tenm

Por favor, tenme paciencia.
No te canses, ni te desesperes de mí como suelen hacer todas las demás personas.

Sé que a veces soy contradictoria, insegura, terca y en ocasiones muy sensible…
Puedo llegar a ser realmente insoportable.

Pero yo no quiero que lo nuestro sea algo efímero.
Por mi parte yo daré todo de mí por nosotros, para que sea duradero.
Y lleguemos a ser el “por siempre” que en estos tiempos ya no los hay de verdad.

Hace 126 años nació Gabriela Mistral. En la foto junto a al amor de su vida: Doris Dana. “Tú no me conoces todavía bien, mi amor. Tú ignoras la profundidad de mi vínculo contigo. Dame tiempo, dámelo, para hacerte un poco feliz. Tenme paciencia, espera a ver y a oír lo que tú eres para mí”, escribió Mistral a Dana el 22 de abril de 1949.

Gabriela Mistral, la insigne poetisa chilena, feminista, lesbiana y de izquierda; una de las voces disidentes más importantes de la literatura chilena.

Yo sé que hay veces en las que te gustaría mandarme a la mierda…

Pero no lo haces y eso en verdad que te lo agradezco tanto.

No necesito a más personas como tú, sólo te quiero a ti, te necesito a ti.

Siempre evito el hacerme ilusiones, crear fantasías dentro de mi cabeza, del tener sueños e imaginar más allá de un “algún día”, sin embargo contigo, por más que quiera evadir todo eso no puedo y …

¿sabes algo?
Sé muy bien que tu eres la persona indicada, porque en aquello que había perdido la fé, haces que vuelva a creer en ello e incluso en lo que jamás, alguna vez creí.

Y si llegase a equivocarme, cariño, no me arrepentiría de nada que haya pasado entre nosotros, no te llamaría mi “mayor error”, ni nada que tenga que ver con rencor o incluso odio.

Eres más que palabras, y considero que no serían suficientes para describir lo encantador que es tu corazón, lo inefable que eres tú.


Joder, te amo.

No

Ya aparécete, bésame
no tardes, mírame
no huyas, siénteme
no te borres, tócame
no te esfumes, acábame.

No me olvides, ámame
no te canses, sonténme
no te asustes, protégeme
no te alejes, abrázame
no me imagines, realízame.

No me sueñes, tenme
no me ignores, conóceme
no me llores, sonríeme
no me extrañes, búscame.
No te vayas, exísteme.


Coos

Ven y dame la mano, fuguemonos juntos, que todo el mundo lo vea, se que nuestra relación es tormentosa, me querido ir contigo pero tu no me dejas, me regresas ha este infierno, pero quiero verte, quiero irme contigo, quiero sentir tu cálido, y a la vez frívolo abrazo, quiero sentir el éxtasis y la paz de al fin estar juntos, dame la mano y tengamos un viaje sin retorno, seamos iguales, tenme dignidad y respeto y llévame de una buena vez, no me mientas mas y tómame, haz me tuya, vamos querida muerte, pensé que me eras fiel.
Cap. 2016 pág. 146 de 366

Tenme paciencia amor.
Sé que ahora, no te puedo decir te amo tan fuerte como quisiera, o no te puedo abrazar y dejarte poesías en el alma, como antes.
Pero, espérame. Me estoy armando.
Intento soltar los miedos, me desenredo el frío del cuerpo
y los malos recuerdos que me hacen sobre-pensar.
Tenme paciencia, cariño mío.
Estoy a un suspiro de regresar, a unas cuantas lágrimas
de cruzar el puente, a dos centímetros de tu boca.
Calma amor, paso a paso me acerco a ti de nuevo,
te vuelvo a tomar la mano y volvemos a ser uno.
Tenme paciencia, por favor.
Que a veces quisiera huir, que me invade la oscuridad
y no tengo tus ojos, que no me quiero detener, no ahora.
Aguarda tus manos, reserva un abrazo…
dile a tus labios que aún no hagan silencio,
que sigan diciéndome te quiero,
que sigan tus ojos buscándome,
no tardo, amor, no tardo.
Pero, tenme paciencia.

___

M. Sierra Villanueva

Tú no me conoces todavía bien, mi amor. Tú ignoras la profundidad de mi vínculo contigo. Dame tiempo, dámelo, para hacerte un poco feliz. Tenme paciencia, espera a ver y a oír lo que tú eres para mí.
—  Gabriela Mistral a Doris Dana.