sufismo

Algún árabe dijo que:

El que no sabe y no sabe que no sabe,

Es un ignorante: enséñale.

El que no sabe y sabe que no sabe,

Es sincero: ayúdale.

El que sabe y no sabe que sabe, está dormido:

Despiértalo.

El que sabe y sabe que sabe, es inteligente:

Síguelo.

El que ama y sabe que es amado, es el más afortunado de todos.

* * *

Kafka y la muñeca

Un año antes de su muerte, Franz Kafka vivió una experiencia muy insólita. Paseando por el parque Steglitz, en Berlín, encontró a una niña llorando desconsolada: había perdido su muñeca.
Kafka se ofreció a ayudar a buscar a la muñeca y se dispuso a reunirse con ella al día siguiente en el mismo lugar.

Incapaz de encontrar a la muñeca compuso una carta “escrita” por la muñeca y se la leyó cuando se reencontraron:
- “Por favor no me llores, he salido de viaje para ver el mundo. Te voy a escribir sobre mis aventuras …“- Este fue el comienzo de muchas cartas.

Cuando él y la niña se reunían, él le leía estas cartas cuidadosamente compuestas de aventuras imaginarias sobre la querida muñeca . La niña fue consolada. Cuando las reuniones llegaron a su fin, Kafka le regaló una muñeca. Ella obviamente se veía diferente de la muñeca original . Una carta adjunta explicó:
-“ ‘mis viajes me han cambiado … “ -

Muchos años más tarde, la chica ahora crecida, encontró una carta metida en una grieta desapercibida dentro de la muñeca . En resumen, decía: -” Cada cosa que amas, es muy probable que la pierdas, pero al final, el amor volverá de una forma diferente“- .

Kafka y la Muñeca… la omnipresencia de la pérdida.

Cuando mi ferétro avance el día de la muerte,

no pienses que mi corazón está en este mundo.

No llores por mí y grites: “¡ay dolor, ay dolor!”

Caerás en la trampa del diablo: ése es el dolor.

Cuando veas mi coche mortuorio, no grites: “¡murió, murió!”

La unión y el encuentro son míos en esa hora.

Si me entregas a la sepultura, no digas: ¡”adiós, adiós!”

pues la tumba es una cortina que oculta

la comunión del paraíso.

Tras contemplar el descenso, piensa en la resurrección;

¿por qué la puesta sería nociva para la luna o el sol?

Lo que para tí es crepúsculo, es en realidad una aurora.

Aunque la tumba parezca prisión, es liberación para el alma.

¿Qué semilla creció sin hundirse en la tierra?

¿Por qué esta duda en cuanto a la semilla del hombre?

RUMI

MUERTE

Acostúmbrate a contemplar la Luz sin el cristal,

para que cuando el cristal se haga añicos

no se produzca la ceguera.

La muerte de cada persona es

de la misma calidad que esa persona, hijo mío:

para el enemigo de Dios, un enemigo;

para el amigo de Dios, un amigo…

Tu temor a la muerte cuando huyes de ella

es en realidad tu temor a tí mismo.

¡Ten cuidado, oh alma!

Es tu feo rostro, no el de la Muerte;

tu espíritu es como el árbol,

y la muerte como la hoja.

Ha crecido de tí, tanto si es buena como si es mala:

todo pensamiento oculto tuyo, abyecto o hermoso,

nace de tí.

Si te hiere una espina, tú mismo la has sembrado;

y si vas vestido de satén y seda, tú mismo lo has hilado.


RUMI

Do not worry that your life
is turning upside down.
How do you know that the side you are used to
is better than the one to come?

Rumi

……………………………………………………………………..

No te preocupes si tu vida
se está dando vuelta.
Cómo sabes que a lo que estás acostumbrado
es mejor que lo que vendrá?

Rumi

Toda forma que vês

tem seu arquétipo no mundo sem-lugar.

Se a forma esvanece, não importa,

permanece o original.

As belas figuras que viste,

as sábias palavras que escutaste,

não te entristeças se pereceram.

Enquanto a fonte é abundante,

o rio dá água sem cessar.

Por que te lamentas se nenhum dos

dois se detém?

A alma é a fonte,

e as coisas criadas, os rios.

Enquanto a fonte jorra, correm os rios.

Tira da cabeça todo o pesar

e sorve aos borbotões a água deste rio.

Que a água não seca, ela não tem fim.

Desde que chegaste ao mundo do ser,

uma escada foi posta diante de ti,

para que escapasses.

Primeiro, foste mineral;

depois, te tornaste planta,

e mais tarde, animal.

Como pode ser isto segredo para ti?

Finalmente foste feito homem,

com conhecimento, razão e fé.

Contempla teu corpo; um punhado de pó

vê quão perfeito se tornou!

Quando tiveres cumprido tua jornada,

decerto hás de regressar como anjo;

depois disso, terás terminado de vez com a terra,

e tua estação há de ser o céu.

Passa de novo pela vida angelical,

entra naquele oceano,

e que tua gota se torne o mar,

cem vezes maior que o Mar de Oman.

Abandona este filho que chamas corpo

e diz sempre Um; com toda a alma.

Se teu corpo envelhece, que importa?

Ainda é fresca tua alma.

Jalal ud-Din Rumi

Poeta e místico sufi do século XIII

(Poemas Místicos, Ed. Attar, 1996)

— 

Poema Sufi - A evolução da forma

Jalad ud-Din Rumi