sondergröÃen

Tuve miedo..

Tuve miedo, tuve mucho miedo. Le temía al futuro, siempre dije que los cambios eran buenos, pero aun así les tenía miedo. A veces duele, y duele mucho dejar las cosas atrás, “quemar etapas” como se dice vulgarmente, pero no está mal, solo hay que aceptar que la vida es la vida, y que tarde o temprano a todos nos llega el momento de cambiar, de cambiar de aire, y de vivir, porque de eso se tratan los cambios, de vivir nuevas experiencias, de conocer gente nueva, de equivocarte en cosas nuevas, de crecer.

Yo le tuve mucho miedo al cambio, tanto que llegue a sentirme vacío. Pero está bien, es todo parte de un proceso, porqué, ¿Sabes qué? Es bueno. Una vez que llega ese cambio, que cambias de aire, que cambias de ambiente, es ahí cuando te das cuenta que estás en el lugar correcto, que todo lo que pasaste, que todas las lágrimas, que todo el dolor y el vacío que sentiste es porque debías de hacerlo, debías derramarlas, debías sentirlo. Porque después de todo, todos los cambios son para bien de alguna u otra forma, solo tienes que aceptarlos y aceptarlos con valentía, aceptarlos con coraje, y prepararte para lo que se viene.

Porque no hay bien sin mal, no hay vida sin dolor, no hay éxitos sin sacrificios, y sufrir lo que trae consigo ese cambio es el mejor sacrificio que podrás hacer, quizás ahora no lo veas, pero créeme, es cuestión de tiempo, una vez que lo sientes, una vez que lo vives, empiezas a amar los cambios, empiezas a vivir los cambios. Así que, ¿Sabes qué? Ten miedo, y ten mucho miedo. Porque el miedo es una de las mejores cosas que puedas sentir, porque el miedo está para ser superado, y tú lo puedes superar. Así que ten miedo, y vive.

P.A⭐️

Me caigo sola, y me levanto sin la fuerza de otros brazos. Porque en ésta vida me ha tocado atravesar muchas batallas, una por una, todas distintas, en diferentes tiempos y a veces a la misma vez. Pero aquí estoy. Porque soy fuerte. Porque quise.
Amé,
confié,
me enamoré,
me decepcioné,
me caí,
lloré,
me levanté,
volví a caer,
y también me volví a levantar.
Lo único que recibí de las demás personas fueron simples palabras de apoyo barato, esos típicos “no estés triste”“ya estarás mejor”“estoy aquí para ti”. Pero jamás dejé de estar triste cuando me lo dijeron, jamás estuve mejor tan rápido, y jamás estuvieron ahí realmente. Por eso hoy en día soy una persona diferente, fría, quizás. Aquella persona que fui, ya se ha ido,jamás la verán otra vez.
Eres lo más bello🌸

Cuando sientas que nada te sale bien, cuando creas que todas las puertas se han cerrado, cuando el aire se dificulte llegar a tus pulmones y tus manos no encuentren sostén.

Cuando los días sean una agonía tras otra, cuando tengas que sacar fuerzas de tu interior para ponerte de pie una vez más, cuando todo te agobie y creas fracasar.

Cuando tus brazos pierdan las fuerzas y las ganas de dar un abrazo y tus lágrimas te acompañen al compás de tu dolor.

Sonríe, siempre sonríe, que nada ni nadie te robe esa hermosa sonrisa, ese ángel que sale de tu interior, esa ráfaga de vida que se escapa entre tus labios.

Sonríe, estas viva y mientras puedas regalar tu mejor sonrisa nada te detendrá, todo es circunstancial, todo pasa y pronto acabará la mala racha.

No pierdas el brillo, no quiebres tus alas no dejes de soñar, sonríe, es tu mejor arma ante la adversidad.

Eres la bendición que da el milagro de dar vida, eres mujer..

P.A.⭐️