No eramos la pareja perfecta, peleábamos cada dos minutos y nos decíamos cosas que lastimaban. Por eso no es bueno seguir y lo digo más por ti que por mí. Necesito que estés bien, que te rías casi todo el tiempo, que seas feliz y no que vivas amargada por mi culpa.
Yo voy a seguir siendo la misma tonta que esta muerta de amor por ti y quizá, algún día, pueda decir que te olvide por completo. Ahora sólo voy a recordarte con esa hermosa sonrisa, con esa risa que provocaba la mía, con esos mensajes de noche y todas las veces que hablábamos después de una pelea, diciéndonos que no podíamos estar sin hablar mucho tiempo. Voy a extrañar todo de ti, esa es la verdad. Voy a extrañar todo lo “nuestro”.
Supongo que lo nuestro llego hasta acá y si así lo es, gracias por todas las cosas hermosas que me hiciste pasar y las malas también. Siempre vas a ser parte de mi vida, la parte que más dolió pero aún así, disfruté.
Cuidate mucho, amor mío.

No se trata de ser el alma gemela si no de encajar con la mitad del otro; de quererla más que todo lo que quieres sino más de lo que puede quererse ella misma; no se trata de darle alas para que algun día vuele sino de envolverse en esas alas juntos; de ser la llama más ardiente sino de ser esa que no se apague; no se trata del amor puro que se queda en lo eterno sino también que duela a cada suspiro cuando falte.
—  Bruno
Te quiero como para invitarte a pisar hojas secas una de estas tardes. Te quiero como para salir a caminar, hablar de amor, mientras pateamos piedritas. Te quiero como para volveros chinos de risa, ebrios de nada y pasear sin prisa las calles. Te quiero como para ir contigo a los lugares que más frecuento, y contarte que es ahí donde me siento a pensar en ti. Te quiero como para escuchar tu risa toda la noche. Te quiero como para no dejarte ir jamás. Te quiero como se quiere a ciertos amores,a la antigua, con el alma y sin mirar atrás.
—  Jaime Sabines