tipo: gracias

Gracias por tu tiempo.

Gracias por las risas.

Gracias por la confianza y la complicidad. Gracias por hacerme sentir bonita y por llenar tantos días de sonrisas bobas. Gracias por ese sobresalto que yo sentía cuando llegabas. Gracias por los cafés en tu compañía. Gracias por las noches en que vimos juntos la luna. Gracias por las sensaciones que estrené contigo. Gracias también por tu alegría que me contagiaba cuando mis días eran grises. Gracias por tu paciencia y por tu ciencia. Gracias vida por tu prudencia, por tu sentido del humor, por tu plática incesante. Gracias por los recuerdos.

Coos

Quizá detrás de tantos párrafos y tantas descripciones inútiles está solo el deseo de decirte lo que aquella mañana que te fuiste a despedirte de mí no pude:  Gracias.  Gracias de verdad, por salvarme la vida.

-La melancolía de los feos.

Quiero agradecerte

Quiero agradecerte por cada vez que sentí que no podía más y estuviste ahí para levantarme, quiero agradecerte por hacerme reír incluso cuando no quiero reírme, quiero agradecerte también por lo bonito que se siente cuando tomas mi mano o cuando me abrazas…, o cuando me besas. Quiero agradecerte por tantos momentos lindos que hemos pasado en tan poco tiempo, por tantas risas, por tantas caricias y por tantos besos. Te quiero agradecer por tu adorable sentido del humor, por ser tan tontamente gracioso, por tus chistes estúpidos, por tus raras ideas, por tu rara y tierna forma de ser. También quiero agradecer porque me quieres tal y como soy, con mis defectos, con mis inseguridades, con mis cosas buenas y mis cosas malas, gracias por amarme con cada latido de tú corazoncito. Gracias por ese día que me dijiste “te quiero” por primera vez y luego “te amo” (no sé cual fue mejor). Gracias por a veces tenerme como prioridad incluso cuando no lo merezco. Gracias por considerarme alguien tan importante en tu vida. Realmente quiero agradecerte por ser la persona que eres, por tus tonterías que alegrarían a cualquiera, y yo fui la suertuda de tenerte. Quiero agradecerte por todo, por existir.