tapart

QUERIDA CHICA DEL BAÑADOR VERDE:

Soy la mujer que está en la toalla de al lado. La que ha venido con un niño y una niña.

Primero que nada, decirte que estoy pasando un rato muy agradable junto a ti y tu grupo de amigos, en este trocito de tiempo en el que nuestros espacios se rozan y vuestras risas, vuestra conversación ‘transcendental’ y la música de vuestro equipo me invaden el aire.

¿Sabes? He alucinado un poco al darme cuenta de que no sé en qué momento de mi vida he pasado de estar ahí a estar aquí: de ser la chica a ser “la señora de al lado”, de ser la que va con los amigos a ser la que va con los niños.
Pero no te escribo por nada de eso. Te escribo porque me gustaría decirte que me he fijado en ti. Te he visto, y no he podido evitar verte.

Te he visto ser la última en quitarte la ropa.
Te he visto ponerte detrás de todo el grupo, disimuladamente, y quitarte la camiseta cuando creías que nadie te miraba. Pero yo te vi. No te miraba, pero te vi.

Te he visto sentarte en la toalla en una cuidada postura, tapando tu vientre con los brazos.

Te he visto meterte el pelo tras la oreja agachando la cabeza para alcanzarla, quizá por no mover los brazos de su estudiadísima posición casual.

Te he visto ponerte en pie para ir a bañarte y tragar saliva nerviosa por tener que esperar así, de pie, expuesta, a tu amiga, y usar una vez más tus brazos como pareo para taparte: tus estrías, tu flaccidez, tu celulitis.

Te vi agobiada por no poder taparlo todo a la vez mientras te ibas alejando del grupo tan disimuladamente como antes lo hiciste para quitarte la camiseta.

No sé si tenía algo que ver, en tu descontento contigo misma, que la amiga a quien tú esperabas se soltaba su larguísima melena sobre una espalda a la que sólo le faltaban unas alas de Victoria’s Secret. Y mientras tanto tú ahí, mirando al suelo. Buscando un escondite en ti misma, de ti misma.

Y me gustaría poder decirte tantas cosas, querida chica del bañador verde… Puede que porque yo, antes de ser la mujer que viene con los niños, he estado ahí, en tu toalla.
Me gustaría poder decirte que, en realidad, he estado en tu toalla y en la de tu amiga. He sido tú y he sido ella. Y ahora no soy ninguna de las dos –o acaso soy ambas aún- así que, si pudiera dar marcha atrás, elegiría simplemente disfrutar en lugar de preocuparme -o vanagloriarme- por cosas como en cuál de las dos toallas, la suya o la tuya, prefiero estar.

Quisiera poder decirte que he visto que llevas un libro en tu bolsa, y que cualquier vientre que ahora tenga tus dieciséis años perderá, probablemente, su tersura mucho antes de que tú pierdas la cabeza.

Me gustaría poder decirte que tienes una preciosa sonrisa, y que es una pena que estés tan ocupada en ocultarte que no te quede tiempo para sonreír más.

Me gustaría poder decirte que ese cuerpo del que pareces avergonzarte es bello sólo por ser joven. ¡Qué coño! Es bello sólo por estar vivo. Por ser envoltorio y transporte de quien en realidad eres y poder acompañarte en cuanto haces.

Me encantaría decirte que ojalá te vieras con los ojos de una mujer de treinta y pico porque quizás entonces te darías cuenta de lo mucho que mereces ser querida, incluso por ti misma.
Me gustaría poder decirte que la persona que algún día te quiera de verdad no amará a la persona que eres a pesar de tu cuerpo, sino que adorará tu cuerpo: cada curva, cada hoyito, cada línea, cada lunar. Adorará el mapa, único y precioso, que dibuja tu cuerpo y, si no lo hace, si no te ama así, entonces no merece que le ames.

Me gustaría poder decirte que –créeme, créeme, créeme- eres perfecta como eres: sublime en tu imperfección.
Pero, ¿qué te voy a decir yo, si sólo soy la mujer de al lado?
Aunque, ¿sabes qué? Que he venido con mi hija. Es la del bañador rosa, la que juega en el río y se está untando en arena. Hoy sólo le ha preocupado si el agua estaría muy fría.
A ti no te puedo decir nada, querida chica del bañador verde…
Pero todo, TODO, se lo voy a decir a ella.
Y todo, TODO, se lo diré a mi hijo también.
Porque así es como todos merecemos ser queridos.
Y así es como todos deberíamos querer.

—  Sacado de Facebook

El amor no es yo ser tuya ni tú ser mío;
es ser cada uno de nosotros mismos,
pero dejarnos compartir.
No es protegerte para que no te caigas,
sino dejarte volar,
curar tus heridas cuando tropieces,
y llorar contigo los días que el mundo te ponga la zancadilla.
Amar no es no enfadarnos nunca,
es estar una semana sin hablarte
pero ir mientras duermes a taparte para que no cojas frío.
No es decirte que te necesito y que te quedes conmigo;
sino que luches por tus sueños,
que apuntes bien alto,
que yo siempre estaré aquí,
pase lo que pase.
Amar no es ser perfecta para ti,
ni que tú seas perfecto para mí;
es no tener miedo de sacar nuestros monstruos de las profundidades,
dejarlos pelearse entre ellos
y volvernos tú y yo reales.
Amor no es ir juntos de la mano
hasta el infinito y más allá,
es cuidarte desde lejos
cuando tú ya no estás.

https://youtu.be/QdjVs_mX97M

Día 20 #undiaunpost

Ahora has visto mi verdadero rostro. ¿Estás asustada? Sí… Será mejor que tomes asiento. Puedes taparte los oídos pero tu memoria jamás escapará de todo esto. Confía en mí. Lo intenté. Pero el alcohol pierde interés cuando se vuelve cotidiano. Es… como agua en los labios. Ya no te salva. 
Vas a recordarme, te lo aseguro, y yo voy a recordarte. Pero yo soy quién saldrá de esta habitación y tú vas a llorar después. Siempre supe que sucedería. Me siento grande, poderoso, querido, y lo más importante, inmortal. Nena, manejo el baile del asesino. No debiste tentar al diablo.
Mándame a tu abogado, firmaré los papeles y acabaré con esta mierda. Te engañé, pero tú me engañaste primero. Y luego dicen que la única manera de asesinar es con un cuchillo… No lo creo. Ya no.
Tú y yo somos asesinos. De promesas, de fe, de matrimonios, de todo lo que bueno que nos sucedió.
— 

Discúlpame el cinismo, ALBERTO B.

COVER || PART I >>

STORY SUMMARY/AUTHOR’S NOTES:

FOREVER BElonging WITH YOU is a direct sequel to the new official novel WE DO knot ALWAYS LOVE YOU. Picking up right where it left off as Ichigo, Orihime, Chad, and Ishida are leaving Renji and Rukia’s wedding reception this work covers the night of the wedding up to the day Ichika is born as the newlyweds learn to navigate their new life together while preparing for the impending arrival of their first child. RenRuki is front and center for the majority of the story but just like WDkALY it ends with a heavy focus on IchiHime.

The exact date of the wedding ceremony is unknown so for the sake of story specificity I have set it on December 27th…the day the novel was released in stores. Ichika’s birthday is also unknown as of yet and again I have taken liberties with this.

Because WDkALY has not been fully translated into English yet there may be some discrepancies that come to light later on. However I have done my absolute best to ensure everything is as accurate as possible based on what we have so far.

This may be the longest piece of writing I’ve done to date, and all while I was not in the best of health. I’m very proud of this accomplishment.

Along with this silly mock cover you’re in for 8 decently sized chapters (or “Parts” as they’re called within the text) and 18 illustrations. The writing part is complete and I will try to post a chapter every few days or so as I finish up the illustrations.

Woohoo!

Originally posted by yourebeautifullylovely

(Fair warning: This one is definitely nsfw and for mature readers only.)

...

No me digas que cada dia respiras menos. No me digas que llegará el dia en que desaparecerás. No me digas que existirá el momento donde olvidaras quien eres. No me digas que cualquiera te dejo heridas que siguen sangrando. No me digas que deseas otra vida. No me digas que nada de esto ha valido la pena…

No digas que mis manos no han podido sanarte, que mis letras no te han dado algún respiro. No me digas que las risas que me hemos vivido han sido de teatro. No me digas que todo ha sido en vano… Jamás me perdonaré si llega el dia donde no recuerdes quien eres por completo. Eso significará que no fui capaz de salvarte… que ni siquiera pude sacarte del infierno. No podría perdonarme que mis manos posean tu sangre porque intente taparte las venas, mientras te desangrabas frente a mi. Jamás me perdonaría, que ni siquiera con el amor que hemos escrito, sirva de algo para que vuelvas a respirar.

Tú en tu papel y yo en el mío
hablar con el corazón no es lo tuyo
da lo mismo quien llega
da igual quien sale
ahora todos somos responsables
de la fugacidad en primera instancia
tú en tu papel y yo en el mío
no quiero taparte los oídos
con el astuto plan de promesa
que merodea siempre el fracaso
no quiero conversarte
con un iceberg en el pecho
y ladrar como perro
para que me tires
el hueso de tu atención
como recompensa por agradarme
tú en tú papel y yo en el mío
somos iguales
calientes, torpes, inseguros
a la espera de rompernos
para marchar hacia
el humo del silencio
sabiendo de antemano
que nos cuantificamos
y uno dijo
tú eres mucho y yo poco
no nos merecemos
tú en tu luna y yo en Saturno
tenemos a la razón
sin embargo la confundimos
con instintos de deseo
uno ha de evolucionar y será
el que menos sufrirá
pero hoy no estamos para aprender
sino para rompernos
—  Las viejas cartas para Ana
...

No me digas que cada dia respiras menos. No me digas que llegará el dia en que desaparecerás. No me digas que existirá el momento donde olvidaras quien eres. No me digas que cualquiera te dejo heridas que siguen sangrando. No me digas que deseas otra vida. No me digas que nada de esto ha valido la pena…

No digas que mis manos no han podido sanarte, que mis letras no te han dado algún respiro. No me digas que las risas que me hemos vivido han sido de teatro. No me digas que todo ha sido en vano… Jamás me perdonaré si llega el dia donde no recuerdes quien eres por completo. Eso significará que no fui capaz de salvarte… que ni siquiera pude sacarte del infierno. No podría perdonarme que mis manos posean tu sangre porque intente taparte las venas, mientras te desangrabas frente a mi. Jamás me perdonaría, que ni siquiera con el amor que hemos escrito, sirva de algo para que vuelvas a respirar.

No sé si elegiría tu cara
tu pelo
tus pecas
no sé si elegiría tus ojos
tu nariz 
o tu voz
no sé si elegiría tu boca
tus dientes
tus piernas
ni siquiera sé si elegiría tus manos
para imaginarme
al hombre más perfecto
del mundo
pero entonces
tampoco sé si elegiría
yo
al hombre más perfecto
del mundo
porque nunca fui del equipo
de la perfección
y siempre amé
mirar tu cara
con los ojos cerrados
desenredarte el pelo
y jugar con tus pecas
amé chuparte los ojos
y taparte la nariz
mientras dormías
escucharte cantar
cuando escuchabas una canción
que te gustaba
amé besar tu boca
cada vez que pudiera
chocar tus dientes
y debajo de la sábana
cruzarme con tus piernas
no sé si elegiría
al hombre más perfecto
del mundo
pero siempre te elegiría a vos
para caminar
de la mano
por la vereda
de tu casa

youtu.be
Vegetta777 MANGEL Wiillyrex ALEXBY Club Media Fest 2015 P2
STAXX Vegetta777 MANGEL Wiillyrex ALEXBY P2 panel de youtubers (Panelgamer) Parte 1 de la entrevista: https://youtu.be/Ilat8L4VURY Parte 3 de la entrevista: ...

Vegetta: A mí el video que más me gusta creo que es uno de Apocalipsis Minecraft que tengo con Willy. Donde no podíamos pararnos de aguantar *incompresible* el culo, ¿sabes? Partiendo el culo… *trata de arreglarla* En plan que nos está haciendo gracia cosas…
*Risas, Mangel se parte, Willy palm face*
Vegetta: Nos estaba haciendo gracia una cosa, y no podíamos…
Willy: Claro, claro.
Vegetta: Y no podíamos dejar de….
Mangel: Osea, taparte el culo con Willy.
Vegetta: Me hace gracia, claro.
Willy: ¿Siguiente pregunta?


La de veces que he repetido el video y me sigo riendo cuando lo veo xD

“Querida chica del bañador verde”, la carta que está conmoviendo las redes.

“Querida chica del bañador verde” es la carta viral que da cuenta de que no importa cómo seamos. Da igual si nos caracterizamos por ser ingeniosas, creativas, inteligentes, cultas, cariñosas, perseverantes o trabajadoras. Es más importante resultar guapa, atractiva y moderna.
Por eso nos escondemos. Por eso escondemos nuestras marcas de vida, nuestras estrías, nuestros kilos de más y nuestros kilos de menos. Por eso manejamos con disimulo nuestra camiseta y buscamos vernos más “guapas” y photoshopear nuestra realidad.

“Querida chica del bañador verde”

Querida chica del bañador verde:
Soy la mujer que está en la toalla de al lado. La que ha venido con un niño y una niña.
Primero que nada, decirte que estoy pasando un rato muy agradable junto a ti y tu grupo de amigos, en este trocito de tiempo en el que nuestros espacios se rozan y vuestras risas, vuestra conversación ‘transcendental’ y la música de vuestro equipo me invaden el aire.
¿Sabes? He alucinado un poco al darme cuenta de que no sé en qué momento de mi vida he pasado de estar ahí a estar aquí: de ser la chica a ser “la señora de al lado”, de ser la que va con los amigos a ser la que va con los niños.
Pero no te escribo por nada de eso. Te escribo porque me gustaría decirte que me he fijado en ti. Te he visto, y no he podido evitar verte.
Te he visto ser la última en quitarte la ropa. Te he visto ponerte detrás de todo el grupo, disimuladamente, y quitarte la camiseta cuando creías que nadie te miraba. Pero yo te vi. No te miraba, pero te vi.
Te he visto sentarte en la toalla en una cuidada postura, tapando tu vientre con los brazos.
Te he visto meterte el pelo tras la oreja agachando la cabeza para alcanzarla, quizá por no mover los brazos de su estudiadísima posición casual.
Te he visto ponerte en pie para ir a bañarte y tragar saliva nerviosa por tener que esperar así, de pie, expuesta, a tu amiga, y usar una vez más tus brazos como pareo para taparte: tus estrías, tu flaccidez, tu celulitis.
Te vi agobiada por no poder taparlo todo a la vez mientras te ibas alejando del grupo tan disimuladamente como antes lo hiciste para quitarte la camiseta.
No sé si tenía algo que ver, en tu descontento contigo misma, que la amiga a quien tú esperabas se soltaba su larguísima melena sobre una espalda a la que sólo le faltaban unas alas de Victorias Secret. Y mientras tanto tú ahí, mirando al suelo. Buscando un escondite en tí misma, de ti misma.
Y me gustaría poder decirte tantas cosas, querida chica del bañador verde… Puede que porque yo, antes de ser la mujer que viene con los niños, he estado ahí, en tu toalla.
Me gustaría poder decirte que, en realidad, he estado en tu toalla y en la de tu amiga. He sido tú y he sido ella. Y ahora no soy ninguna de las dos –o acaso soy ambas aún- así que, si pudiera dar marcha atrás, elegiría simplemente disfrutar en lugar de preocuparme -o vanagloriarme- por cosas como en cuál de las dos toallas, la suya o la tuya, prefiero estar. Quisiera poder decirte que he visto que llevas un libro en tu bolsa, y que cualquier vientre que ahora tenga tus dieciséis años perderá, probablemente, su tersura mucho antes de que tú pierdas la cabeza.Me gustaría poder decirte que tienes una preciosa sonrisa, y que es una pena que estés tan ocupada en ocultarte que no te quede tiempo para sonreír más.
Me encantaría decirte que ojalá te vieras con los ojos de una mujer de treinta y pico porque quizás entonces te darías cuenta de lo mucho que mereces ser querida, incluso por ti misma.
Me gustaría poder decirte que la persona que algún día te quiera de verdad no amará a la persona que eres a pesar de tu cuerpo, sino que adorará tu cuerpo: cada curva, cada hoyito, cada línea, cada lunar. Adorará el mapa, único y precioso, que dibuja tu cuerpo y, si no lo hace, si no te ama así, entonces no merece que le ames.
Me gustaría poder decirte que –créeme, créeme, créeme- eres perfecta como eres: sublime en tu imperfección.
Pero, ¿qué te voy a decir yo, si sólo soy la mujer de al lado?
Aunque, ¿sabes qué? Que he venido con mi hija. Es la del bañador rosa, la que juega en el río y se está untando en arena. Hoy sólo le ha preocupado si el agua estaría muy fría.
A ti no te puedo decir nada, querida chica del bañador verde…
Pero todo, TODO, se lo voy a decir a ella.
Y todo, TODO, se lo diré a mi hijo también.
Porque así es como todos merecemos ser queridos.

¿Cuál es tu comida preferida?
-Uh, no sé, me gustan muchas.
-¿De qué equipo sos?
-De Argentina.
-¿Qué música escuchás?
-De todo un poco.
-¿Cuál es tu color preferido?
-Depende para qué…
-Describite en una frase.
-Ay, qué difícil describirse, no sé.

Estaba pensando que hay gente que a todo responde más o menos así. Para cualquier pregunta saca del bolsillo una respuesta gris. No se define, no se juega ni para las cosas más básicas de su existencia. No se conoce, no sabe qué le gusta y qué no.
Decí que en realidad te gusta el básquet, que te gusta la tarta de acelga, el morado brillante, Rihanna, Rombai y Enrique Iglesias. Decí que te gusta tomar mate con una amiga en la plaza y que odiás que te dé el ventilador en la cara cuando comés. Decí que los mosquitos siempre te pican a vos. Decí que te enamorás en el micro de gente que siempre se baja cuando creés que por fin te va a hablar. Que no te gustan las milanesas de soja, que necesitás taparte para dormir aunque haga calor. Decí que sabés quién sos y qué te gusta, que te jugás por un equipo de fútbol, por una idea, por lo que creés. ¡Decí que sabés quién sos! O que al menos hacés el esfuerzo por descubrirlo. Hay un montón de colores más lindos que el gris.

—  Bleu

Since I saw a bunch of others putting up their @naruhinafanzine pieces I figured I should too.

I was given “Spring” for my prompt so obviously colorful flowers and plants were important. XD Finding nests with eggs that are about to hatch was something I did in the springtime when I was this age and that’s why I chose to have them doing just that. They’re also having a picnic lunch though most of that got covered up by the hanging flowers. lol I also experimented with a ton of new things on this one especially with the composition and depth of field (basically: making objects in the foreground and background blurry and out of focus).

I will not get my copy of the zine until I return home (I am traveling atm) but I’m looking forward to seeing what everyone did! Major thanks to @artistari-chan for organizing this whole project and for including me in such an incredible pool of talent. :)