te-lo-dije

Tú no lo sabías, pero yo suspiraba por ti. Cada día esperaba con ansias contenidas el verte de nuevo, mirándome con esos ojitos que me volvían loco, tú me mirabas y sé que esos ojos me gritaban más de lo que yo mismo podía descifrar. 
Nunca te lo dije, pero eras asombrosa, pusiste de cabeza mi mundo sin siquiera pretenderlo.
Llegaste un día, y me marcaste  para siempre, fuiste la sorpresa y coincidencia que muy dentro de mí deseaba, y que un día después de tantos años se hizo realidad.
Eras fuente de alegría siempre, amaba tu entusiasmo, las ganas que le ponías a todo, el empeño con el que siempre luchabas.
No te lo dije, pero me enamoré de ti, me enamoré de tus gestos al hablar, y de la manera en la que me mirabas, me enamoré de la manera en la que me hacías sentir, porque no sabía que se podía sentir tanto en un segundo.
Nunca te lo confesé, por idiota, por cobarde o por miedo a que fuera tan correspondido que no fuera posible.
Tú nunca lo supiste, pero el día en que te fuiste mataste algo de mí, fuiste la lección más preciosa con la que pude toparme, y también una de las más dolorosas.
Te fuiste un día, así sin más. Te despediste de mí y me abrazaste como si no hubiera futuro, aunque lo hubo, aunque no fuera el futuro juntos que deseábamos.
Tal vez jamás leas esto, o tal vez jamás sepas que lo escribí, pero esta es la carta de despedida que siempre quise hacerte, pero que no hice. O al menos, que jamás te entregué.
Fue el destino, la vida y la jodida suerte más precisa la que te trajo a mí, o la que me llevó hacía ti, de cualquier manera dejaste algo en mí que será por siempre inolvidable.
Yo sé que no te dije tantas cosas, y me arrepiento, pero nunca olvides, que el amor tan intenso y prohibido que vivimos, jamás se podrá borrar, ni de mi mente, ni de la tuya.


El deseo de un soñador.

—  La sinfonía del alma.
Escribiré un libro, te lo prometo, y cuando mires nuestra historia plasmada en cien paginas, te diré “Te lo dije”, y no empezare por el típico «Érase una vez» porque tu no eres una vez, tu eres todas las veces porque eres diferente, no solo diferente a la mayoría, diferente a todos, diferente de una forma que no se explicar, diferente de una forma que me gusta; se que tal vez es un sueño, pero el soñar es un privilegio, los limites de nuestros sueños son impuestos por nosotros mismos..
Cada día sin ti.

Sabes que pasó cuando me separaste de ti?
El primer día fue un “se fuerte y ya llorarás cuando llegues a casa”, el segundo fue cuando no tenía ni puta idea de como seguía echando lágrimas si ya me había llorado la vida entera queriendo entender el porqué. El tercer día fue cuando comencé a notar mas tu ausencia, empecé a extrañarte un poco mas y una parte de mi sostenía que te pasaría lo mismo y que eso te haría volver. El cuarto día espere un mensaje, un simple “podemos hablar” que daría comienzo a algo mejor. Pero ya pasaron meses y ese mensaje aun no ha llegado y dudo que mandes un “te extraño” o “la he cagado” y al escribir esto me doy cuenta que nada dura el tiempo que uno espera, aquello que prometes, aquello que juramos que nunca acabaría, acaba. El primer mes fue cuando entendí que todo lo que simplemente fuimos no iba a volver, empecé a dar un paso, y otro, y otro hasta poder afrontar el estar sin ti, pero no faltaban noches en el que extrañaba tus abrazos, tus besos, tus caricias, y aquella cara que creía conocer, también la extraño.
Siempre necesité tiempo para mi misma, pero nunca me di cuenta que te necesitaba cuando lloraba; y es que simplemente con tu sonrisa controlabas mis días, calmabas mis demonios y si el motivo era yo, valía mas que nada en el mundo.
Hoy ya puedo decir que estoy mejor, pero siempre al terminar el día, me acuerdo de ti, eso no me permite conocer a nadie que me llene y me complete de la forma que solo tu lo hacías, y da tanta bronca que sea así, que ya ni me recuerdes, que tu si pudiste seguir adelante, empezar una nueva relación y dejarme acá hecha mierda. No digo que esta mal, porque cada uno debe seguir por su lado, pero me olvidaste tan rápido, te fuiste en un abrir y cerrar de ojos, llevándote todo.
Pero ahora soy yo la que no sabe donde ir cuando me siento muy sola, ni a quien pedirle ayuda cuando quiera tirarlo todo a la borda. Dirán que soy cobarde al no decirte todo lo que me consume por dentro y muero por soltar, pero es que nada va a cambiar, porque no quiero interrumpir, sé que eres feliz. Y solo me basta y conformo pensar en ese “algo” que algún día fuimos.
Porque pase lo que pase, sea cual sea el daño que me hayas hecho, como o con quien estés, yo siempre voy a estar verdadera y completamente enamorada de ti y voy a esperarte, con esto no digo que voy a dejarte entrar a mi vida cuando se te de la gana, quizás con el tiempo nos veamos una vez y podamos cambiar todo lo que hicimos mal, y me vale mierda que me llenen la cabeza diciendo que no vales la pena, porque si vales. Vales las lágrimas, las risas, la espera y aunque hayas roto una parte de mi, que me dolió hasta el alma, gracias; porque de todas formas estamos hechos para que nos rompan el corazón y un gusto que lo hayas roto tu, porque uno así aprende a levantarse y seguir caminando por su propio pie. Solo por eso voy a esperarte. ¿Te puedes imaginar tanto amor?

—¿Por qué tienes tanto miedo a que te quieran?

—No lo sé, a veces pienso que es algo de mi infancia, ya sabes. Crecí sin afectó maternal, mi madre me llevaba a fiestas cuando tenía 4 años, más o menos, me dejaba tirada en casas de personas que no conocía o me encerraba en cuartos mientras ella tomaba y bailaba. No digo que fue la peor madre del mundo pero si estaba en la lista de ellas.

—¿Y tu padre?

—Oh, mi padre dejó a mi mamá después de unos meses de yo haber nacido, mis abuelos se hicieron cargo de mi mientras mi madre iba detrás de mi padre rogándole que no la dejara.

—Entonces, ¿Eso justifica que no pueda quererte?

—No lo sé, ya te lo dije. A veces pienso que fue mi infancia, a veces pienso que he pasado demasiado tiempo sola qué no se como estar con alguien amorosamente ¿Si me hago entender?

—Más o menos, pero ¿Acaso no te gusta sentirte querida?

—Si viene el cariño de parte tuya, si… Pero ya te has dado cuenta de como soy. Te digo que te quiero, que quiero tener un futuro contigo, que me haces muy feliz pero al otro día no te hablo, ni siquiera me atrevo a mirarte ¿Crees que te mereces eso? Nadie merece que lo quieran a medias.

—Esas son solo excusas ¿Acaso no te has dado cuenta de como te miro? O mejor aún ¿No te has dado cuenta de como me miras? Esos ojitos tuyos miran a los demás con una ceja levantada y una frialdad pero cuando me miras a mi. Me miras con una intensidad y un amor que haces que tenga unas ganas terribles de besaste en cualquier lado, incluso en la calle.

—Sabes que esas mierdas no me gustan.

—Si te gustan, me atrevería a decirte que te encantan sólo que no te gusta admitirlo.

—¿Y por qué piensas eso?

—Porque así eres tú, no te gusta admitir ese tipo de cosas porque si lo haces, sientes que está mal y que no eres tú misma.

—No lo entiendes.

—No, tu eres la que no lo entiende. Absorbes tanto el pensamiento de que no te deben querer porque simplemente no te lo mereces ¿No te das cuenta que es una completa estupidez? Te mereces más de lo que piensas. Mereces que te cojan de la mano y te susurren lo linda que estas; te mereces que te dediquen poemas y canciones; te mereces millones de margaritas; te mereces que te quieran Ángel, pero lo unico que haces es repetirte a ti misma que no te mereces nada de eso, que no eres apta de que te quieran, pero dejame decirte algo, Ángel. Yo seré el que te repita al oido que mereces ser amada hasta que te lo creas porque no voy a permitir que te vayas de mi vida sin saber lo maravilloso que es amar y ser amada.

Que extraña sensación de no necesitar de ti, de sentir que ya no me importa lo que hagas.
Pase de sentir todo a nada, sólo indiferencia y no porque no te quiera ¡claro que te quiero! pero no me importa ya lo que hagas porque de cualquier forma, siempre terminas en brazos que no son los míos y escribiendo mensajes para alguien que no soy yo.
No soy de historias a medias, es todo o nada y hoy creo que definitivamente ya es nada.
—  8:15 am; las peores cartas de amor.
El peor “te lo dije” es ese que te dices a ti mismo, después de hacer algo que sabías que iba a acabar mal y sin embargo no te hiciste caso.
Que corras detrás de mi, que me tires en tu cama y me hagas cosquillas,que te quedes encima de mi, y que tu mirada y la mía se crucé y bajito me digas "te quiero"
De viaje...  ||One Shot Wigetta||

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Willy tecleaba hábilmente la pantalla de su teléfono escribiendo el mensaje, para finalmente presionar el botón de enviar 

- ¡Guille! ¡Ahí estás! Le tomó por sorpresa la voz de la chica, quien se acercaba animada y con su sonrisa habitual. 

- Te desapareciste, me distraje un momento y ya no estabas - le dijo con una sonrisa mientras lo rodeaba con sus brazos 

- Esque quería tomar unas cuántas fotos, el lugar es muy bonito en realidad  

- ¿Verdad que si? Sabía que te gustaría - la chica se puso de puntas para darle un beso al pelinegro Willy correspondió el beso, le gustaba estar con ella, podían hablar de cualquier cosa e incluso compartían el gusto por los viajes, que mejor compañía podía haber escogido que esa… ¿No es así? 

- Estaré por allá ¿Nos alcanzas? - le dijo mientras se separaba de él - Si, solo voy a llevarme unos huevillos de por aquí y los alcanzo 

- Está bien, te veo ahí - se dio media vuelta y se fue, dejando a Willy en medio de una plaza rodeada de gente. 

La miró alejarse, ella era lo que siempre había querido… ¿Entonces por qué sentía que faltaba algo? 

El aviso de un nuevo mensaje lo sacó de sus pensamientos, tomó el móvil entre sus manos y desbloqueo la pantalla 

Una sonrisa se dibujó en sus labios de forma inevitable, guardó el móvil en el bolsillo de su pantalón y miró a su alrededor… 

- “A Vegetta le hubiera encantado ver esto” - pensó Willy Recorrió las muchas pilas de cajas con huevos decorados a su alrededor, pensando las mil y un formas en las que su compañero se hubiera emocionado como niño pequeño, aquello le provocaba una que otra sonrisa. 

Willy se encontró a sí mismo sonriendo por el recuerdo de su compañero… ¿Por qué no podía dejar de pensar en él? 

La chica miraba a Willy mientras iban en el taxi de regreso al hotel 

- Tu siempre en el móvil Guille - le dijo con una mirada tierna - A veces parece que no estás aquí 

Willy se percató del comentario de su acompañante y la miró 

- De verdad? Lo siento, no es mi intención - dijo Willy con una sonrisa mientras guardaba su teléfono 

- No te preocupes, yo sé que el mundo de hoy exige estar siempre comunicado y aún más por tu trabajo 

La chica tomó su mano como gesto de comprensión, a lo que Willy respondió dándole un beso en la frente, miró por la ventana del automóvil y vio pasar las calles y los edificios, ella era tan comprensiva, era todo lo que él quería… Aún así siempre tenía a Samuel en su mente… 

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

- ¿Listo? Bajemos a desayunar 

- ¡Pues claro que si! Mi parte favorita del día - dijo el pelinegro con una sonrisa

Después del desayuno, quedaron de reunirse en el lobby del hotel para hacer un recorrido por la ciudad, de nuevo Willy tecleaba con habilidad en la pantalla de su teléfono… 

- Una fotito de Willy… en el móvil - dijo la chica riéndose 

- Déjame verla… Bueno bueno, me hago el interesante - le dijo Willy - me gusta para Instagram 

- Te la enviaré entonces, de verdad que sólo piensas en eso, igual me encanta pasar tiempo contigo - la chica se acercó a él y le alboroto el cabello, seguido de un beso en la frente 

Al cabo de un rato todos salieron en grupo a recorrer la ciudad, por lo que al regresar al hotel, Willy cayó rendido en la cama hasta el día siguiente… 

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

La tarde caía ya, Samuel no respondía el mensaje de Willy y la expresión de decepción en su rostro lo demostraba. ¿Acaso estaría molesto?

- ¿Con quién te mensajeas Guille? - le preguntó la chica mientras tomaba asiento a su lado 

- Con Vegetta, hoy es su cumpleaños, pero no me ha contestado en todo el día 

- Tranquilo, seguro salió por ahí con los demás - colocó su mano en su cabello y jugueteo con él 

- Si, seguro que si - respondió aunque no muy convencido de sus palabras, Samuel no salía mucho, menos si no estaba él… 

- Anda, quita esa cara, mejor vamos a cenar - le dijo tomándole la mano 

Ella siempre tenía esa sonrisa, siempre buscaba animarlo, era todo lo que él quería… 

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

-“¿Vegetta de fiesta?” - pensó Willy  

No podía dormir, por lo que había entrado a Twitter, aquella publicación le dejó sentimientos encontrados… Por una parte sentía alegría de que Samuel se hubiera animado a pasar su cumpleaños con sus amigos, por otra, se sintió culpable al no estar allí festejando con él, incluso le dieron celos… 

Giró la vista a la chica que dormía a su lado, se preguntó si eso sentiría también Samuel cuando él se iba de viaje o salía con ella, no tenía sentido pensarlo. Se acercó más y la rodeó con sus brazos, ella se removió y abrió un poco los ojos

- ¿Que pasa Guille? 

- Nada, sólo que no puedo dormir, lamento haberte despertado 

- No te preocupes, anda duerme un poco que tenemos que salir temprano por la mañana

- Lo haré - le dijo mientras se acomodaba - tenías razón, Vegetta está de fiesta con los demás 

- ¿Enserio? Te lo dije, Samuel merece divertirse y ser feliz 

“Merece ser feliz” pensó Willy, si que lo merece… Tal vez así debia ser, ahora las cosas eran distintas, él había tomado la decisión de estar con alguien, Samuel no tenía porqué pagar las consecuencias, tal vez eso era lo mejor, lo quería demasiado como para negarle la felicidad… 

- Si, lo merece - susurró al tiempo que cerraba los ojos 

Ella era todo lo que él siempre había querido y aún así, siempre querría más a Samuel… Por eso se alejaría de él… 

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Tengo mi kokoro roto, lo siento… 

¡Eh! igual las imágenes son con fines ilustrativos para darle contexto a lo que sale de mi cabeza, no se aloquen por favor xP

He vuelto, han sido días difíciles pero que sepan que no me voy del fandom!! (ahre a quien le interesa xD) seguiré por aqui

¿Sabes algo? No me arrepiento de todo lo que te dije alguna vez, ni de los sueños ni la vida que quise una vez contigo; al contrario, te agradezco porque aprendí de ti muchas cosas, conocí el amor y ahora una decepción, el dolor y la traición, pero, te deseo que te vaya bien en tu vida, ahora sin mi. -Le dije mientras mi alma se desgarraba.
—  Níetzsche para ilustrarse.