tiempo-muerto

¿Que si soy feliz? ¿De verdad?… + No, no como me gustaría, siento que cada mañana que me despierto va a ser otro día de mierda.Y realmente es muy jodido pensar así, pero siento que haga lo que haga va a estar mal si viene de mi, voy a hacer algo que va a estropearme el día, meteré la pata como siempre, e irse a dormir pensando así, ya es bastante duro.
Me encierro todas las noches en mi habitación llorándole a alguien o al mundo no se bien a quien, porque siento que no puedo mas.Y hacerlo durante todas las noches de tu vida, pesa… Pesa mucho.Llega un punto en el que sientes que ya no puedes mas.Y a veces me gustaría poder ponerle pausa al mundo o pedirle un tiempo muerto a la vida, pero a esta ni siquiera le importa que ya no pueda mas, bueno, a esta ni a nadie.
Siento que soy yo la que siempre tiene que quedarse ahí, la que tiene que escuchar, la que tiene que secar lágrimas, abrazar, pero y a mi? A mi no me escucha nadie. No se, creo que incluso la persona que mas escucha, necesita ser escuchada en ocaciones, que le digan que todo ira bien aunque no sea verdad, pero eso nunca pasa
Y a la gente no le importa venir a mi y contarme sus mierdas e irse sin preguntarme siquiera que de que tal estoy, pero eso a la larga puede conmigo. Siento que tengo que soportar mi vida y la de mucha otra gente cuando ni siquiera se que hacer con la mía y ya no puedo.
—  Anna Alejandro
Puedes usar la muerte de forma positiva o negativa en tu vida, tú sólo preguntate "¿Cuánto tiempo estaré muerto/a?". Es cierto que algunas personas se suicidan porque en el fondo esperan volver a nacer y tener una vida mejor, pero ¿qué pasa si estás más tiempo muerto de lo que estuviste vivo? ¿Qué pasa si no tienes en muchos años, quizás mil años, otra vez la capacidad de volver a sentir, pensar, vivir?
Te estoy mirando mi Guille...

“Hay veces en las que me cuesta entender por qué la gente se empeña tanto en nosotros. Me refiero al enorme poder de la imaginación con el que cargan nuestros fans, que van de creadores de historias de amor hasta armar millones de hipótesis inciertas o dibujos dignos de todo un artista. Suelo ver un poco del material y sonrío como todo un desquiciado. Pero justo ahora, te estoy mirado a ti mi Guille. Tu cama es un agradable lugar para pasar mi tiempo muerto y debo confesarte que al tenerte a tan poca distancia, me dan ganas de ir y besar esos pomposos labios con los que cargas. Me importa una mierda que Frank esté a tu lado. Te miro y se me revuelve el estómago sin estar seguro de lo que eso represente. Me encantas tanto, cabezón. Pronto tendré el valor para hacertelo saber de frente. Por ahora, déjame bromear contigo, déjame fingir que mi corazón no se acelera cuando estamos juntos, compartiendo un espacio tan reducido como el sillón de casa. El mismo que ocupamos para ver series, ese en dónde sueles caer dormido y en el que mantengo los ojos fijos en tu rostro hasta perder la noción del tiempo. Chiqui, me tienes loco y aún no quiero aceptarlo. Espero que nada cambie entre nosotros, espero que no te espantes al leer esto y trates de esquivar la mirada. Me dolería muchísimo, así que por favor, no lo hagas”. Repasó el texto por última vez y volvió la vista a los muchachos que grababan en el ordenador. Relamió sus labios y sintió el sudor en sus manos. Finalmente, borró todo y dejó caer su celular en alguna parte del colchón. No podía, todavía no.

Originally posted by wixetta

Un mensaje más...

No es la primera vez que te escribo, tampoco es la segunda,

Digamos que hoy me visito tu recuerdo, se encuentra aquí,

Sentado a mi diestra, susurrando en el viento lo que te debo contar,

Diciendo que hace falta poco, para conocer a alguien mas,

Para volver a amar, besar, abrazar y consentir al corazón,

Pero que estoy cegado, por vestigios de recuerdos innecesarios,

Que solo ocupan un lugar en el sitio, donde alguien mas debe estar,

No es fácil aceptar que ya no estas, que te has ido sin volver jamas,

Que el despertar es efímero, que no sabes si el día de mañana,

Alguien mas sera quien me abrace, me escuche, me desee buenas noches,

Y es que de ti aprendí mucho, pues tus consejos no fueron en vano,

Tal vez un día de estos, en sueños vuelva a verte, y tenga oportunidad,

De darte las gracias, por todo lo vivido, los recuerdos a tu lado

Regaños con sentido a ¨entiende lo que digo¨, por todo lo que no dije,

Gracias mamá… 

En la opinión de: El imbécil enfrente de la pantalla

Tiempos extraños, tiempos muertos esperando pasar a la historia como ‘el tiempo’.

¿El tiempo de qué?

El tiempo de la nada.

El tiempo de la duda al no tener un puerto seguro para las ideas, las ideologías y los discursos, en este bravo y nuevo mundo nadie es libre de tener un pensamiento seguro. Si bien la duda es útil y forma parte esencial de un pensamiento crítico; esta enmarañada de ideas, de palabras y mensajes solo generan la inseguridad para no expresarse por miedo al ‘qué se dirá’. Así, los procesos mentales, las ideas resultantes y las opiniones; se ahogan en el mar de la duda. ¿En qué creer cuando todo es una noticia falsa? La era de la post verdad.

El tiempo de la discordia, exacerbada por el miedo entre dos polos contrarios, que ahora no dialogan entre ellos, más bien se gritan, se atacan, ladran como perros enjaulados. Sin darse cuenta que comparten la misma jaula. La guerra de claroscuros, entre ‘esos malditos liberales’ y ‘aquellos malditos nazis de la extrema derecha’, aventándose la mierda unos a otros, gritando palabras, calificativos, esperando que el mundo deje de rugir.

El tiempo de la miseria, miseria compartida, enlatada, vendida. Comprada por la mayoría de la humanidad en redes sociales, entre algoritmos, entre métodos de control, manejo de la información, entre datos, mega datos, unos y ceros que le dicen al comprador la clase de esclavos y que sueñan aquellos esclavos que se sienten reyes y reinas al tener el filtro correcto en una foto que ruega por ‘likes’, que ruega por la validación personal de su propia existencia, arbitrariamente creando valores de consumo que otros reparten. ¿Cuál era la riqueza? Seguramente los profetas emprendedores de un pensamiento millonario, optimista e infantil tengan la respuesta. O eso venden ahora.

El tiempo de los polos opuestos.

El tiempo de la infantilización de las sociedades, de las formas de comunicar, de las formas de decir las cosas aún cuando la conversación solo sea entre dos personas. Sueños muertos de todos, niños en arenales, creando castillos de arena que dicen ser imperios absolutos, juego de niños que miran a la tierra, entre romances tremebundos, concursos de popularidad y religiones que validan una existencia sin razón ni propósito original.

El tiempo de la vergüenza.

El tiempo de la sinvergüenza.

El tiempo de lo políticamente correcto.

El tiempo del nepotismo y la doble moral que desde hace años ha germinado en la tierra de nadie.

Es el mejor de los tiempos.

Es el peor de los tiempos.

Es el tiempo en que toda la visión de una especie era filtrada por una pantalla con ‘emojis’, cartas baratas de amor y la insaciable auto-validación, gritos espeluznantes: -¡yo existo! ¡Yo soy!-

Es el tiempo del odio viral, pero afortunadamente se puede pedir comida por Internet, solo no comida árabe, por eso de que explota.

Originally posted by vxp0rwxve


Amirov.

La última carta

Querido chico de la playa:
Primero que todo te diré que antes de esta carta, había una igual, la cual borre porque quería asegurarme que de verdad fuese la última.
Había empezado la otra carta diciéndote que antes de esta habían 13 más que posiblemente borraré, pero adjuntaré fotos para que veas que realmente existieron y si no, es porque aún siguen en este blog. Y hay otras dos que están en mi cuaderno de dibujos.
Quiero aclarar que esta no es una carta de suicidio ni nada por el estilo.
Te explico:
Pasa que cuando te deje de hablar empecé a escribir aquí como consuelo, porque me había acostumbrado tanto a hablar contigo que no sabía qué hacer con esos tiempos muertos en los que solíamos hablar. Al principio era como mínimo 1 carta diaria, pero por la falta de tiempo se convirtió en una carta semanal y luego en una cuando encontrara al fin unos minutos para poder escribirte.
¿Por que las borro? Porque hay cosas tan crueles, fuera de contexto y cursis que me da vergüenza si las vez alguna vez, pero en mi defensa tú no eras lo suficientemente claro con las cosas que decías y yo sacaba mis propias conclusiones y al final terminaba viendo que estaba exagerando.
¿Por que la última carta? Porque las cartas pasaron de ser consuelo a una forma te tratar de entenderte y desahogarme. Pero me di cuenta que mientras menos hablábamos, más me convertía en lo que más odiaba, el prototipo de mujer celopata y egocéntrica, tal vez no por el hecho de que me dijera que era la más hermosa del planeta y no sé qué –cosa que no pasa–, pero si de esas que todo tiene que girar entorno a ellas, que asco me daba. En mi defensa –y lo sabes– fui influenciada por mis amigas pero era porque te extrañaba. Es ahí cuando me doy cuenta que realmente no hay que entenderte y a la vez yo no puedo pasarme a llevar. Obvio nunca sabré lo que quieres si no pregunto pero es que eres tan complejo que hasta creo que la respuesta me dejaría con más dudas y también porque tengo miedo, tengo miedo que la respuesta no sea la que yo esperaba, entonces prefiero vivir en la duda del 50 y 50.
Tal vez tú pienses que tus intenciones se ven obvias y que quizás me las has recalcado mucho, pero la verdad es que hay cosas que me hacen dudar bastante.
Es que realmente no quiero perder todo lo que hemos vivido, pues si tú no lo has valorado yo sí.
Tal vez, esta si sea mi carta suicida porque te diré que eres mi primer amor verdadero, tal vez tú solo me estás ilusionado, o no. Pero al menos me lo he creído y me lo sigo creyendo porque te quiero y lamentablemente nunca había llegado a querer a alguien tanto como te quiero a ti.
Pero sigo teniendo miedo porque estás tan acostumbrado a que vuelvan a ti, que yo no quiero ser una más de ellas. Por eso me resisto tanto a decir te quiero, por eso me resisto a hablarte hasta que tú me hables.
Ayer hablamos todo el día por teléfono, fue hermoso. Hace tiempo no lo hacíamos, fue como si nunca hubiera pasado nada, como si todo siguiera normal. Me decías que me querías, que te mandara un beso, hablamos de cosas tan místicas como siempre. Hablamos más de 8 hrs, bueno eso era lo que queríamos ¿no? Queríamos superar el récord de la otra vez ¿Era realmente eso? En parte si y en parte no, al menos de mi lado. Porque superar el récord significaba estar horas escuhandote a ti y tú a mi. Y eso para mí es lo más lindo del mundo, porque tú hablas cosas interesantes, cosas que yo también alguna vez busque pero no profundice, ahí está en donde me complementas.
Pero bueno luego de superar las horas me quedé dormida y tú también.
Cuando corté, fue cuando tuve que abrirle la puerta a mi hermano y fue ahí cuando me fui a acostar en mi cama, en aquella pieza compartida con mis papás y hermana, como te había dicho.
Traté de dormirme pero no lo logré fue ahí cuando empecé a pensar y predije algo que era obvio: cuando me despertara a la mañana siguiente no habría ningún mensaje tuyo; pues si acerté y fue cuando empecé a escribir esta carta, la última.
No fue el hecho de no ver qué había algún mensaje, no. Fue el hecho de que me dijiste que aquella chica que nunca olvidaste, volvió a hablarte y sí, justamente yo tengo miedo de ella, más que a esa bruja de tu ex -con respeto-. Es que por lo que me has contado de Ella, parece ser una muy buena persona y has pasado más tiempo con ella, más momentos, realmente creo que ella te “creó” por decirlo así. Tengo miedo que te alejes totalmente de mi y qué no me lo digas, porque piensas que puedes hacerme daño o qué sé yo.
Yo solo pido que seas feliz, si ella te hace feliz pues vete con ella, pero por favor dime antes de irte porque o sino quedaré con más dudas de las que ya tengo.
Aquí terminaba la anterior.
Por un momento creí la posibilidad de que hayas leído está carta. Me habías mandado un audio improvisando en donde comenzaban diciendo “esta es mi última carta”, me asusté con la posibilidad de que la hayas leído, pero solo fue una coincidencia.
Sé que ahora hablamos medios coquetos, pero casi como amigos y me gusta. Tal vez pienses que soy muy inmadura y cosas así, pero es lo que tengo para darte, tómalo o déjalo.
Aclaro aquí, en esta última carta que te quiero y que no importa que pase siempre te voy a apoyar, no pido que me quieras ni que me mimes, aunque me encantaría, yo solo quiero que seas feliz y que hagas lo que realmente tu corazón mande. No que porque yo soy buena contigo tú estés obligado a quererme, no. Solo se feliz y libre. Porque pocas personas pueden hacerlo o al menos tener ganas de hacerlo y tú eres un chico muy diferente y “avanzado” espiritualmente, de seguro alcanzarás la felicidad antes que cualquier otro.
Con cariño
Una chica pérdida entre libros.

Gasolinazo en Nogales

Hola, mucho gusto. Vivo en Sonora, más específicamente en Nogales. Quería compartir un poco de lo que ha sucedido acá en la frontera en cuanto al gasolinazo.

El día de ayer, 8 de enero del presente año, se causó una revuelta en “la línea”, que no es más que la garita principal por la cual pasamos a Estados Unidos. En días anteriores, los ciudadanos hicieron protestas pacíficas contra el incremento al precio de la gasolina. Por acá ya estamos viendo duro el año. La comida está más cara, el transporte público amenaza con subir tarifa (siendo que es un asco, pero es todo en cuanto a la gasolina), la electricidad, agua, gas, y para aquellos que tienen tv por cable, internet y teléfono ya aumentaron el pago, y el salario mínimo sigue siendo una miseria. Como dato curioso, trabajo como pintacaritas en fiestas infantiles. Recientemente, trabajé dos horas y gané $300. Mi madre, que fue cajera en un supermercado, tenía que trabajar 16 horas para ganar lo que yo gané en dos horas. Eso me dejó impresionada, pues gano más que el salario mínimo.

Dejando un poco de información: mi ciudad es una de las principales donde pasa el tren. Este lleva montones de vagones cargados con autos con destino a Estados Unidos. No conozco muy bien sobre la historia ferrocarrilera de mi ciudad, pero si puedo decir que pasa unas dos veces al día y es una lata, pues las vías cruzan la ciudad, no la rodean como debería ser. Vivo lejos de las vías, pero aún así, a las doce de la noche puedo escuchar las bocinas del tren desde mi habitación. Pues bien, llevo tres o cuatro días que no escucho el tren a las doce de la noche. Los ciudadanos hicieron un “paro” en las vías del tren, acostándose en las vías, poniendo troncos de madera muy gruesos o metales con tal de que el tren no pasara de México a Estados Unidos o viceversa. Y lo han logrado.

También se posicionaron en la"puerta de bienvenida" de México (al regresar de EUA) y dejaban que las personas que venían con excedente de dinero pasaran sin declarar impuestos (al venir de Estados Unidos, si te toca revisión -aplicando el azar, con luces verdes de pase y rojas de revisión- y tienes un excedente de dólares en efectivo, debes hacer una declaración de impuestos, que bueno… Engorda la cartera de gobierno, como ya hemos visto) cosa que ayuda mucho a las personas y afecta al gobierno.

Pero el día de ayer sucedió algo más. Comenzó como una marcha pacífica, pero entre esas personas, había algunas personas en busca de generar disturbios. Había policías bloqueando la entrada a México, pues no querían que se repitiera lo de días anteriores. Y comenzaron a lloverles piedras. Las personas que buscaban pleito lanzaron piedras a los uniformados. Y ellos comenzaron a disparar. Primero fueron balines de goma, que con el impulso de las pistolas duelen muchísimo. Después fueron balas enserio. Al aire, lanzadas por los uniformados. Esto causó pánico en las redes sociales. Decían por varias páginas en Facebook que la gobernadora Claudia Pavlovich envió un comboy de uniformados desde la capital del estado hacia mi ciudad, pero no sabemos si es verdad. Muchas páginas se encargaron de generar pánico en los ciudadanos.

También los policías hicieron “levantones” entre las personas que obstruían de forma pacífica las vías del tren. Se llevaron a algunas personas y se dice que las llevan al sur del país con cargos por obstruir las vías y así impedir el comercio externo. Aún así, no sabemos si es verdad.

Nogales fue violenta durante mucho tiempo. Aquí siempre había muertos, decapitados, levantones y balaceras. La gente ya no salía de sus casas y después de cierta hora, las calles del centro estaban vacías. Hasta hace unos meses me di cuenta que eso parecía haber cambiado, pues ya no había muertes y balaceras por todos lados. Esta noche, mi ciudad se esconde en sus casas con miedo de estar en un mal lugar en el pero momento.

A decir verdad, todo este asunto causa pánico en el país. La situación esta por demás jodida. No me parecería extraño que después digan que las personas que lanzaron piedras a los uniformados son acarreados del gobierno a los que les ofrecieron dinero.

No espero que publiquen esto, pero sería bueno que las personas se enteren de lo que sucede en la frontera, donde si antes estábamos fregados, ahora nos lleva la chingada.

palabra-de-merodeadora submitted 

NO PUEDO DEJARTE IR

¿que debiera hacer?, no dejo de pensarte, tu nombre retumba en mi mente, nunca había sentido esto,¿que eres?, acaso un ángel, acaso mi salvadora que me sacara de este infierno que algunos la llaman vida, una ves escuche “quien no aprecia los pequeños placeres de la vida no los merece”, yo no deberia estar aquí, yo ya había muerto hace tiempo, pero tu me reviviste con un abrazo, desde el primer día que te vi sabia que no  seria como todas.

¿acaso debería decírtelo? 

¿ o quizás debería dejarte ir?

Baño de lagrimas

- ¿Por qué virgo se la pasa tanto tiempo en el baño?- rezongó Escorpio esparcido en el sillón

- No lo sé, ya lleva ahí como una hora- Le contestó Piscis mientras le pasaba el chocolate al bizcochuelo.

- Pero no puede estar tanto tiempo… ¿habrá muerto?- Dijo Escorpio riendo con fuerza golpeando la espalda de Aries quien se encontraba sentado a su lado.

- Mierda, te voy a matar imbécil- Le contestó este –No ves que estoy dibujando, ¿Qué mierda pasa?

- Parece que Virgo murió en el inodoro- Gritó por allá lejos Acuario.

- A mí me dijo que se iba a bañar- contestó Cáncer sacándose un auricular para chismear de que hablaban los demás.

- Yo no pienso pagar ni el gas ni el agua- agregó Capricornio quien pasaba por al lado de Piscis para ligar alguna probada de chocolate.

Los signos volvieron a lo suyo y quedaron un largo rato en silencio. Virgo aún no salia del baño y los signos ya empezaban a ofuscarse.

- Capricornio tiene razón- dijo Aries –Virgo nos va a dejar en la bancarrota si se sigue bañando así- dijo con firmeza.

- ¿tan fanático de la limpieza es, sino porque tarda tanto en la ducha?- Expresó Acuario acercándose al comedor cocina luego de haberse cansado de espiar a la vecina con unos binoculares.

- A veces es insoportable- Agregó Géminis saltando a la espalda de acuario.

- “A Veces” siempre es insoportable- repuso Escorpio – Pobre de vos que lo tenés en la misma habitación- Le dijo a Géminis.

- Si… pero antes no era así- Le contestó él.

Géminis se quedó pensativo mirando la pata de la silla. Se hizo un silencio, Cancer bajaba y bajaba las cancines de su celular haciendo tiempo, Aries hacia círculos y garabato en la esquina de su hoja y Escorpio miraba a todos de soslayo. Aunque nadie quería admitirlo, todos sabían porque Virgo últimamente estaba más rezongón que de costumbre.

- ¡Ya termine!- Exclamó piscis rompiendo la pesadumbre. Había preparado un pastel de tres pisos, el primero era de vainilla, el segundo de chocolate y el tercero de frezas.

- Está hermoso amor, ya quiero probarlo- Susurró Escorpio abrazando por detrás a piscis mientras besaba su cuello. Cancer y Aries se miraron.

- Por favor no hagan eso acá- Exclamó Géminis apoyando los codos sobre la mesada para lentamente escurrirse y pasar el dedo por la cobertura de chocolate.

- ¡Noo Géminis!- Masculló Piscis con el ceño preocupado.

- te voy a matar gordo de mierda- Aulló Escorpio mientras perseguía a Géminis por todo el comedor.

Géminis saltó por el sofá tirándose arriba de Aries, este le juro la muerte y con Escorpio trataron de agarrarlo para dibujarle obscenidades en la frente con una de las fibras de Aries, Géminis gritaba y Acuario se había sumado a hacerle cosquillas.

- Ahora vos vas a pagar las cuentas de agua de virgo- le dijo Escorpio.

- ¿Por qué yo?- le preguntó Géminis entre medio de las risas. – Porque es tu compañero de cuarto- Le respondió Escorpio –Creo que vas a tener que vender un órgano para pagarla- añadió

Géminis puso el grito en el cielo y Aries trató de taparle la boca mientras acuario seguía con las cosquillas.

- ¿Qué anda pasando acá?- Preguntó con un estruendo Tauro entrando al comedor medio adormecido y de muy mal humor. Todos los signos sabían que un Tauro mal despertado es la perdida.

– Esperen me voy a mear, por favor basta- Exclamó Géminis entre risitas.

- Anda al baño maldito- dijo Escorpio.

- Eso no podrá ser… Virgo sigue en el baño- Repuso Capricornio quien había agarrado los binoculares de Acuario y hacia guardia espiando a la vecina.

- ¡No puede ser! le voy a ir a tirar la puerta del baño abajo- refunfuñó Escorpio dirigiéndose a la puerta.

- Momento- dijo Tauro firme –¿Cómo es eso de que vas a romper la puerta del baño?- preguntó con seño rígido.

- Virgo… es que virgo hace como más de una hora que está en el baño y todavía no salió- contestó Cancer chupando la cuchara de chocolate que le había dado Piscis mientras los otros se dedicaban a la lucha.

- ¿Todo este griterío que no me deja dormir es por esto?- preguntó Tauro enojado.

- Si, Virgo se está dando uno de sus lujosos baños de sales y esas cosas y bueno, creíamos que seguramente nos va a llegar una cuenta enorme por el gas y el agua y no queremos cargar esa responsabilidad- Explicó Acuario exagerando para añadir más leña al fuego.

Se conocía bien a Tauro y le habían dado en su punto débil de ahorrador tacaño. Para Tauro era imperdonable tal muestra egoísta. Su seño se frunció más de lo usual y el pecho se le infló, Géminis comenzó a sentirse un poco culpable de lo que le podría llegar a pasar ahora a Virgo y Cancer volvió a colocarse los auriculares en caso de gritos.

- Igualmente creo que estuvo menos de una hora- añadió Capricornio al ver el rostro de furia de Tauro, queriendo proteger a su compañero.

Tauro no respondió, dio medio vuelta, paso al lado de Escorpio y fue directo al baño. Aries lanzó una mirada acosadora a Acuario, este se hundió de hombros y miró a Escorpio, Escorpio se crispó y alejó con desprecio la mirada ladeando los labios de manera inquieta.

Tauro se dirigió al baño a paso firme, estaba a punto de tocar la puerta pero un leve gemido lo sorprendió, se acercó un poco más a la puerta y junto al sonido de las gotas cayendo en la bañadera se escuchaban sollozos.

- ¿Virgo?- Preguntó él golpeando la puerta y, los sollozos se detuvieron.

- ¿si?

- Soy Tauro.

- Perdón ya salgo en un instante- exclamó virgo intentando sonar alegre e inocente.

Al otro lado de la puerta entre la vista nublada por el vapor del agua Virgo intentaba contenerse frotándose con fuerza las mejillas para secar sus lágrimas, pero el llanto insistía en salir y un jadeo se escabulló.  

- Este…este es el único lugar en el que puedo llorar sin que nadie me vea o escuche- Soltó Virgo –o eso creía… perdón- Repuso rompiendo en llantos sintiéndose secretamente feliz de que alguien haya notado su ausencia.

Tauro por un instante guardó silencio. Acarició la puerta buscando las palabras correctas, pero estaba medio aturdido, la situación le había tomado por sorpresa.

-…Perdoname – Expresó Tauro desde el fondo de su corazón.

Los gemidos insistían desde el otro lado de la puerta.

- Ya salgo, no te preocupes- Repuso Virgo entre medio de jadeos y Tauro clavó con pesadumbre la mirada sobre el suelo.

- Te voy a estar esperando…

Virgo sonrió y una lágrima que caía por la mejilla entro por el arco de su boca.

Tauro se Marchó pensativo, no había reparado en Escorpio quien se encontraba a la vuelta del baño afligido.

esto supuestamente me iba a quedar cortito pero bueno… o las cosas se hacen bien o no se hacen. Les dejo esta minie historia, espero que la disfruten, beitos

���9[�-

Ámame como te venga en gana, en tus ratos locos o tus tiempos muertos.
Ámame si quieres sólo un día a la semana, cuando estés jodido, cuando tengas frío… cuando sientas que me estás olvidando, por que incluso de esa manera, ya me estás recordando.

Ámame cuando ella no esté en casa; cuando le hagas el amor susurra mi nombre en silencio.
Ámame en tus orgasmos; ámame como si mi amor fuera el único, ámame así, ámame en secreto.

Bórrate los besos que he dejado en tu piel desnuda, desabotóname tu camisa y ¡ya póntela!; despíntate los labios, vete; hazle creer que eres hombre de una mujer, que no sepa que soy tu puta enamorada… Sólo te pido una cosa, una sola: ámame a mí, ámame bien… “ámame como te de la chingada g

Amalia pertenecía a lo que ella misma calificaba como una “familia de mierda”, su padre era un borracho ludópata al que su madre expulsaba constantemente de la casa, su hermano era un recuerdo vago y borroso materializado en una foto que se iba descolorando irremediablemente por el paso del tiempo, puesto que había muerto hacía ocho años en un accidente tratando de huir de la policía, su hermana menor era una incipiente aprendiz de puta que provocaba a hombres casados y hasta su propia y querida madre que parecía escapar de los defectos graves, ostentaba el vicio de inventar mentiras en torno a toda la gente.
Amalia tenía diecisiete años y ningún amigo que pudiera llevar ese nombre con todas las letras, desde hacía mucho permanecía sola porque su mejor amiga Jessica se había mudado a la capital junto con su hermosa familia buscando la oportunidad de una vida mejor y no había querido reemplazarla con nadie. No salía mucho de casa, pero tampoco socializaba demasiado con su familia, se la pasaba encerrada en su habitación, meditando qué haría de su vida al recibirse del secundario.
Amalia amaba a un chico y él la ignoraba. Este muchacho era su vecino, y lo que ella no sabía es que no le hacía caso por sus inclinaciones homosexuales que le hacían preferir un pecho plano a un par de pechos.
Amalia comenzaba a sentir deseos por experimentar un romance, y se le estaba agotando la paciencia de escuchar las anécdotas sexuales de su hermana que había debutado apenas cumplido los catorce años con el tío de una compañera suya que siempre la miraba a la salida del colegio.
Amalia odiaba tener que ponerse los auriculares para no oír las discusiones de sus padres, y detestaba también escuchar las veces en que su madre accedía a tener sexo con su padre, como cuando llegaba pulcro y sobrio a la casa. Los gemidos de su progenitora le daban escalofríos y las palabras llenas de excitación de su padre la asqueaban.
Amalia aceptó ir a un cumpleaños al que fue invitada con una semana de anticipación, su madre alegre le compró ropa y le dijo que sería una buena oportunidad para conocer a un joven, porque la veía muy sola y la creía necesitada de diversión.
Toda la semana se la pasó pensando que no se dejaría manosear por nadie en caso de que quisieran propasarse con ella. Eso lo imaginaba convencida de que sucedería, porque el vestido que se pondría era muy seductor y enseñaba más carne de la que ella hubiera mostrado nunca.
Amalia llegó al salón de fiestas y se sentó en la mesa asignada. Leyó los nombres que estaban en los asientos y uno le llamó más la atención que los otros “Elías Demian Nuñez”, comenzó a jugar con la servilleta de tela esperando que llegara el resto de personas.
Amalia descubrió que el tal Elías tenía una buena sonrisa, una voz preciosa, abundante cabello castaño y ojos azules. Le gustaba su aroma y le atraía que llevara un traje azul con camisa blanca y corbata.
Amalia y compañía disfrutaron de los manjares, hasta que llegó el momento de ponerse a bailar. La música estaba a todo lo que daba y los juegos de luces convertían el tranquilo lugar en un boliche cualquiera.
Ella aceptó bailar con Elías, aunque no supiera mover los pies, ni la cintura y menos que nada el cuerpo en su conjunto.
Él le elogió los zapatos y Amalia lo creyó gay, cosa que lamentó mentalmente hasta el momento en que le halagó el escote, lo que instantáneamente le provocó una sonrisa delatora.
Elías le robó un beso, y ella le robó tres. Comenzaron a besarse como si no les importara romperse los labios o quedarse sin dientes con los impactos de sus bocas.
Una vez saciados de demostraciones afectuosas, volvieron a sentarse para conversar un poco.
Amalia le dijo que el año que viene quería mudarse de su casa, que su mayor deseo era conseguir un empleo que le permitiera alquilar un lugar pequeño para ella y que le alcanzara para pagarse sus estudios de periodismo. Que tenía grandes ambiciones y que confiaba en su inteligencia y perseverancia.
Elías que la escuchaba atentamente le dijo que podría ayudarla con el tema del trabajo, que conocía a mucha gente, y que aunque le sonara apresurado o ridículo, él podría ofrecerle irse a vivir juntos. Enseguida al notar la cara de Amalia le aclaró que el alquiler se le estaba poniendo difícil y que podrían compartir gastos.
La noche siguió avanzando y la calentura se fue acrecentando entre ellos. Amalia impulsada por tantas anécdotas de su hermana le preguntó a Elías si podría conseguir un preservativo para dejar de lado su virginidad. Él hizo que la joven metiera la mano en su bolsillo y sacara la cajita que llevaba preparada para la ocasión.
Amalia y Elías se fueron a un lugar aparte, bien resguardado del resto del mundo. Él le levantó la falda y ella se bajó su ropa interior de encaje. La penetración fue tan suave y ella estaba tan excitada que no sintió dolor ni nada. Lo disfrutó como si hubiera nacido para tener sexo.
Amalia volvió a su casa a las siete y media de la mañana, en el auto de su amiga, la cumpleañera. Y una vez cambiada y metida en la cama, se puso a observar el techo con una sonrisa inmensa.
Amalia sabía que le esperaba un buen futuro, y que haría todo lo posible para no tener una familia de mierda, ni ser una ramera alcohólica de cuarta…
Y así se durmió, soñando que cumpliría todo lo que se propusiera.
—  Patricia Medina
Cuando de pequeño me dijeron que mi abuela había muerto, no sabía con exactitud a lo que se referían. Todos lloraban, y yo también comencé a llorar porque me explicaron que nunca volvería a verla. De regreso a casa, todo parecía triste y había un frío devastador: su recámara estaba intacta y su ropa aún olía a ella. A día de hoy sigo sintiendo a mi abuela, aunque haya muerto hace muchísimos años. Algo que fui comprendiendo con el tiempo es que los muertos no se entierran en cementerios, sino que se sepultan dentro de uno mismo. Y viven ahí para siempre.
—  Benjamín Griss

Querido inferno,

No sabía bien por dónde empezar, con tantas cosas por decir y tan pocas palabras que conozco. Tuve mis razones, y mis momentos lucidos para entenderlo. Fui presa de los pensamientos que te adueñabas en mi cabeza. Solo con el tiempo pude entenderlo, como mirarse al espejo y verte completamente sumido en la adicción, en la adicción por alguien. Y aún así, intentar convencerme de no necesitarte. De venderme mentiras, sentirme libre, cuando eres mi paracaídas frente a cada caída.

Es una extraña clase de masoquismo saludable, en la que simplemente nos preocupamos el uno por el otro y en la ausencia, no pasa nada más que el tiempo. Tiempo muerto, en el que nos extrañamos y nos sentimos conformes con armarnos historias absurdas, mirando fijamente el techo; manos extendidas intentando alcanzarnos, esos intentos frustrados dando paso atrás.

Comprendí luego, que acariciabas mi recuerdo. Era como si dentro, muy adentro, esa máquina de latidos se descontrolara o que quizá te llamase a gritos en su propio idioma, yo no tengo idea. Lo único que tengo claro es que tus besos carentes de sentido, son como versos de vaselina; unos muy buenos a la hora de tirar de las costuras y arrojarme de nuevo a la realidad. Porque eres la clase de persona que todo lo hace más sutil, que hace que mi corazón se sienta útil. Y que de una manera u otra solo contigo sepa que es vivir… Arrojarse en caída libre, sosteniéndonos las manos y sentir de nuevo, ese insaciable sabor a peligro y capricho. Así volverme poco a poco más adicto, más dependiente, más adepto a mi infierno favorito.

—  lunaescarlata
Recuerda no olvidar

Recuérdame amor mío
y dime cuando nos veremos,
el ser eternos nos espera
mientras el destino nos separa.

Tu corres entre brillantes lienzos,
yo me resigno a este frío
y convivo entre sinsabores;
sólo quedan sensaciones y momentos.

Amada mía, imagina y nunca dejes de hacerlo,
así podré volver a tocar tu piel,
ya que hace un tiempo he muerto
y vivo entre tus recuerdos.

Soy un viajero del tiempo,
todavía me revuelco entre pensamientos,
te pertenezco, tú le das vida a esta fantasía
y yo me adueño de algunos sucesos,
como la singularidad de nuestro enamoramiento.

-Josué Cabrera