sondra london

2

Sondra London is a serial killer groupie (but she writes great books).


Sondra’s serial killer groupie days began inadvertently. She was high school sweethearts with Gerard Schaefer. Schaefer wasn’t killing anyone during high school, but after he did.  He was subsequently arrested and murdered while in prison.  Before the murder, London contacted her former lover and mentioned that she wanted to help him write a book.  That book developed into the highly sought after Killer Fiction

Not long after the book with Schaefer, London started a correspondence with serial killer Danny Rolling. That correspondence turned into a love affair of sorts with London going on several news and talk shows talking about her love for Rolling and how they are soul mates and Rolling, in turn, using his court appearances to sing love ballads to London.  London also helped Rolling put out his own book titled, The Making of a Serial Killer: The Real Story of the Gainesville Murders. 
Rolling and London were engaged for some time, but apparently that relationship fizzled.

After she was done with Rolling, (who has since been executed by the state of Florida)she set out to write a book about vampires.  While doing so, she became very close to killer Rod Ferrell and also called upon french killer Nico Claux to do the illustration of her vampire book.

By 1996, London had her sights set on yet another serial killer, that being “Happy Face Killer” Keith Jesperson.  Jesperson had just been apprehended in 1995 and his case was fairly new.  He decided, like many of the other killers London had been in contact with, that he would reveal some of his murder confessions to her.  London in turn started an AOL webpage detailing his confessions with scans of his letters being shown.  Jesperson has since said that London went out of her way to try to make him fall in love with her, sending photos of herself in lingerie and and explaining a need to visit him immediately.

Jesperson isn’t the only killer to have come forward talking about how strong London came on to him.  In 1999, “Cross Country Killer” Glen Rogers had this to say about London:

When I first got arrested, I received a letter from her[London], I didn’t know anything about her, I did write her a couple of times, but it didn’t take me long to see this womans true colors, in her 3rd letter to me, she claimed she was in love with me, and we should get married as soon as possible, and she was going to write a book about me, to raise money, so she could live next to the prison and visit me every week, my first thought was, this lady is crazier than a Junk yard dog, then I looked in the mirror, I didn’t see stupid stamped on my forehead anywhere, I never wrote her again, next thing I know, she is on T.V. claiming to be my girlfriend or spokesperson, she showed up at my trial in FLA, with a film crew, I have my lawyer ask the court to remove her, and they did, I had to have her banned from the County Jail.

London seems to have put her serial killer groupie days behind her, but you never know when another killer may pop up talking about her.

Hey friends! Here are some more books I’m starting on tonight! 

 💛Things Fall Apart by Chinua Achebe

 💛The Vanishing Hitchhiker: American Urban Legends & Their Meanings by Jan Harold Brunvand 

💛Guilty Until Proven Innocent by Donald S Connery 

 💛The Thorn Birds by Colleen McCullough (I hear there’s a hot priest in this one😏) 

💛Bully: A True Story of High School Revenger by Jim Schutze 

💛 I Am No One You Know by Joyce Carol Oates

 💛Hunting the Devil by Richard Lourie 

💛True Vampires by Sondra London 

 💛In One Person by John Irving 

 Sorry this one took a while guys, this semester was a little hectic! Anyways, I’m always interested and recommendations and always down to chat about books!🌟🍒💕🌺✨ ❤️, tay

anonymous asked:

Hello if you could recommend both fictional and non fictional books about columbine, school shootings, mass shootings, serial killers, etc that would be great! I've read a few and I need more good ones. Thank you!! Even Reddit posts or anything online would be cool too! Sorry to bother you.

Hey! I apologize for how incredibly late this is!

Invisible Darkness by Stephen Williams

The Making of a Serial Killer by Danny Rolling and Sondra London (I’m trying to coerce my library into letting me buy this one because I’m the only person who has checked it out in at least two years.)

A Need to Kill by Michael W. Cuneo

Serial Killer Files by Harold Schechter

The Evil That Men Do by Stephen G. Michaud and Roy Hazelwood

The Man in the Monster: An Intimate Portrait of a Serial Killer by Martha Elliott

Devil’s Knot by Mara Leveritt (It may not be entirely unbiased, but I still think it’s worth a read.)

The Teacup Poisoner: A Biography of Serial Killer Graham Young by Fergus Mason (Too short for the alluring character that he was, but it still gives you a little more than most summaries.)

Seven Days of Rage: The Deadly Crime Spree of the Craiglist Killer by Maria Kramer and Paul LaRosa

The Will to Kill by Jack Levin and James Fox

Lethal Marriage by Nick Pron

Inside the Mind of Scott Peterson by Keith Ablow (I really loved this look at Scott, though it was very sad.)

Dismembered by Susan Mustafa

The Gates of Janus by Ian Brady (A serial killer talking about other serial killers. OOH.)

No Easy Answers by Brooks Brown

A Mother’s Reckoning by Sue Klebold

Rampage: The Social Roots of School Shootings by Katherine Newman

Deadly Lessons: Understanding Lethal School Violence by the National Research Council

The Spiral Notebook: The Aurora Theater Shooter and the Epidemic of Mass Violence Committed by American Youth by Joyce and Stephen Singular

Ceremonial Violence by Jonathan Fast

Newtown: An American Tragedy by Matthew Lysiak (I’m listing it solely because it’s about Lanza, but you can get more insight by reading blogs.)

No Right to Remain Silent: The Tragedy at Virginia Tech by Lucinda Roy

Choosing Hope by Kaitlin Roig (It was nice reading her story, and it’s easy to tell just how much she loves her students. The section of the shooting was brief, but it still delivered an insightful description of the events that day, even frightening and depressing.)

Day of Fury by Joyce Egginton

Think No Evil: Inside the Story of the Amish Schoolhouse Shooting…And Beyond by Jonas Beiler

Day of Reckoning by Wendy Murray (If you can get past the religious nonsense, it has some great excerpts from Columbine students and the victims’ families.)

The Bully Society: School Shootings and the Crisis of Bullying in America’s Schools by Jessie Klein

Rampage Nation: Securing America from Mass Shootings by Loius Klarevas (I’m currently reading this one, and it’s interesting so far.)

Columbine by Dave Cullen (I am of the popular opinion this book is riddled with inaccuracies, but I still encourage people to read it for themselves.)

I have never been much of a fiction reader, but I have read some school shooting books:

Give a Boy a Gun by Todd Strasser (Not the best, but I enjoyed the ending. It makes you think.)

We Need to Talk About Kevin by Lionel Shriver (It’s a disservice to file this book under just a school revenge novel because it is so much more than that. One of my favorites of all time.)

Nineteen Minutes by Jodi Picoult (I never actually finished this one, not because it wasn’t good though.)

Project X by Jim Shepard (Now this one is my absolute favorite! Please read it!)

I feel like I’m missing some major ones, but it’s a start!

This homicidal Martin County, Florida, deputy sheriff, though convicted in 1973 of only two mutilation murders, is believed to be responsible for at least thirty killings. A sadistic sex-beast by nature Gerard John Schaefer would lure young women off the roads with the help of his badge to torture, mutilate and murder. He enjoyed tying his victims to trees and leaving them there while he went to work as a police officer. Teeth, jewelry identification papers from several missing young women were found in a closet in his mother’s house in Ft. Lauderdale.

When he was convicted for first degree murder of two teen-aged girls, Schaefer’s wife divorced him and promptly married his defense attorney. Not the resentful type, Gerard gave the lovebirds his blessing and retained the attorney to continue handling his appeals. Curiously, he was later tried for plotting to to kill them both and enjoyed sending them death threats regularly. Schaefer was also a part-time novelist, penning a lurid collection of tales of sexualized violence called “Killer Fiction” — available from Feral House — that was published in 1989 by Sondra London, an old high school sweetheart, who subsequently “shackled up” with Danny Rolling, another sadistic killer awaiting execution in Florida.

On December 3, 1995, Gerard was found dead in his cell at the Florida State Prison in Starke. He had been stabbed 42 times about the head and neck, and slashed across his throat. His sister, Sarah Schaefer, claimed that her brother was murdered by his jailhouse buddy, cannibal killer Ottis Toole, because of information he had obtained on the murder of Adam Walsh, the 6-year-old Hollywood, Florida, boy whose abduction and murder led to the passing of new legislation nationwide regarding missing children. Ottis once claimed he killed young Adam but later recanted. Prison authorities believe Gerard’s death was linked to his activities as a jailhouse lawyer. However, confessed double-slayer Vincent Rivera is currently facing trial for murdering Schaefer, allegedly because Schaefer used the last of the hot drinking water on the tier.

GERARD SCHAEFER: EL CARNICERO DE BLIND CREEK

Gerard John Schaefer (25/03/1946 – 3/12/1995) fue un oficial de policía arrestado en Florida por los brutales asesinatos que cometió entre 1969 y 1973, año en el que fue detenido.

Fue el primero de los tres hijos que tuvieron Gerard y Doris Schaefer, un matrimonio bien posicionado económicamente. El pequeño Schaefer era un buen estudiante y acudía a la escuela católica de la comunidad de Wisconsin a la que pertenecía.

No obstante, aun pareciendo una vida idílica, Schaefer dijo que sus padres jamás tuvieron una buena relación; que su padre era muy crítico y que su madre siempre le estaba encima, corrigiéndolo. Por la presión de querer complacer a sus progenitores, el chico empezó a tener pensamientos suicidas y, a los 12 años, comenzó a masturbarse mientras vestía ropa interior de mujer. Asimismo, también practicó actos masoquistas, atándose a sí mismo a los árboles y excitándose sexualmente al hacerse daño.

Pronto, las imágenes violentas se exteriorizaron y surgió la fantasía de dañar a otras personas, particularmente a mujeres.

En 1960, la familia se muda a Florida y, a los 14 años, Gerard tiene su primera novia, Cindy. La pareja mantenía relaciones sexuales, pero siempre bajo las condiciones de ella: emulando una violación cada vez que practicaban el sexo; él tenía que romperle las ropas y «forzarla». Tres años después de empezar su relación, Schaefer se cansó de este «juego» y ella terminó con él. Fue el día en que Gerard volvió al bosque y practicó sus ataduras desde que llegara a Florida.

Al adolescente y solitario Schaefer le gustaba matar animales por el simple placer de hacerlo, y solía espiar a las chicas por la noche a través de las ventanas, masturbándose mientras éstas se desvestían. Schaefer las culpaba por «tentarlo» y las llamaba «putas» y «zorras».

En la primavera de 1965, Schaeffer conoció a Sandy Stewart, de 17 años. Su noviazgo duró más allá de la graduación, pero con el tiempo se fue deteriorando la relación y se convirtió más que nada en un tipo de terapia, ya que le empezó a contar a Sandy sus deseos de matar a las mujeres que lo excitaban, como su vecina, que se desnudaba con las cortinas de su habitación abiertas; las violentas discusiones con su padre, los perversos juegos sexuales con Cindy, etc. Finalmente, ella terminó la relación y Schaefer la acosó durante meses, hasta que (quién sabe por qué) finalmente cedió.

Pasado algún tiempo, su padre comenzó a beber en exceso y fue despedido de su trabajo. La relación de sus padres se deterioró y se separaron. Gerard, por su parte, se casó en 1968 con Martha Fogg, a quien había conocido poco tiempo antes cuando se unió a un grupo de actores y cantantes donde, entre otros, estaba la futura estrella de cine Glen Close.

Gerard hizo entonces su primer movimiento. Le dijo a Leigh Bonadies, vecina y compañera de tenis, que el gobierno estaba reclutando gente para los programas de entrenamiento de la CIA, donde pagaban un sueldo de 20.000$. Un día, los familiares de Bonadies encontraron una nota suya donde decía que se había ido a Miami. Gerard corroboró esta versión cuando el esposo le preguntó si sabía algo al respecto. Así, el abandonado y despechado esposo acabó pidiendo el divorcio y nadie volvió a saber nada de ella hasta que parte de sus joyas fueron encontradas, años después, en casa de la madre de Gerard Schaeffer.

La siguiente víctima fue Carmen Marie Hallock, una mesera que un día comentó que alguien le había ofrecido un trabajo en el gobierno como un tipo de «agente secreto» y quien poco después desapareció. Lo único que se ha recuperado de ella hasta el momento son dos dientes hallados entre las pertenencias de Schaffer.

Poco después, Schaefer y Martha se divorciaron. Entonces Gerard inició un largo viaje por Europa y África y, al regresar a Estados Unidos, trabajó como guardia de seguridad en una planta eléctrica. Allí conoció a Teresa Dean, con quien se casó poco después. Al cabo de poco tiempo, entró en el departamento de policía de Wilton Manors y cometió su primer asesinato como agente de la ley: Belinda Hutchens, de 22 años, de quien sólo se ha recuperado su libreta de direcciones (jamás se localizó el cuerpo).

Pero como policía, Schaefer no era muy apreciado; ya que le encantaba parar a gente con el menor pretexto y solía invitar a salir a las mujeres que detenía por violar las leyes de tráfico. Así pues, en algún momento de su vida, parece que Schaefer se aburrió de matar a mujeres solas y comenzó a asesinar parejas.

Susan Place, de 17 años, y Georgia Jessup, de 16, desaparecieron pocos meses antes del arresto de Gerard. Sus padres recordaban haberlas visto alejarse con un hombre mayor, cuyo nombre era Jerry Shepherd, y que las había invitado a tocar la guitarra en una playa cercana. Nunca regresaron. La madre de una de ellas desconfió del extraño y anotó las placas del coche, pero se equivocó en el primer número y hasta seis meses después no se dio cuenta. Pero cuando enseñaron las fotos de las jóvenes a Schaefer, éste dijo que no las había visto nunca.

Pamela Sue Wells y Nancy Ellen Trotter fue una pareja que tuvo más suerte. Las dos atractivas adolescentes, de 18 y 17 años respectivamente, estaban haciendo autoestop el 21 de julio de 1972 cuando el oficial Gerard Schaefer las vio, les pidió sus nombres y les advirtió de que hacer autoestop en ese condado era ilegal (mentira). Entonces, haciendo uso de su galantería y buena fe, las dejó marchar y se ofreció a llevarlas a la playa la mañana siguiente.

El día siguiente, Schaefer las recogió, pero no fue a la playa. Condujo hasta la Isla Hutchinson y, una vez ahí, sacó su pistola y les dijo que las vendería como esclavas a una organización de prostitución extranjera. Luego las sacó del coche y las dejó atadas del cuello con sogas bajo un árbol y los pies apoyados en las raíces. Si resbalaban de su punto de apoyo, morirían ahorcadas. Schaefer las abandonó allí, pero les prometió que volvería. Milagrosamente, las chicas se las arreglaron para escapar.

Cuando Schaefer regresó al lugar y no las encontró, llamó por teléfono a su superior y le dijo que se había «sobrepasado» en su trabajo; le describió el asunto de las chicas y añadió que solamente quería darles un buen susto, escarmentarlas por su propio bien.

Richard Crowder, su jefe, le ordenó volver al bosque donde las había dejado, acompañado de un equipo para rescatarlas. Y después de encontrarlas vagando por el bosque y muy asustadas, Schaefer fue arrestado en el acto con cargos de falsa detención y asalto.

Schaefer tuvo que pagar una fianza de 15.000 $ y fue liberado el 24 de julio. Sin embargo, al no tener ninguna posibilidad de defensa, hizo un trato con el tribunal y se declaró culpable de un cargo de asalto, por lo que se le sentenció a un año de cárcel y a 3 de libertad condicional.

El 1 de abril de 1973, unos chicos encontraron unos restos humanos en la isla de Hutchinson. Éstos fueron identificados por los registros dentales y resultaron pertenecer a Susan Place y Georgia Jessup, que habían sido amarradas a un árbol, evisceradas y, una de ellas, asesinada por un disparo en la mandíbula. Dado el modus operandi, el único sospechoso fue Scheafer, y cuando la policía registró la casa de su madre, encontraron una pulsera que perteneció a Susan y tres piezas de joyería propiedad de Leigh Bonadies, desaparecida desde septiembre de 1969. En ese registro también hallaron dos dientes de una muchacha de 22 años llamada Carmen Hallock, desaparecida en diciembre de 1969. Encontraron, asimismo, recortes de periódico sobre la desaparición de Bonadies y Hallock, una libreta de direcciones perteneciente a Belinda Hutchens, y un pasaporte, el diario y un libro de poesía propiedad de Collete Goodenough, de 19 años y vista por última vez en enero de 1973. Apareció también la licencia de conducir de Bárbara Wilcox, que desapareció al mismo tiempo que Goodenough; una pieza de joyería de Mary Briscolina, de 14 años de edad, desaparecida junto a una amiga en octubre de 1972, un sobre dirigido a Jerry Shepherd, 11 pistolas, 13 cuchillos, fotografías de mujeres desconocidas y del mismo Schaefer vestido con ropa de mujer, y más de 100 páginas de narraciones y bosquejos que detallaban la tortura y la muerte de las «putas».

Pero Schaefer tenía una explicación para todo: las armas eran legales, incluso algunas de ellas simples souvenirs. La pulsera de Susan Place la había comprado en un viaje a Marruecos en 1970, y los documentos de Wilcox-Goodenough los había encontrado mientras patrullaba. Su ex vecina Leigh Bonadies le había dado las joyas como regalo de agradecimiento por haberla llevado al aeropuerto el día que se fue a Miami; y los «planes homicidas» narrados eran fantasías que su psiquiatra le obligó a describir cuando estuvo en tratamiento en 1968. En cuanto a los dientes de Carmen Hollock, Schaefer acusó a su ex compañero de habitación, quien le había confesado en secreto el crimen.

No obstante, nadie creyó las palabras de Schaefer y Robert Stone, el fiscal, consiguió que se le sentenciara a dos cadenas perpetuas. Su modus operandi era inconfundible, pues casi siempre mataba a dos chicas a la vez: recogía en su coche patrulla a chicas que hacían autostop en la carretera, y a punta de pistola, las obligaba a adentrarse en el bosque. Luego las ataba a los árboles, las fotografiaba y, finalmente, las torturaba y las mataba. Su especialidad, además, era la tortura psicológica: jugaba con ellas diciéndoles que debían dar las razones por las que ellas no debían ser las primeras en morir, mientras las chicas lloraban e imploraban por sus vidas. Después de matarlas, las descuartizaba y enterraba en el bosque. Este juego proporcionaba al criminal un enorme placer sexual. 

Según las propias palabras de Schaefer, «hacer “dobletes” es mucho más difícil que hacer sencillos; pero también se obtiene el doble de diversión. Además, puede haber impresionantes discusiones sobre cuál de las víctimas debe morir primero. Y es que cuando tienes a un par de mozas atadas de pies y manos y listas para una lección de cómo despellejar con el cuchillo, ninguna de las dos diablillas quiere ser la primera en irse. Así que no dudan mucho en decirte por qué su mejor amiga es quien debe morir antes».

Se desconoce el número exacto de víctimas de Schaefer; aunque al final él mismo se atribuía entre 80 y 110 muertes. Incluso contó que en una ocasión una mujer se ahogó en su propio vómito mientras veía cómo mataba a su amiga, y que también había matado a una mujer embarazada; ante lo cual preguntaba, irónica y cruelmente: «¿eso cuenta como uno o dos asesinatos?»

En la cárcel, Schaefer hizo numerosas apelaciones declarando que había sido víctima de una trampa tendida para proteger a altas figuras ligadas al narcotráfico. También se las arregló, a pesar de hallarse en constante vigilancia, para llevar a cabo varios fraudes por correo y trabajar como abogado para algunos de presos, aunque en realidad los engañaba y vendía los detalles de sus confesiones a las autoridades.

Se convirtió en un experto demandante. Desde su celda, inició procesos contra todos los escritores, investigadores y conferencistas que mencionaran su nombre, aunque fuera de pasada. Perdió todos los juicios, pero hizo gastar a sus acusados cantidades considerables de dinero.

Su ex novia Sandy decidió escribir un libro sobre él y éste respondió de forma entusiasta a su solicitud. Incluso le envió siete de sus cuentos para que los publicara: Rubia en una estaca o Moscas en sus ojos, entre otros.

Finalmente, el domingo 3 de diciembre de 1995, Schaefer fue hallado muerto en su celda con la garganta cortada y 42 puñaladas en distintas partes del cuerpo. El asesino, Vincent Faustino Rivera, confesó haberlo matado porque Gerard tomó la última taza de agua caliente que quedaba en el dispensador de la celda.

Curiosidades:

SCHAEFER & BUNDY

Gerard John Schaefer coincidió en la cárcel con el famoso Ted Bundy.

Schaefer, ex oficial de policía preso por asesinar a varias mujeres jóvenes, se burlaba  constantemente de Bundy diciéndole «Ted… tú no eres el mejor. Lo soy yo. […] El número de asesinatos que has cometido, no es suficiente».

Y es que Gerard había descrito cientos de asesinatos y torturas que, sumado a los objetos de las víctimas que se encontraron en su poder, indicaba que habría podido asesinar a más de ciento diez mujeres, lo que lo convertiría (definitivamente) en el más prolífico asesino serial de Estados Unidos… Algo que Bundy no podía soportar.

Bundy, con el tiempo admitió que se sintió influenciado por la idea de Schaefer de matar a dos mujeres al mismo tiempo, y que por eso en 1974 asesinó en un mismo día a Janice Ott y Denisse  Naslund; todo con el fin de emular a Schaefer.

SANDY STEWART es SONDRA LONDON

Sandy Stewart, la chica a la que Schaefer conoció a mediados de los 60 y con la que mantuvo una relación sentimental y acabó contándole sus fantasías, es actualmente Sondra London, una de las escritoras o autoras de libros sobre crímenes reales más famosas de Estados Unidos.

Asimismo, es la «reina» de lo que se conoce como «serial killers groupies» (enjambres de admiradoras de asesinos en serie que suelen flirtear y enamorarse de ellos e, incluso en algunas ocasiones, acaban convirtiéndose en sus esposas), ya que ha tenido relaciones con Schaefer, Keith Jesperson («El asesino de la carita feliz», camionero que asesinó como mínimo a ocho mujeres en distintos estados norteamericanos) y Danny Rolling («El Destripador de Gainesville», que asesinó y mutiló a cinco estudiantes en 1990 en Florida).

Keith Jesperson

Danny Rolling

Toda una declaración de intenciones…