sylvain-reynard

Pero cuando finalmente le confesé lo que sentía por ella, cuando finalmente le pedí que me eligiera a mí, no lo hizo. Me quería, pero seguía enamorada del imbécil que le rompió el corazón.

— Paul Norris, La redención de Gabriel