soy imperfecta

Me siento muy afortunada de haber podido coincidir contigo en esta vida, afortunada de haber podido probar el sabor de tus labios, el tacto de tus manos, afortunada de haberte conocido aunque sea un poquito porque como dicen nunca se acaba de conocer a nadie. Afortunada porque te fijaste en mí, millones de chicas que hay en este puto mundo y me hablaste a mí, justo a mí con lo imperfecta que soy y la cantidad de fallos que tengo… Espero poder siguiendo sentirme afortunada durante el resto de mi vida, eso significaría que te quedaras en ella. No sé que has visto en mi pero espero que nunca dejes de verlo.
Estoy bien, soy una flor, una flor con moretones, pero una flor. Una rosa pálida y hermosa.
—  Amabile Giusti, Treintañera (y a mucha honra).

Soy una persona realmente imperfecta,como tú y como el,más de una vez he discutido creyendo tener la razón cuando en realidad no la tenía, ¿a quien no le ha sucedido?
También más de una vez he llorado por personas que no me querían en su vida,estaba ciega talvez,creía que darían por mi lo que yo di o daría por ellos,pero claramente no es así y lo aprendí a golpes.
Más de una vez he dicho “está bien” “estoy bien” o “quiero estar sola” cuando en realidad lo único que necesitaba era un fuerte abrazo con sabor a “pronto todo estará bien,me quedaré contigo”
Más de una vez me caí y apoye mis manos en el lodo.
Varias veces lloré frente a un espejo porque no me gustaba lo que veía en mi. Muchas veces no me atreví a arriesgarme por miedo a perder.
También he dicho “te amo” sin sentirlo,que cruel ¿no? Pero seguro que tu también has dicho cosas que nunca sentiste realmente.
Y la verdad es que podría seguir hablando sobre mi torpeza,mis malas actitudes,y muchas cosas más. Pero solo quería hacer saber o entender que aquí todos nos equivocamos,que aquí todos hemos sido verdaderamente idiotas,aquí todos hemos cometido fallos,todos hemos caído,todos hemos hecho cosas malas,todos hemos roto un corazón,todos hemos hecho daño a los demás y a nosotros mismos también, yo he hecho tantas cosas estúpidas en mi vida,y la verdad hoy en dia no me arrepiento de nada. Tu no eres una mala persona por haber tropezado con la misma piedra más de una vez,no eres una mala persona por haber lastimado a alguien,no eres una mala persona por haber pensado primero en ti en muchas ocasiones. Porque tu y yo vinimos al mundo para aprender,para equivocarnos,una y otra vez. Vive joder, equivocate que vida sólo hay una y en tus últimos días lamentarás no haber hecho alguna tontería que justo ahora no te animas. No importa cuanta edad tengas ¡vive! arriésgate,disfruta,llora,perdona,sonríe,se feliz porque lo único que no recuperarás jamás es el tiempo,tu vida va pasando por tus ojos justo ahora. Disfruta,siempre disfruta.
Sabes una cosa?
Al final lo entendí, el problema nunca fui yo por más imperfecta que soy, el problema fuiste tú, que no sabes querer ni quererte. Que no sabes estar solo que no sabes amar a nadie. Duele, claro que duele ver que estás rodeado de brazos que no calman tu frío, duele ver que realmente estás vacío.
Siempre creíste que mi esfuerzo no era suficiente y entonces te ibas, en busca de otros brazos, de otros amores que te hicieran sentir vivo. Pero siempre regresabas no es así? Inventando una excusa con tu regreso, y cuando comenzaba a seguir con mi vida a superar, volvías, siempre volvías no me querías para ti pero tampoco me querías con nadie. Eres tan egoísta pero al final de cuentas por fin lo entendí. Volvías a mí porque yo te quería como tú no sabías quererte

Quisiera ser como esas personas que aman su imperfección, cada grieta, cada rayadura, cada cicatriz. Me fascina como muestran su rostro con orgullo mientras se les critica, amo ver como reconocen sus defectos y los aman como virtudes. Los admiro y aplaudo su fuerza.

Soy una persona imperfecta llena de grietas, rayaduras y cicatrices. Oculto mi rostro cada vez que puedo cuando se me critica, tengo mas defectos que virtudes, nada de mí parece suficiente. Hay muchas personas como yo y los admiro y aplaudo su fuerza.

- Quien nunca es suficiente.
En 500 palabras

Si pudiera ser tu paracaídas, lo haría. Si supiera cómo quitarte la pena, te la borraría. Pero no puedo, sólo soy humana e imperfecta. No tengo pociones mágicas, ni alas en la espalda, ni más sabiduría que la de los libros que leí, lo que escuché, lo que me enseñaron y aprendo. Eso que llaman experiencia, y que tenés que aprender a andar con tus pasos, porque sólo así se hace propia, aunque a mí me duela no poder allanarte el camino, y sacarte una por una todas las piedras que sé que te van a hacer llorar, ni mostrarte la esquina por la que tenés que doblar para volver a sonreír con ganas.

Aunque no lo creas, porque alguna vez te vas a sentir muy segura de lo que sentís y pensás, vas a volver a aprenderlo todo una y otra vez, a borrar lo que escribiste, a tachar lo que jurabas, a querer y desquerer.  Vas a gritar y a quejarte de lo mismo que le vas a hacer a otros, y entonces cuando te duela a vos, lo vas a dejar de hacer. Vas a echarle la culpa a los demás, hasta que entiendas que hacerse cargo de lo que uno hace es lo que te vuelve valiente, y que la perfección es tan sólo una fantasía a la que nadie se cogería.

Vas a ser buena, y mala, justa e injusta, pobre y rica, rebelde y sumisa, niña y mujer. Te van a querer, amar, mentir, detestar, y vas a sentir que no te lo merecías, o que sí, y que no estabas a la altura, o que no fue la ocasión. Vas a dejar de escribir, y a volver a escribir, y a dejar de soñar, y a volver a soñar. Y sobre todo, vas a dejar de endiosar los absolutos y lo definitivo, y vas a aprender a respetar tanto las dudas propias como las de los demás. Vas a crecer, no sólo en el calendario, sino por dentro, y eso te va a asustar mucho.

Te vas a enamorar de quién menos imaginás, y te va a dar tantas vueltas la cabeza que no vas a saber cómo parar, pero tampoco vas a querer. Vas a cambiar de país, de mundo, de corazón y de ciudad por un beso. Vas a mirarte en el espejo y te vas a perdonar. Te vas a ver en unos ojos que te van a hacer volver a creer que todo es posible. Vas a aprender a no meterte en la vida de los demás. Y vas a entender que nadie tiene la razón en todo, mucho menos vos.

Pero ahora sos apenas un par de ojos vivaces mirando desde el moisés a mamá y a papá, y ni te imaginás que yo te voy a escribir exactamente quinientas  palabras, cuarenta y pico años después, diciéndote que te quiero mucho por todo lo que hagas, que estoy orgullosa de vos y que no te preocupés: sos feliz.

No soy la chica perfecta.
No soy esa chica que se maquilla perfectamente uso rimel , pintura d labios y un tanto de polvo , no soy esa chica que va a fiestas todos los fines de semanas , no soy la chica que va al gym a presumir que tiene un gran cuerpo , no soy aquella que presume de tener un novio lindo , no soy esa  chica de cabello largo , de cara de porcelana .
Soy una chica que le gusta quedarse a leer en casa , escribir poesías , dibujar inspirada por la naturaleza , fotografiar cualquier cosa que parezca bella ante sus ojos , visto de ropa sencilla , no llevo tacones o vestidos , estudio para un mejor mañana y aun así casi nada bueno me pasa en la vida pero vivo con la esperanza de conseguir a alguien que complemente mi vida y aun asi siendo tan imperfecta como soy lograr ser feliz..

No, no estoy bien. Tengo problemas, tengo pensamientos horrorosos que no te comento para que no tengas que tener en tu espalda mi desgraciada existencia. Soy débil , mi corazón no soporta tanto, me duele saber que no soy lo que esperabas, me duele ser así. ¿Piensas que soy feliz? No, yo necesito de ti, de mi padre, necesito un buen trato de mi hermana. Necesito una familia que me ayude, no que me destruya. ¿Que soy una mala hija? Lo siento, pero así soy yo, no puedo con todo, soy sencilla e imperfecta. No me gusta el maquillaje como a mi hermana, uso converses sucias y jeans. Mi cabello es un desastre y no es glamuroso como el tuyo. Soy un defecto de fabrica, no soy una princesa que tiene miles de príncipes detrás. Soy simplemente así, histérica, simple, sencilla, malhumorada, patética. Siento no haber sido la hija que deseabas, una princesa de la moda.  

Lo siento madre, pero aun así gracias por destruirme.

Vamos, que soy bastante imperfecta, tengo unos cambios de humor horribles, una risa bastante rara y un cuerpo con kilos de más, pero se amar y de la forma más sincera.
Cap. 2016 pág. 2 de 366


A veces le suelto un “no me idealices, soy imperfecta”, pero en el fondo sé a lo que se refiere cuando me dice “eres perfecta”, sé que mi piel se ajusta a sus espacios y que nuestras manos están perfectamente sincronizadas. En ocasiones temo defraudarlo, me da ese miedo de que me vea humana, pero a todos nos da eso… tememos de que los demás nos vean vulnerables; pero él, cada vez que me ve una carencia, la besa. En los momentos que me caigo, se lanza al abismo conmigo… o cuando nota que mis tristezas me inundan la mirada, posa su mano en mis mejillas y llueve conmigo. Y ese miedo se disipa, y no temo enseñarle cuántas cicatrices tengo, ni cuántas veces he estado muy hecha cenizas.  

El amor, ese sentimiento, ese motor, esa esencia que nos mantiene aquí, me ha enseñado tanto a través de su existencia. Le digo “eres maravilloso” pero no se la cree, y le quisiera prestar un momento mi corazón para que viera como late cuando ve su magia y entienda por qué digo eso. Desde que lo conocí no he dejado de cantar, y él no ha dejado de ser musa. “Me gusta encontrarme en tus letras”, pero si supiera que él es el alma que le da color a todas mis poesías, si lo nombro alto para que todos se enteren de que suyas son mis manos también.

“Me dio escalofríos”, le dije.  En seguida cuestionó por qué. Le agarré la mano, y le dije: “Porque la felicidad me da vértigo”.  Cosquilleo le hubiese dicho, o terremoto, o huracán, pero pensaría que soy una exagerada (y lo soy, y lo sabe). Su cercanía. Su te quiero. Su existencia.  La forma de mirarme, me llena de viento y por eso suspiro… y por eso lo amo.


M. Sierra Villanueva