soleares

youtube

I took the bus into town today. Sadly, at no point was there a hot long-haired dude who tried to seduce me with his flamenco skills.

instagram

#soleares #guitar #self

Mas de doce horas bailando, los brazos, los pies, el cuerpo molido. Una sensación de agotamiento increíble pero una alegria que no cabe porque lo comparto con @MariaAngelaUV y @gorypaz . SEÑORES SOLEARES ESTA DEVUELTA! #flamenco #alegría #amigas #soleares #duende #baile

youtube
Para decir adiós a S.


Soleá de Triana


Ella es toda una mujerCon los pies en la tierra,Que canta, que baila y queNunca sienta la cabeza.

No le importa preguntar,Pero quiere que la entiendan,El alma en libertad,Lo jondo por las venas.
Su vida sentimental,Es como un cuento de hadas.A veces es la bruja buenaY otras la bruja mala.



Milonga sentimental



Un vaso roto,Y en el salónLas pruebas esparcidasDe nuestro amorSin medida.
La pila plena de platosY el alma hecha pedazos.
Pero luego se miróAl espejo y se vioLlena de amorHasta los huesos.
Me dejaste en el salónUna rosa solitariaY en el colchónTu olor;
La toalla arrugada,El coletero por los pies.Los sueños que me dejaste,El sabor de la miel.
En la alcobaUn vaso rotoY un montón de platosEn el fregadero.





Le gustan los zapatosY no tiene miedo a preguntarSi el amor que yo le tengoSi es amor en realidad.
No puede dormirSi no se lava los dientes.Y los fines de semanaVa a comprar con sus clientes.
Es una sentimentalCon miedo de confesarlo.La almohada le diráLo que anhela su regazo:Mi cabeza reposar.
Para no verla llorarNo le dije que la amaba,Pero lo que siento por ellaLo llevaba yo en la cara,Como la suya lo lleva.
Era un amor que teníaMinutos y horas contadas,Fecha de caducidad,La muerte programada.
Yo un ser de ficción,Ella una mujer sin medida.No cabía más salidaQue devorarnos los dos.
Cuanto más la recuerdoMás solo me encuentro.He aquí el misterioQue aconteció en calle Febo.
Dos que se quisieronY se olvidaron,Son los que trataronDe luchar contra el tiempo:Estaba contado.
Veinticuatro puñaladasLe den al avión de Lisboa,Veinticinco suspiritosEn el asiento de cola.
Donde estará mi muchachaPor la noche y a deshora,Las campanadas de AlfamaLa desvelan a estas horas.
Y pensar que no volveráA morirse entre mis brazosA vivir por unas horasA recomponer los pedazosDel corazón que la añora.
A la fuerza me matastePor la boca me morí,Me preguntan si te quieroY yo digo que sí.
Hermosa eresExtraña felicidad derramas.Los ojos quietosLa lengua que no para.Son puros fantasmasLas manos arrebatadas.La gloria del nombre,Extenderte en la cama,Llenarte de amor,Vaciarse de savia,Colmarse de senos,Pasarse de raya,Indultar a los toros,Apremiar las murallas,Perder el decoro,Sufrir de papaya,Mal de mango,Fiebre de bayas,Ira, descargo,Violencia maya,Azteca descaro.
Ninguna promesaDe amor eterno.Tan sólo algo de lumbreEn este invierno.

Fuiste el amor primeroDe mis cuarenta y tres años.Nada más y nada menos;Corriente en los pantanosY una fuente en el desierto.Vida del camposanto,Primavera de un invierno,Fe de los paganos,Paraíso en el infierno.




Bulerías mexicanas


La Paquera de JerezCantando por bulerías,La pone a mi prima a cien.
La almohada ‘toavía’ conserva,El olor de sus cabellos,La forma de su cabeza.
Por poco me vuelve locoQué arreones pegabaMi prima la de Toronto.

México se llamaLa tierra de mis sueños,El nombre que a mí me calma.
Tú me echaste una cadena,Ay, alrededor del cuello,Primita la jalapeña.


Final


Para decir adiós a S.Es necesarioClausurar el inviernoInaugurar el verano.Enterrar a los muertosY tender la manoAl mañana.

Extraño como un pato en el Manzanares,
torpe como un suicida sin vocación,
absurdo como un belga por soleares,
vacío como una isla sin Robinson,

oscuro como un túnel sin tren expreso,
negro como los ángeles de Machín,
febril como la carta de amor de un preso…,
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Perdido como un quinto en día de permiso,
como un santo sin paraíso,
como el ojo del maniquí,
huraño como un dandy con lamparones,
como un barco sin polizones…,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Vencido como un viejo que pierde al tute,
lascivo como el beso del coronel,
furtivo como el Lute cuando era el Lute,
inquieto como un párroco en un burdel,

errante como un taxi por el desierto,
quemado como el cielo de Chernovil,
solo como un poeta en el aeropuerto…,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Inútil como un sello por triplicado,
como el semen de los ahorcados,
como el libro del porvenir,
violento como un niño sin cumpleaños,
como el perfume del desengaño…,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Amargo como el vino del exiliado,
como el domingo del jubilado,
como una boda por lo civil,
macabro como el vientre de los misiles,
como un pájaro en un desfile…,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

La africanía del flamenco

Cante: Aurora Vargas. Guitarra: Diego Amaya. Palmas y compás: Chícharo, Rafael Junquera. Lugar: Sala Cajasol, Sevilla. Fecha: Jueves 12 de febrero. Aforo: Casi lleno. 

Es el cante flamenco más físico, basado en el ritmo y en el color tímbrico delicioso de esta cantaora. Unos valores físicos que la sevillana vuelca en un repertorio sencillo de sólo seis números que, con la larga fiesta del final, dan para un recital completo.

Es el repertorio habitual de la cantaora dicho de la manera habitual: con el máximo de visceralidad, rozando el grito en muchos pasajes el recital, sobre todo en la parte final. No obstante, ofreció unas soleares equilibradas, pastueñas, de enorme sabor. Las alegrías también fueron escanciándose con sobriedad y justeza. Los tientos enseguida derivaron a la fiesta y a la patá en la que la cantaora reivindica sus orígenes en la danza flamenca. Seguiriyas y la larga serie por bulerías, de las que ofreció tres tandas, completaron el recital. En ellas no sólo cantó las melodías tradicionales sino que incorporó diferentes cuplés y boleros y, por supuesto, volvió a dar buena cuenta de sus virtudes bailaoras.


El jerezano Diego Amaya ofreció un acompañamiento sobrio y muy justo en el compás, adecuando el tempo y la intensidad a las necesidades del cante con fabulosa empatía. La compenetración fue absoluta a lo largo de la noche. El ritmo preciso de las palmas lo ofreció este dúo jerezano, Rafael Junquera y Chícharo, que fueron el colchón de seguridad de todo este edificio sonoro. El Chícharo, además, se bailó una patá con la cantaora.



Se trata, por tanto, de esa estética africana de lo jondo que es la favorita de una buena parte de la afición flamenca. En ella los valores físicos son lo primordial, quedando la melodía en segundo plano. Es un tipo de flamenco directo, antiintelectual, fascinante.