No, yo no olvido de un día a otro, sólo dejo de escribir, de insistir, de rogar y de molestar.