te quedas conmigo

Después de ti, no creo que nadie me vaya a gustar como tu.
Después de ti, no voy a querer a nadie igual
Después de ti, no voy a llorar por nadie
Después de ti, no tendré otro amor igual
Por qué después de ti, me siento como piedra
—  Una loca de amor
Y te prometo que si no me sueltas la mano, yo tampoco soltaré la tuya. Te prometo que si te quedas conmigo jamás te pediré que te vayas. Te prometo amor mío, que si quieres pasarte la vida entera conmigo,lo acepto, porque yo sí quiero una vida a tu lado. Te prometo que si alguien te hace daño haré que se arrepienta y te abrazaré fuerte. Te prometo que no me importa el porcentaje de tu idiotez, yo te amaré con toda ella incluída. Te juro mi vida, que no hay algo que no me guste de ti, porque para mí eres lo mejor de todo el puto mundo y hasta tus defectos me traen enamorada. Me costó tenerte y a ti te va a costar perderte de mi vista.

Yo no quiero que alguien se enamore de mí por la forma en la que me vestí un martes a la mañana, o porque estaba linda un viernes a la noche.
Mejor que sea por la forma en la que me reí sobre un chiste o por mi reacción divertida ante alguna anécdota espontánea.
No porque un día decidí usar perfume y zapatos altos.
Ojala sí por la forma en la que tarareo sonriendo al escuchar mi canción favorita, o la manera en la que me ilumino al hablar sobre mis libros favoritos.
Que no le atraigan mis ruidos, sino mis silencios.


Porque las primeras son cosas que eventualmente puedo dejar de hacer, que el hecho que las haga no significa que sean parte esencial de mí.
Porque si te quedas conmigo por las primeras, te cuento que te defraudaré pronto.
Porque si no logras entender que son esas segundas cosas las que realmente me describen completamente, directamente no vengas a perder el tiempo conmigo.

—  No me hagas perder el tiempo contigo
Juego de palabras
Yo no logro ser punto medio, o te amo o te odio, yo doy todo o no doy nada, conmigo te quedas o te vas, nada de un rato sí y al otro no. Porque créeme, si logras conocerme enserio o te quedas para siempre o huyes despavorido, yo quiero con toda el alma, yo te digo todo o me mantengo en total silencio, yo lucho por ti o simplemente te dejo ir. No logro un balance entre lo que soy y lo que doy, no me gusta el desconcierto, no me gusta quedarme con la duda de si me quieren o no, me cansa, me hiere.
Soy calor o soy frío, conmigo no hay puntos medios.
Conmigo verás que soy calma o soy tormenta, de vez en cuando logro juntar todo aquello, soy mar o desierto, lluvia o sequía. Soy organizada o simplemente soy un desastre. Conmigo decides, es sí o es no. Aquí no hay tal vez.
—  La sinfonía del alma.
Me ha costado entender que somos diferentes, tú tan no pasa nada y yo tan me pasa todo cuando algo falla. Me cuesta saber que tenemos formas diferentes de enfrentarnos a los problemas.

A mí se me cae el mundo encima y tú prefieres salir corriendo antes de que algún escombro te roce.

Yo necesito que me recuerdes que estás ahí, aunque yo lo sepa, aunque si me paro a pensar debes quererme mucho porque no es fácil estar al lado de alguien como yo, y aun así te quedas, a pesar de todos los putos dolores de cabeza.

Pero recuérdamelo, recuérdame que quieres quedarte para cuando me coman las dudas poder responderles que sí, que soy un desastre pero que tú te quedas conmigo.

Después de un tiempo me he dado cuenta que yo soy más de palabras, pero tú de hechos, que tus te quiero los demuestras día a día con pequeños detalles, con un avisa cuando llegues o con aburrirte solo porque a mí me apetezca hacer algo, por venir conmigo donde sea sin preguntarme, por estar pendiente de mi cuando estamos rodeados de gente, por ser dos, aunque seamos muchos más por quererme cuando ni siquiera yo me soporto.

Es cierto que a todos nos gusta que nos digan cosas bonitas, pero me estoy dando cuenta que vale mucho más cuando te demuestran esas cosas bonitas, que quien te quiere de verdad no te lo recuerda todos los días, pero si te lo demuestra todos ellos. Y fui estúpida por pensar que no era tan importante para ti solo porque a mí me guste recordarte que tienes la sonrisa más bonita del mundo, pero tú te empeñas en que no deje de sonreír, y créeme, que eso vale más tal vez y solo tal vez entre muchas otras cosas tú me enseñaste a querer porque antes no hace mucho pensaba que la única forma de querer era mía y no es cierto cada cual quiere como puede y como siente por eso cada vez que quieres a alguien es diferente.

Te quiero pedir perdón por todas las dudas, no eres tú, soy yo aunque suene típico, y mi estúpida manía de sentir que te mereces algo mejor, de querer que me quieras el doble por si acaso se me olvida quererme a mí, y no es justo, no es justo para ti que tengas que vivir pendiente de mi porque a veces no se cuidarme sola, porque a veces se me olvida todo lo bueno que haces por mí y solo veo lo negativo.

Creo que el primer paso ha sido darme cuenta de ello, de que no todo es tan malo como cuando tengo un mal día, que no quiere más quien lo dice sino quien lo demuestra, y créeme….Que si sigues ahí a pesar de todo, o eres imbécil, o realmente te compensa estar a mi lado, aunque sea un dolor de cabeza, aunque tengas que ir con cuidado porque me rompo con facilidad, aunque a veces dudo de todo, aunque tenga miedo de perderte y no sepa cómo decirte que si te vas mi mundo correría detrás de ti pensándolo bien he tenido en mi vida que me ha dicho que me quería y me ha demostrado lo contrario así que créeme que ahora mismo te prefiero a ti con tu pasotismo a veces, tus abrazos siempre sinceros aunque a veces necesite más.

  Solo quería decirte que cuando no me entiendas que es casi siempre no digas nada, solo abrázame, te prometo que solo con eso le darás una patada a todas esas dudas. Ojala sigas siendo tan así, tu tan « no pasa nada» y yo tan que me pase todo si es contigo. La próxima vez que te pregunte si me quieres, recuérdame que tal vez yo te quiero más, pero tú me quieres mejor
—  lulu

Si te quedas conmigo te prometo risas eternas, prometo quererte como nadie nunca lo ha hecho, besar hasta tus inseguridades y hacerte mio de todas las maneras posibles -y las imposibles también-. prometo atardeceres llenos de besos y gemidos hasta el amanecer, y te lo juro amor mio, que si te quedas conmigo haré que nunca quieras irte.

Pensarte hace parte de mi rutina antes de dormir. El problema está cuando me duermo contigo en la mente, porque no te vas, te transformas en sueños y te quedas conmigo toda la noche, y la madrugada, y cuando amanece, y antes de que abra los ojos y cuando despierto.
Y ya cuando despierto, ¿quién te saca de aquí?
—  Psicotinta.

Me pareces muy interesante. ¿Te molestaría, sentarte conmigo un rato? Hablemos de cualquier cosa. De los viajes que querés hacer, de politica, de la banda nueva que encontraste por youtube. Si querés yo te cuento sobre un documental que vi el domingo, te puedo contar lo mucho que me gusta estar descalza y que amo mi cama los lunes a la mañana.
Si querés, nos conocemos. Si querés, te quedas conmigo. Estamos juntos en esta soledad. ¿Te animas?

¿Y si nos miramos una vez más?, ¿y si nos besamos por última vez?, ¿y si te quedas conmigo esta noche nada más?, ¿y si me muerdes mientras me posees con versos en vez de besos?, ¿y si; durante las madrugadas conversamos sin parar?, ¿y si le cuento a todo el mundo cuánto vales para mí en realidad?, ¿y si nunca en la vida te dejo marchar?
—  ¿Y sí…? 

Si decides quedarte conmigo debes saber que te voy a escribir cartas, te tomaré entre mis brazos y en ese preciso momento con voz suave decirte todos los poemas que se me amontonan en la cabeza nada más de oler tu aroma a niña fresa, a señorita curiosa o a ese perfume que me hipnotiza.

Pero también debes saber que tengo perversión en mi mente y fantasías que haré realidad contigo.

Dejame irte dejando en claro que quiero ser el que te quite la tristeza, mientras las yemas de mis dedos recorren cada parte de tu cuerpo

Seré aquel con el que te quedas en tu casa a ver películas y a mitad de ésta empieza a abrazarte y besarte el cuello para perdernos en clímax de la película y comenzar el nuestro. Y finalizando nuestro clímax y acabar contentos, irnos por unos tacos o una hamburguesa.

Si te quedas conmigo esta noche, haré que jamás quieras irte de mi lado…