tamales-veracruzanos

4

Algo que me hace sentir orgullosa de mi país es su variedad culinaria,en lo personal Mexíco es el segundo lugar de comida que a mi me gusta mucho. Yo nací en Veracruz y algo típico de mi tierra natal son los Tamales Veracruzanos o Tamal Huasteco envueltos en hoja de plátano. Esta tarde fuí al corredor del Arte en Monterrey y había una mujer que vendía de pollo, puerco, res y queso, muy ricos! Así que aquí les dejo la receta para que se preparen unos y lo acompañen con un rico atolito :)

Para los tamales:
2 kilos de masa de maíz
500 gramos de manteca de puerco
2 hojas de acuyo u Hoja Santa.
2 ½ litros de caldo de pollo
sal al gusto
hojas de plátano las necesarias. 

Para el relleno:
4 pechugas de pollo enteras, cocidas y desmenuzadas
8 chiles anchos, remojados, sin semillas y venas
3 chiles chipotles despepitados
4 chiles moritas despepitados
1 jitomate grande asado, pelado, molido y colado
4 cucharadas de manteca de puerco
10 hojas grandes de hoja de platano u acuyo cortadas en trozos
sal al gusto.

El relleno se prepara con los chiles hervidos que se licuan con la misma agua y se vierten sobre la manteca caliente a la que se agrega el jitomate, se guisa hasta que este espeso, se sazona y por último se añade el pollo desmenuzado.

La masa se prepara disolviéndola con el caldo en una olla o recipiente grande; se cuela con una manta de cielo y se pone al fuego dejando que dé un hervor antes de añadirle la manteca, las hojas de acuyo picaditas y sal al gusto.


Se deja a fuego medio sin dejar de mover, se preferencia con una cuchara de palo, durante 20 minutos o hasta que la masa esté cocida. Esto se sabe cuando al poner un poquito de masa en un trozo de hoja de plátano asadas y cortadas en rectángulos de 8 x 10 centímetros. se desprende fácilmente. Luego se untan con aproximadamente una cucharada grande de masa y doblan los extremos laterales de la hoja hacia el centro; lo mismo se hace con los extremos finales,  después se atan con un cordel o con unas tiras de las mismas hojas y se colocan acostados en una tamalera o vaporera forrada con hojas de plátano, se cubren con otra capa de hojas de plátano, dejando cocer por espacio de una hora o hasta que las hojas se desprendan fácilmente.