sus dedos

No solo los perros y gatos pueden ser afectuosos, mis periquitos son super amorosos, cuando no me ven por mucho tiempo me empiezan a cantar hasta que vaya y los vea y ponga la mano para que me pasen el pico por los dedos 😭, a veces me dan de su comida en mis dedos jaja c:

Soy de las personas que se fija en las cosas pequeñas e insignificantes del otro, como sus ojos, su sonrisa, la manera en que cambia su voz según su estado de ánimo, si al estar nervioso/a mueve las manos, los pies o si aprieta los dientes cuando está disconforme con algo, o simplemente de la manera en que peina su cabello con los dedos... Esas y más cosas que parecen absurdas y casi nadie toma en cuenta, para mi son humildemente maravillosas.
8 señales no verbales de que le gustas a los signos

Aries:

1. Se pone nerviosx.

2. Le es difícil sostenerte la mirada.

3. Es de lxs primerxs en dar like a tus publicaciones.

4. Escuchas algunos rumores de que le gustas.

5. Te hace bromas.

6. Cuando pasas sus amigxs te quedan mirando (esto depende de los tipos de amigxs que tenga).

7. En alguna ocasión puede ponerse rojx.

8. Sacude la pierna nerviosamente.

Originally posted by rpvisualosities

Tauro:

1. Se toca mucho su pelo, aunque esto es casi siempre.

2. Aprovecha cualquier oportunidad para tener un mínimo contacto físico.

3. Es más atentx.

4. Celos, lo notas en su cara.

5. Contesta los mensajes rápido.

6. Te sonríe mucho.

7. Muerde sus labios.

8. Te lanza miradas sugerentes cuando hablan.

Originally posted by lets-stay-hipster

Géminis :

1. Te habla bastante.

2. Te saca SIEMPRE tema de conversación.

3. Se quiere hacer tu amigx.

4. Te mira.

5. Te prefiere a vos antes que otrxs.

6. Te invita a sus salidas.

7. Te sostiene la mirada.

8. Te coquetea.

Originally posted by shippedonroyal

Cáncer:

1. Se siente cómodx a tu lado.

2. Te mira mucho.

3. Te cuenta cosas más íntimas.

4. Demuestra su cariño con abrazos o cosas así.

5. Te habla de su familia.

6. Está siempre para lo que necesites.

7. Siempre están en contacto.

8. Si cree que estás tonteando con alguien se le nota, celos.

Originally posted by couplenotes

Leo:

1. Te coquetea.

2. Es muy amable, si es un hombre es todo un caballero.

3. Es muy posesivo.

4. Te mira te una forma muy intensa.

5. Contacto físico.

6. Apreta sus labios.

7. Te mira la boca cuando hablas.

8. Te hace detalles.

Originally posted by gosto-de-voce-um-tantao-assim

Virgo:

1. Es algo tímidx con vos, al principio.

2. Cuando agarra confianza está a gusto con vos.

3. Te escucha atentamente.

4. Trata de estar a tu lado, si no le gustas huirá.

5. Te mira cuando le hablas.

6. No se siente incómodo en momentos de silencio.

7. Cuando esté cerca tuyo mira puede que acomode la ropa o algo por el estilo.

8. Si cree que se equivoca en algo se ruboriza.

Originally posted by spain5h

Libra:

1. Te hace cumplidos.

2. Te mira muchísimo .

3. Quiere saber sobre vos.

4. Se preocupa muchísimo por vos, es muy atentx.

5. Los pequeños detalles cuentan, ya sea que te dé un simple caramelo.

6. Se frustra si conoces alguna imperfección de él/ella.

7. Te escribe constantemente.

8. Cuando estás cerca suyo se acomoda el pelo.

Originally posted by iistrawberry

Escorpio:

1. Te fulmina con la mirada.

2. Contacto físico.

3. Si estás a solas con él/ella y se quedan en silencio, notarás la tensión.

4. Te analiza de pies a cabeza.

5. Las bromitas no pueden faltar

6. Le gusta hablar de sexo, y te tirará indirectas, aunque creas que es uno de sus chistes, no lo es.

7. Observa tus labios.

8. En ocasiones sentirás que te ignora, pero seguramente son celos.

Originally posted by secretgif-s

Sagitario:

1. Te observa mientras caminas con mucha atención.

2. Se acerca a tu círculo de amistades.

3. Te hace bastantes cumplidos.

4. Te sostiene la mirada.

5. Te hace reír .

6. Te pregunta sobre vos.

7. Te invita a sus fiestas o a salir.

8. No está pegado a vos las 24 horas del día, te deja tu espacio.

Originally posted by thecouplesromance

Capricornio:

1. Te mira sin que te des cuenta y cuando te das cuenta aparta enseguida la vista.

2. Busca cualquier excusa para acercarse.

3. Ten por seguro que alguna vez te miraron los labios.

4. Intenta ocultar su nerviosismo, pero no siempre puede hacerlo.

5. Averigua sobre tus intereses.

6. Coincide con vos muchas veces.

7. Te habla y de un día para el otro te ignora.

8. Cuando hablan te presta toda la atención del mundo .

Originally posted by yunueht

Acuario:

1. Te esquiva la mirada.

2. Un días será muy amable y otro cortante.

3. Va y viene, es así, hasta que se aclare.

4. Apreta sus labios.

5. Te invita a salidas.

6. En ocasiones puedes a llegar a sentir que le desagradas.

7. Hace sonar sus dedos

8. Te pregunta sobre tus intereses.

Originally posted by asstrxlxgy

Piscis:

1. Cuando te ve un brillo salta en sus ojos.

2. Su mirada es muy dulce y presta atención a todos tus movimientos, con discreción.

3. Te habla más por las redes que en persona.

4. Siempre te saca sonrisas.

5. Te pregunta sobre tus sueños.

6. Te cuenta secretos.

7. Te cuida.

8. Cuando se pone nerviosx se muerde las uñas.

Originally posted by ruby-of-the-rose

*Revisar signo ascendente y solar*

Y de pronto llega alguien que te mueve las costuras,
rompe paradigmas,
que te hace sentir la magia en sus dedos,
y descubres que no todo es perfecto,
ni como lo planeaste.
Que las cosas suceden cuando el destino las tenía preparadas:
justo a tiempo.
Descubres que hay un universo detrás de sus ojos,
y que la palabra «tarde» nunca había estado tan cerca.
A veces necesitas un empujoncito a la realidad,
de la mano de alguien que jamás pensaste que llegaría,
pero llega.
Y mueve montañas,
sacude banderas,
construye barreras,
recita poemas,
atraviesa océanos,
y te ayuda a ponerte de pie,
y a sentarse a tu lado si es necesario.
Dejas de sentir mariposas en el estómago,
porque esos son juegos de niños;
aquí se siente tranquilidad,
humildad,
sinceridad,
confianza,
amor.
Te olvidas de las personas que alguna vez te hirieron, porque al fin has encontrado el antídoto al dolor.
Has encontrado alguien que tal vez no es de tu medida pero queda bien,
y se ajusta a tus imperfecciones,
las abraza y las vuelve suyas.
Dejas de creer en cuentos de fantasía,
porque tu historia de amor es mucho más bonita que todas esas,
y las canciones se escuchan al fondo
mientras observas a lo único que ha importado desde siempre.
Es cuando llega esa persona que borra cualquier parámetro antes establecido,
y lo que creías imposible ahora se puede en un soplido.
Comprendes que en ocasiones el corazón no tiene la razón al tratar de encajar en un lugar que no tiene espacio para alguien que tiene tanto para dar; pero que en la sonrisa indicada, encuentra el vacío que con tanto esfuerzo ha intentado llenar.
Y qué feliz se siente,
estar completamente llenos de cielos que vislumbrar juntos.
Y, es que,
a su lado, se siente a hogar.
—  Paulina Mora
Él se acerco y acarició su mejilla suavemente. El corazón  de ella latía tan fuerte que seguramente él podría oírlo. Comenzó a jugar delicadamente con su pelo. El toque de sus dedos enviándole oleadas de sensaciones. Iba a besarla. Eso quería ella. Luego, sus labios se encontraron y ella dejó de pensar. En ese instante sólo existía la ternura de su beso. La fuerza de sus brazos a su alrededor. El latido regular de su corazón bajo su mano. Mientras ella se entregaba a los brazos de él. Había un precipicio y ella caía perdidamente enamorada. Enamorándose de él.

-Alex G.

Me llamo Violeta, tengo 27 años.

El lunes 5 de junio acudí por primera vez a una cita con el Dr. Edilberto García Méndez en Tijuana, Baja California. Fui a hacerme un papanicolaou y pedir una segunda opinión médica, adicional a la de mi ginecóloga de confianza.

Al llegar al lugar de la cita, todo comenzó mientras el doctor se encontraba atendiendo a otra paciente con la puerta de su consultorio abierta, ella le preguntó algo, a lo que él gritó “¡Estás Pendeja!”. Me asuste pero aún así entré a la consulta porque me dijeron que era el mejor.

Se prosiguió con la cita y ya en su consultorio me hizo preguntas básicas para mi expediente médico, entre ellas quién era mi médico habitual, le dije que era atendida por la Dra. Coinda Arias, a lo que me contestó “A Coinda le tengo que hacer un ultrasonido para ver si tiene ovarios o huevos”.

Cuando hablamos de mi diagnóstico y quise despejar mis dudas sobre el mismo, respondió “Cállate, estás muy confundida”. Lo hice. Prosiguió a explicarme, pero me atreví a asentir con la cabeza y hacer un sonido de “mmmhmmm”, que es mi costumbre, a lo que él reaccionó violentamente gritando enojado “¡Cállate! No me interrumpas, ¿crees que sabes todo? ¿Vienes bien chingona a callarme? ¡Cállate! ¿Qué? ¿Traes un escuadrón de veinte batos siguiéndote afuera o qué?”.

Me quedé paralizada y asustada, traté de decirle al doctor que no había hablado, a lo que contestó gritando “¿Ya, puedo seguir?”. Continuó hablando e inconscientemente seguí asintiendo e hice ruido, como comenté anteriormente es mi costumbre, y me volvió a gritar más fuerte una tercera vez “¡Cállate! ¿Qué no entiendes? ¿Cuál es tu problema? Cállate y relájate, ¿por qué no te abres y te relajas”.

Después de ese trato me sentí paralizada. Durante la consulta, el doctor acercó a sus manos a las mías, frotando su dedo índice contra el mío diciendo “Si tú y yo tuviéramos relaciones sexuales sin condón….”. Sentí asco y escalofríos, quite mis manos de su alcance.

En la consulta también realizó comentarios impropios de colegas, hablando de “una patóloga increíble, chaparrita, muy guapa, de la cual no recuerdo el nombre”. Procedió a gritarle a su asistente para que le recordara el nombre; “Raquel Ibarra, sí, Raquel guapísima”.

Para pasar de su oficina al cuarto de auscultación, el doctor me tomó de la mano entrelazando sus dedos con los míos, lo cual me pareció invasivo e innecesario en una consulta médica. Me asusté y me sentí incómoda, otra vez quite la mano instintivamente y el doctor me forzó a volver a tomarle de la mano y entrelazarla con sus dedos, sujetando de mi mano innecesariamente fuerte. Al caminar me preguntó a qué me dedico, le dije que era arquitecta, a lo que contestó “Las arquitectas creen que tienen muchos huevos”.

Ya en la sala de ultrasonido, cuando vio mi ropa interior, grande y cómoda de esa que te pones para ir a ver al doctor (“a la Bridget Jones”) comentó “¿Usas calzonsotes para que vean los albañiles que sí traes?”. Me quede callada y pude sentir cómo me iba alejando de la situación, como viéndola detrás de un vidrio, como una película, abstraída. Para ese momento de la consulta estaba como ida y sin poder reaccionar a sus agresiones.

Me regaño por no haber tomado mucha agua antes del ultrasonido pélvico, pero lo realizó de todas maneras. Entre al baño a orinar y al salir me seguía esperando para otra vez conducirme a otra sala, tomando otra vez mi mano con dedos entrelazados a pesar de mi obvia incomodidad. Me llevó a un tercer cuarto donde me dio indicaciones de dónde estaba la bata y me dijo “Quítate toda la ropa, menos los aretes”. Me puse la bata y me tendí en la mesa.

Empezó a realizar el papanicolaou sin avisarme que me iba a tocar. Me asusto y brinqué. Mientras le comentaba los procedimientos que me había hecho mi ginecóloga anteriormente, él se dedicó a criticarla y referirse a ella y a su labor de manera despectiva, esto mientras estaba tendida en la mesa de exploración, con los pies en los estribos y un “patito” en la vagina, en una situación incómoda y de mucha indefensión física y emocionalmente.

Después realizó una exploración mamaria, que para mi experiencia con otras ginecólogas, fue larga e invasiva. Terminando todo me quede sola y me vestí.

Volví a su oficina y le pedí una tarjeta con su información para obtener su correo electrónico y saber los resultados de mi estudio cuando estén listos. Me dijo que no tenía y le pedí entonces una de sus recetas que contiene todos sus datos; tomó su pluma y volteandome a ver garabateó algo en la receta: la palabra “FEA”.

Para ese momento yo lo único que quería era irme de ahí. Pague rápido y salí del consultorio.

Pasé las siguientes doce horas sin entender nada, culpándome por no reaccionar y no defenderme. Había llegado hasta él para ser atendida por primera vez con un ginecólogo varón, asustada por un diagnóstico y nerviosa como nos ponemos muchas mujeres al ir a una cita ginecológica.

Luego de una noche sin dormir fui engarzando todas las variedades de maltrato y violencia que viví en la interacción con ese doctor: desde gritarle a su asistente, a la paciente previa a mi cita, callarme, gritarme, tomar mi mano de manera lasciva, obligarme a tomar su mano cuando la había retirado, conducirme de una sala a otra con la mano agarrada, infantilizándome.

El hablar con términos despectivos, ofensivos y sexuales de sus colegas mujeres, el hablar de una posible relación sexual conmigo sin condón y su comentario sobre mi ropa interior, son comentarios inadecuados en cualquier interacción profesional, pero son más graves cuando se dan entre médico y paciente.

Él estaba en una situación de poder, como médico, varón, mucho mayor que yo, atendiendome en su consultorio y fue desde ahí donde me violentó como paciente. Leyendo el código de ética del Colegio de Ginecólogos de México, con su conducta violó al menos quince cláusulas de este código bajo el que supone debería de regir su práctica.

En cuanto me espabilé y deje de culparme por no defenderme, acudí al Ministerio Público y a Derechos Humanos, cuyo personal hizo llegar mi denuncia a la Comisión de Arbitraje Médico de Baja California. En las tres instancias y en mi consulta privada con abogados, todos me dijeron que es poco probable que mi denuncia prospere o resulte en una sanción para el médico.

A pesar de que todos coinciden en que hubo una serie de conductas inadecuadas que caen en los parámetros de hostigamiento, ésto no es considerado un delito. Saber que lo que viví no es suficientemente grave para ameritar una sanción es muy duro y me llena de coraje.

Por eso decidí hacer pública mi experiencia con el Dr. García Méndez y al menos evitar que más mujeres pasen por esa situación al ir a buscar cuidados para su salud. Por favor, comparte mi testimonio y si has sido violentada por un profesional de salud, comparte tu experiencia para al menos visibilizar estas maneras de violencia y acoso que siguen prevaleciendo en la práctica médica hasta el día de hoy.

#noesnormal

Que un médico te grite

Que te calle

Que no conteste tus preguntas

Que haga bromas sexuales con pacientes

Que comente sobre tu apariencia

Que critique tu ropa

Que juzgue tu vida sexual

Que te diga FEA

Que minimice tu dolor

Que insulte a sus colegas

Que no se castigue el hostigamiento

Que una denuncia no valga

Que te digan exagerada porque no reaccionaste

Que otras mujeres te juzguen de exagerada

Que te pregunten ¿Por qué no te fuiste?

Se fue y se llevó su risa y el brillo eterno de sus ojos.


Se fue y se llevó abril y mayo, ya jamás habrá primavera de nuevo.


Se fue y se llevó sus nueve lunares, sus cien historias tontas, sus veinte dedos suaves. Se llevó sus risa estridente y sus abrazos, los mejores del mundo.


Se fue con su cabello rebelde y sus mejillas rosas. Se fue y se llevó demasiados besos sin dar.


Se fue y se llevó todo. Se fue y la dejó sola.


Él jamás sabrá que ella le contaba las pestañas cuando estaba dormido.

—  Letras Secretas
Estuvimos juntos toda la tarde, y toda la noche.
Desde el momento en que la vi sus ojos llamaron mi atención, era bonita, tan bonita.
La desee, desde ese momento.
Pero no fue hasta unas horas después y unas copas demás que las cosas sucedieron.
Mientras ella cantaba yo no dejaba de mirar su boca, esos labios rosados, esa mirada brillante, los dedos de sus manos moviéndose al compás de la música, y entonces pensé, esto durará solo esta noche, y después de eso todo acabará.
Y entonces dejé que la culpa me invadiera más tarde, ya pensaría en eso después, pero por el momento, yo no podía dejar de pensar en ella, así que con valor de alcohol y deseo de ella, la besé.
Y joder, como la besé, tomé sus labios titubeantes mientras le tomaba la mejilla, no fue un beso suave, ni dulce, era un beso con una promesa dibujada en la comisura de su boca, no sería el último.
Ella me correspondió, tan deseosa de mis labios como lo deseoso que yo estaba por los de ella.
Desde entonces algo cambió en ambos, una nueva historia reducida a una sola noche. Y un secreto nuevo que ambos tendríamos que guardar.
—  Misterioso sin sonido.
Disfruta tu relación.
Disfruta los besos lentos y los juguetones.
Disfruta sus brazos sobre tu cintura.
Disfruta los momentos tontos llenos de carcajadas.
Disfruta sus manos, a veces tan calidas y otras tan traviesas.
Disfruta tenerlo recargado en tu pecho mientras pasas tus dedos por su cabello.
Disfruta escuchar sus historias mientras te lo imaginas todo como si hubieras estado ahí.
Disfruta los momentos en los que comen juntos mientras platican de aquellas cosas que siempre pensaste y nunca dijiste.
Disfruta los momentos de silencio tomada de su mano.
Disfruta la fase cariñosa y cursi que pasan de vez en cuando tirados en la cama.
Disfruta tu relación sin preocuparte por el tiempo, por la duración o por las demás personas, vive y deja vivir.
¿Sala para dos? {Drabble Wigetta}

Impredecible. Willy es impredecible.

 Un día realmente él podía pasar las veinticuatro horas sin dirigirme una sola palabra, quiero decir, apenas un buenos días y un “es hora de grabar” para luego al finalizar pasar nuevamente de mi existencia como si no hubiera un mañana. Sin embargo había días en los que parecía convertirme en el centro de atención de su vida.

“Deberíamos ir al cine”

Como hoy.

Ir al cine. Sonaba bien, lo hacía en mi cabeza y al mismo tiempo sonaba mal. ¿Estaba bien dejarse usar? ¿Me está usando? ¿Qué películas se estrenan hoy?

¡Samuel no se deja usar!

“No sé si me apetece ir hoy. Puedes ir tú solo si quieres.”

No te atrevas a irte sin mi.

“¡Oh vamos! Será divertido, hace tiempo que no pasamos tiempo juntos.” Me dice en un tono aniñado que apenas puedo ignorar. Puedo sentir su insistente mirada y hasta oír sus pestañas revolotear de una forma violenta con la intención de llamar mi atención.

“Es cierto, ya no pasamos tanto tiempo juntos. Es absurdo, ¿No crees?” Le digo pensativo, casi más para mi mismo que a él y entonces me encuentro rascando mi barba y luego volteo a verle, quiero reír de su cara inexpresiva que sigue en espera de una respuesta positiva sin embargo no lo hago.

“Claro, ¡Vivimos juntos! No tiene sentido que no quieras ir al cine conmigo ¿Sabes?”

“Es un buen punto” Asiento ligeramente e intento no reír ante el suspenso que pretendo mantener.

“¿Entonces?”

“Entonces tendré que ir contigo al cine, ya sabes, porque vivimos juntos, recuperar los viejos tiempos. Además no puedo permitir que vayas con algún extraño que puedas encontrarte por ahí”

“¿Qué dices? No salgo con extraños. De hecho, tú eres el extraño para ellos.” Su lengua filosa se desliza por la comisura de sus labios escondiendo una sonrisa siniestra y caigo en la tentación de querer degustar de su boca. “Creo que es hora de irnos” Murmura con delicadeza, sabe que ha ganado y se encamina con elegancia hacía la puerta principal y me veo obligado a seguirle como su sombra.

Murmullos, tickets, gente, bebidas, palomitas y más murmullos.

El cine parece estar lleno esta noche, sin embargo Willy cree que entrar a una sala completamente vacía es la mejor idea. ¿Lo es?

“¿Donde quieres tomar asiento?” pregunta entre risas como si realmente fuera gracioso ver la sala entera vacía, como si de verdad fuera un trabajo difícil elegir donde sentarse estando todos los asientos vacíos.

“Pues no lo sé, lejos de ti mejor” bromeo y me encuentro cautivado con su enorme sonrisa que se expande cada vez más y más, y su mano pronto está envolviendo la mía entre sus cálidos dedos mientras me guía al centro de los asientos siendo ambos el centro de atención para un publico inexistente.

Las luces enseguida descienden y la pantalla se enciende iluminando a duras penas el lugar, los parlantes comienzan a vibrar anunciando que están encendidos y la película da su inicio con anuncios promocionando a otras películas, mientras me dedico a observar a mi alrededor y puedo notar que realmente nadie ha pagado para ver esto salvo nosotros dos lo cual es ridículo y puedo imaginar que se trata de una bazofia, sin embargo no me quejo porque Willy sigue allí con esa estúpida sonrisa iluminada y pienso que quizás no hemos malgastado el dinero.

“No puedo creer que estemos solo tú y yo” susurro por inercia y enseguida me rio de mi mismo al recordar que, ¡Nadie está allí para hacerme callar!

“Lo sé, ese era mi plan” dice divertido mientras su mano comienza a deslizarse como serpiente por mi brazo hasta llegar a mi rostro, instintivamente atrapo su mano y me veo obligado a besar el dorso de la misma. Y casi me permito sonreír al pensar que nos encontramos en un lugar publico y a Willy no parece importarle en absoluto.

“¿Por qué querrías estar a solas conmigo? Dime, bonito.. ¿Qué deseas de mi?” pregunto inclinandome hacía delante de manera que puedo tocar con la punta de mi nariz la suya.

 Nuestro trato con un deje de humor nunca desaparece, pero de vez en cuando dejamos caer aquella fina capa de personajes que nos protegen el uno del otro y decimos cosas que nos dejan expuestos, no hacía nuestro publico sino ante nosotros mismos y tal vez eso nos asusta tanto como nos gusta.

“¿Qué deseo? Hum buena pregunta, pero yo diría.. ¿Qué es lo que no quiero de ti? Porque lo quiero todo” su voz suena rasposa y casi puedo oírlo ronronear, sus labios no tardan en pegarse a los míos con violencia, como cuando arrojas una piedra contra un cristal y todo se rompe en mil pedazos dejando un hermoso y destructivo desastre.

Mis manos viajan hasta su cintura obligandole prácticamente a montarse sobre mi y una lluvia de suspiros se hacen presente al dirigir una de sus manos hacía el bulto en mis pantalones.

Nos comprendemos bien, realmente no mentimos cuando lo decimos. Sabemos donde tocar, sabemos donde besar, sabemos exactamente lo que el otro quiere y probablemente era una de las razones por las cuales solíamos pasar tanto tiempo juntos en aquellos caóticos tiempos viviendo en Los Angeles.

La película parece estar yendo por la mitad, lo cual deduzco porque no he visto nada y entonces recuerdo que las cosas no pueden salirse de control.

“Willy”

“Sh estamos bien”

“Willy van a vernos” repito entre chasquidos de nuestros labios separandose para volverse a unir.

“Estamos bien, estamos bien” me dice respirando profundo negandose a soltar mis labios siquiera para tomar un respiro.

“Podría entrar alguien” Difícil, hacer entrar en razón a un Willy excitado es una tarea muy difícil. Como quitar a un gatito que está prendido de tu ropa, literalmente como eso.

“Déjalo entrar, déjame entrar” suplica entre risas y me siento traicionado por mi mismo al dejar escapar una carcajada.

“¡Willy! Vayamos a casa, por favor” le pido en un tono de voz suave mientras lucho contra sus manos que se encuentran aferradas a mi.

“¿Me dejarás entrar?” pregunta jocoso, sin embargo sé que no está bromeando entonces miento en un asentimiento logrando zafarme de su agarre.

“Solo si te portas bien de camino a casa”

¿Por qué no estamos juntos?... || Wigetta One Shot

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

- ¡Vegetta! ¡Que llegamos tarde a la función!

- Ya Willy, tranquilo que ya estoy, vámonos

Era bueno salir de casa de vez en cuando, después de grabar todo el día, una película en el cine no sonaba mal

- ¿Qué vas a pedir Willy? - pregunté a mi compañero mientras estábamos en la fila

- Hombre, pues palomitas, casi que solo vengo por eso al cine

- Sólo no pidas las más grandes porque al final soy yo el que tiene que comérselas y se enferma de la tripa

- Bueno, porque quieres, yo no te pido que las comas

- ¿Y que más quieres que haga si me las das? Pareces un niño pequeño, si es que me iré al cielo con la paciencia que te tengo

Ahí estábamos, Willy compartiendo su foto de las palomitas que acababa de comprarse y yo mirándole como siempre, era como un niño pequeño, recordaba la primera vez que lo conocí, su voz no coincidía con el chico que tenía frente a mí, sus ojos castaños que se achinaban cuando sonreía, su evidente inocencia a tantas cosas, sin embargo eso no aminoraba la madurez que llevaba consigo, aún a su corta edad, y esos mofletes que se teñían de un leve carmín con cada una de sus acciones…

Yo le admiraba, admiraba su valentía al ponerse frente a una cámara y que miles de personas lo vieran, yo mismo fui un subscriptor suyo… Jamás creí conocerlo, ni que sería mi compañero de trabajo, mucho menos que algún día dejaría la comodidad de la casa de mis padres en Madrid para irme a vivir con él a Los Ángeles… Jamás creí enamorarme de él…

- Ya está… no puedo creer que me convencieras de ver esta película

Salí de mis pensamientos para volver al presente, Willy miraba al frente mientras comía un puñado de palomitas

- Qué dices Willy, si ni siquiera es de miedo

- No, pero seguro un susto me saca, el bicho da miedo

- Un poco sí, pero da igual Willy que aquí estoy yo si quieres abrazar a alguien - dije con un tono coqueto a mi compañero

- ¡Uy si! No veas, primero vamos, salgo corriendo

- Qué mala gente eres chaval

- Shhhhhh que ya empieza

Las luces se apagaron anunciando el inicio de la película, pasé hábilmente mi mano frente a Willy y le robé un puñado de palomitas para disfrutar de la función

—————————————————————————————————-

- Ostras tío, pues si me gustó la película

- Pues, no estuvo mal, pero tampoco fue la leche

Salimos del cine y nos dirigíamos al estacionamiento de la plaza, estaba ya algo vacío, además de que habíamos aparcado un poco lejos de la entrada principal

Caminábamos en dirección al coche, miré a Willy, su cabello oscuro estaba despeinado ya que antes de salir se dio una ducha rápida y no se molestó en arreglárselo, se veía muy bien así, se me antojaba pasar mi mano por sus cabellos que seguirían húmedos en algunas partes… Lo miré de arriba a abajo, llevaba una sudadera nueva, últimamente había cambiado su vestimenta, era extraño verlo así, no era que no se viera bien, simplemente que me costaba creer que ese era el Willy que había conocido, solo bastaba que hablara con él para saber que detrás de esa nueva imagen, aún estaba el Willy de siempre.

Mis ojos se detuvieron en la mano que llevaba a un costado, estaba tan cerca de la mía… con un movimiento ágil tome su mano, él me miró con una ligera sonrisa en sus labios y correspondió el gesto, entrelazando sus dedos con los míos, ambos dirigimos la vista al frente y sin soltarnos, seguimos caminando hacia el coche.

Llegamos a casa, Willy dejo las llaves sobre la mesilla de la entrada y se dirigió al sofá, se dejó caer en este y tomó el control de la televisión, me acerqué al sofá y le rodee con mis brazos por encima del respaldo.

- Compañero ¿Que cariñoso estás el día de hoy no? - dijo mientras pasaba sus manos sobre las mías  

No me consideraba una persona demasiado melosa, en realidad creía que en cualquier relación era necesario darse su espacio, sin embargo, disfrutaba mucho de la compañía de Willy, había algo que me atraía siempre hacia él…

- Me gusta estar contigo chiqui

- Y a mí también

Se giró en mi dirección y nos miramos fijamente, todo era mejor cuando estábamos juntos… dolía saber que no podíamos estarlo más

- Willy… ¿Qué estamos haciendo mal?

- ¿A que te refieres? - me miró extrañado

- ¿Por qué no estamos juntos?

- ¿Qué dices? Estamos juntos justo ahora ¿No es así?

- Sabes de lo que hablo ¿Por qué no estamos juntos… en plan pareja?

Willy se inclinó al frente, soltándose de mi abrazo

- Ya hemos hablado de esto vegetta…

- Ya lo sé Willy, es solo que, si dos personas se quieren, deberían estar juntas

- Ya no somos unos adolescentes Vegetta…

- Yo tenía tu edad cuando te conocí Willy… ¿Acaso la edad es un problema para ti?

Mi compañero se removió incomodo en su asiento, no me miraba, tenía una expresión seria, pero sus ojos delataban tristeza. Nunca creí que a Willy le importase que fuera mayor que él, en realidad sólo en número, ya que nunca me sentí conforme a la edad que tenía, inclusive en muchas ocasiones, Willy demostraba ser mucho más maduro que yo, seguramente eso estaba intentando justo ahora.

- No es por la edad Vegetta – se levantó del sofá y caminó frente a mi – ¿Es que no ves que no podemos permitirnos estar juntos?

- ¿Por qué no? Yo te quiero… ¿Tú no me quieres? – pregunté dudoso

- ¡Sabes que sí! Por eso es que he aceptado estar contigo a pesar de todo, ¿Crees que no es difícil para mí también?

- ¿Y entonces? Por qué nos hacemos los tontos con el tema

- Veg… Samuel, no podemos… Nuestra vida y nuestro trabajo no lo permiten

- Al demonio lo que piensen Willy, a mí no me importa perder seguidores si voy a ganar una vida libre contigo

Me acerqué a él, tomé su brazo para darle apoyo, se giró y se soltó una vez mas de mi agarre, pasó sus manos sobre su rostro en señal de desesperación y me miró suplicante

- ¿Acaso no quieres una familia? ¿No es lo que siempre has deseado?  Yo no puedo dártela, tienes que estar con alguien que si pueda

- Eso no es problema Willy, hay otras formas, eso no es un impedimento

- Es que eres terco… - levantó los brazos para después dejarlos caer a sus costados, al parecer no tenía más excusas que decir

- Y tú eres tonto… Willy, yo te quiero – pasé mi mano por su cintura, el consintió el gesto y me abrazó – ¿A qué le temes?

- A todo… ¡Las cosas no son así de sencillas Samuel! ¿Qué pasa si después ya no funciona? ¿Que pasa si todo sale mal?

- ¿Y prefieres huir? ¿Aparentar que nada pasa?… ¿Crees que no me duele verte con ella? – Le dije al tiempo que lo tomaba de los hombros y le separaba un poco de mi para mirarle

- ¿Y crees que a mi no me dan celos cuando te escapas a saber donde con ella también?

- ¿Y que puedo hacer Willy? ¿Quedarme aquí solo? Al menos yo sé que no voy a quedarme con ella, porque al que quiero es a ti… ¿Tú que puedes decirme?

Sus ojos delataban tanto, sabia que él me quería, me lo había dicho y me lo demostraba muchas veces a su manera, a pesar de que había cambiado mucho en todos estos años, en el fondo seguía siendo aquel chico inseguro de sus acciones.

- No lo se Samuel, no podemos… No puedo

El sonido de un tono de llamada inundó el salón, era el móvil de Willy, seguramente ella lo estaría llamando, me miró con cierta decepción y pena.

- Anda ve, sé que tienes que responderle – le solté

- Samuel… Lo siento

Willy tomó su móvil de la mesa y se dirigió a su habitación, yo me quedé en el salón, di un leve golpe a la pared que tenía enfrente y cerré mis ojos…

- Yo también lo siento Willy, mucho más de lo que tú crees

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

He vuelto!!! dejo esto y me voy corriendo, no me odien mucho, a mi me duele también T_T por eso tengo que sacarlo, tengo ya varias cosas pensadas para escribir así que espero vernos pronto por aquí. 

Si dais like se agradece :3 un saludo muy grande a tod@s

Teoría de Villainous.  El misterio del avión.

 Todos nosotros hemos notado ya el avión aparentemente estrellado en la casa de Black Hat.

Pero hay algo que debemos darnos cuenta, y es que no es un desperfecto, al menos no uno ordinario. Podemos ver en los episodios lo destructivos que son los personajes y cuando la mansión sale destruida a consecuencia de sus acciones, al episodio siguiente ya está en perfectas condiciones.

Pero el avión siempre permanece. 

Y si nos vamos a los cortos originales, podremos ver que el avión sigue apareciendo, lo cual indica que lleva ahí mucho tiempo o por lo menos que es una idea que el creador realmente no quiere dejar de lado.

¿Pero cuál sería el motivo por el que Black Hat no lo mueve del tejado de su casa cuando tiene todo el poder para hacerlo?

¿Y si les dijera que es muy probable que el supuesto accidente en el avión haya sido a causa del mismo Black Hat? Les explicaré. 

Todos conocemos ya el famoso retrato de Black Hat mostrando restos de sus victimas a sus pies, Este retrato contiene guiños a varias series de Cartoon Network, pero hay algo más, algo que aparece en esta misma serie.

El avión está ahí, en la misma posición que tiene en el tejado de la casa. Recordemos que los restos en este retrato aparentan ser de las victimas de Black Hat. Por lo que hay un posibilidad de que el motivo por el que no se haya deshecho del avión es porque lo conserva como trofeo.

Pero, ¡ey!, la teoría no termina ahí. La verdadera pregunta es, ¿qué pasó con los pasajeros del avión? 
Para responder a esa pregunta debemos irnos a la popular pizarra de notas que ha ayudado a todos a sacar teorías.

Las notas nos regalan chistes, mensajes escalofriantes y nombres desconocidos, pero hay otra cosa, eso que sobresale por encima.

Una fotografía mostrando cuatro personas vestidas de negro, celeste, blanco y amarillo, todas ellas cubiertas del rostro por una gran mancha oscura. Son personas que podrían ser compañeros de trabajo, amigos o hasta estudiantes, y queda claro que no son ni Black Hat, ni Demencia, ni mucho menos 5.0.5. 

Entonces, si estas personas podrían ser los tripulantes del avión, ¿qué hace su fotografía ahí? ¿a quién pertenece esta foto?

Seguro le pertenece al dueño del calendario de la avioneta.

Es muy evidente que de alguna forma el Dr. Flug está muy ligado al avión, incluso él mismo lo lleva en su camiseta.

Por ello, ¿podría ser posible que él sea una de las cuatro personas mostradas en la fotografía? Recordemos que en la foto a ninguno se le ve el rostro y es exactamente lo que hace Flug, ocultar su rostro bajo esa bolsa.

Ahora las cosas se tornan oscuras. Si han notado, a pesar de que el Dr. Flug es una persona algo tímida, sólo se muestra verdaderamente temeroso hacia Black Hat, haciendo lo mayor posible para no molestarlo.

Tengo mis razones para creer que algo le hizo Black Hat a Flug con tal de tenerlo esclavizado.

¿Qué pasaría si Flug hubiese vendido su alma o algo similar con tal de proteger a sus amigos?

No sería extraño, puesto que Black Hat es prácticamente un demonio muy poderoso.

Podría ser que dejó a Flug vivir porque se dio cuenta de su inteligencia y necesitaba un científico en su organización. Esto lo llevó a hacer un trato con Flug, que si trabajaba para él le perdonaba la vida y quizá a los demás pasajeros.

Pero cabe la posibilidad de que Flug ahora no sea del todo humano a causa de lo que sea que le haya hecho Black Hat.

Vivimos en una época en la que en una caricatura un simple chiste no puede tomarse a la ligera, porque a pesar de poder ser una broma sin sentido, podría ocultar un trasfondo más complejo. Ejemplos hay muchos, de tonterías en animaciones que al final tienen una explicación lógica.
Ahora, los personajes en esta serie tienen cuatro dedos en cada mano, pues bien, en el primer episodio Flug parece manipular la forma de su cuerpo a voluntad, mostrando en la palma de su mano siete dedos, y no es un error de animación, porque justo en ese momento el personaje hablaba del número siete.

Como les dije, puede ser un simple chiste, pero a la hora de hacer teorías todo debe tomarse en cuenta.

Puede que, cual sea el trato que haya hecho con Black Hat, le haya otorgado algunos pocos poderes semejantes, inclusive puede que la razón por la que oculta su rostro es porque se haya deformado, tal vez ya no viéndose como un humano.

Es sólo una teoría.

Odiaba esa boca. Sus curvas, aquellos dientes alineados, su estocada letal al tiempo cuando lo congelaba. Odiaba aquel cuello, los hombros y el torso firme y altivo. Odiaba sus caderas, sus muslos y sus pantorrillas. Sus brazos, sus manos, sus pies y sus dedos. Aquellas uñas esmaltadas. Las odiaba todas. Odiaba aquel recuerdo, la máscara de lo inconsciente, lo que me hacía actuar de manera disoluta cada vez que la soñaba. La odiaba a ella, quizá porque era mi manera de quererla. Odiándola. Para que no me doliese luego cuando se fuera. Para que al irse me llevara consigo. Para que no se le ocurriera volver sin intenciones de quedarse para siempre. La odiaba sin temor ni mesura, sin más ardor que el frío de un te quiero apagado. La odiaba porque seguro que me odiaba a mí mismo tanto como para no admitir que por ella hubiese entregado hasta la vida. La odié entonces, porque viví por ella y me olvidé del resto. De aquello que realmente me mantenía vivo. La odié por llegar, no por hacerme olvidar de todo. La odié por existir luego de haber agradecido que lo hiciera. Y la odié de nuevo. Su boca injusta, sus ojos que nunca me miraban. Sus hombros y sus muñecas, las costillas que se insinuaban bajo su piel desnuda. Sus pretextos y razones, su maldita forma de celarme, de mantenerme aguardando un algo que nunca llegaba. De hacerme oír la lluvia en mitad de un desierto. De decirme que iba a quedarse y de no aparecer al día siguiente. Ese abrir y cerrar de ojos. El sí y el no escritos en una misma línea. La odiaba a ella. Su vida y la mía. El que no hubiésemos sucedido nunca.
—  Heber Snc Nur

Una suave brisa nocturna golpeaba sutilmente sus mejillas y un largo día había finalizado,él sólo deseaba tener una larga noche de sueño,pero aún así debía ir a la iglesia para ver si todo seguía en orden,además mañana debía dirigir otra misa.
Justo antes de tomar los picaportes de las puertas que le conducirían adentro del lugar,la duda le había ganado;él sabía cuál era el problema que le esperaba si entraba.
Aquél problema era un joven…más bien un rebelde,un rebelde al que no le importa lo que los demás puedan decir de él,un rebelde que sobrepasaba el límite de lo políticamente correcto,un rebelde que quebrantaba las reglas en cada lugar del pueblo,un rebelde que se queda cada noche a dormir en la iglesia sólo para encontrarse con él.Este rebelde llamado Frank no le podía atraer,era algo incorrecto,sin embargo su corazón decía otra cosa.

Por el bien de los dos,esta podría ser la oportunidad para decirle que se detenga;nada bueno podría pasar si es que alguien llegaba a ver que había algo entre ellos.

Dubitativo,abrió las dos puertas,las cuales provocaron un molesto chirrido que resonó dentro de todo el lugar.A paso lento caminó hacía el altar que estaba en el centro cubierto con un blanco mantel,el cual era iluminado por la luz que entraba por un ventanal que estaba por detrás,ahí había un espacio en donde Frank acostumbraba dormir,pero ésta vez no lo encontró.

Decidió mirar por los asientos pero tampoco había ninguna pista que ese chico había estado ahí.
Soltó un gran suspiro a la vez que observaba la luz de la luna,el cura pensó que había una posibilidad de que ya había perdido el interés y que no vendría más,pero esto no duró mucho hasta que escuchó cómo las puertas se cerraban detrás de él.
Rápidamente se giró y sólo logró escuchar una sutil voz ronca antes de que alguien lo atacara con un abrazo y cayera al suelo.
-“Buenas noches,sr. Way.Lo extrañé demasiado”- Dijo Frank con alivio,las charlas y misas que daba el sacerdote en el colegio del pueblo al cual asistía no eran suficientes.El tiempo pasaba tan lento cuando no lo veía,así que aprovecharía cualquier oportunidad para estar cerca de él.

Gerard aún recuerda la primera vez que hablaron,el menor no le había dedicado nada más que un “hola”,pero nunca supo que su “relación” se convertiría en lo que es ahora.

El menor se estaba aproximando hacia sus labios,pero éste fue detenido por su mano.

-“Frank,tenemos que hablar…yo-”- Él sólo quería terminar rápido con esto,pero sentado sobre sus talones,el menor deshizo el abrazo y con una sonrisa maliciosa puso su dedo indice sobre los labios del cura para que se callara,mientras que su mano derecha se afirmaba del espacio que quedaba en el piso entre sus piernas abiertas.

-“Déjeme adivinar…¿por fin podré entregarme a usted,cierto?”- El joven hablaba con entusiasmo,realmente se sentía atraído por el sacerdote y esto podía demostrarlo cada vez que hablaba con él;nunca dejaba de hacer contacto visual y sus ojos tenían un brillo muy particular.

El cura quitó el dedo de sus labios,liberó un suspiro y negó.

-“Frank,escúchame,debes detenerte,no sabes en lo que te estás metiendo…”- Antes de seguir,lo miró a los ojos para ver si se tomaba esto más enserio-“Los dos corremos peligro y…”- Oh los ojos de aquél muchacho le distrajeron;su color avellana resaltaba aún más por la luz de la luna y de alguna manera su rostro se veía más inocente y puro,sin embargo sus intenciones eran opuestas a eso.
Al notar que se estaba tomando mucho tiempo,decidió continuar.

-“Debes aceptar que nada va a ocurrir entre nosotros ¿Qué sucedería si los demás nos-”- Una vez más,el cura fue interrumpido.

-“Esto no le importó la última vez que casi lo hacemos,además…”- Frank,quien parecía nunca dejar de sonreirle,cambió a una expresión más neutra -“Los demás no importan y nunca lo harán”- Procedió a quitar la cruz que colgaba en el cuello del mayor y sin dudar dijo:-“No tiene idea de los feliz que sería si su dios decidiera llevarme al infierno junto a usted,sr.Way”-  Sus mejillas se tornaron un color rojo carmesí mientras le dedicaba una mirada sincera.El joven dejó que la cruz cayera al piso al momento en que sus narices chocaran y para demostrar su derrota,Gerard sólo dejó que Frank por fin pudiera tener contacto con sus labios.

[Continuación? idk sólo es un experimento algo fallido..je.]

Pico en Santa Lucía

El otro día esperaba un taxi pa irme a la casa, eran como las 3am y estaba cerca del bella más pal lao del Bellas Artes, camine un poco porque no pasaba nada y llegue hasta la alameda por el borde del Santa Lucía, antes de llegar a la alameda (por el borde del cerro) habían dos locos meando, me hice el wn pa ver si les veía algo pero no cache nada, espere q pasaran primero y uno de los locos se despide y se va y el otro loco se devuelve y paso por al lado mío, como 1.75 con el típico buzo pitillo y una parka sin mangas y el polerón con gorro puesto, le mire de reojo el paquete y se veia un buen bulto. Me hice el wn y prendi un cigarro, el loco camino hasta la otra esquina y se sentó en la cuneta y saco un cigarro, lo prendió y saco de su bolsillo una chela y yo camine lento porq no cachaba que onda hasta ese momento, cruce la calle y me senté por el frente, el loco espero un rato y se paro, camino hasta donde estaba sentado y me dice “hermano tení papelillo” y le dije q no pero si quería le pasaba un cigarro pal pito, y acepto se sentó al lao mío y yo comencé a vaciar el cigarro, ninguno hablaba hasta q me dice puta hermano q esta helao la cago tengo las patas congelas y le dije si wn la cago esta mas helado, le pase el cigarro y me dijo buena vola hermanito quiero puro volarme, hizo el pito y me dijo querí? y le dije dale tu primero, mientras fumábamos conversamos q el loco venia del bella y q su amigo se había ido donde la polola y q el queria volarce antes de irse a su casa.

Mientras fumaba el pito se paro y se saco la tula pa mear, tenia la tula gruesa más que larga y depilada, lo mire de reojo y seguí fumando, se la sacudió y se sentó y tomo de su chela y me ofreció, le dije que gracias pero que tenia una y q se la tomara no más, se rió y me dijo naaa hermano si tengo otra guardaita y se agarro el bolsillo, así q le acepté y tome unos sorbos, mientras lo miraba de reojo, tenia las piernas gruesas y por lo q se veia los brazos igual, el loco me decía q había salido pa comerse unas minitas pero q no le había resultado mucho, me dijo niun brillo las pelas cualquier color pa darte un beso y me pregunto de donde venía, le dije q de un bar q nos habíamos juntado con mis amigos. Se acabaron las chelas y me dice “puta el pito me deja terrible seco hemano” y le dije puta wn si q mala onda y me dice y que guea hacemos? y sin saber q decirle le dije puta las botillerias están cerradas a esta hora y me dijo sipo hermano, y le dije pero wn por bellas artes hay una guea q venden copete, partimos y me decía puta hermanito q eris buena onda y me dice yo = tengo moneas asi q piola, encontramos el bar y logramos q nos vendieran unas chelas del itro, asi q cruzamos al forestal y nos sentamos a tomar, me dijo hagamos otro pitito y le dije yapo, entre pitos y chelas nos fuimos soltando hasta q llegamos al tema del sexo y el me dice puta hermano venía entero acicalao pa la disco hasta me corte los pendejos pero no pesque niuna pela y le respondi puta wn q mala pero demás q te sale algo po y me dice como asi hermanito? y entre risas le dije las putas de san antonio y me dice niun brillo po hermano esas culombianas cobran y ni ahí con esa guea y ahí me pregunta y vo hermanito q onda y le dije naaa piola no má y me dice guena, prendio el pito  mientras se paraba y se volvia a sacar su pichula, esta vez de frente y ahi vi ese medio pedazo meando puta la guea no podia dejar de mirarlo tenia la tula gruesa depilaita y meaba tanto q me calentaba y la tenía agarra con una mano y con la otra fumaba, se la sacudio y me dice puta q rico mear hermanito esta guea de chela me hace mear a cada rato y le dije si wn yo = voy a mear. Estabamos sentados en el pasto atrás del Bellas Artes, no andaba mucha gente así q estabamos piola, ya eran como las 4:30 cuando me dice puta wn qude entero caliente unas pelas me sobajiaron la raja en la pichula y quede caliente a lo que respondi si se nota en tu buzo y me dice riendo shaaa hermanito me anda mirando el paquete? y riendo le dije no wn si fue de reojo y me dice naaa mire no ma si lo cache con hambre de pichula porq cree q me devolvi y se agarro el paquete, no supe q decir y tome chela y me dice si en vola su chupa piola igual taria pulento po hermanito y le dije pero wn aqui = nos pueden ver y me dice pero vamos ahi po y me apunto unos arbusto al lado del río y le dije yapo vamos, nos paramos cruzamos la calle y llegamos y me agarra del brazo y me dice pero cómetela entera sipo q cuando la guea crece se pone como bestia, escuchando esa guea ya estaba entregado, nos sentamos en la banca y se la agarre por encima del buzo, ahi cache q era más gruesa de loq la habia visto, el tomaba chela y yo me agache sobre su paquete, lo comencé mordiendo de apoquito y luego le baje el buzo y le corri su calzoncillo pa lamerle los cocos, el loco gemia piola asi q me meti toda su tula en la boca y se la mame caleta de rato, el loco ponia sus manos en mi cabeza y laa metia entera hasta las arcas me decia maricon culiao chupamela entera cometela toa culiao saboreala, yo estaba mas caliente q la mierda con ese pedazo de pico en la boca cuando siento su mano en mi culo y sus dedos entrando, los saco y se los mojo y los volvió a meter esta vez en el oyo y me decia puta q estay apretaito tay pa hacerte la malda maricon culiao tay vio q te voy a romper el culo maricon, yo no respondia sólo se la mamaba y sentia sus dedos helados entrando de apoco, su tula tenia ese sabor a pichi que me volvía loco, por suerte estaba oscuro y no pasaba nadie, salvo algún auto pero piola, este loco se agarro la pichula, que era de unos 18-19 y me pegaba pichlazos en la boca mientras gemia me agarraba la cara con una mano y con la otra se agarraba la tula y me dice abre la boca culiao y me manda un escupo en los labios, lo que me dejo a full y me mete su pico en la boca, se la mame caleta de rato mientras le tocaba su piernas y su guatita marcaita, le tocaba sus tetillas y al loco le gustaba, la guea es q me dice ya culiao siéntate y se baja el buzo hasta las rodillas, yo mire pa todos lados y no se veía nadie asi q me pare me baje el pantalón y el loco me abre los cachetes y me manda el tonto pollo y me dice ya culiao te voy a romper el culo, y le dije wn pero con condón sipo en y me dice naaa asi no mas a fierro pelao, entre la calentura el pito y las chelas, perdi toda decencia y me senté arriba de su tula el loco me abria los cachetes mientras se quejaba, la guea entro de apoco igual me dolia pero me quede piola, cuando entro entera el loco se empezo a mover tan rico q yo taba más caliente aún, me tenia sentado arriba de él y con su manos me agarraba de la cintura y la hacia entrar de una,puta la guea rica, estuvimos asi un rato y me dice paremonos loco se me acalambran las piernas, nos paramos y me puso contra la baranda del río se escupio la tula y  la puso entera de una con fuerza, la guea me dolio hasta el alma pero me quede piola, este loco me dio duro, tenia cualquier aguante, la sacaba y la metía entera de una, siguio así hasta que me tapo la boca y me agarro por la guata y le dio con todo hasta q sentí su gemido y su lechecia calentita adentro y seguia metiéndola y ya ahi el looco gemia fuerte mientras me decia puta q estabay apretaito maricon senti como te rompia el oyito, lo cual fue verdad, la saco se la sacudio y me dice yapo chúpamel déjala estrujaita, me agache y se la comi, habia salido limpia por suerte, me subi los pantalones y nos sentamos en la banca el loco destapo la última chela y me dice puta wn q estuvo rica la guea tomemonos la chelita ahora po, yo estaba adolorido pero caliente a ful y le dije puta wn te molesta si me pajeo y me dice dale hermanito si quiere me la chupa mientras, capaz q la despertí de nuevo, se bajo el buzo y se la chupe, mientras me pajiaba, igual se le paro, asi q me fui cortao de una, nos tomanos la chela y caminamos pa la alameda, ya eran como las 6, estaba nublado y más helado q la mierda, nos despedimos y me subi al taxi, llegue a mi casa y me quede raja, con el culo partido y las piernas mokiadas.