temperatura 2

#2

La temperatura le resulta agradable (más agradable que en Bruncana, claro), así que tras todo el estrés sufrido por culpa del alumno que provocó la caída de la tensión en toda la academia, necesita un respiro. Ya no tiene apenas dolor de cabeza, así que se pone su chándal, coge su estirilla y sale hasta los jardines. La vista como siempre es estupenda, una de las cosas que adora de Irlanda. Coloca la estirilla sobre la hierba y hace algunos estiramientos antes de comenzar a practicar yoga. Unos quince minutos después, escucha unos pasos cerca de ella y sonríe: -¿Te apetece probar?