Pero tú, por favor, no me hables, no me coquetees, no me mires, no me toques, no me saques tema de conversación, no me sonrías, no intentes conocerme, no me preguntes nada, no me ayudes, y por favor, no te enamores, no me enamores. Por que una vez me hables, una vez coqueteemos, una vez nos miremos, nos toquemos, una vez te sonría, una vez me conozcas, me ayudes, una vez te enamores, una vez que me enamore ya no habrá vuelta atrás y entonces deberás quedarte y también tendré que ver como te irás.

N

Lo único que espero de mi futura pareja es que se enamore de todo eso que a mí me avergüenza, mi limitada inteligencia, mis manos pequeñas y mi poca paciencia. Que le guste mi optimismo aunque no lo entienda, que piense que son geniales mis ideas hipotéticas. Espero que sea alguien que se tambalee cada vez que le sonría, que forme parte de mis alegrías y que convierta en arte mis rarezas