo porque no puedes organizar tu horario. Tu vida no es horrible solo por no haber tomado tu café de starbucks hoy. No, tu vida no es una tragedia porque no te dejaron ir a esa fiesta a empedarte y llegar tarde. No, no tienes mala suerte solo porque estas con un pendejo que se quiere dar a todas tus amigas. No, tu vida no es tan mala solo porque no te compraron un iphone 7. No, no es un castigo de Dios el que hayas reprobado el examen por fumar marihuana en ves de estudiar. Tu vida no es una tortura solo porque tienes que levantarte temprano 5 días a la semana. No, tus padres no te odian solo por no haberte dejado ir a ese concierto. No, el universo no esta en tu contra solo porque no ganaste ese concurso pendejo de likes en facebook. La vida tampoco no te odia solo porque te topaste con la inseguridad de este país. No, tu madre no esta empeñada en molestarte solo por haber cocinado verduras y no haber pedido pizza. No, tu familia no te detesta por pedirte que le bajes el volumen a tu música culera. No, no es que al mundo hayas dejado de importarle si no conseguiste los likes que esperabas en facebook. No, no es culpa de tu mala fortuna el que siempre te involucres con pendejos que no saben lo que quieren. No, no es culpa de la pobreza el que no sepas administrar o invertir tu dinero, tampoco es culpa del mal gobierno el que no te alcance tu sueldo si te lo gastas en empedarte. No, no es culpa de tus padres el que hayas decidido ser un alcohólico o drogadicto. El universo no conspira en tu contra solo porque la mayoría de las decisiones que tomas con el culo te salen mal. No, el amor no apesta ni es una mierda solo porque no puedes estar sola y buscas a puro pendejo que te trata mal. No, definitivamente la vida no es lo justa que quisiéramos, pero no todo se trata de ti.

Síntesis persistencial.

Sigues queriendo quemar el mundo.

Sigues corriendo lo más rápido que puedes.

Sigues teniendo un techo encima pero sintiéndote un vagabundo.

Sigues despegándote del piso pero sientes que no te mueves.

Te perdiste de todas las señales de todos los humos y te topaste con todos los muros.

Cuando te revientas los pómulos en el fondo, no queda más que detener el abuso.

Y todo es violento y todo es veloz. Las luces se apagan, se acaba el reloj.

El mundo te asusta un chingo más que cuando peleaban los dos.

Y es que sigues sintiéndote un pendejo, igual hay cosas que no están hechas para cambiarse.

Como tus disturbios mentales y las personas que se empeñan en llamarles “arte”.

Y no es que no te guste la atención. Tampoco es que no la necesites,

pero ¿Qué vas a gritarle al mundo cuando ya no te lastime?

Porque tienes el teléfono en silencio porque asi es más fácil ignorarlo.

¿De qué chingados te sirve tener al mundo tan alcance de las manos?

Cada vez que te dejas caer, hay más manos que te detienen y hay caras nuevas

que te gritan en la cara que tienen las cuerdas, que sigas gritando y que no te detengas.

Fuiste tú el que dijo una vez que si la música no suena más alto que tus problemas estás cantando la canción equivocada.

Y nunca dejaste de escribir y hoy hay gente afuera diciéndole a todos sus amigos que quieren ahogar este mundo en cebada.

¿Qué sientes cuando ellos toman las palabras que tu escribiste y te las gritan en la cara?

Anda, ve de cobarde, escóndete en tu tortura inventada y dime que no sientes nada.

¿Verdad que no? ¿Verdad que sí sientes algo? ¿Verdad que ya te cansaste de correr en los mismos zapatos?

Ten los huevos, párate en frente del espejo y repite “Todo lo que tengo me lo gané con mi trabajo”.

Porque ¿A quién más conoces que sienta la cuerda tan cerca del cuello al final de cada quincena?

Hay miles que están conformes con sólamente llegar a su casa y calentarse una cena.

Mediocres. Huevones desobligados, pendejos sin sueños. Hijos de la chingada ¿Por qué son tan felices?

Te llena de envidia su comodidad pero igual te calienta el alma cuando se sientan y escuchan lo que les dices.

Ya te levantaste una vez y viste las caras llenas de orgullo de Mundo y Jerry ese día.

Sí, no pasaste la puta audición pero tuviste los huevos de no decir “al cabo que ni quería”.

Sí querías y te duele y te quema los huesos pero quieres seguir persiguiendo el sol.

Se te cayeron las plumas, ya ni siquiera existen tus alas pero te queda tu corazón.

Cuando la gente pregunte qué has aprendido en la universidad contesta con la verdad.

Contesta que aprendiste que nada es gratis y que no hay nada de malo en la soledad.

Porque aunque tú sigas queriendo escarbar un hoyo para esconderte lo más abajo posible,

cada vez hay más personas que voltean hacia arriba a buscarte y eso sigue siendo increíble.

Qué cabrón que sabiendo que no sabes tocar y odiando tu voz como los sobrios al mezcal,

entendiste que todas las cosas que tú quieres gritar, nunca las va a decir nadie más.

Deja de pensar en la tinta, con esas cicatrices ¿Quién necesita un tatuaje?

¿Crees que después de toda esta chinga, vas a necesitar una foto para acordarte?

Entonces ve y brinca. Suda y conviértete en tu voz.

Todo sigue igual de oscuro pero la gente que está contigo dice que sí alcanza a ver el resplandor.

Confía en lo que ellos te dicen como ellos confían en lo que tú haces.

Sigue sangrando tus letras y olvídate de qué es lo que tú quieres que pase.

Déjate caer, de cara si quieres y espera el chingazo seco.

Acuérdate que el wey que no sueña es un wey que esta muerto por dentro.