su casa

Con Las Ganas

Narra Samuel:

Le dediqué una media sonrisa, Guille estaba en el umbral de la puerta tomando mi brazo, mirándome con ojos suplicantes y yo no iba a decirle que no. Entré a su casa y el cerró la puerta detrás de él, se acercó tímidamente a mi con la mirada clavada en el suelo y apoyo la frente en mi hombro.

—Lo siento, es solo que yo… yo… —No podía terminar de hablar, estaba un poco triste y yo desconocía la razón, la estábamos pasando bastante bien hace unas horas.

—Shh, shh chiqui, venga, ¿dónde está tu habitación? —Me miró un poco confundido, pero el tono de mis palabras le convenció de que no tenía intenciones ocultas, tomó mi mano y subimos las escaleras sin encender ninguna luz, tampoco estaba muy oscuro, atravesamos el pasillo, abrió una puerta al fondo de este, mostrando una habitación de tamaño normal.

Era muy acogedora, la cama al pie de la ventana con cortinas azules, tenía un cobertor verde menta, a la derecha un escritorio con su ordenador y distintas consolas, se notaba que el pequeño era vicioso, frente a su estación de trabajo, se encontraba un armario enorme, incluso había un puff café en el suelo, había también diversos posters en las paredes, en su mayoría de videojuegos y una que otra foto con sus colegas.

Nos sentamos en el borde de la cama iluminados por la luz de la luna que se colaba por la ventana inseguros de que hacer, a Guillermo se le notaba pensativo y algo nervioso.

—Guille, ¿qué sucede pequeño?

—Nada, nada, es solo que… no lo sé tío, no estoy seguro de que es lo que tu quieres —Su respuesta, aunque no me incomodó, si hizo que alzara ambas cejas en señal de sorpresa. —Quiero decir, ya tenemos tiempo de conocernos y tu siempre eres tan atento y tenemos esta extraña relación, pero no damos el siguiente paso…

Comprendía perfectamente lo que estaba tratando de decir.

—Entiendo, te sientes incómodo andando por ahí y besando a un chaval que ni siquiera es tu novio —Asintió lentamente, mirándome, le tomé la cara entre las manos —Mira Guille, te quiero, te quiero mucho, y la razón de porque aún no te pido algo con título, es porque no he encontrado el momento idílico para hacerlo, lo cual no significa que no vaya a pasar.

—Yo también te quiero Samuel y… —Le puse un dedo en los labios, impidiendo que siguiera hablando.

—Además si tu incomodidad se debe a que me la paso besándote por todas partes —Dije besando uno de sus mofletes y su frente, provocándole una risita —Lamento decirte que tendrás que soportarlo, ya que no pienso detenerme, nunca.

Ambos sonreímos y apoyé mi frente contra la suya, el tenía sus mejillas ligeramente coloradas, o quizás mucho, no estaba seguro, la luz no era suficiente como para comprobarlo.

—Entonces por favor, no lo hagas —Susurró con los ojos cerrados.

—¿Nunca? —Pregunté

—Nunca.

Suspiré con suavidad y acto seguido me acerqué a sus labios. No podía contar las veces que había tocado sus labios fugazmente, pero un acercamiento tan íntimo y tan duradero, quizás con los dedos de una mano. Puso una mano sobre mi mejilla y la acarició lentamente, su tacto, aunque fuera solo en el rostro, me enloquecía, sentía una corriente eléctrica que fluía constante entre su cuerpo y el mío. Le tomé de los hombros y nos tiré en la cama, sin cortar el beso. Me encanta besarle, lo suave que son sus labios, la ternura con la que dejaba que yo tomará el control del beso.

Jugueteaba con su lengua sin pausa pero sin prisa y cuando acordé, lo tenía sobre mi, con una pierna a cada lado de mi cuerpo, se alzó, cortando el beso y desabrochó lentamente el primer botón de su camisa.

—Deja que yo lo haga, tontuelo —Dije y comencé a desabrochar poco a poco su camisa, descubriendo primero su pecho y luego su abdomen, cuando estuvo completamente desabotonada, pase mis manos por todo su torso y Guillermo se estremeció un poco con el contacto.

Volví a acostarlo, esta vez yo sobre él, y me acomodé para poder desprenderme del suéter y la camiseta que llevaba puestos, me puse nuevamente sobre él, sin aplastarle, acunando su rostro con las manos y ahora besándole con más urgencia, Guillermo también se mostraba más impaciente, entonces me separé de su boca y comencé a formar un camino de besos desde su rostro, su cuello, su pecho y succionando levemente uno de sus pezones, arrancándole un gemido ronco de placer mientras echaba la cabeza hacia atrás, pero no me detuve, continué por todo su abdomen dejando algunas marcas violáceas, paré en su ombligo, cerca de la orilla de su pantalón, jalándolo un poco. Se incorporó ante mi provocación en sus pantalones y soltó una leve risa que me contagió.

—Vaya pringados estamos hechos —Guille tenía una tímida sonrisa y parecía no querer mirarme.

—Mírame chiqui, me encanta tu carita — Le supliqué.

Ambos estábamos actuando como enamorados de 15 años. Impacientes, un poco temerosos y enloquecidos, con los labios hinchados y los ojos brillando de la emoción. Aún sonriendo nos quitamos las zapatillas y continuamos con lo nuestro, solo que ahora Guille volvió a su posición inicial sobre mi, depositando un beso en mi abdomen y comenzando a desabrochar mi pantalón. Lo jaló poco a poco, pasando sus manos por mis piernas.

—Madre mía, que piernas… Eres un dios Samuel —Dijo con cierto sonrojo en sus mejillas.

—Ven aquí ya.

Se recostó de nuevo en la cama conmigo y volví a besarle. Me había quedado únicamente con el boxer y mi erección era notoría, Guille aún tenía puesto su pantalón y disfrutaba con los ojos cerrados y los labios entreabiertos de los míos sobre sus hombros desnudos. Se acomodó y besó mi cuello, para después dirigir vacilante una de sus manos al elástico de mi ropa interior.

Detuve su mano, la llevé a mis labios y besé la punta de cada uno de sus dedos. Me miró confundido.

—Guille —Hable con la voz lo menos ronca que pude, estaba excitado, pero las cosas debían ser como  debían ser —Te quiero —Besé la punta de su nariz —Pero esta noche no, por mucho que me encantaría, esta noche no.

Me miró, suspiró con una mezcla entre resignación y agradecimiento, ya que aunque el también se encontraba impaciente, nunca había hecho algo con un hombre (por no decir que con ninguna persona) y como había mencionado antes, aún no éramos nada y no quería apresurar las cosas.

Finalmente asintió y escondió su rostro en mi pecho, no estaba molesto, en absoluto. Tomé una de sus mantas y las puse sobre ambos, me acomodé y pasé mi brazo por su cintura. El único sonido en la habitación, momentos antes eran labios rozando con piel y respiraciones agitadas, ahora solo estábamos él y yo tratando de serenar nuestras respiraciones.

—Samu —Su voz sonó apenas audible, como temiendo que me hubiera quedado dormido y no quisiera despertarme.

—Dime.

—Yo también te quiero, no tienes idea de cuanto, todo era tan simple… hasta que llegaste tú.

—¿Hablas simple de que lo estoy haciendo complicado o simple de que no tenía sabor? —Fingí indignación. —Abrió los ojos todo lo que podía y le sorprendió que yo le estuviera mirando.

—Qué pringado. Simple sin sabor —Rió —Anda, duerme, no quiero que mañana despiertes a las 2 de la tarde.

—Vale chiqui —Le di un sonoro beso en frente —Descansa.

—Te quiero. —Le escuché decir bajito antes de quedarme dormido del todo.

______________________________________________________________________

OMG Yojas actualizó! Todos pidan un deseo XD okno, perdón por haberles dejado tanto tiempo sin capitulo, pero entre que me agarra la depre y que me quitan la lap, pues no charcha esto :C

Diganme que les esta pareciendo, sus opiniones hacen que me anime más a seguir escribiendo ñ.ñ No puedo poner lemmon porque aparte de que me cohibo musho, no sé bien como hacerlo (Vamos, aparte de que soy bien virgen, soy mujer, así que quizas no fue tan buena idea comenzar con un fic yaoi xDD)

Wattpad

Les dejo mis redes, por su gustan darme consejitos o sugerencias: http://yojasloveswilly.tumblr.com/

Twitter: @Yojas_7u7

Facebook: Johali Chávez

http://ask.fm/johalicr (O sea, Batichica :B)

Ciao :3

{Reunión de Padres}
Normalmente era su esposo el que acudía a las distintas reuniones de padres pero como era el último año de su pequeño quería asistir ella y ver con sus propios ojos el mundo que solo conocía por las palabras de su prodigioso castaño, además de que lo extrañaba demasiado y el solo recibir sus cartas una vez a la semana no era suficiente para una madre y menos para Molly que siempre había sido muy apegada a Benjy.
Cuando llego con ayuda del mago al Callejón Diagon estuvo fascinada de ver como todo era tan diferente de cuando su pequeño iba en primer año pero sabía que no podía entretenerse mucho pues debía ir a hablar con el Profesor Flitwick que era según entendió en las cartas de su hijo su jefe de casa y también ansiaba ver a su hijo.
Entro al salón en el cual sería la reunión y empezó a buscar a su hijo con la mirada sin éxito alguno por lo que se quedo en una esquina esperando a verlo cuando noto a su lado a alguien —Buenas tardes— dijo con una sonrisa en su rostro tan parecida a la de su hijo.


piove sulla strada
pioggia nuda
pioggia che uccide
l'ultimo giorno di viaggio
voglio addormentarmi e non sentirti
direi che il tempo
ha avuto la meglio su tutto
nomi senza casa
senza meta
mezzi senza fine
senza fine
chiudere l'inverno
per sporcarmi fino al cuore
lungo ogni sentiero
degno di essere solcato
cedere alle onde del destino
ora in piena
Mentre il sole in cielo
inciampa su se stesso
ho scritto sul mio corpo
che non è la fine

anonymous asked:

Estaba conociendo a un niño, a lo dos meses me invito a su casa, conocí a sus padres. A los dos días fui de nuevo y tuvimos relaciones, fue muy tierno, luego de eso nos juntábamos pero siempre teníamos relaciones, me empecé alejar. Paso un mes y un día puso una excusa para hablarme, nos juntamos conversamos, y terminamos teniendo relaciones, el punto es que yo lo hice porque lo quiero, me gusta, lo extraño porque no volvimos hablar, que hago? Me utilizo?

Originally posted by kickingcones

alejarte mejor

Apoyemos al ISIS, no seas racista y dona tu dinero a la mezquita de tu barrio mas cercano o si no dona a la cuenta de banco de la Gran Yihad 81.932.781-A, que estas esperando… Si dona dentro de los 100 primeros reblog, recibira gratis una camiseta negra islámica empapada de sangre de infiel cristiano y si dona sobre 100 US$ llegara a su casa una menor de edad junto a una cabra.

¡¡¡ALLAHU AKBAR!!!

anonymous asked:

Hay un chico con el que paso mucho tiempo salimos juntos , el viene a mi casa y yo voy a la suya,vemos películas y jugamos como niños y de todo, incluso un dia en su casa se me trepo e intento besarme pero el tiene su pareja y yo la mia,que hago?

Si quieren estar juntos terminar con sus respectivas parejas, y si no dejar de coquetear:/

anonymous asked:

Estaba conociendo a un niño, a lo dos meses me invito a su casa, conocí a sus padres. A los dos días fui de nuevo y tuvimos relaciones, fue muy tierno, luego de eso nos juntábamos pero siempre teníamos relaciones, me empecé alejar. Paso un mes y un día puso una excusa para hablarme, nos juntamos conversamos, y terminamos teniendo relaciones, el punto es que yo lo hice porque lo quiero, me gusta, lo extraño porque no volvimos hablar, que hago? Me utilizo?

Hablar, pero nomás hablar, te ayudaría a sentirte mejor y aclarar las cosas 🙏 no sé si te utilizó, pero quizá él quería un tipo de relación diferente y nunca lo platicaron, y tú continuaste porque te enamoraste…y eso. Es mi consejo: c o m u n i c a c i ó n 😊 pero, pase lo que pase, debemos tratar de continuar…muchos ánimos 🙋