tomas mejillas

Chiqui💚💜
  • <p> <b>Vegetta:</b> ¡ay mi Willy! Eres la cosa más hermosa,adorable y eres tan tierno!!! *lo toma de las mejillas*<p/><b>Willy:</b> vege... basta no soy un niño.<p/><b>Vegetta:</b> pero eres mi niño chiqui!<p/><b>Willy:</b> ¿Cómo me has dicho?<p/><b>Vegetta:</b> chiqui, ¿no te gusta? No te digo así sí no te gusta.<p/><b>Willy:</b> me gusta! Y me puedes seguir diciendo así con una condición * ríe *<p/><b>Vegetta:</b> ¿De que clase de condición estamos hablando? 7u7r<p/><b>Willy:</b> que me sigas diciendo así y sólo a mi, a nadie mas.<p/><b>Vegetta:</b> esta bien para mi* le da un beso*<p/></p>
Porque tomas mi mano y de lejos me acompañas en este viaje solitario.
Porque tomas mis miedos y caminas junto a mi dándome valor .
Porque cuando caigo y lloro como un niño tomas mis lágrimas y me invitas a reír.
Por eso y mucho mas te quiero.
Por todo lo que fue, por lo que se quedó en el camino, porque cuando miro hacia adelante y el dolor y la tristeza me ciegan tomas mi mano y me invitas a soñar, me muestras que hay una senda de alegrías y disgustos pero estas dispuesto a caminarla junto a mi.
Porque eres mi amigo y compañero por eso y mas te quiero.
Porque estas ahí, donde mis mis manos aun no te tocan, porque caminamos juntos sin estarlo, porque a pesar de la distancia cuando el dolor me consume aprietas mi mano y siento tu calor.
Porque ignoro si tu piel se eriza cuando me acerco, porque aun sin saber si algún día no merecí tu sonrisa decidiste sentir, vivir y sonreír junto a mi… por eso y mucho mas te quiero.
Porque cuando intento mirar atrás y todo esta oscuro y mis lágrimas se cuelan por mis mejillas, tomas mi mano y tu ser ser entero ilumina mi camino y me guías, sin hablar sin decir nada me acompañas y vuelas junto a mi.
Porque no me dejas sola, porque estas conmigo, porque me traspasas tu calor, por eso y mucho mas te quiero.
Porque enciendes mis venas con tu sangre,porque en el silencio más sublime grito tu nombre, porque me dejas sin aliento, porque te metiste en mi equipaje , porque vives en mis letras.
Porque estas allá y yo aquí.
Porque me acompañas y no me dejas sola.
….por eso y mucho mas te quiero.
—  Instantes de mi Alma. (Tan infinito como los instantes de mi alma)
FORMAS DE CONFESAR TU AMOR: "Mejores amigos"

(Cuarto de Frank, en el edificio de las habitaciones en una universidad de Madrid, España. Guillermo está entre Samuel y Frank, todos recostados en la cabecera de la cama, viendo una película.)

FRANK: (entretenido, cogiendo palomitas de maíz en un puño) ¿Cómo va eso?

GUILLERMO:Pues, estoy revisando mi correo y aún no llega nada.

FRANK: Espero haber sacado una buena calificación, es decir me esforcé— (Guillermo frunce el ceño) Nos esforzamos mucho haciéndolo.

SAMUEL: Vale. Me alegra que ambos seáis unos cerebritos y tal pero, (a Guillermo) ¿podrías ver la estúpida película y dejar tu aún más estúpido móvil? Gracias.

GUILLERMO: ¿Uh? ¿Sucede algo? ¿De qué me perdí?

FRANK: Sólo haz lo que yo hago. Ignorarlo (Samuel gruñe y continúa viendo la película)

GUILLERMO: (susurrando, a Frank) ¿Pasó algo? ¿Por qué está así?

FRANK: Él está en sus días.

SAMUEL: Te escuché, Garnes.

FRANK: ¡Él me llamó por mi apellido! Escóndeme, Guille.

SAMUEL: Esconderé algo mío en tu trasero si no te callas de una vez.

GUILLERMO: (divertido) Yo quiero ver eso.

SAMUEL: ¡Oh, tú callate, Díaz!

GUILLERMO: No me digas Díaz, Luque.

FRANK: (en voz baja, a sí mismo) Samuel del Uke

SAMUEL: Te volví a escuchar, Ramírez.

FRANK: No me digas Ramírez, pringado.

SAMUEL: No me digas pringao’, Gilipollas.

GUILLERMO: (indiferente) Si vais a seguir discutiendo, será mejor que os retiréis de aquí.

FRANK: ¡Esta es mi habitación! (acomodándose mejor en la cama, más serio) Samuel está enojado con nosotros porque no lo incluimos en nuestro grupo de trabajo.

SAMUEL: (avergonzado) Eso no es cierto.

FRANK: Lo es.

SAMUEL: Ugh, ya cállate (abre la boca para decir algo pero la vuelve a cerrar, finalmente) Estoy enojado con—lo que pasa es que… me da igual estar en tu grupo Frank. (a Guillermo) Pero tú. Oh, tú, pedazo de mal mejor amigo, se supone que nosotros siempre trabajamos juntos, es decir—¡eres mío! (lo envulve en un fuerte abrazo alejándolo de Frank).

GUILLERMO: (apenas entendible) Yo… pensé que harías grupo con—¿Cómo es que se llama? ¿Alexa, Mangela? Como sea. Te vi conversando con ella y pensé que al fin habías decidido hablarle y…

FRANK: (casi para sí mismo) ¿Desde cuándo le gustan las mujeres? (Samuel hace una mueca, se da cuenta de lo que ha dicho, llena su boca de palomitas).

SAMUEL: ¿Por qué-por qué crees que me gusta ella?

GUILLERMO: (se encoge de hombros, tímido) Dijiste que te parecía linda.

SAMUEL: (aún abrazándolo) Tú eres lindo.

GUILLERMO: No de esa forma.

SAMUEL: (se aleja de Guillermo para obtener una mejor visión de él, seguro) Escucha. Ella me parece linda en el sentido de ‘oye, mira que linda ventana tiene ese auto. Tú no—Contigo sería algo más como ‘oye mira que lindo auto’.

GUILLERMO: (confundido) Entonces… ¿ella es la ventana pero yo soy el auto completo?

SAMUEL: Tú eres el paquete completo (lo abraza nuevamente) y es por eso que te amo.

FRANK: La tención se-gustan-no-se-gustan es palpable a kilómetros de distancia. (pensativo) He conocido amigos que parecen más que amigos, pero vosotros… (sacude la cabeza) vosotros definitivamente sobrepasáis el límite.

SAMUEL: (divertido, susurrando lo suficientemente alto para ser escuchado) Él está celoso porque le robé a su amigo el cual ahora es mi mejor amigo.

FRANK: Él es mi mejor amigo también.

SAMUEL: ¡Mi mejor amigo, he dicho!

FRANK: (suspira, resignado) Sí, por supuesto. Tú mejor amigo. (más bajo) Sólo eso y nada más…

SAMUEL: (retomando el tema) Debiste haberme incluido en tu grupo. (haciendo un puchero, suelta a Guillermo) Sois unos hijos de su madre.

GUILLERMO: Eso fue cruel.

SAMUEL: Ni siquiera sé porqué sois mis amigos.

GUILLERMO: Tan jodidamente doloroso.

SAMUEL: Ya no os quiero, sois una bola de miseria. Ahora siento que os odio.

GUILLERMO: (tocándose el pecho, hace una mueca de dolor) Y eso definitivamente me mató.

SAMUEL: ¿En que estabais pensando al no incluirme?

GUILLERMO: (bajo, en un susurro) En ti junto a esa chica.

SAMUEL: ¿Perdón?

GUILLERMO: Nada. Lo siento, ¿vale? ¿Eso ayuda-eso ayuda en sea lo que sea que te moleste.?

SAMUEL: (sarcástico) Déjame pensarlo. Mi cerebro aún está procesando tu disculpa porque, ya sabes (en forma dramática) quizá no soy lo suficientemente inteligente como para juntarme con vosotros.

FRANK: (entorna los ojos) Muy bien, se acabó. Deja el drama, princesa. Mejor compremos pizza, quitemos esa porquería de la tele y tengamos una noche de hombres.

SAMUEL: (inexpresivo) Yo no puedo. Mañana tengo que dar un examen y quiero darle una repasada a mis apuntes (suspira, se pone de pie, apaga el televisor, se vuelve a sentar pero esta vez en el filo de la cama) Blain se ha obsesionado con las evaluaciones.

GUILLERMO Oh, así que… ¿matemáticas? (tímido, gateando hacia Samuel, de alguna manera menos animado) ¿Necesitas ayuda con eso? Yo podría ayudarte—si quieres. Sabes que soy muy bueno en ese curso y no me importaría ayudarte.

SAMUEL: (conmovido) Eso sería genial, Guille (se acerca, lo toma de la mejilla, afectuoso) Pero no, estoy seguro que puedo hacerlo solo. Mejor disfruta que mañana tienes el día libre y diviértete por mí.

GUILLERMO: (susurrando) Hubiese sido genial que te quedes.

SAMUEL: Me hubiese encantado quedarme, pero…

FRANK: (interrumpiéndolos, divertido) Hey, antes de que os pongáis en plan romántico, os recuerdo que aún sigo aquí.

GUILLERMO: (ignorándolo, persistente) Habrá pizza. Al menos quédate para que comas pizza. Sé cuanto te gusta.

SAMUEL: ¿Acaso me estás chantajeando con un grasoso y muy, muy asquerosamente delicioso pedazo de pizza? (divertido, dramático) Tú, pequeño desastre, quieres verme engordar. Tantas horas de gimnasio se irán a la basura en cuestión de minutos.

GUILLERMO: ¿Eso es un sí?

SAMUEL: (ríe) Sabes como convencerme, Díaz. Además, ¿quién puede resistirse a una deliciosa pizza?

FRANK: (bufa, se pone de pie, toma su chaqueta, resignado) Bien, ya que veo que ustedes dos estáis tan distraídos en su oh-tan-maravilloso mundo, iré a comprar yo. (abre la puerta, guarda silencio esperando una respuesta, más alto) ¿Dinero? ¿algo de apoyo moral? “Ten cuidado Frank, abrígate bien que hace un frío de la leche” ¿Nada?

SAMUEL: (divertido) Tienes nuestro apoyo… el nuestro y el de nuestros estómagos. Más vale que te apures con eso. Algunas personas se están muriendo de hambre por aquí.

FRANK: Ugh, ustedes dos sois tan asquerosamente melosos. ¿Por qué no os besáis de una maldita vez y termináis con todo este melodrama de película adolescente?

GUILLERMO: (intentando picarlo aún más, sonriendo) Pues que bueno que lo menciones porque tenemos planeado hacer eso cuando te vayas y—(Samuel se ubica detrás de su espalda, mentón apoyado en su hombro) Y, eh… yo—nosotros…

SAMUEL: (sonriendo) ¿Qué tan melosos, Frank? ¿Así de melosos? (rodea la cintura de Guillermo) ¿o así de melosos? (deja un beso en su ahora sonrojada mejilla) ¿o que tal así? (unde su nariz en su cuello, Guillermo ríe al sentir su respiración, Frank bufa).

FRANK: Bien, como sea, ya he apreciado escenas como estas millones de veces así que no me sorprenderé. Aseguraos de no destruir mi habitación, ¿vale? (Guillermo y Samuel asienten, Frank sonríe) Llegaré en quince o tal vez veinte minutos. Ya saben como es ésto, siempre se demoran atendiéndome—ah, y, chicos… (antes de salir, más bajo, murmurando rápidamente) vosotros dos terminaréis juntos (cierra la puerta).

GUILLERMO: (luego de un largo pero cómodo silencio, aún en la misma posición, poniendo sus manos sobre las de Samuel) Gracias por quedarte, al menos por un rato más, a pesar de que mañana tienes exámen… ¿seguro que quieres quedarte? Es decir, podrías irte si deseas, si eso es lo que quieres. Yo—

SAMUEL: Hey, está bien (abrazándolo aún más fuerte) Quiero quedarme. Luego tendré tiempo para repasar (acercando su nariz a su cuello) ¿Nuevo perfume? Hueles muy bien.

GUILLERMO: Si, yo—¿te gusta? Me lo compré hace poco y bueno, aquí estoy, usándolo.

SAMUEL: Me gusta (titubeante, por alguna razón nervioso) ¿Te incomoda que esté así? Es decir, tú… ¿prefieres que te suelte?

GUILLERMO: (niega rápidamente, sonrojado) No. Yo, me-me gusta. Es agradable.

SAMUEL: Pues bien, eso está bien, a mi me gusta hacerlo. (luego de un rato, soltándolo así Guillermo consigue voltearse, frente a frente) Anda acostumbrándote a ésto, pequeño adorable. Digo, aún más de lo que ya estás.

GUILLERMO: (mejillas levemente sonrojadas, jugando con sus manos, tímido) Él tiene razón.

SAMUEL: ¿En que siempre se demoran atendiéndolo?

GUILLERMO: (sacude la cabeza, muerde su labio, finalmente) En que tú y yo terminaremos juntos. Y que quizá es algo inevitable y que muy probablemente tú y yo ya estamos… hemos caído en—(frustrado al no encontrar las palabras correctas) tú y yo—nosotros…

SAMUEL: (sonríe con ternura, abrazándolo fuertemente) Lo sé, Guille, lo sé.

———

Pueees espero sea de su agrado xD el escrito original era algo más largo pero estoy desde el móvil y tumblr no me dejaba publicarlo, #PutaBida;-;

2

Imaginen:

Willy: Cantame algo mi rey.

Vegetta: ¿y si te gusta me das un besito?

Willy: Si, esta bien.

Vegetta: ♫ ♪ ¿sabias que te amo? ¿o no eras consciente de ello?
Eres la sonrisa en mi rostro, y no me iré a ningún lado, estoy aquí para hacerte feliz, estoy aquí para verte sonreír, He estado esperando durante mucho tiempo para poder decirte esto… ♪ ♫

♪ ♫ Que soy yo de quien va ser que te enamores, No le temas a nada, oh, mi amor,yo te amo. ♪ ♫

*Willy se acerca le quita la guitarra, la deja a un lado, lo toma de las mejillas y lo besa*

Willy: Te los has ganado.