te lastimo por que te quiero

TLP.

Vivir al límite.
Todo es blanco o negro.
Te quiero o te odio.
Eres el ser que más admiro o eres el ser más despreciable.

No me abandones, te necesito, la vida no tiene sentido si ti.
Te lastimo y me lastimo.
Corre sangre por mi brazo, al pasar la tijera fuertemente por mi brazo me sentí viva.

Las heridas de mi cuerpo calman mi ansiedad, calman mi angustia, calman mi tristeza.
Ahora sí me siento viva.

Haré lo que sea para que te quedes, te juro que cambiaré, pero no me dejes, por favor no me abandones.

Necesito pastilla, o emborracharme, lo que sea que quite este dolor, que mate está angustia.

No quiero consejos, no quiero que me hablen, no quiero sus consejos, solo quiero que me dejen en paz.

No tienes idea de lo mucho que te odio
Todo el dolor que has causado en mí
Me ilusionaste y así mismo
Me rompiste el corazón en mil pedazos
Y te lloré.
Lloré días.
Pero ahora te doy las gracias
Porque a pesar de todo el daño que me hiciste
Estoy de pie.
Me paré un día y me dije a mí misma
Que yo valía más.
Decidí arrancarme el corazón
Y caminar hacia adelante.
Y aunque a veces te piense
Y salgan lágrimas de mis ojos,
No te quiero volver a tener dentro de mi vida.
Pero temo decir y pensar
Que me he convertido en alguien como tú:
Todo me da igual
No me importa nada con nadie
Ahora soy yo la que lastimo
Ahora soy como tú
Y me odio por eso.
24∞

Sin duda alguna eres la persona mas perfecta que he podido conocer en mi vida, al menos para mi lo eres siempre y sera así por siempre, quiero que sepas que para mi no hay nada mas hermoso que disfrutar esos momentos que pasamos juntos tu y yo.

Me encanta esa sonrisa tan perfecta, me encanta verte sonreír, me encanta verte feliz y mas aun sabiendo que el motivo soy yo, porque déjame decirte que me haces el hombre mas feliz del maldito mundo si, lo soy soy extremadamente feliz a tu lado ,no hay algo que me encante mas que tu, no hay nada que me haga mas feliz de lo que tu me haces, me encanta compartir mis locuras contigo, contigo puedo ser yo mismo no necesito aparentar algo que no soy y eso me encanta, desde el primer momento que te vi me enamore de ti, sabia que no seria fácil conquistarte pero eso me motivo aun mas , quería estar junto a ti no me importaba nada había tomado una decisión y esa decisión fue que pasaría el resto de mi vida junto a ti y estaba decidido a hacerlo, déjame decirte que desde el primer instante me enamore de ti si me enamore de la mujer mas hermosa del puto mundo y del universo, esa mujer eres tu, finalmente te tengo conmigo, a mi lado para siempre, es grandioso como mi amor hacia a ti crece cada día mas, cada día me enamoro mas de ti, te amo a ti, amo todos tus atributos, también aquellos que crees que son defectos.

Quiero pasar el resto de mi vida contigo, nada ni nadie podrá evitar eso, te amo demasiado muchisimo, como dice jorge muñoz Del amor no sé mucho, pero estoy convencido de que quien logra hacerte despegar los pies de la tierra Esa es la persona que vale la pena. y tu haces que eso suceda, y por supuesto   recuerda que tu angustia es mi angustia, que tú y yo estamos hechos para algo más allá de todo Quiero que recuerdes, amor, que tu corazón es mi corazón, que si tú te lastimas yo también me lastimo. Que tu dolor es mi dolor, que tus preocupaciones son las mías. Que ante los ojos de las demás personas eres solo una mujer pero, ante mis ojos, eres la mujer que hace que mi mundo de vueltas, lo repito de nuevo me haces el hombre mas feliz del universo¿Cómo no quererte tanto, dime, como no amarte tanto mi amor? cómo no adorarte si en cada palabra que sale de esa boca mía es arte cómo no sentirme loco cuando el manicomio se encuentra en tu cuerpo ¿cómo no perderme en ti? ¿cómo no sentir todo esto? ¿cómo no escribir de ti? cómo no sentir que estoy en el cielo, cuando han sido tus labios quienes me han hecho volar.

Te amo mi perfecto 24

Perdóname
  • Quiero comenzar estas palabras de suplica y perdón, diciendo que te amo como nunca he amado a alguien, y es por eso que imploro esta tarde ¡Perdóname por favor!.
  • Mi alma baga por los caminos del sufrimiento y se aqueja por mi propia estupidez, hoy sufro por ser alguien que no pensó al escribir, al sentir, al ver. Duele tanto el saber que te decepcione, que te lastimo o que mis palabras te hacen estar en un suplicio de amor; duele tanto el saber que te falle, y que fue por no pensar y analizar, todo antes de mencionar o decir.
  • Hoy por dejar que mi Neanderthal tome el control y que mi ego de macho escribiera, cometí un error, y no eso solo desato que dijeras como te hacia sentir. Solo espero que mis palabras, puedan expresar lo que mi corazón siente, y que me arrepiento de mi momento de estupidez e irraciocinio.
  • Te amo, y por eso que imploro, ruego y suplico tu perdón; espero y confió que mis palabras construir eso que destruyeron también. Deja que mis palabras den lo que quitaron, y deja que todo lo que sienten puedan llegar a lo mas profundo de tu alma.
  • Ademas, quiero que escuches mi voz y veas mi ojos, porque ellos juntos con mis palabras dice la verdad de lo que siento, y del dolor que me aqueja por saber que hice lo que no tenia que hacer, lo que nunca quise hacer, pero que hice sin pensar.
  • Prometo buscar tu perdón en todo el infinito, caminar una eternidad en el valle de la muerte, viajar junto a los ángeles o al mismo abismo de la oscuridad. Vagare sin rumbo y dejando que mi corazón me lastime, porque es lo que merezco y es lo que me gane por ser un inconsciente.
  • Perdóname, perdóname amor mío.
18

Y aquí es cuando el sentimiento de hunde, vuelve y quédate. Aquí desahogare todos mi sentimientos hacia ti. No sabes lo difícil que es para mí verte y saber que no eres mío, lamento muchísimo todo.. Diario me imagino nuestra relación, claro si las cosas hubieran funcionado entre nosotros, no sabes lo muchísimo que me hubiera encantado que funcionarán.. Sin embargo no se pudo. Me enseñaste tantas cosas, me ayudaste a salir de varias, me hacías feliz y tú no te dabas cuenta de eso.. Y creo que yo tampoco, por eso te deje ir, sin reclamos y tan rápido. Me gustaría mucho regresar el tiempo sin embargo no puedo, siempre estás presente en mi mente.. Como El Niño que más quiero y quise. “Tú fuiste para mí mucho más, que todos los que he conocido…” ¡joder! Te extraño muchísimo y créeme ya no puedo seguir así 😪. Quisiera tenerte conmigo decirte lo mucho que te adoro.. No sé si en algún día podremos estar juntos.. Pero anhelo tanto eso, te anhelo tanto a ti, a nosotros. 😕 Pero sin embargo me di cuenta que tengo que dejarte ir de una vez por todas, porque solo me lastimo.. Siempre espero un mensaje tuyo.. Un “hola”, un maldito “te extraño” pero no.. Nunca llegan y es muy tonto de mi parte seguir esperando cosas que no pasaran.. “Cada noche casi te llamo para decirte que siempre serás tú, en donde quiera que estés”.. No entiendo que me pasó contigo si yo no era así.. Tal vez nunca te demostré las cosas en el momento en el que debí de haberlas hecho.. Y también me arrepiento tanto por eso 😤. “Siempre vas a ser tú, incluso cuando estoy ocupada fingiendo amar a alguien más.” Lo único que quiero en estos momentos es tu felicidad, no importa que no sea conmigo.. Quiero que seas feliz, muy feliz. En fin, gracias por tanto. 😔💖

Tal vez algún día leas esto, tal vez no. Tal vez ya te haya olvidado y este siendo feliz con alguien que si me quiera, tal vez no y aún siga extrañándote y llorándote en silencio… La verdad es que no me importa eso, sólo quiero que sepas que te necesito, te extraño y te quiero como nunca supe querer a nadie y me duele tu ausencia en mi vida.
Me daña desde las entrañas ver como la tratas a ella, y no es que quiera ser ella porque se que nadie en la vida reemplaza a nadie, y además, se que soy mucho mejor que ella y no lo digo por agrandada ni muchísimo menos, simplemente porque yo NUNCA te haría sufrir de la manera que ella lo hace, NUNCA permitiría lastimarte, verte mal, hacerte llorar o te haría la cantidad de maldades que ella te hizo, ¿sabes por qué? porque te quiero, y no me canso de quererte, porque sos la persona que más feliz me hace y si te veo mal, yo también estoy mal; y si te lastimo me estaría lastimando a mi; y si te fallo me estaría fallando a mi…
Me daña ver como la observas, como ella es tu mundo entero. Me daña ver como la amas, se refleja en cada acción que tienes con ella… Porque todo lo que sientes por ella, no lo sientes por mi…
Me daña que me llenes de mentiras diciéndome que me quieres cuando sólo estás pensando en ella… La verdad es que no se cuanto de eso que me dices es verdad y cuanto de eso es mentira, sólo se que me lastima, me lastimas. Pero es curioso, porque justamente vos me lastimas y me reparas; me cortas y me coces; me enfermas y me curas; me haces llorar pero me sacas las más sinceras sonrisas… Me haces tan mal pero tan bien a la vez…
—  Me dañas y me reparas, Luciana R.
El diario de Zeus~Capitulo 15.

“Hola papi:

Te escribo desde el hospital, no te asustes, no soy yo el que está herido. Soy un tonto. No puedo describir lo que paso ni lo que sentí, todo fueron imágenes borrosas y recuerdos. Soy estúpido papá, realmente estúpido, solo lastimo a las personas que están a mi alrededor. Logre alejar a Ángela, a Manuel, a Sol, a Larry, a Sam y ahora a Mauro, a mi mejor amigo. ¿Por qué todo lo que toco muere? No quiero que muera papi. Pero si pasa, espero que te dé mis saludos.

Con amor, Zeus.”

Zeus llevaba cuatro semanas llevaba sin salir de casa, no había vuelto a ir a la escuela, daba por hecho que había perdido el año y no quería ver a sus “amigos”. Se sentía realmente mal, todo el día se la pasaba comiendo y en la noche lloraba en su habitación encerrado en la habitación. Samuel comenzaba a sospechar que algo le pasaba a su hijo y sabía que algo estaba mal, cuando la directora de la escuela le dijo que no había ido a clases desde hacía unos meses y le informaban que había perdido el año. Samuel trataba de hablar con él, pero siempre lo ignoraba, o se iba a su habitación y no salía hasta el día siguiente. Lo escuchaba llorar, y le dolía que no podía decirle nada. Pero sabía que no debía insistirle, o eso era lo que él creía, que le hacía un daño si se metía en su vida. Sentía que le haría más daño si intervenía en la vida de su pequeño, como lo había hecho con la de Guillermo. Por eso prefirió alejarse y volverse a hundir en la bebida. Había prometido, había jurado que jamás lo volvería a hacer, y ahí lo tenían de nuevo, llegando de hacer las compras con una botella escondida en la bolsa.

Samuel bajo del auto y abrió la parte de atrás para sacar las bolsas.

-¿Quiere que lo ayude Señor de Luque?

Samuel se giró para encontrarse a Mauro parado a su lado, Samuel le sonrió.

-Hola, te lo agradecería.

Y entre los dos tomaron las bolsas y caminaron a la casa.

-Tenías mucho sin venir Mauro.

-Lo sé, es que todo el día me la paso con Sol, me siento mal por Zeus, desde que dejo de ir a la escuela, y comenzó a salir con Larry…

-¿Larry? ¿Quién es Larry?

-El ex novio de Zeus.

Samuel abrió su boca en una gran O cuando escucho eso ¿Zeus tenia novio? Samuel tenia las sospechas de que su hijo era bisexual, pero jamás le había preguntado.

-No sabía que tenía novio.

-Y qué bueno que no lo supo, Larry era de lo peor, tenía fama de drogarse, y si lo hacía, no dudo que Zeus lo haya hecho igual.

Samuel se quedó paralizado al escuchar eso. ¿Su hijo se drogaba? Sentía que el mundo se le venía abajo. Y sabía que era su culpa.

-Yo no sabía nada de eso.

-Oh-Mauro guardo silencio y miro sus dedos. –Iré a ver a Zeus, nos vemos luego señor.

-Te he dicho que me digas Samuel.

-Vale, Samuel. Adiós.

Y subió las escaleras sonriendo. Samuel soltó un suspiro, esperaba que esta vez sí le abriera la puerta. Pobre Mauro, desde que se había enterado que él y Sam habían terminado, había venido todos los días pero Zeus no le abría ni nada.

Samuel no quería intervenir, sabía que tampoco a él lo atendería.

Mauro toco la puerta de la habitación de Zeus.

-Soy Mauro, ¿Por fin me abr…?

Y la puerta se abrió, Mauro miro a Zeus, las pintas que llevaba daban miedo. Tenía ojeras, era evidente que no dormía y lloraba, la ropa estaba sucia y el cabello despeinado.

-¿Terminaste de decirle a papá lo que hago? –Mauro se quedó en silencio- ¿Terminaste de acusarme? Pareces mujer Mauro, pareciera que el gay eres tú y no yo.

-Zeus, yo no trataba de acusarte, el… pensé que ya sabía.

-Pensaste mal idiota. ¿Otra vez vienes a fingir que eres mi amigo? ¿Vienes a “consolarme” para después irte a follar con Sol? Me das asco.

Mauro abrió la boca para decir algo pero no salieron palabras de su boca. Por su rostro ya bajaban las lágrimas. Las palabras lastimaban más que cuchillos.

-¿Asco? ¿Te has visto en un espejo? Zeus, por favor, no digas palabras que no sientes, soy tu mejor amigo.

-¿Lo dices enserio? –Zeus soltó una carcajada de burla- Larry y Sam fueron más amigos que tú, ellos me querían más.

-Solo querían sexo y drogarte para volver a tener sexo.

-Eso me hacía feliz.

-Eso no es felicidad Zeus, date cuenta de eso.

-¿Tu que vas a saber de felicidad? Se nota que me envidias, porque mi vida es mejor que la tuya.

-¿Envidia? Zeus por favor, eso no es vida. Te la está arruinando.

-¡Yo decido que hago con ella! ¿Vale? Ahora por favor lárgate.

-No Zeus, no me quiero ir así, me necesitas, lo sé.

-¡Fuera Mauro!

Mauro suspiro cansado y se giró, dispuesto a bajar por las escalera se giró y lo miro.

-Gracias por ser como mi hermano. Adiós.

Y bajo rápido, Zeus lo miro y sintió como si algo le hubiera golpeado el estómago, el remordimiento y la culpa, él no debía haberlo tratado así. Corrió para alcanzarlo, desde la parte de arriba de las escaleras vio cómo se despedía de Samuel quien le agitaba la mano desde la puerta, bajo corriendo las escaleras y llego a la puerta para gritarle.

-¡Espera!

Mauro se detuvo al bajar la calle y cuando iba a girar, un auto salió de la nada y lo atropello.

Todo para Zeus como para Samuel fuero imágenes borrosas y lejanas. El accidente de Zeus de pequeño.

-¡NO! –Grito Zeus corriendo hasta el cuerpo de su amigo que yacía sobre el piso con la cabeza llena de sangre. -¡MAURO NO! ¡PERDONAME NO TE MUERAS MAURO!

Samuel observaba aquella escena atónita, se acercó rápido hasta el auto para ver quién era el conductor irresponsable, un chico de cabello castaño y ojos celestes mirando hacia los chicos.

-¿Estas bien? –Pregunto Samuel al verlo tan pálido.

-¿Lo mate? –el chico miro a Samuel asustado.- ¡LO MATE!

Samuel negó asustado de su reacción y miro a Zeus que lloraba.

-¿Puedes llevarnos al hospital? –Pregunto Samuel al chico, el cual asintió, Samuel se acercó a Mauro y le tomo los signos vitales, respiraba, pero perdía mucha sangre y estaba inconsciente.

-Zeus, debemos llevarlo al hospital, anda vamos.

Zeus asintió, tembloroso se levantó, Samuel tomo el cuerpo de Mauro con cuidado y subieron al auto, 5 minutos después ya estaban siendo auxiliados por un médico del hospital, les pidieron que aguardaran en la sala de espera, Samuel se fue a sentar, mirando en las sillas a los chicos sentados, el chico que había atropellado a Mauro sostenía la mano de Zeus y este apoyaba su cabeza en su hombro, sollozando.

-¿Quieres algo cariño? –Se acercó Samuel, acariciando el cabello de su hijo, este negó. Samuel suspiro y paso su mirada directamente a las manos de los chicos.

-Se llama Sam papá. Es mi ex. –susurro Zeus al ver que no dejaba de ver sus manos.

-Un placer, me llamo Samuel. –dijo Samuel flipando. Vaya presentación más rara.

-Debo llamar a mamá, le pedí que viniera y no debe tardar en llegar’. –Sam se levantó y miro a Zeus. -¿Estarás bien?

Zeus asintió, Sam se fue, Samuel ocupo el lugar de Sam.

-¿Por qué terminaron?

-Me engañaba. –Susurro Zeus sin ganas- Me cambio por otra. –Recargo la cabeza en el brazo de su padre- ¿Cuándo dejo de amarme papá? Todo estaba bien y puf, a la mierda. –Suspiro- Creo que jamás tendré una relación tan linda y sincera como la que tuviste con papá.

Samuel escuchaba atento cada palabra, sintiendo un nudo en la garganta. ¿Por qué le pasaba esto a él? Zeus no era culpable de las atrocidades que él había cometido, él no las debía de pagar.

Guardaron silencio por un rato, Zeus miro a su papá. -¿Tienes un boli? –Samuel negó. –Iré por uno con la enfermera, quiero escribir esto en mi diario.

-¿Lo llevas contigo?

-no, pero puedo escribirlo en un papel- Samuel asintió. Zeus se alejó por 10 minutos y volvió doblando la hoja y guardándosela.

-Tu… amigo Sam, se está tardando.

-Su mamá es algo despistada. –Zeus abrió los ojos- ¡Papá! Olvide decirte, ella te conoce.

-¿A si? –Samuel miro a Zeus.

-Sí, dice que cuando era pequeño, fuimos a comer helados, y que me compraba cosas. Se me hizo extraño que no mencionara a papi Guille.

Samuel abrió los ojos, solo había una persona con la que había ido a comer helado con él y Zeus, cuando él era menor.

-¿Te… Te dijo como se llamaba?

-Sí, pero no lo recuerdo, solo sé que empezaba con E.

-¡Estefanía!

Samuel sintió que el alma se le salía del cuerpo al ver de nuevo a aquella mujer. Estaba igual, era igual de hermosa, pero Samuel no la veía así, la veía como un demonio que había acabado con su familia.

-Oh vaya. –La burlona sonrisa de Estefanía se dejó ver- Samuel, cuanto tiempo cariño. ¿Aún me recuerdas?

Samuel se levantó apretando los puños.

-¿Qué mierda haces aquí?

-Que modales son esos para hablarle a una dama, que seas gay y trates con hombres no te da derecho a hablarme como uno.

-Yo te hablo como quiero. ¿Qué haces aquí?

-Samuel me llamo –Sam estaba detrás de ella, sin comprender.

-¿Samuel? Estás enferma, le has puesto como yo.

-Es un lindo nombre, como el dueño del mismo.

Estefanía paso sus largas uñas por el brazo de Samuel, causándole un escalofrió, inmediatamente se corrió a un lado.

-Por favor, vete de aquí si no quieres problemas.

-¿Papá que pasa? –Pregunto Zeus. Estefanía lo miro sonriendo. Hora de la venganza.

-¡Zeus! –Estefanía lo miro. -¿Quieres saber por qué Guillermo murió?

-Porque tenía una enfermedad –respondió Zeus mirándola.

-¡Estefanía para!

-¿Quieres saber por qué tu padre llegaba tarde todos los días? ¿Por qué olía a mujer? ¿Por qué Guillermo lloraba todas las noches? ¿Por qué fuimos a comer helado y Guillermo no fue? –Zeus trataba de unir las piezas del rompecabezas. –No fue una coincidencia que Sam te engañara, las cosas se pagan, y de la peor forma.

Al ver que el menor no entendía, continúo.

-Sam debió contarte que le puse así por un hombre que me dejo por otro, ¿Tus papas son gays no?

-¿De qué habla papá? –Zeus tenía una ligera idea de porque le decía esas cosas- ¿Tu y ella eran novios antes de casarte con papá? –Samuel negó- ¿Entonces qué es? –Samuel no dijo nada, seguía apretando los puños, muy molesto. -¡Dímelo!

-Nos vamos. –Murmuro Samuel tomando el brazo de Zeus y llevándolo fuera, tomaron el primer taxi que vieron y subieron, directo a casa. El camino fue silencioso, Zeus trataba de comprender. ¿Había tenido algo que ver ella en la enfermedad de Guillermo?

Cuando entraron a casa, Samuel lo detuvo.

-Zeus- La voz le temblaba. –Debemos hablar, es… es momento de que sepas la verdad.

-¿La verdad sobre qué?

-Sobre el último mes de vida de Guillermo.



Necesitaran pañuelos para los próximos, ¿Ok? c:

@awesome-mary-is-here se encargara de darselos gg

Ayúdenme  a difundir la palabra

Hola …. necesito que esparzan esta carta para que llegue y aparezca en el dash de la persona mas hermosa en todo el planeta… por favor es realmente importante.

Querida Sol Campos: 

     Mi princesa, mi niña especial.. se que te he lastimado pero debes comprender como me senti al ver eso, no actue de la mejor manera, y que logre ? nada… solo romper mi corazon y dañarte… usted mi niña hermosa es lo mas bello que pude haber tenido en toda mi vida y no me importa perderlo todo…. preferiría estar muerta a estar sin ti… amiga mía mi mejor amiga te quiero te adoro y las  palabras se me quedan cortas.

    Te mereces algo mucho mejor a tu lado no a esta mierda de persona… pero que va, no puedo vivir sin ti… el solo hecho de saber que te lastime me destruye por dentro… princesa tu eres una de las personas que mas amo e incluso se podría decir que tu eres la numero uno…. no se como expresar mis sentimientos por ti… solo puedo decir que no te quiero perder que lo siento y que comprenderé si no quieres volver a hablarme en toda tu vida…

Atentamente : tu mejor amiga la cual hoy 7 de febrero te lastimo y se arrepiente.

Parte 6

(Esta parte de la historia nuevamente es narrada por Chris).

 

-¿Morir? ¿Lo dices tan tranquilo? –repliqué un poco molesto.

-Sí, y es mi última palabra –confirmó decidido.

<<Supongo que en ese caso no puedo hacer nada, yo lo obligue a tomar esa decisión. >> Pensé.

-Pero no creas que me daré por vencido muy rápido he, yo no dejaré que mueras –volvió a decir-. Tal vez falle esta vez, pero para la próxima no volverá a pasar.

Parecía que estaba hablando solo, ni siquiera me volteaba a ver. Hice un esfuerzo y levanté mi mano, grandes oleadas de dolor recorrieron la zona que estaba herida, pero no me di por vencido y alcancé su mejilla. Él con ambas manos la sostuvo ahí y sonrió tiernamente.

-Prometo ya no volver a hacer esto. Lo haré por ti…

-Chris, debes de hacerlo por ti y por nadie más. Si supieras lo importante que eres para los demás…

Bajó delicadamente mi mano hasta ponerla nuevamente en su sitio. Se acercó hasta mí; se detuvo centímetros antes de que nuestros labios hicieran contacto.

-No te imaginas lo mucho que te quiero –me dijo antes de terminar con esa pequeña distancia que nos separaba.

Sus labios cubrieron completamente los míos. Esta vez no iba a dejar que los nervios arruinaran el momento, abrí lentamente la boca respondiendo tímidamente a su beso. Cuando su lengua entro nerviosamente a mi boca pequeñas descargas eléctricas recorrieron todo mi cuerpo, ¿lo estaré haciendo bien?, ¿Alex, lo estará disfrutando como yo?… Saqué todo pensamiento de mi cabeza y me concentré en el momento. Nuestros labios danzaban  en un mismo ritmo: lento, tierno,…

El chasquido de la puerta hizo que Alex, se alejara bruscamente de mí. La puerta se abrió lentamente ¡Uff! Que susto, creí que nos habían visto. Esperé a que la puerta se abriera completamente para ver quién era.

Mi padre… ¡MI PADRE!

-¿Cómo te sientes, hijo? –preguntó en un tono protector.

-Bi… bien. Sólo estoy un poco cansado –contesté un poco nervioso.

Volteé y me di cuenta de que Alex, estaba igual que yo: sonrojado y un poco agitado.

-Es normal, perdiste mucha sangre –caminó hasta quedar al otro lado de la cama-. Nos… me diste un gran susto, por favor no vuelvas a hacerlo –puso su mano en mi frente.

<<Mi papá ha vuelto. >>  Hace tanto que no me hablaba de esa manera que había olvidado por completo esa sensación de amor paterno.

-Papá… yo… lo siento –el ardor en mi garganta se hizo presente-.  Yo no quise ser de esta manera, si pudiera cambiar… créeme que lo haría sin pensarlo.

-No, no… Christopher, no digas eso. De la manera que seas, te quiero así. Yo soy el que debe pedirte disculpas a ti, pero es que en ese momento –“ese momento”. Los recuerdos me llegaron como filosas dagas- estaba furioso, todo me cayó de golpe, no supe de que manera reaccionar. Si me hubiera dado cuenta que estabas sufriendo de esta manera…

Los sollozos se me escaparon de la garganta ¡Maldita sea! ¡¿Por qué no puedo ser fuerte al menos una vez?!

-Te quiero mucho, hijo. De la manera que seas siempre serás mi hijo –con su dedo índice acarició suavemente mi mejilla.

Ahora que sabía que mi padre no estaba molesto conmigo porque era gay, sentía como si me hubieran quitado una gran carga de encima, podía sentirme libre. ¡PUEDO CONFIAR EN MI FAMILIA!

-Gracias, papá.

Me besó la frente.

Después de eso, me explicó que tenía que llevar a Wen, a casa, no había querido irse, y estaba realmente cansada.

-Te quedarás solo un momento. Regresaré muy rápido.

-No se preocupe, señor, yo me quedaré aquí con él –Alex, habló por primera vez.

-¿Tus papás están de acuerdo que estés aquí tan tarde? –preguntó sorprendido.

-Claro, ellos saben que estoy aquí con Chris. Si usted quiere puede quedarse en casa a descansar, yo me puedo quedar toda la noche.

-¡No, como crees!

-En serio, por mí no hay problema –volvió a insistir.

-Sí, papá. Vayan a descansar, estaré bien. Alex es mi mejor amigo.

-Mmm no lo sé.

-Anda, no tienes nada que pensar, estaré bien.

Por fin logramos convencerlo.

-Está bien, pero estaré aquí temprano. Muchas gracias, Alex.

Cuando mi padre se fue, Alex me volteó a ver de una manera maliciosa; no pude evitar reír. Hice un pequeño espacio para que pudiera recostarse a mi lado, quedo en una poción (para mí un tanto incomoda): acostado sobre su lado izquierdo, con una mano detrás de mi cabeza, y la otra en mi abdomen. Me veía fijamente sin decir nada.

-Me estás poniendo incómodo –protesté en un tono burlón.

-Lo siento –sonrió ampliamente-. Chris…

-¿Si?

-¿Te diste cuenta de lo mucho que te quiere tu padre? Él jamás dejo de quererte. ¿Sabes? Me dolió mucho cuando dijiste que si pudieras cambiarias lo que eres… -hizo una pausa.

Rechazar lo que era, era rechazarlo a él también. Ahora entendí porque dijo eso, ¿Por qué siempre lastimo a las personas que me quieren?

-… Pero te entiendo. Ser gay es MUY difícil –puntualizó- y más por la porquería de sociedad en la que vivimos. Es por eso que yo te daré tu tiempo, tu espacio, nunca te obligaré a hacer algo que tu no quieras, ¿entiendes? Quiero que confíes en mí, Chris, que no dudes en pedirme ayuda cuando la necesites.

¿Qué habré hecho para tener a alguien como Alex, en mi vida? El es alegre, amable, comprensivo… ¡PERFECTO! En cambio yo, pues… sólo soy yo. <<Tengo que salir adelante, por mi familia y por Alex. >>repetí mentalmente.

-Te lo agradezco mucho, Alex.

Ahora yo tomé la iniciativa y lo besé. Mis labios acariciaron lentamente los suyos, él abrió la comisura de su boca haciéndolo un poco más intenso. Intenté levantar mis manos hasta su rostro pero una fuerte punzada me lo impidió. El beso continuó así por una largo tiempo, al menos hasta que tuvimos que tomar aire para no morir asfixiados.

-Si esta es tu forma de agradecerme, entonces será un placer ayudarte –dijo con una gran sonrisa.

Una enfermera abrió la puerta y entro en la habitación; por impulso empuje a Alex, y éste cayó de la cama.

-¡Auch! –soltó un alarido desde el suelo.

La enfermera nos vio de una manera extraña. De la manera en que las madres ven a los hijos en busca de la travesura que hicieron, pero al ver a Alex, en el suelo no pudo evitar reír.

-¿Está bien, joven? –preguntó aun entre risas.

-Lo estoy, pero no gracias a usted. Sus risas no ayudan mucho –se levantó y por un momento pensé que estaba molesto, hasta que se puso a reír con la enfermera.

-¿Cómo te sientes? –preguntó ahora dirigiéndose a mí.

-Cansado.

-Es por la pérdida de sangre. De no haber sido por tu hermana, hubieras… muerto.

-¿Wen? –recordé sus gritos al otro lado de la puerta. Exclamando una y otra vez mí nombre.

-Sí, según tengo entendido casi derribo la puerta para sacarte de tu habitación y te trajo en su auto hasta aquí.

Al escuchar eso un frio glacial recorrió mi todo mi cuerpo, mi estúpido acto no sólo me había lastimado a mí, sino a todo aquel que me rodea. Los recuerdos golpeaban en mi interior.

-¿Cuándo saldrá del hospital? –preguntó Alex, que ya estaba sentado de nuevo a mi lado.

Sacudí la cabeza intentando sacar esos pensamientos, eran ellos los causantes de mi estado, me estaban destruyendo.

-No estoy muy segura, pero no creo que esté más de tres días aquí –intentó sonar amable.

-¿Escuchaste? Pronto estarás en casa.

Seguro notó que estaba siendo agobiado por mis pensamientos. En las últimas semanas siempre lo sabía sin que yo se lo dijera y a decir verdad eso me asustaba mucho, nunca dejaba que alguien me conociera a tal grado, eso me hacía sentir vulnerable. Hice un intento de sonrisa, quería demostrarle que estaba bien, que no debía preocuparse por mí. La enfermera revisó cada uno de los aparatos para cerciorarse de que mis signos vitales estuvieran estables; después de eso salió y nos dejó solos otra vez.

-¿Te dolió? –pregunte y reí de nuevo.

-Pregúntale a mi trasero.

Reímos durante un buen rato, el tiempo que pasaba con Alex, era tan agradable que se pasaba volando.

Ya eran aproximadamente las dos de la mañana.

-Me siento extraño.

-¿Quieres que llame a la enfermera? –preguntó alarmado.

-No, no de esa manera.

Estaba recostado nuevamente a mi lado y se volteó para quedar de frente a mí; yo hice lo mismo.

-¿Entonces como?

-No lo sé. La actitud de mi padre… el dolor que les causé. Fui un tonto.

-No pienses en eso Chris, no tiene caso darle vueltas a un asunto que ya pasó.

Con su brazo que me servía como almohada me acarició el cabello y con el otro que tenia libre me envolvió en un cálido abrazo.

-Duerme, necesitas descansar. No quiero que te enfermes –su tono era tierno y sobreprotector a la vez.

Me dio un rápido beso en la frente y me cubrió con la manta.

-Ahora podrías estar dormido tranquilamente en tu casa y en cambio estas aquí en esta maldita camilla tan incómoda.

Soltó una carcajada al escucharme molesto.

-Éste momento contigo no lo cambiaría por nada. Ahora duerme.

-Descansa, Alex.

Incliné la cabeza hasta recargar mi frente en su pecho, que subía y bajaba lentamente al ritmo de su respiración.

Cerré los ojos y deje que el sueño me venciera.

(Aquí está la sexta parte, espero y les guste :D )

Sabiduría en alas rotas

A veces
me siento
como ese ángel
con alas negras y rotas
que camina
en el mismísimo
infierno.
A veces
te miro
y me siento
como ese ángel
puro y sincero
que no guarda
ninguna clase
de maldad
en su pecho.
Y vuelvo a verte
y me siento
como un ángel
intrépido
atrapado en emociones
y sentimientos,
en oraciones
que te dicen
los deseos más impuros
que causás
en un cuerpo.

Camino con alas rotas
y negras
por entrar y salir
de tu cuerpo
por ir y venir
del cielo
para caer
en tus besos.

Me siento
el ángel
más sabio
cuando me preguntan
por lo que siento
y digo
<<no sé lo que sea
pero es como volar
sin alas
en el cielo
del paraíso
y probar la fruta
prohibida
sabiendo el daño
que hizo…
y disfrutarla>>
y los ángeles
me miran asombrados
sin entender de lo que hablo,
entonces vuelvo
a sentirme rebelde,
vuelvo a ser
la que le mete cabeza
a los ángeles
para que vivan
un poco
en su eterna
inmortalidad.

Camino con alas rotas
para encontrarte
en cualquier lugar
y para decirte
<<si, necesito
de tu ayuda>>
sin que me preguntés
si quiero ser ayudada.

Me siento tan sabia
algunas veces
cuando no entiendo
nada de lo que nos pasa,
cuando no sé
si me he ido al cielo
al ver tu rostro
cuando despierto
o si has venido
a hacerme compañía
en esta tierra
que no se parece en nada
al paraíso
que me prometen otras bocas.

Nunca hemos hablado
de promesas
y tengo tiempo
sin decir
palabras que parecen sagradas
ante oídos
que creen
que un amor eterno
dura unos
cuantos meses.
Tengo tiempo
sin querer decir
palabras
de las que no sé nada.
Tengo tiempo
sin decir
que te amo,
y es que
ahora un te quiero
equivale
más
que cualquier
intento de
nunca:
Nunca me iré
Nunca te vayás.
Nunca me olvidés.
Nunca me lastimés.
Nunca te lastimaré.
Te quiero,
es lo único que sé,
te quiero
pero no puedo
adivinar
lo que el tiempo
ya está preparando
para nuestro futuro próximo.
Te quiero
pero
irse es tan sólo
volver a abrir
nuevas puertas
y cerrar una puerta
un tanto desgastada.
Te quiero
pero
sé que la memoria
es barata
y a veces no le alcanza
su espacio
para guardar
más que ciertas
sonrisas
o ciertas lágrimas.
Te quiero
y sé
que es inevitable
amar sin doler,
y por eso no podemos
dejar de lastimarnos
-tal vez no sabemos
como amarnos-.
Te quiero
y sé que tarde o temprano
si no te lastimo a vos
terminaré
por lastimar a mi propio
corazón.

Me siento tan sabia
que ya no sé que pensar,
si con la sabiduría
me alcanza
para discernir
entre lo que debo
y no debo desear
y te deseo,
más que deseo,
deseo
ser el pensamiento
que cruce tus días
y digas
<<qué bonito es amar>>.

Me siento tan sabia
sabiendo
que debo darle la espalda
a cualquier intento
de doler de nuevo,
me siento tan sabia
y no me interesa
la sabiduría
si no puedo
aprender
nada
de lo que me dice
tu voz
cuando no dice nada…
y te quedás callada.

Me siento tan sabia
sabiendo
que nadie es sabio
al amar.
Sabiendo que amarte
es un juego de niños,
mi escape mortal.
Mis alas rotas,
mi alma pura y negra.
Mi encuentro
con el caos
y una paz.

Poly Cinco