sus dedos

Soy de las personas que se fija en las cosas pequeñas e insignificantes del otro, como sus ojos, su sonrisa, la manera en que cambia su voz según su estado de ánimo, si al estar nervioso/a mueve las manos, los pies o si aprieta los dientes cuando está disconforme con algo, o simplemente de la manera en que peina su cabello con los dedos... Esas y más cosas que parecen absurdas y casi nadie toma en cuenta, para mi son humildemente maravillosas.

Encuentra a alguien que te preste atención. Que pase sus dedos y te bese cada cicatriz y te pregunte de dónde vino cada uno.
Encuentra a alguien que sepa cómo te gusta el café, que sepa tu canción favorita que te hace sentir feliz y vivo.
Encuentra a alguien que te considere hasta en sus detalles más pequeños, que luche contigo en tus batallas más fuertes como nadie más lo haría nunca, y que te ame con ternura y pasión. 

Y luego… cuando lo encuentres.

Sé su alguien, también.

—  Poeta Invisible
8 señales no verbales de que le gustas a los signos

Aries:

1. Se pone nerviosx.

2. Le es difícil sostenerte la mirada.

3. Es de lxs primerxs en dar like a tus publicaciones.

4. Escuchas algunos rumores de que le gustas.

5. Te hace bromas.

6. Cuando pasas sus amigxs te quedan mirando (esto depende de los tipos de amigxs que tenga).

7. En alguna ocasión puede ponerse rojx.

8. Sacude la pierna nerviosamente.

Originally posted by rpvisualosities

Tauro:

1. Se toca mucho su pelo, aunque esto es casi siempre.

2. Aprovecha cualquier oportunidad para tener un mínimo contacto físico.

3. Es más atentx.

4. Celos, lo notas en su cara.

5. Contesta los mensajes rápido.

6. Te sonríe mucho.

7. Muerde sus labios.

8. Te lanza miradas sugerentes cuando hablan.

Originally posted by lets-stay-hipster

Géminis :

1. Te habla bastante.

2. Te saca SIEMPRE tema de conversación.

3. Se quiere hacer tu amigx.

4. Te mira.

5. Te prefiere a vos antes que otrxs.

6. Te invita a sus salidas.

7. Te sostiene la mirada.

8. Te coquetea.

Originally posted by shippedonroyal

Cáncer:

1. Se siente cómodx a tu lado.

2. Te mira mucho.

3. Te cuenta cosas más íntimas.

4. Demuestra su cariño con abrazos o cosas así.

5. Te habla de su familia.

6. Está siempre para lo que necesites.

7. Siempre están en contacto.

8. Si cree que estás tonteando con alguien se le nota, celos.

Originally posted by couplenotes

Leo:

1. Te coquetea.

2. Es muy amable, si es un hombre es todo un caballero.

3. Es muy posesivo.

4. Te mira te una forma muy intensa.

5. Contacto físico.

6. Apreta sus labios.

7. Te mira la boca cuando hablas.

8. Te hace detalles.

Originally posted by gosto-de-voce-um-tantao-assim

Virgo:

1. Es algo tímidx con vos, al principio.

2. Cuando agarra confianza está a gusto con vos.

3. Te escucha atentamente.

4. Trata de estar a tu lado, si no le gustas huirá.

5. Te mira cuando le hablas.

6. No se siente incómodo en momentos de silencio.

7. Cuando esté cerca tuyo mira puede que acomode la ropa o algo por el estilo.

8. Si cree que se equivoca en algo se ruboriza.

Originally posted by spain5h

Libra:

1. Te hace cumplidos.

2. Te mira muchísimo .

3. Quiere saber sobre vos.

4. Se preocupa muchísimo por vos, es muy atentx.

5. Los pequeños detalles cuentan, ya sea que te dé un simple caramelo.

6. Se frustra si conoces alguna imperfección de él/ella.

7. Te escribe constantemente.

8. Cuando estás cerca suyo se acomoda el pelo.

Originally posted by iistrawberry

Escorpio:

1. Te fulmina con la mirada.

2. Contacto físico.

3. Si estás a solas con él/ella y se quedan en silencio, notarás la tensión.

4. Te analiza de pies a cabeza.

5. Las bromitas no pueden faltar

6. Le gusta hablar de sexo, y te tirará indirectas, aunque creas que es uno de sus chistes, no lo es.

7. Observa tus labios.

8. En ocasiones sentirás que te ignora, pero seguramente son celos.

Originally posted by secretgif-s

Sagitario:

1. Te observa mientras caminas con mucha atención.

2. Se acerca a tu círculo de amistades.

3. Te hace bastantes cumplidos.

4. Te sostiene la mirada.

5. Te hace reír .

6. Te pregunta sobre vos.

7. Te invita a sus fiestas o a salir.

8. No está pegado a vos las 24 horas del día, te deja tu espacio.

Originally posted by thecouplesromance

Capricornio:

1. Te mira sin que te des cuenta y cuando te das cuenta aparta enseguida la vista.

2. Busca cualquier excusa para acercarse.

3. Ten por seguro que alguna vez te miraron los labios.

4. Intenta ocultar su nerviosismo, pero no siempre puede hacerlo.

5. Averigua sobre tus intereses.

6. Coincide con vos muchas veces.

7. Te habla y de un día para el otro te ignora.

8. Cuando hablan te presta toda la atención del mundo .

Originally posted by yunueht

Acuario:

1. Te esquiva la mirada.

2. Un días será muy amable y otro cortante.

3. Va y viene, es así, hasta que se aclare.

4. Apreta sus labios.

5. Te invita a salidas.

6. En ocasiones puedes a llegar a sentir que le desagradas.

7. Hace sonar sus dedos

8. Te pregunta sobre tus intereses.

Originally posted by asstrxlxgy

Piscis:

1. Cuando te ve un brillo salta en sus ojos.

2. Su mirada es muy dulce y presta atención a todos tus movimientos, con discreción.

3. Te habla más por las redes que en persona.

4. Siempre te saca sonrisas.

5. Te pregunta sobre tus sueños.

6. Te cuenta secretos.

7. Te cuida.

8. Cuando se pone nerviosx se muerde las uñas.

Originally posted by ruby-of-the-rose

*Revisar signo ascendente y solar*

Y de pronto llega alguien que te mueve las costuras,
rompe paradigmas,
que te hace sentir la magia en sus dedos,
y descubres que no todo es perfecto,
ni como lo planeaste.
Que las cosas suceden cuando el destino las tenía preparadas:
justo a tiempo.
Descubres que hay un universo detrás de sus ojos,
y que la palabra «tarde» nunca había estado tan cerca.
A veces necesitas un empujoncito a la realidad,
de la mano de alguien que jamás pensaste que llegaría,
pero llega.
Y mueve montañas,
sacude banderas,
construye barreras,
recita poemas,
atraviesa océanos,
y te ayuda a ponerte de pie,
y a sentarse a tu lado si es necesario.
Dejas de sentir mariposas en el estómago,
porque esos son juegos de niños;
aquí se siente tranquilidad,
humildad,
sinceridad,
confianza,
amor.
Te olvidas de las personas que alguna vez te hirieron, porque al fin has encontrado el antídoto al dolor.
Has encontrado alguien que tal vez no es de tu medida pero queda bien,
y se ajusta a tus imperfecciones,
las abraza y las vuelve suyas.
Dejas de creer en cuentos de fantasía,
porque tu historia de amor es mucho más bonita que todas esas,
y las canciones se escuchan al fondo
mientras observas a lo único que ha importado desde siempre.
Es cuando llega esa persona que borra cualquier parámetro antes establecido,
y lo que creías imposible ahora se puede en un soplido.
Comprendes que en ocasiones el corazón no tiene la razón al tratar de encajar en un lugar que no tiene espacio para alguien que tiene tanto para dar; pero que en la sonrisa indicada, encuentra el vacío que con tanto esfuerzo ha intentado llenar.
Y qué feliz se siente,
estar completamente llenos de cielos que vislumbrar juntos.
Y, es que,
a su lado, se siente a hogar.
—  Paulina Mora
UBER

El lunes salí de carrete a la casa de mi amiga en La Florida, aprovechando el feriado, tomamos caleta. Era tarde y me bajó la calentura, pensé “demás que encuentro un webeo en la calle” camine hasta vespucio y naaada. Prendí un cigarro y ahí estaba, mirando el paquete de todos los wnes que pasaban, y nada de nada, filo, pa la casa. La 210 nada, los colectivos nada y pensé… llamaré un UBER, ojala me toque un wn rico, lo pido y cuando aceptan el viaje veo la foto del “Jorge”. Moreno, joven y con pinta de flow. Llega, me hace cambio de luces y me subo, escuchando su regetón, por supuesto, hola, hola, estay hace rato, si wn llevo caleta de rato esperando, si demá está desierta vicuña, si la cagó, pero ya llegaste. Seguimos conversando wueas y disimuladamente le mire el paquete. Polerón negro con capucha, buzo gris y sus nike negras, moreno, no muy bonito, pero tenia cara de caliente, de lechero. Le miro el paquete y se notaba un leve bulto hacia la izquierda. Mientras avanzábamos le hablaba mirando el paquete y cuando me miraba corroa la mirada, pa ver si se daba la wuea. Semáforo y me dice, nos vamos derecho por vicuña o tení un atajo, si quieres puedes doblar por Isabel Riquelme y tomar Sierra Bella, yapo vamos, le seguía mirando el paquete, doblamos por el zanjón y ahí es más oscuro, cuando con la mano que llevaba la palanca se agarra la cabecita, xuxa pensé, parece que quiere webeo. Hizo el gesto mirando hacia afuera, lo que me permitió mirar tranquilamente. Llego el momento del “andabai donde tu polola” y le dije naaa donde una amiga, aaah wuena y es rica tu amiga? jajajaja si igual ta rica, y tu trabajando toda la noche? Naaa sali hace poco, andaba donde mi polola, buena igual paja salir y dejarla solita, si pero la wuea es así, si total llego en la mañana y me espera calentita, jajajaja buena y ahí se ponen al día, jajaja sipo hermano ahí le ponemos wueno (al fin llegamos al sexo) puta bkn, y vo te vay a tu casa solo? Si, vivo solo. Y no te da miedo andar tan tarde? no, estoy acostumbrado. Igual te puede pasar algo. Jajaja ojalá. Aaaah vo andai con la maldá. Noooo pa na, pero qué me va a pasar? Aquí doblo? Si en el semáforo, sino sigues derecho y bajas por la caletera. Ya mejor que estoy que me meo, a sipo dale ahí es más oscurito. Si wn lo malo de ir en esta wuea es que cuando kerí mear no podi parar si vay con gente. Demá, pero dale mea tranquilo. Semáforo y con la mano de la palanca se acomoda el paquete (ya estamos listos pensé, quiere lo oscurito y se agarra el paquete) Te molesta la música? No pa na, no es de mi gusto pero ponela no má. Jajaja ya está puesta sipo. A sipo demá. Voy a parar má adelante ya. Si dale. Habiamos llegado cerca de la caletera. Pero má allá si, que aquí es muy alumbrao. Pasamos metro Rondizonni y se metio por una calle a la derecha, dio unas vueltas y llegamos cerca de una plaza, Ya aqui no má que no aguanto. Dale te espero. Wueeena. Abrió la puerta, se bajo y se giró hacia el auto, quedo entre la puerta y el auto y desde el asiento se veía toda su acción, se bajo el buzo y se saco la tula, una tula morena gruesa, cabezona, rica la wuea, unos cocos grandes más morenos aún, depilado si, y mientras meaba se afirmó con el brazo del techo del auto y con la otra mano sostenía su verga. No deje de mirarla y puta que me calienta ver mear a los wueones. Termino el choro y con las dos manos se la sacudió, unas cuantas veces y se subió y bajo el forrito unas tres veces más, se giro completo frente a la puerta y se subió el buzo despacito, dejando que los cocos entraran primero y luego la cabeza. Conchetumare que rico, ya me había mojado entero. Se subió, y seguimos. Puta vale hermanito, tenia cualqueir gana de miar. Jajajaj si cache. Si wn taba que me miaba. Demá, oye te molesta si prendo un cigarro (ya a esa altura sabía que tenía pico seguro) noooo dale yo igual prendo uno. Aquí podí subir por Santa Isabel. Ya bkn, oye yapo y te gusto la mea? Jajajajaja si wn rica tu mea, gruesa. Yapo y la chupai, si cache como mirabai el paquete. Sipo, te la quiero comer entera. yapo estacionemes aquí. Paramos, en una plaza de Toesca y me dice, igual piola sipo yo no soy maricón. No te preocupí si sé. me saque el cintuón y con la mano le agarre el paquete, teni rica tula wn. La pulenta? primera vez que me la come un loco. Te va gustar, boté el cigarro por la ventana, y me abalancé, comencé mordiendo su bulto sobre el buzo, el de una gimió y me puso la mano en el cuello, le baje el buzo y se la mordí sobre el boxer, seguía gimiendo, le corri el boxer y le lamí los cocos, seguía gimiendo sin decir nada, le baje un poco el boxer y le deje la cabecita afuera, oooooh hermano que rica la wuea (sus primeras palabras) seguía con su mano en mi cuello, le baje el boxer y quedo afuera con cocos y todo, una tula morena gruesa con cocos grandes, más lampiña y con ese olor a wueas que me calienta más. Me la meti de una a la boca y se la chupe como nunca, mientras le tocaba las piernas, gruesas, peluas, y las apretaba cada vez que me la trabaga entera. Ooooog culiao que rica la guea, sigue sigue culiao cómetela, yo obediente, seguía comiéndosela y sentía su olor a sudor y pichi y más me calentaba. bajo la mano de mi cuelo a mi espalda, buscando culo, me metio la mano en el pantalón y con su dedo buscaba mi hoyo,  lo encontró y comenzó a juguetiar, yo entre sus cocos y su pico mamaba con ganas, con harta saliba, pa lubricarla, saco su mano y me puso sus dedos en la boca pa dejarlos mojado, volvió a mi hoyo y empezó a meter los dedos más adentro, con la otra mano me sujetaba la cabeza pa que no dejara de mamarcela. Oooooh culiao que rico la chupai wn te culiaria aquí mismo wn, sigue comiendotela maricón. Se calentó e Jorgito, porque se subió la polera y le languetíe sus guatita planita y sus tetillas, ahí no má no más parriba. si wn relax. baje a su pico y el ya me tenía dos dedos adentro. Te gusta la wuea maricón? te gusta que te la ponga? si wn ponemela entera, su tula ya estaba dura y era gruesa, no tan larga, pero gruesa, cómetela pa tirarte el moco, y me metía los dedos cada vez más rápido, caché que ya se venía cuando me metió 3 dedos y sus tiernas se tenzaron, le agarré las bolas y me metí su pico entero, succionando rapidito cuando siento sus dedos bien adentro y su moco en mi boca, harta leche en mi boca, mientras gemía y me metía los dedos más adentro. OOOOOHhhhhhhhhh Ooooohhhh wn la wuea rica ctm puta que rica la wuuuueaaaa wn ooohhh… No te la traguí mirame y trágatela, le succione hasta la última gota lo mire, abre la boca, deja verte el moco wn, le abri la boca y tenía llena de moco oooohhh maricon culiao trágatela despacito, (seguía con sus dedos adentro mío) y ahí comencé a tragarmela despacito ooooohhh maricon culio que rico, tragatela toaaa y vuelve a chuparla, me la metí en la boca y se la chupe mientras de ponía flácida. me sacó los dedos y me dijo chupame los dedos, se los chupe y me decía eeeeeeso así chupa rico culiao (por suerte estaban limpios) oooohhh wn que eris caliente culiao. prendí un cigarro, el se subió el buzo y me dijo yaaa wn a donde te dejo. sigue derecho yo te aviso. La chupai rico wn me dejaste entero caliente. Puta cuando querai. Si wn la chupaste entero rico. Es que la tení rica. Agárremela mientras manejo, esa wuea me calienta. Pero pasemos a mi casa, te la puedo mamar toda la noche. Jajajajaja naaaa wn si la guea fue de puro caliente y pa probar. aaaah dale, yapo dejame aqui en la esquina. Wuena hermano te las mandaste. cuánto te debo? Dame dos lucas no má, si me hiciste el medio mamón jajajajajaa ya wn en serio no querí subir? Nooo pasa ná hermanito, si era pa probar, te vi con tanta cara de querer pico que me calentó pero vaya no má bendiciones. ya chao, ojala nos topemos. jajajaja ojalá po.

Él se acerco y acarició su mejilla suavemente. El corazón  de ella latía tan fuerte que seguramente él podría oírlo. Comenzó a jugar delicadamente con su pelo. El toque de sus dedos enviándole oleadas de sensaciones. Iba a besarla. Eso quería ella. Luego, sus labios se encontraron y ella dejó de pensar. En ese instante sólo existía la ternura de su beso. La fuerza de sus brazos a su alrededor. El latido regular de su corazón bajo su mano. Mientras ella se entregaba a los brazos de él. Había un precipicio y ella caía perdidamente enamorada. Enamorándose de él.

-Alex G.

No sé en qué momento la perdí, quizá cuando cada tarde me decía que iba a dormir, no le veía nada malo, me decía que solo quería descansar, pero poco a poco se volvió habitual. Cualquiera pensaría que si ella dormía en la tarde, no iba a dormir en la noche, pero no fue así, ella dormía toda la tarde y se despertaba para comer un poco y volvía a dormir, a veces la encontraba despierta en la madrugada, pero se dormía enseguida; poco a poco se fue alejando de todos y siempre dormía. Un día se me ocurrió darle unos besos mientras dormía, quería tenerla conmigo, extrañaba su sonrisa, su humor loco y como se enredaba su cabello entre mis dedos cuando hacíamos el amor, pero ya no despertó. Quizá sí la hubiera despertado antes, si la hubiese abrazado más o hubiese hecho las locuras que ella quería que hiciéramos, quizá no se habría quedado dormida.

-DSE

Me llamo Violeta, tengo 27 años.

El lunes 5 de junio acudí por primera vez a una cita con el Dr. Edilberto García Méndez en Tijuana, Baja California. Fui a hacerme un papanicolaou y pedir una segunda opinión médica, adicional a la de mi ginecóloga de confianza.

Al llegar al lugar de la cita, todo comenzó mientras el doctor se encontraba atendiendo a otra paciente con la puerta de su consultorio abierta, ella le preguntó algo, a lo que él gritó “¡Estás Pendeja!”. Me asuste pero aún así entré a la consulta porque me dijeron que era el mejor.

Se prosiguió con la cita y ya en su consultorio me hizo preguntas básicas para mi expediente médico, entre ellas quién era mi médico habitual, le dije que era atendida por la Dra. Coinda Arias, a lo que me contestó “A Coinda le tengo que hacer un ultrasonido para ver si tiene ovarios o huevos”.

Cuando hablamos de mi diagnóstico y quise despejar mis dudas sobre el mismo, respondió “Cállate, estás muy confundida”. Lo hice. Prosiguió a explicarme, pero me atreví a asentir con la cabeza y hacer un sonido de “mmmhmmm”, que es mi costumbre, a lo que él reaccionó violentamente gritando enojado “¡Cállate! No me interrumpas, ¿crees que sabes todo? ¿Vienes bien chingona a callarme? ¡Cállate! ¿Qué? ¿Traes un escuadrón de veinte batos siguiéndote afuera o qué?”.

Me quedé paralizada y asustada, traté de decirle al doctor que no había hablado, a lo que contestó gritando “¿Ya, puedo seguir?”. Continuó hablando e inconscientemente seguí asintiendo e hice ruido, como comenté anteriormente es mi costumbre, y me volvió a gritar más fuerte una tercera vez “¡Cállate! ¿Qué no entiendes? ¿Cuál es tu problema? Cállate y relájate, ¿por qué no te abres y te relajas”.

Después de ese trato me sentí paralizada. Durante la consulta, el doctor acercó a sus manos a las mías, frotando su dedo índice contra el mío diciendo “Si tú y yo tuviéramos relaciones sexuales sin condón….”. Sentí asco y escalofríos, quite mis manos de su alcance.

En la consulta también realizó comentarios impropios de colegas, hablando de “una patóloga increíble, chaparrita, muy guapa, de la cual no recuerdo el nombre”. Procedió a gritarle a su asistente para que le recordara el nombre; “Raquel Ibarra, sí, Raquel guapísima”.

Para pasar de su oficina al cuarto de auscultación, el doctor me tomó de la mano entrelazando sus dedos con los míos, lo cual me pareció invasivo e innecesario en una consulta médica. Me asusté y me sentí incómoda, otra vez quite la mano instintivamente y el doctor me forzó a volver a tomarle de la mano y entrelazarla con sus dedos, sujetando de mi mano innecesariamente fuerte. Al caminar me preguntó a qué me dedico, le dije que era arquitecta, a lo que contestó “Las arquitectas creen que tienen muchos huevos”.

Ya en la sala de ultrasonido, cuando vio mi ropa interior, grande y cómoda de esa que te pones para ir a ver al doctor (“a la Bridget Jones”) comentó “¿Usas calzonsotes para que vean los albañiles que sí traes?”. Me quede callada y pude sentir cómo me iba alejando de la situación, como viéndola detrás de un vidrio, como una película, abstraída. Para ese momento de la consulta estaba como ida y sin poder reaccionar a sus agresiones.

Me regaño por no haber tomado mucha agua antes del ultrasonido pélvico, pero lo realizó de todas maneras. Entre al baño a orinar y al salir me seguía esperando para otra vez conducirme a otra sala, tomando otra vez mi mano con dedos entrelazados a pesar de mi obvia incomodidad. Me llevó a un tercer cuarto donde me dio indicaciones de dónde estaba la bata y me dijo “Quítate toda la ropa, menos los aretes”. Me puse la bata y me tendí en la mesa.

Empezó a realizar el papanicolaou sin avisarme que me iba a tocar. Me asusto y brinqué. Mientras le comentaba los procedimientos que me había hecho mi ginecóloga anteriormente, él se dedicó a criticarla y referirse a ella y a su labor de manera despectiva, esto mientras estaba tendida en la mesa de exploración, con los pies en los estribos y un “patito” en la vagina, en una situación incómoda y de mucha indefensión física y emocionalmente.

Después realizó una exploración mamaria, que para mi experiencia con otras ginecólogas, fue larga e invasiva. Terminando todo me quede sola y me vestí.

Volví a su oficina y le pedí una tarjeta con su información para obtener su correo electrónico y saber los resultados de mi estudio cuando estén listos. Me dijo que no tenía y le pedí entonces una de sus recetas que contiene todos sus datos; tomó su pluma y volteandome a ver garabateó algo en la receta: la palabra “FEA”.

Para ese momento yo lo único que quería era irme de ahí. Pague rápido y salí del consultorio.

Pasé las siguientes doce horas sin entender nada, culpándome por no reaccionar y no defenderme. Había llegado hasta él para ser atendida por primera vez con un ginecólogo varón, asustada por un diagnóstico y nerviosa como nos ponemos muchas mujeres al ir a una cita ginecológica.

Luego de una noche sin dormir fui engarzando todas las variedades de maltrato y violencia que viví en la interacción con ese doctor: desde gritarle a su asistente, a la paciente previa a mi cita, callarme, gritarme, tomar mi mano de manera lasciva, obligarme a tomar su mano cuando la había retirado, conducirme de una sala a otra con la mano agarrada, infantilizándome.

El hablar con términos despectivos, ofensivos y sexuales de sus colegas mujeres, el hablar de una posible relación sexual conmigo sin condón y su comentario sobre mi ropa interior, son comentarios inadecuados en cualquier interacción profesional, pero son más graves cuando se dan entre médico y paciente.

Él estaba en una situación de poder, como médico, varón, mucho mayor que yo, atendiendome en su consultorio y fue desde ahí donde me violentó como paciente. Leyendo el código de ética del Colegio de Ginecólogos de México, con su conducta violó al menos quince cláusulas de este código bajo el que supone debería de regir su práctica.

En cuanto me espabilé y deje de culparme por no defenderme, acudí al Ministerio Público y a Derechos Humanos, cuyo personal hizo llegar mi denuncia a la Comisión de Arbitraje Médico de Baja California. En las tres instancias y en mi consulta privada con abogados, todos me dijeron que es poco probable que mi denuncia prospere o resulte en una sanción para el médico.

A pesar de que todos coinciden en que hubo una serie de conductas inadecuadas que caen en los parámetros de hostigamiento, ésto no es considerado un delito. Saber que lo que viví no es suficientemente grave para ameritar una sanción es muy duro y me llena de coraje.

Por eso decidí hacer pública mi experiencia con el Dr. García Méndez y al menos evitar que más mujeres pasen por esa situación al ir a buscar cuidados para su salud. Por favor, comparte mi testimonio y si has sido violentada por un profesional de salud, comparte tu experiencia para al menos visibilizar estas maneras de violencia y acoso que siguen prevaleciendo en la práctica médica hasta el día de hoy.

#noesnormal

Que un médico te grite

Que te calle

Que no conteste tus preguntas

Que haga bromas sexuales con pacientes

Que comente sobre tu apariencia

Que critique tu ropa

Que juzgue tu vida sexual

Que te diga FEA

Que minimice tu dolor

Que insulte a sus colegas

Que no se castigue el hostigamiento

Que una denuncia no valga

Que te digan exagerada porque no reaccionaste

Que otras mujeres te juzguen de exagerada

Que te pregunten ¿Por qué no te fuiste?

Estuvimos juntos toda la tarde, y toda la noche.
Desde el momento en que la vi sus ojos llamaron mi atención, era bonita, tan bonita.
La desee, desde ese momento.
Pero no fue hasta unas horas después y unas copas demás que las cosas sucedieron.
Mientras ella cantaba yo no dejaba de mirar su boca, esos labios rosados, esa mirada brillante, los dedos de sus manos moviéndose al compás de la música, y entonces pensé, esto durará solo esta noche, y después de eso todo acabará.
Y entonces dejé que la culpa me invadiera más tarde, ya pensaría en eso después, pero por el momento, yo no podía dejar de pensar en ella, así que con valor de alcohol y deseo de ella, la besé.
Y joder, como la besé, tomé sus labios titubeantes mientras le tomaba la mejilla, no fue un beso suave, ni dulce, era un beso con una promesa dibujada en la comisura de su boca, no sería el último.
Ella me correspondió, tan deseosa de mis labios como lo deseoso que yo estaba por los de ella.
Desde entonces algo cambió en ambos, una nueva historia reducida a una sola noche. Y un secreto nuevo que ambos tendríamos que guardar.
—  Misterioso sin sonido.
Pico en Santa Lucía

El otro día esperaba un taxi pa irme a la casa, eran como las 3am y estaba cerca del bella más pal lao del Bellas Artes, camine un poco porque no pasaba nada y llegue hasta la alameda por el borde del Santa Lucía, antes de llegar a la alameda (por el borde del cerro) habían dos locos meando, me hice el wn pa ver si les veía algo pero no cache nada, espere q pasaran primero y uno de los locos se despide y se va y el otro loco se devuelve y paso por al lado mío, como 1.75 con el típico buzo pitillo y una parka sin mangas y el polerón con gorro puesto, le mire de reojo el paquete y se veia un buen bulto. Me hice el wn y prendi un cigarro, el loco camino hasta la otra esquina y se sentó en la cuneta y saco un cigarro, lo prendió y saco de su bolsillo una chela y yo camine lento porq no cachaba que onda hasta ese momento, cruce la calle y me senté por el frente, el loco espero un rato y se paro, camino hasta donde estaba sentado y me dice “hermano tení papelillo” y le dije q no pero si quería le pasaba un cigarro pal pito, y acepto se sentó al lao mío y yo comencé a vaciar el cigarro, ninguno hablaba hasta q me dice puta hermano q esta helao la cago tengo las patas congelas y le dije si wn la cago esta mas helado, le pase el cigarro y me dijo buena vola hermanito quiero puro volarme, hizo el pito y me dijo querí? y le dije dale tu primero, mientras fumábamos conversamos q el loco venia del bella y q su amigo se había ido donde la polola y q el queria volarce antes de irse a su casa.

Mientras fumaba el pito se paro y se saco la tula pa mear, tenia la tula gruesa más que larga y depilada, lo mire de reojo y seguí fumando, se la sacudió y se sentó y tomo de su chela y me ofreció, le dije que gracias pero que tenia una y q se la tomara no más, se rió y me dijo naaa hermano si tengo otra guardaita y se agarro el bolsillo, así q le acepté y tome unos sorbos, mientras lo miraba de reojo, tenia las piernas gruesas y por lo q se veia los brazos igual, el loco me decía q había salido pa comerse unas minitas pero q no le había resultado mucho, me dijo niun brillo las pelas cualquier color pa darte un beso y me pregunto de donde venía, le dije q de un bar q nos habíamos juntado con mis amigos. Se acabaron las chelas y me dice “puta el pito me deja terrible seco hemano” y le dije puta wn si q mala onda y me dice y que guea hacemos? y sin saber q decirle le dije puta las botillerias están cerradas a esta hora y me dijo sipo hermano, y le dije pero wn por bellas artes hay una guea q venden copete, partimos y me decía puta hermanito q eris buena onda y me dice yo = tengo moneas asi q piola, encontramos el bar y logramos q nos vendieran unas chelas del itro, asi q cruzamos al forestal y nos sentamos a tomar, me dijo hagamos otro pitito y le dije yapo, entre pitos y chelas nos fuimos soltando hasta q llegamos al tema del sexo y el me dice puta hermano venía entero acicalao pa la disco hasta me corte los pendejos pero no pesque niuna pela y le respondi puta wn q mala pero demás q te sale algo po y me dice como asi hermanito? y entre risas le dije las putas de san antonio y me dice niun brillo po hermano esas culombianas cobran y ni ahí con esa guea y ahí me pregunta y vo hermanito q onda y le dije naaa piola no má y me dice guena, prendio el pito  mientras se paraba y se volvia a sacar su pichula, esta vez de frente y ahi vi ese medio pedazo meando puta la guea no podia dejar de mirarlo tenia la tula gruesa depilaita y meaba tanto q me calentaba y la tenía agarra con una mano y con la otra fumaba, se la sacudio y me dice puta q rico mear hermanito esta guea de chela me hace mear a cada rato y le dije si wn yo = voy a mear. Estabamos sentados en el pasto atrás del Bellas Artes, no andaba mucha gente así q estabamos piola, ya eran como las 4:30 cuando me dice puta wn qude entero caliente unas pelas me sobajiaron la raja en la pichula y quede caliente a lo que respondi si se nota en tu buzo y me dice riendo shaaa hermanito me anda mirando el paquete? y riendo le dije no wn si fue de reojo y me dice naaa mire no ma si lo cache con hambre de pichula porq cree q me devolvi y se agarro el paquete, no supe q decir y tome chela y me dice si en vola su chupa piola igual taria pulento po hermanito y le dije pero wn aqui = nos pueden ver y me dice pero vamos ahi po y me apunto unos arbusto al lado del río y le dije yapo vamos, nos paramos cruzamos la calle y llegamos y me agarra del brazo y me dice pero cómetela entera sipo q cuando la guea crece se pone como bestia, escuchando esa guea ya estaba entregado, nos sentamos en la banca y se la agarre por encima del buzo, ahi cache q era más gruesa de loq la habia visto, el tomaba chela y yo me agache sobre su paquete, lo comencé mordiendo de apoquito y luego le baje el buzo y le corri su calzoncillo pa lamerle los cocos, el loco gemia piola asi q me meti toda su tula en la boca y se la mame caleta de rato, el loco ponia sus manos en mi cabeza y laa metia entera hasta las arcas me decia maricon culiao chupamela entera cometela toa culiao saboreala, yo estaba mas caliente q la mierda con ese pedazo de pico en la boca cuando siento su mano en mi culo y sus dedos entrando, los saco y se los mojo y los volvió a meter esta vez en el oyo y me decia puta q estay apretaito tay pa hacerte la malda maricon culiao tay vio q te voy a romper el culo maricon, yo no respondia sólo se la mamaba y sentia sus dedos helados entrando de apoco, su tula tenia ese sabor a pichi que me volvía loco, por suerte estaba oscuro y no pasaba nadie, salvo algún auto pero piola, este loco se agarro la pichula, que era de unos 18-19 y me pegaba pichlazos en la boca mientras gemia me agarraba la cara con una mano y con la otra se agarraba la tula y me dice abre la boca culiao y me manda un escupo en los labios, lo que me dejo a full y me mete su pico en la boca, se la mame caleta de rato mientras le tocaba su piernas y su guatita marcaita, le tocaba sus tetillas y al loco le gustaba, la guea es q me dice ya culiao siéntate y se baja el buzo hasta las rodillas, yo mire pa todos lados y no se veía nadie asi q me pare me baje el pantalón y el loco me abre los cachetes y me manda el tonto pollo y me dice ya culiao te voy a romper el culo, y le dije wn pero con condón sipo en y me dice naaa asi no mas a fierro pelao, entre la calentura el pito y las chelas, perdi toda decencia y me senté arriba de su tula el loco me abria los cachetes mientras se quejaba, la guea entro de apoco igual me dolia pero me quede piola, cuando entro entera el loco se empezo a mover tan rico q yo taba más caliente aún, me tenia sentado arriba de él y con su manos me agarraba de la cintura y la hacia entrar de una,puta la guea rica, estuvimos asi un rato y me dice paremonos loco se me acalambran las piernas, nos paramos y me puso contra la baranda del río se escupio la tula y  la puso entera de una con fuerza, la guea me dolio hasta el alma pero me quede piola, este loco me dio duro, tenia cualquier aguante, la sacaba y la metía entera de una, siguio así hasta que me tapo la boca y me agarro por la guata y le dio con todo hasta q sentí su gemido y su lechecia calentita adentro y seguia metiéndola y ya ahi el looco gemia fuerte mientras me decia puta q estabay apretaito maricon senti como te rompia el oyito, lo cual fue verdad, la saco se la sacudio y me dice yapo chúpamel déjala estrujaita, me agache y se la comi, habia salido limpia por suerte, me subi los pantalones y nos sentamos en la banca el loco destapo la última chela y me dice puta wn q estuvo rica la guea tomemonos la chelita ahora po, yo estaba adolorido pero caliente a ful y le dije puta wn te molesta si me pajeo y me dice dale hermanito si quiere me la chupa mientras, capaz q la despertí de nuevo, se bajo el buzo y se la chupe, mientras me pajiaba, igual se le paro, asi q me fui cortao de una, nos tomanos la chela y caminamos pa la alameda, ya eran como las 6, estaba nublado y más helado q la mierda, nos despedimos y me subi al taxi, llegue a mi casa y me quede raja, con el culo partido y las piernas mokiadas.

Disfruta tu relación.
Disfruta los besos lentos y los juguetones.
Disfruta sus brazos sobre tu cintura.
Disfruta los momentos tontos llenos de carcajadas.
Disfruta sus manos, a veces tan calidas y otras tan traviesas.
Disfruta tenerlo recargado en tu pecho mientras pasas tus dedos por su cabello.
Disfruta escuchar sus historias mientras te lo imaginas todo como si hubieras estado ahí.
Disfruta los momentos en los que comen juntos mientras platican de aquellas cosas que siempre pensaste y nunca dijiste.
Disfruta los momentos de silencio tomada de su mano.
Disfruta la fase cariñosa y cursi que pasan de vez en cuando tirados en la cama.
Disfruta tu relación sin preocuparte por el tiempo, por la duración o por las demás personas, vive y deja vivir.

Y de repente alguien palpa ahí, justo donde duele. Justo lo que no quieres que nadie sepa de ti, justo lo que no quieres saber de ti.

Y dependiendo de la manera en la que toque te volverá una bestia defendiendo bruscamente algo que no existe en el mundo de lo tangible o un alma que de nuevo siente que tiene corazón. Todo dependerá del movimiento de sus dedos, sólo de eso.

Se fue y se llevó su risa y el brillo eterno de sus ojos.


Se fue y se llevó abril y mayo, ya jamás habrá primavera de nuevo.


Se fue y se llevó sus nueve lunares, sus cien historias tontas, sus veinte dedos suaves. Se llevó sus risa estridente y sus abrazos, los mejores del mundo.


Se fue con su cabello rebelde y sus mejillas rosas. Se fue y se llevó demasiados besos sin dar.


Se fue y se llevó todo. Se fue y la dejó sola.


Él jamás sabrá que ella le contaba las pestañas cuando estaba dormido.

—  Letras Secretas
La Marioneta

“Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso pero, en definitiva pensaría todo lo que digo.”

“Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.”

“Dormiría poco y soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.”

“Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan, y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate…”

“Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto no solamente mi cuerpo sino mi alma.”

“Dios mío, si yo tuviera un corazón…

Escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que ofrecería a la luna.”

“Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos…”

“Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida…

No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer de que ella es mi favorita y viviría enamorado del amor.”

“A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.”

“A un niño le daría alas, pero dejaría que el solo aprendiese a volar. A los viejos, a mis viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido.”

“Tantas cosas les he aprendido a ustedes los hombres…

He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.”

“He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.”

“He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho de mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse.”

“Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo…”

Autor: Johnny Welch

Entonces la puerta de mi casa sonaba y ahí estaba él. Con esa sonrisa que no podía describir, con ese pelo desordenado y hermoso a la vez. Con esos ojos que brillan más que las estrellas. Lo hacía pasar y nos la pasábamos todo el tiempo juntos. Él tomaba la guitarra y comenzaba a hacer magia con sus dedos. Las melodías entraban por mis oídos y mi cerebro las procesaba. Sus dedos sobre las cuerdas eran más delicados que las halas de un hada. Su rostro estaba serio pero cada vez que me miraba me sonreía y mi corazón latía cada vez más. Dejó la guitarra y empezó a besarme. ¿Era eso real? Lo era, pero esa realidad nunca duró para siempre. Tuve que haberla aprovechado todo lo que podía, pero me estaba lastimando cada vez más al enterarme que nada de eso era cierto. Todas las personas engañan a otras personas y se alejan. Yo no sé si fui engañada. Pero extraño sus melodías. Extraño sus besos. Extraño su mirada, sus labios y su pelo despeinado. Y su ausencia me está doliendo en el alma.

─Águila.

Érase una vez un ángel y un demonio que sujetaron un hueso de la suerte entre los dedos…

Y su chasquido partió el mundo en dos…

—  Hija de humo y hueso…