sufrimiento

—La última vez que te vi, no puse atención a lo que decías; me enfoqué en tus ojos, en tu boca, en tus facciones.
—¿Por qué?
—Porque sabía que jamás iba a volver a verte.
—  Dayara Irazoqui.