tenm

Por favor, tenme paciencia.
No te canses, ni te desesperes de mí como suelen hacer todas las demás personas.

Sé que a veces soy contradictoria, insegura, terca y en ocasiones muy sensible…
Puedo llegar a ser realmente insoportable.

Pero yo no quiero que lo nuestro sea algo efímero.
Por mi parte yo daré todo de mí por nosotros, para que sea duradero.
Y lleguemos a ser el “por siempre” que en estos tiempos ya no los hay de verdad.

Hace 126 años nació Gabriela Mistral. En la foto junto a al amor de su vida: Doris Dana. “Tú no me conoces todavía bien, mi amor. Tú ignoras la profundidad de mi vínculo contigo. Dame tiempo, dámelo, para hacerte un poco feliz. Tenme paciencia, espera a ver y a oír lo que tú eres para mí”, escribió Mistral a Dana el 22 de abril de 1949.

Gabriela Mistral, la insigne poetisa chilena, feminista, lesbiana y de izquierda; una de las voces disidentes más importantes de la literatura chilena.

Yo sé que hay veces en las que te gustaría mandarme a la mierda…

Pero no lo haces y eso en verdad que te lo agradezco tanto.

No necesito a más personas como tú, sólo te quiero a ti, te necesito a ti.

Siempre evito el hacerme ilusiones, crear fantasías dentro de mi cabeza, del tener sueños e imaginar más allá de un “algún día”, sin embargo contigo, por más que quiera evadir todo eso no puedo y …

¿sabes algo?
Sé muy bien que tu eres la persona indicada, porque en aquello que había perdido la fé, haces que vuelva a creer en ello e incluso en lo que jamás, alguna vez creí.

Y si llegase a equivocarme, cariño, no me arrepentiría de nada que haya pasado entre nosotros, no te llamaría mi “mayor error”, ni nada que tenga que ver con rencor o incluso odio.

Eres más que palabras, y considero que no serían suficientes para describir lo encantador que es tu corazón, lo inefable que eres tú.


Joder, te amo.

silentavera  asked:

*hug* X3

wwhoa you cant just come in an hug a guys moirail like that

im assuming youre huggin kar since you didnt specify an hes just so fuckin adorable an such

ugh fine

i guess you can hug him for fivve seconds since youre our good friend an all but i gotta showw you howw to do it first since you got to do it just right

ok im hujggin him rdight noww an itsd kind a harfdto typle at the sasmne time but ytou gertthe idea

you cam hugf him infivvde mintues

or tenm

actlualy come bcka tomoirroww bye

No se incluso lo que siento, no entiendo como quieres que te explique mis problemas si no les encuentro sentido, no se cuales son mis verdaderas emociones, pero por favor tenme paciencia.
—  A-STUPID-GIRL
Tú no me conoces todavía bien, mi amor. Tú ignoras la profundidad de mi vínculo contigo. Dame tiempo, dámelo, para hacerte un poco feliz. Tenme paciencia, espera a ver y a oír lo que tú eres para mí.
—  Gabriela Mistral a Doris Dana.
Enamorarse.

Enamórame, enamórame como quieras, a tu manera, a tus medidas. Estoy dispuesta a correr cada riesgo contigo, no importa si alguna vez me lastimas, quiero ser fuerte contigo. Dame la mano en cada semáforo, en cada calle donde caminemos porque quiero que me vean contigo, que nos envidien. Quiero saber que estas a mi lado, que no estoy sola, que nos tenemos. Abrázame, susurra a mi oído lo mucho que te gusta estar conmigo, lo bien que lo pasamos, y que no hace falta nada más que nuestros cuerpos y tenernos para estar bien. Bésame, bésame hasta que mis labios no puedan más, bésame hasta que un beso no te alcance para que sepas el por qué de las cosas, hasta que sientas que necesitas más, y entonces, vuelve a besarme porque lo haré con mayor intensidad. Bésame hasta que sepas que soy tuya, hasta que no tengas dudas, hasta que te canses de mis besos.  Tenme, tenme a todas horas, todos días, a cada minuto. Hazme tuya sin tocarme, o tócame como tú sabes, como nunca lo han hecho, como nunca lo harán. Disfrútame, disfrútame como si no hubiera mañana, pon las manos sobre mi pecho, recorre cada parte de mi cuerpo, siénteme, disfrútame, gózame, aprende que esto es tuyo y de nadie más, disfruta de mis besos, de mis abrazos, de mis malos momentos, disfruta de mi amor, que a nadie le he dado.  Descubre todo lo que hay en mi, cada silencio, cada miedo, cada sonrisa, que es tuya. Descúbreme, dime algo que yo no epa de mi misma. Dame fuerte en donde solo tú sabes que me duele, porque sabes que nada me dolería más que tú. Quiero que me encuentres en cada risa escandalosa. Que abraces cada momento como si fuera tu última oportunidad de susurrarme una palabra. Quiero perder contigo mi tiempo, guardar tus secretos, cuidar tus momentos. Y yo voy a pedirte que te vayas, y luego iré por ti. Voy a hacer que maldigas todas las razones por las que no llegaste antes a mi vida. Voy a escribir sobre ti. Voy a acariciarte con la mirada cada vez que quieras empezar a discutir, voy a evitar las peleas a menos que no tengamos ropa puesta. Voy a dejarte mi aroma en los dedos y mi cadera en el pensamiento. Voy a besarte de tantas formas que te verás obligado a enamorarte de todas las que soy. Voy a hacer que pierdas el control del tiempo, tanto, que cuando quieras darte cuenta, ya no seremos mas que dos seres irracionalmente enamorados.

No

Ya aparécete, bésame
no tardes, mírame
no huyas, siénteme
no te borres, tócame
no te esfumes, acábame.

No me olvides, ámame
no te canses, sonténme
no te asustes, protégeme
no te alejes, abrázame
no me imagines, realízame.

No me sueñes, tenme
no me ignores, conóceme
no me llores, sonríeme
no me extrañes, búscame.
No te vayas, exísteme.


Coos

CANTO DE LOS HIJOS EN MARCHA

André Eloy Blanco.

Poeta Venezolano.



Madre, si me matan,
que no venga el hombre de las sillas negras;
que no vengan todos a pasar la noche
rumiando pesares, mientras tú me lloras;
que no esté la sala con los cuatro cirios
y yo en una urna, mirando hacia arriba;
que no estén las mesas llenas de remedios,
que no esté el pañuelo cubriéndome el rostro,
que no venga el mozo con la tarjetera,
ni cuelguen las flores de los candelabros
ni estén mis hermanas llorando en la sala,
ni estés tú sentada, con tu ropa nueva.
Madre, si me matan,
que no venga el hombre de las sillas negras.

Lléname la casa de hombres y mujeres
que cuenten el último amor de su vida;
que ardan en la sala flores impetuosas,
que en dos grandes copas quemen melaleuca,
que toquen violines el sueño de Schuman;
los frascos rebosen de vino y perfumes;
que me miren todos, que se digan todos
que tengo una cara de soldado muerto.

Lléname la casa
de flores regaladas, como en una selva.
Déjame en tu cuarto, cerca de tu cama;
con mis cuatro hermanas, hagamos consejo;
tenme de la mano, tenme de los labios,
como aquella noche de mi padre muerto,
y al cabo, dormidos iremos quedando,
uno con su muerte y otro con su sueño.

Madre, si me matan,
que no venga el coche para los entierros,
con sus dos caballos gordos y pesados,
como de levita, como del Gobierno.

Que si traen caballos, traigan dos potrillos
finos de cabeza, delgados de remos,
que vayan saltando con claros relinchos,
como si apostaran cuál llega primero.
Que parezca, madre,
que voy a salirme de la caja negra
y a saltar al lomo del mejor caballo
y a volver al fuego.
Madre, si me matan,
que no venga el coche para los entierros.

Madres, si me matan,
y muero en los bosques o en mitad del llano,
pide a los soldados que te den tu muerto;
que los labradores y las labradoras
y tú y mis hermanas, derramando flores,
hasta un pueblo manso se lleven mi cuerpo;
que con unos juncos hagan angarillas,
que pongan mastranto y hojas y cayenas
y que así me lleven hasta un cementerio
con cerca de alambres y enredaderas.
Y cuando pasen los años
tráeme a mi pedazo, junto al padre muerto
y allí, que me pongan donde a ti te pongan,
en tu misma fosa y a tu lado izquierdo.
Madre, si me matan,
pide a los soldados que te den tu muerto.

Madre, si me matan, no me entierres todo,
de la herida abierta sácame una gota,
de la honda melena sácame una trenza;
cuando tengas frío, quémate en mi brasa;
cuando no respires, suelta mi tormenta.
Madre, si me matan, no me entierres todo.

Madre, si me matan,
ábreme la herida, ciérrame los ojos
y tráeme un pobre hombre de algún pobre pueblo
y esa pobre mano por la que me matan,
pónmela en la herida por la que me muero.

Llora en un pañuelo que no tenga encajes;
ponme tu pañuelo
bajo la cabeza, triste todavía
por las despedida del último sueño,
bajo la cabeza como casa sola,
densa de un perfume de inquilino muerto.

Si vienen mujeres, diles, sin sollozos:
-¡Si hablara, qué lindas cosas te diría!
Ábreme la herida, ciérrame los ojos…

Y una palabra: JUSTICIA
escriban sobre la tumba
Y un domingo, con sol afuera,
vengan la Madre y las Hermanas
y sonrían a la hermosa tumba
con nardos, violetas y helechos de agua
y hombres y mujeres del pueblo cercano
que digan mi nombre como de su casa
y alcen a los cielos cantos de victoria,
Madre, si me matan.
(Mayo de 1929)

Fotografias de Reuters y AP

macerelle  asked:

Bellarke and 'being camera shy plus some unexpected hand holding' Thanks so much this + happy holidays!

The first time Bellamy Blake meets Clarke Griffin, he’s eleven and she’s seven and absolutely terrified of the mall Santa.

Bellamy’s been kind of worrying about the Santa thing, if he’s honest. O wanted to come to the mall to inform Santa he didn’t get her what she wanted last year, and tell him to do a better job this year. Which is not going to work, because their family doesn’t have any more money this year than last year. As a kid, Bellamy sort of got that Santa was never going to get him a pony, but Octavia thinks she deserves one, and if she doesn’t get one, she’s going to be an asshole in the coming year.

So, yeah. He’s possibly looking for some kind of distraction when he spots the girl alone in line, looking like she’s about to cry or bolt, he can’t decide which.

“Stay here, okay?” he tells Octavia, and goes over to the girl. “You okay?” he asks.

She startles, and then glares with fierce blue eyes. “I’m fine.”

“Yeah? So, you want to get your picture taken?”

“No,” she says, too quickly. “It’s weird. If I’m not supposed to talk to strangers, why would I sit in one’s lap and get my picture taken?”

“It’s not a stranger,” he says, trying not to smile. “It’s Santa.”

“Santa’s not real. Mom just wants the picture for her Christmas cards.”

“Where is your mom?”

“At work. My nanny’s supposed to be watching me, but her boyfriend works at the coffee shop so she said I could wait by myself.”

“Huh. Well, I’m here with my sister. You want to wait with us instead?”

“I don’t know you either,” she says.

“I’m Bellamy. My sister’s Octavia. She wants to tell Santa he’s a sham, so you guys should get along.”

“She thinks he’s real?”

“Honestly, I’m not sure. I think maybe she just wants to yell at someone.”

Keep reading

Ven y dame la mano, fuguemonos juntos, que todo el mundo lo vea, se que nuestra relación es tormentosa, me querido ir contigo pero tu no me dejas, me regresas ha este infierno, pero quiero verte, quiero irme contigo, quiero sentir tu cálido, y a la vez frívolo abrazo, quiero sentir el éxtasis y la paz de al fin estar juntos, dame la mano y tengamos un viaje sin retorno, seamos iguales, tenme dignidad y respeto y llévame de una buena vez, no me mientas mas y tómame, haz me tuya, vamos querida muerte, pensé que me eras fiel.
Cap. 2016 pág. 146 de 366

Tenme paciencia amor.
Sé que ahora, no te puedo decir te amo tan fuerte como quisiera, o no te puedo abrazar y dejarte poesías en el alma, como antes.
Pero, espérame. Me estoy armando.
Intento soltar los miedos, me desenredo el frío del cuerpo
y los malos recuerdos que me hacen sobre-pensar.
Tenme paciencia, cariño mío.
Estoy a un suspiro de regresar, a unas cuantas lágrimas
de cruzar el puente, a dos centímetros de tu boca.
Calma amor, paso a paso me acerco a ti de nuevo,
te vuelvo a tomar la mano y volvemos a ser uno.
Tenme paciencia, por favor.
Que a veces quisiera huir, que me invade la oscuridad
y no tengo tus ojos, que no me quiero detener, no ahora.
Aguarda tus manos, reserva un abrazo…
dile a tus labios que aún no hagan silencio,
que sigan diciéndome te quiero,
que sigan tus ojos buscándome,
no tardo, amor, no tardo.
Pero, tenme paciencia.

___

M. Sierra Villanueva