sustratos

En la naturaleza
todo está de pie:
los árboles,
los pájaros que están
sobre los árboles,
las hojas que se estiran
para limpiarse de las ramas.
Y cada uno piensa que los otros
son el suelo.
Las hojas creen
que toda rama está acostada
y ciega,
los pájaros
que el árbol ya no crece,
que es una especie de ruina,
y el árbol cree
que no hay más árboles,
no cree más que en sí mismo.
Nadie soporta que el sustrato
en que se apoya
tenga una vida propia,
que no esté muerto,
extinto,
que sea ligero.
Para sentirse vivo
hay que pisar una desolación,
algo que ya no tiene nada
que decir.
—  Fabio Morábito
2

Hola ♥ (no tiene que ver con mi studyblr, pero si les gustan los cactus y suculentas, adelante :D )

Hoy decidí revisar las plantas que compré hace poco, para asegurarme de que el sustrato en el que venían tuviera un buen drenaje. Les daré algunos consejos por si a alguien le interesa!

Los cactus y suculentas, por sus características fisiológicas, retienen agua. Por eso es tan necesario que el agua no se almacene en la maceta o el lugar donde se encuentra la planta. Un exceso de agua puede provocar que las raíces de la planta se pudran y la plantita se nos muere.

El sustrato que yo utilizo consiste en:

40% Suelo, entiendáse tierra, materia orgánica y todo lo que alimenta a la plata.

20% Piedra, para que el agua drene fácilmente.

20% Granza de arroz, por lo mismo, para evitar la acumulación de humedad.

El otro 20% puede ser más tierra, más granza, más piedra, o alguna cosa que les recomienden dependiendo de las condiciones climáticas del lugar. Es una receta sumamente sencilla, hay más opciones pero esta es la más accesible.

Es MUY importante que las macetas o el suelo donde se encuentran las plantas tenga un buen drenaje, muchos agujeros, y no les pongan platitos abajo porque la humedad se acumula demasiado.

Si viven en un lugar muy caliente pueden regarlas una vez a la semana, utilizando el sustrato que les dije anteriormente!

En fin, para ir finalizando, y esto es lo realmente importante, muchas veces nos venden plantas que no están acondicionadas para vivir mucho tiempo, ¿por qué? porque es un negocio! Si se nos muere una plantita siempre pensamos que es nuestra culpa, pero muchas veces vienen mal acondicionadas para que esto suceda y debamos comprar más! Mi consejo: transplanten las suculentas y los cactus, revisen el sustrato, el sistema radical, el drenaje de la maceta, y corrijan a tiempo! En la foto podemos ver una Haworthia sp. con un suelo sumamente arcilloso, poco drenaje, sustrato húmedo y un sistema radical larguisimo, que no indica nada bueno.

Háganme saber si quieren algún otro Agro Tip jaja! he visto que les gustan estas plantas. Saludos ♥

De una semántica de la estructura compositiva a una filosofía del proceso de creación - Definiciones preliminares

No hay ninguna diferencia entre aquello de lo

que un libro habla y cómo está hecho.

- Deleuze, Guattari. Mil Mesetas

La pregunta sobre las implicaciones semánticas de las estructuras musicales (complejos de sustratos y constructos) no tiene una respuesta tan clara pero pareciera no estar lejos del problema central de la ontología de la música nueva y de su relación con la cultura, el arte y su creador. No obstante, lo menos importante de una pregunta es su respuesta. No me afanaré por dar una.

Hay que distinguir, primero, la creación de música nueva como una actividad única en naturaleza que se asemeja más a la creación actual de otras formas de arte que a la creación musical de tiempo atrás. Esto requiere, claro, de una definición, aunque sea imprecisa (ver categorías difusas), del término “música nueva”. Con él, no me refiero solamente a la música que antes no existía y ahora sí, sino a que, además, esta música debe ser relevantemente nueva con respecto a los procedimientos y estéticas ya conocidos.

La novedad de las estéticas es un tema profundo y de largo alcance. Sin embargo, mi interés está enfocado principalmente a los procedimientos, particularmente a los de creación y estructuración racional de constructos musicales. Reconozco también, que las estéticas están íntimamente ligadas con estos procedimientos pues juegan un papel doble frente a ellos. Por un lado los preceden, los hacen necesarios. Por el otro lado resultan como fenómenos que emanan de ellos. Es decir, son tanto origen como resultado de la creación musical.

De los Procedimientos

Los procedimientos son múltiples y también debo hacer aclaraciones acerca de cuales quiero tratar. Hay procedimientos imaginativos, que nacen de la introspección sobre el propio cosmos sonoro, En ellos, se concatenan los imaginarios sonoros y la memoria sonora con la creación de nueva música. Este aspecto del acto crea necesidades que se proyectan sobre los procedimientos racionales, los invocan. También hay procesos de origen estrictamente racional. Son procesos que se nutren de la matemática para dar alcances a la imaginación y que la usan exhaustivamente para llevarse a cabo. Hay también procesos intuitivos que tienen una gran injerencia de la educación (crianza?) y que son también resultado de la adquisición de una destreza, por ejemplo en la improvisación. En sumatoria los procedimientos son la cara de la creación musical  que mira hacia la técnica. Desconectados del resto de la realidad musical estos procedimientos son vacíos y carentes de significado. Conectados con las estéticas, la imaginación y la cultura a través del sonido, se convierten en potentes hacedores de música.

De los constructos y los sustratos

Los constructos musicales son modelos teóricos que estructuran y referencian obras musicales. Por ejemplo, en la relación que tiene la fuga como constructo con una fuga real, el constructo es la definición abstracta de la fuga real. Ojo, ¡No una fuga ideal! sino, nominalmente, el procedimiento terminado de construcción de una fuga real que sin embargo no es, del todo, la fuga real. De paso comento que pienso que “La fuga ideal”, así como cualquier forma ideal, es una estupidez musicológica. 

Los sustratos musicales son los materiales preconstructivos de la música son el estrato previo al constructo pero son definitivos de sus componentes y potencialmente de las relaciones entre estos. Estas relaciones plantean un continuo que ha sido factor de muchas teorías durante el siglo XX (Cowel, Stockhausen et. al.) Con la desaparición histórica de la tonalidad como sistema regente en la creación de música nueva, la preocupación por los sustratos se ha hecho de principal interés en la música nueva.

Si a Schumann le estaban dadas las piezas de su rompecabezas por la tonalidad que heredó de su contexto centroeuropeo y decimonónico. Los compositores del mundo pos-tonal no tuvieron esa facilidad, primero buscaron adherirse a otras sustratos, como los modos eclesiásticos pero rápidamente resultó imperativo crear sustratos nuevos. Los sustratos musicales han requerido de búsquedas cada vez más profundas, estudiar el intervalo como ente separado, la altura, después ni siquiera la altura es autoevidente ahora es solo una percepción de la fundamental mediada por su espectro… etcétera.

El creador musical actual tiene el reto de hacer los sustratos y con ellos llegar a la creación de constructos. Por esta razón la maestría en el arte musical se hace más difícil como ya lo había notado Schönberg cuando se divorció de la tonalidad por primera vez. A esta dificultad se añaden todas las otras claro, ser honesto, original, imaginativo, elocuente etc.

Hay que recalcar que la coherencia entre sustrato y constructo no es necesaria y que las desconexiones entre ellos pueden tener gran valor expresivo, especialmente, si están referenciadas por una evidenciación del continuo entre sustrato y constructo. Esto es, de hecho, uno de los trazos evidentes de la relación entre los procedimientos compositivos y su potencial semántico. La ruptura de la continuidad como factor de expresividad.