tédio eterno

Deuteronomio 4:39

39 Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro.

Debemos aprender en nuestro corazón que Dios reina tanto en el cielo como en la tierra. Dios tiene todo bajo control.

Siamo rumore in cerca di un silenzio eterno,
se vuoi chiamarlo Dio per me è lo stesso, ma attento a non confondere fra paradiso e inferno, credo e senso,
ho incontrato il diavolo una volta e puzzava d'incenso.
—  Mezzosangue - Silent Hill
Joven, te pido que atiendas mi consejo. Antes de dejar que alguien sea tu constante compañero, antes de que te acostumbres a contarle todo, a recurrir a él con todos tus problemas y todas tus alegrías, piensa en lo que he estado diciendo. Y pregúntate: “¿Será ésta una amistad provechosa para mí o no?”
“No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres” (1 Corintios 15:33). Quisiera que este texto estuviera escrito en tu corazón con la misma claridad con que está escrita en la Biblia. Los buenos amigos son una de nuestras más grandes bendiciones. Pueden impedirnos que caigamos en muchos males, impulsarnos en nuestro curso, dar un consejo en el momento preciso, impulsarnos hacia arriba y adelante. Pero un mal amigo es positivamente una mala influencia, un peso que continuamente nos jala hacia abajo, y nos encadena a este mundo. Frecuenta la compañía de alguien que no es del Señor, y lo más probable es que terminarás como él. Esa es la consecuencia general de tales amistades. Los buenos descienden al nivel de los malos, pero los malos no suben al nivel de los buenos. Aun una piedra se rompe con un continuo goteo de agua. El conocido proverbio dice la verdad: “Dime con quién andas y te diré quién eres.”
Enfatizo mucho este punto porque tiene que ver, más de lo que parece a primera vista, con tus perspectivas en la vida. Si te casas, es más probable que escojas una mujer entre las conocidas por los amigos con quienes andas. Si Jeroboam, hijo de Josafat, no hubiera entablado una amistad con la familia de Acab, lo más seguro es que no se hubiera casado con la hija de Acab. ¿Y quien puede estimar la importancia de escoger correctamente nuestra pareja matrimonial? Es un paso que según un dicho antiguo: “O hace al hombre o lo deshace.” Tu felicidad en esta vida y la siguiente puede depender de ello. Tu esposa ayuda a tu alma o la daña: no hay una opción intermedia. Avivará la llama de la religión en tu corazón, o aventará agua helada en esa llama y la apagará. Ella será alas o cadenas, las riendas o las espuelas a tu cristiandad, según sea su carácter. Aquel que encuentra una buena esposa “encuentra verdaderamente cosa buena,” pero si quieres encontrar una buena, ten cuidado cómo escoges tus amigos.
—  J.C. Ryle  >> CONSEJO PARA JÓVENES <<

Salmos 3:5

Yo me acosté y dormí,
Y desperté, porque Jehová me sustentaba.

La vida diste tú por mí cuando yo fui quien debí
Por tu silencio de amor que a mi estremeció
Fue tu perdón que me abrazo cuando perdido estaba yo 

A vida lhe deu para mim quando eu era que eu deveria
Pelo seu silêncio de amor que eu estremeci
Seu perdão me abraçar quando eu tinha perdido

twitter: https://twitter.com/ineedGod1?s=09
Cuando mueres tu corazón se detiene pero tu cerebro sigue vivo por 5 minutos y en ese momento sueñas, son cinco minutos pero no hay mucho sentido en ese mundo, así que el sueño dura siempre.
—  Children of God 
Porque las personas anhelan tanto en conocer a algún famoso y no tienen ese mismo entusiasmo en conocer a Jesús? Que les traerá ese "famoso" que no tenga Jesús?... Tal vez una emoción que no durará para siempre o cualquier otra cosa y hasta decepción quizás, pero JESÚS es todo lo contrario el quiere que lo busques para el darte paz, salvación, una vida sana, una vida correcta, entre miles de cosas más...

Por qué no te pones a pensar en esto y reflexionas un poquito. Mira que La venida del señor se acerca.. Dios te bendiga.

Salmos 32:5

Mi pecado te declararé, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.