timeofal

Bye, bye 2013

2013 casi llega a su fin, estoy sentado frente al ordenador recapitulando casi todo lo que ha dejado y se ha llevado éste año; el más caótico que he tenido hasta ahora. Un año extraño para la moda y para mi. Nombres pequeños elevaron sus firmas a un nuevo lugar. El poder de la mujer y la fuerza de la mujer francesa llegaron a limites distintos. Phoebe Philo e Isabel Marant heroínas de pasos fuertes y Caroline de Maigret portadora de la voz clásica siempre ahí. Mujeres de gran voz se fueron pero dejaron un gran legado. Ann Demeulemeester siempre será una princesa. Nombres clásicos reinventaron grandes marcas elevando las expectativas; Hedi Slimane y sus chaquetas de cuero formaron parte de esto. It girls y bloggers salieron de internet y plasmaron sus nuevos pensamientos y viejas memorias en medios impresos, Alexa Chung y Leandra Medine (Man Repeller) fueron las favoritas.

Ha sido un poco confuso todas las aventuras, perdidas y ganancias; éste blog, el primer espacio para mi propia voz llego a 200,000 seguidores, me di un espacio con la escuela y algunos colegas se marcharon sin embargo éste año conocí muchas personas con las que pude trabajar un poco y les agradeceré siempre la confianza y enseñanza que me entregaron, Ella Cepeda, Angela Patiño, Majo Arevalo, Olivia Meza, los chicos de Nostalgic…  

Nuevos intereses llegaron aquí y con ellos grandes nombres que espero seguir con fidelidad.

Nos vemos, 
AL. 

London Fashion week es de mis semanas favoritas de la moda porque es el momento perfecto para encontrar grandes talentos, hay un montón de jóvenes re interpretando piezas y experimentando con telas nuevas y siluetas. Creando nuevas texturas y buscando la mayor transgresión posible. 

Respecto al menswear hay algo totalmente distinto, es un menswear divertido pero cautivador que puedes detestar o fascinarte en el, pero siempre causara algo. Es por ello que me gusta todo ese riesgo de nuevos diseñadores y otros no tan nuevos, buscan romper y ser el contraste perfecto de Milan. Y es que realidad los chicos londinenses siempre buscan la aventura, es casi un propio sello. 

AL