tecali de herrera

Y sin más ni más, descubrí en el interior de singular momento un cielo azul; no era tenue, no era fuerte. Tanto era lo que resaltaba que justo parecía como si la estructura del ex convento lo sostuviera, pues no había losa ya, pero teníamos al cielo, que para mi, era lo mejor que había pasado.