sus dedos

Y de pronto llega alguien que te mueve las costuras,
rompe paradigmas,
que te hace sentir la magia en sus dedos,
y descubres que no todo es perfecto,
ni como lo planeaste.
Que las cosas suceden cuando el destino las tenía preparadas:
justo a tiempo.
Descubres que hay un universo detrás de sus ojos,
y que la palabra «tarde» nunca había estado tan cerca.
A veces necesitas un empujoncito a la realidad,
de la mano de alguien que jamás pensaste que llegaría,
pero llega.
Y mueve montañas,
sacude banderas,
construye barreras,
recita poemas,
atraviesa océanos,
y te ayuda a ponerte de pie,
y a sentarse a tu lado si es necesario.
Dejas de sentir mariposas en el estómago,
porque esos son juegos de niños;
aquí se siente tranquilidad,
humildad,
sinceridad,
confianza,
amor.
Te olvidas de las personas que alguna vez te hirieron, porque al fin has encontrado el antídoto al dolor.
Has encontrado alguien que tal vez no es de tu medida pero queda bien,
y se ajusta a tus imperfecciones,
las abraza y las vuelve suyas.
Dejas de creer en cuentos de fantasía,
porque tu historia de amor es mucho más bonita que todas esas,
y las canciones se escuchan al fondo
mientras observas a lo único que ha importado desde siempre.
Es cuando llega esa persona que borra cualquier parámetro antes establecido,
y lo que creías imposible ahora se puede en un soplido.
Comprendes que en ocasiones el corazón no tiene la razón al tratar de encajar en un lugar que no tiene espacio para alguien que tiene tanto para dar; pero que en la sonrisa indicada, encuentra el vacío que con tanto esfuerzo ha intentado llenar.
Y qué feliz se siente,
estar completamente llenos de cielos que vislumbrar juntos.
Y, es que,
a su lado, se siente a hogar.
—  Paulina Mora
Ni siquiera me había tocado, ni un mínimo roce de alguna yema de sus dedos, él solo me miro y lo sentí dueño de todos mis sentidos
—  Ig: ayliinn98
Disfruta tu relación.
Disfruta los besos lentos y los juguetones.
Disfruta sus brazos sobre tu cintura.
Disfruta los momentos tontos llenos de carcajadas.
Disfruta sus manos, a veces tan calidas y otras tan traviesas.
Disfruta tenerlo recargado en tu pecho mientras pasas tus dedos por su cabello.
Disfruta escuchar sus historias mientras te lo imaginas todo como si hubieras estado ahí.
Disfruta los momentos en los que comen juntos mientras platican de aquellas cosas que siempre pensaste y nunca dijiste.
Disfruta los momentos de silencio tomada de su mano.
Disfruta la fase cariñosa y cursi que pasan de vez en cuando tirados en la cama.
Disfruta tu relación sin preocuparte por el tiempo, por la duración o por las demás personas, vive y deja vivir.
Lo necesito. Necesito su insoportable manera de ser. Necesito sus manos rodeándo mi cuello al besarme. Necesito su estúpido sentido del humor, aún cuando estoy enojada. Necesito escuchar su voz. Necesito ver sus gestos al tratar de imitarme. Necesito su sarcasmo. Necesito su sonrisa y sentir que ya no existe nadie más. Necesito escuchar su risa. Necesito sentir sus dedos entrelazados con los míos. Necesito que me susurre una vez mas que todo va a estar bien. Necesito que me consuele otra vez como aquella noche... Lo necesito conmigo.
PAPI - ONE SHOT (WIGETTA)

Guillermo presionaba una y otra vez la mejilla del pequeño bebe que estaba en su silla para comer como si esto fuese a hacer que mágicamente hablara

Guillermo: por favor Ian di algo - volvió a hundir el dedo en su mejilla mientras el pequeño Ian reía - di papi por favor - volvió a hundir su dedo

Samuel: GUILLERMO - el menor dio un pequeño respingo en su lugar girando en dirección a la puerta del comedor en donde su esposo lo miraba acusador - deja a Ian comer en paz, cuando sea el momento dirá su primera palabra

Guillermo: pero yo quiero estar presente cuando lo haga, quiero que me diga papa - Dijo el menor haciendo un puchero y volviendo a ver a su hijo quien ya había hecho un desastre con su plato de puré de fruta, esparciéndolo por la mesita de su silla y en todo su rostro

Guillermo: Ian que has hecho? - pregunto al niño mientras lo sacaba de la silla - iré a darle un baño para que duerma bien y toda la noche vale? - samuel asintió y se acercó a darle un casto beso a Guillermo en los labios y otro beso en la mejilla manchada con pure de su hijo, quien para ser adoptado realmente parecía ser su hijo biológico ya que tenia unas mejillas regordetas como las de su esposo con unos ojos avellana muy similares a los suyos propios - puedes ir a prepararle su pijama y la cuna?

Samuel: de inmediato - samuel se dirigió a la habitación de su hijo que Guillermo y el habían preparado hace 1 año cuando les confirmaron que podrían adoptar, 7 meses habían pasado ya desde que el pequeño Ian llego a su casa convirtiéndose en la adoración tanto de Guillermo como de Samuel a quienes no les importaba el despertarse 2 o 3 veces por los llantos del peque de año y 2 meses, samuel entro a la habitación y se acerco a la cómoda sacando una preciosa pijama que su madre les regalo para el pequeño Ian y la coloco en el mueble cambiador, se dirigió a la cuna y la acomodo para que quedara segura y confortable para su pequeño, tomo los monitores y dejo uno al lado de la cuna y guardo uno en su bolsillo para no olvidar llevarlo a la habitación, cerro la ventana y puso el seguro y verifico que la temperatura de la habitación fuera la perfecta para que su hijo durmiera a gusto, iba a ir a dejar el monitor a la habitación que compartía con su esposo pero justo este venia entrando a la habitación con su hijo envuelto en una toalla soltando pequeñas carcajadas por los mimos que le proporcionaba su padre

Guillermo: podrías ponerle la pijama, solo limpiare el desastre que dejo en la cocina y vuelvo - samuel con sumo cuidado acepto al pequeño en su brazos y lo coloco en el mueble cambiador comenzando a ponerle su ropa de pijama mientras el pequeño lo miraba divertido, era un pequeño muy risueño al igual que Guillermo, samuel levanto al pequeño y le dio un beso en su mejilla - ya estas listo para dormí, ahora dolo hay que esperar a que venga papi para darte las buenas noches

Papi - dejo escapar entre pequeños balbuceos y risas el pequeño bebe, intentando tomar la nariz de samuel con su pequeña manita, Samuel se congelo ante aquel sonido que le pareció música para sus oidos, estaba a punto de gritarle a Guillermo para que viniera pero recordó lo que Guillermo le había dicho con respecto a que el quería estar presenten en ese momento así que rápidamente armo un plan en su cabeza, guardándose para el ese pequeño momento en el que su hijo lo había reconocido como su padre y su pecho se había llenado de orgullo y felicidad

Samuel: amor? - grito para que su esposo lo escuchara

Guillermo: ya voy, ya voy - Guillermo entro secando sus manos - solo aproveche a lavar los platos que sucede?

Samuel: no sucede nada, solo te llamaba para poder desearle buenas noches a Ian quien ya se esta quedando dormido - justo en ese momento Ian soltó un pequeño bostezo que enternecido a Samuel y Guillermo - muy bien pequeño, te dejamos dormir, dile feliz noche a papi Guille - Guillermo estiro sus brazos para recibir a su hijo cuando este dejo escapar otro balbuceo - papi ille - Guillermo tomo a su hijo en brazos y casi se desmalla de la felicidad en ese momento

Guillermo: l-lo escuchas? Dijo papi, y no solo eso, sabe quien soy, me dijo Guille - Guillermo miro con lagrimas en sus ojos a su esposo quien también esta sorprendido, por que aunque ya había escuchado a su hijo decir, papi, realmente lo sorprendió cuando lo llamo también por su nombre - si bebe soy tu papi Guille - dijo abrazando al pequeño contra su pecho meciéndolo y dejando besos en su cabello

Samuel: si Guille lo escuche, nuestro pequeño dijo su primera palabra y fue hermoso - dijo acercándose a abrazar a su esposo mientras este seguía meciendo al pequeño, Guillermo separo un poco al pequeño Ian de su pecho para poder verlo a la cara

Guillermo: quien soy pequeño? Puedes decirlo otra vez?

Papi ille- dijo el pequeño riendo sin entender nada

Guillermo: muy bien bebe y sabes quien es el - dijo apuntando a samuel el pequeño vio a su padre y volvió a reír

Papi Samu - dijo con notoria dificultad en la S pero para samuel sonó simplemente perfecto y sus ojos se inundaron de lágrimas

Samuel: si bebe yo soy papi samu - Guillermo y samuel se miraron enternecidos y después de darle un beso en cada mejilla a su hijo lo dejaron en su cuna, este los vio desde abajo y poco a poco se fue quedando dormido

Samuel y Guillermo miraban a su pequeño respirar tranquilamente mientras se abrazaban el uno al otro

Samuel: te amor Guille, Ian y tu son lo mejor que me ha pasado en la vida

Guillermo: yo te amo mas Samuel - y así fundieron sus labios en un profundo beso, sintiéndose felices y completos, como una familia

——

Espero les haya gustado :)

Él se acerco y acarició su mejilla suavemente. El corazón  de ella latía tan fuerte que seguramente él podría oírlo. Comenzó a jugar delicadamente con su pelo. El toque de sus dedos enviándole oleadas de sensaciones. Iba a besarla. Eso quería ella. Luego, sus labios se encontraron y ella dejó de pensar. En ese instante sólo existía la ternura de su beso. La fuerza de sus brazos a su alrededor. El latido regular de su corazón bajo su mano. Mientras ella se entregaba a los brazos de él. Había un precipicio y ella caía perdidamente enamorada. Enamorándose de él.

-Alex G.

Fotografía (Wigetta).

Desliza su dedo suavemente sobre su rostro con tal delicadeza, que una parte de si, cree que en realidad no está tocando ese trozo de papel, si no que contornea las finas curvas que componen la bella cara de su compañero de piso.
Se detiene para observar su propia mirada y le toca contener la risa, para ignorar aquella expresión, de la que todas las fans comentan con tanto ahínco. Esa en la que sus ojos lo miran como si fuera la cosa más maravillosa del mundo.
Niega divertido sin entender cómo él no se ha dado cuenta de sus sentimientos y suspira frustrado, al saber que las cosas jamás se van a dar entre ambos.
Es él quién siempre sonríe con amor cuando graban un directo. Es él quién no permite que graben sus series con una cámara, por temor a no poder ocultar sus propios sentimientos.
Es él quién le huye a los Vlogs, los viajes, las salidas, los retos y todo aquello que pueda llevar a que sea descubierto.
Es quién se tiene que conformar con ser simplemente su amigo, su compañero de vivienda y su colega en el trabajo.
Él es el que lleva aquella captura oculta en su billetera sin que nadie más sepa de ello. Esa en la que él lo mira con los ojos brillantes, sonríe con dulzura y contiene sus movimientos, para no arrojarse a sus brazos. La imagen en la que Willy simplemente lo mira con diversión, le sonríe con gracia y lo observa como todos los días…
Con esa mirada que le indica que jamás podrá aspirar a ocupar un lugar importante en su corazón, aquel que hace tiempo ya está reservado por completo.
Sólo le queda imaginar una historia alternativa en donde ellos finalmente puedan estar juntos. Donde sus sentimientos sean correspondidos y no teman por la opinión del resto. Un sitio en donde el chico mayor de la fotografía admita que su relación es real y el otro en lugar de reírse por la tontería, se sonroje y se lance a besarlo. Un mundo en donde todo sea diferente y ambos puedan ser libres por completo.
Sin embargo por ahora, el único lugar donde eso existe es en su mente, algunas historias de fanáticas y en sus propios sueños.
En la vida real, aquella fotografía no es más que una captura que no tiene más significado que aquel que le quiera dar sus propios deseos.

Se busca mujer.

Se busca mujer, para un pseudoescritor, 

Los requisitos son mínimos pero sustanciales,
que guste de oír poesía al oído,
que guste de un café por las mañanas, vino por las tardes y whisky por la noches. 
que guste del silencio al leer un libro,
que guste entrelazar sus dedos con lo míos al caminar por la playa,
que guste de los besos lentos y delicados, tanto como los intensos que terminan en guerras bajo las sabanas, en la cocina o el cuarto de lavado, 
que disfrute de los bailes lentos al ritmo de Sinatra, 
que disfrute los detalles, cartas, notas, cenas, 
que disfrute de mis traviesas manos jugando con su cabello,
que sea musa y modelo, 
protagonista de mis versos y amante de la lente de mi cámara,

Se paga en besos, caricias y orgasmos, flores (las de su preferencia), atardeceres en la playa, días de campo y cosquillas,
inmortalidad en versos y recuerdos persistentes en fotografías.

Se busca mujer, Bryan Aguilar.

Odiaba esa boca. Sus curvas, aquellos dientes alineados, su estocada letal al tiempo cuando lo congelaba. Odiaba aquel cuello, los hombros y el torso firme y altivo. Odiaba sus caderas, sus muslos y sus pantorrillas. Sus brazos, sus manos, sus pies y sus dedos. Aquellas uñas esmaltadas. Las odiaba todas. Odiaba aquel recuerdo, la máscara de lo inconsciente, lo que me hacía actuar de manera disoluta cada vez que la soñaba. La odiaba a ella, quizá porque era mi manera de quererla. Odiándola. Para que no me doliese luego cuando se fuera. Para que al irse me llevara consigo. Para que no se le ocurriera volver sin intenciones de quedarse para siempre. La odiaba sin temor ni mesura, sin más ardor que el frío de un te quiero apagado. La odiaba porque seguro que me odiaba a mí mismo tanto como para no admitir que por ella hubiese entregado hasta la vida. La odié entonces, porque viví por ella y me olvidé del resto. De aquello que realmente me mantenía vivo. La odié por llegar, no por hacerme olvidar de todo. La odié por existir luego de haber agradecido que lo hiciera. Y la odié de nuevo. Su boca injusta, sus ojos que nunca me miraban. Sus hombros y sus muñecas, las costillas que se insinuaban bajo su piel desnuda. Sus pretextos y razones, su maldita forma de celarme, de mantenerme aguardando un algo que nunca llegaba. De hacerme oír la lluvia en mitad de un desierto. De decirme que iba a quedarse y de no aparecer al día siguiente. Ese abrir y cerrar de ojos. El sí y el no escritos en una misma línea. La odiaba a ella. Su vida y la mía. El que no hubiésemos sucedido nunca.
—  Heber Snc Nur
EL ROSTRO DE LA NOCHE

Fui hacia la cerca,

Estaba esperándome,

Ojos caídos,

Cansancio,

Melancolía.

En el lecho,

Mis labios

Querían arrancar

Todas las penas

Que traía clavadas.

Las yemas de sus dedos

Cincelaron mi cadera.

Nuestros cuerpos,

Penetraron

El silencio.

Después del amor

Duerme en mí

Pecho inflamado.

Dos horas, el móvil

Anuncia.

La llave,enciende;

Mientras la brisa

De la noche

Lo envuelve

De adiós, y

Lejanía.

Al volver,

El olor de su piel

Quedó atesorado

En la sabana,

Por siempre

Eternamente.

Autor: Nathaly Galarza 

Para tener unos labios atrayentes, pronuncia palabras afectuosas. Para tener una mirada cariñosa, busca el lado bueno de las personas. Para estar delgada, comparte tu comida con el hambriento. Para tener un pelo precioso, deja que un niño lo acaricie con sus dedos al menos una vez al día. Recuerda, si alguna vez necesitas una mano, la encontrarás al final de tus brazos. Cuando envejezcas descubrirás que tienes dos: una para ayudarte a ti misma y otra para ayudar a los demás. La belleza de una mujer aumenta con el paso del tiempo. La belleza de una mujer no radica en la estética, la verdadera belleza de una mujer es el reflejo de su alma.

- Audrey Hepburn

¿Nunca te has abierto heridas? ¿No tienes cicatrices? La gente comenta y dice cosas que las abre, es como cuando alguien te pasa por un lado y te toca ese raspón que arde y sangra. Como cuando te caes pero todos se ríen, es sentir que alguien mete su dedo dentro de la herida con la única intensión de que sufras; así es el dolor, el sufrimiento emocional que causan tus palabras y llegan a lo más profundo de nuestro ser abriendo viejas cicatrices y haciendo sangrar nuevas heridas.