soñando contigo

A veces me mirabas, sonreías
y era como si el atardecer más bonito
hubiese decidido adoptar la forma de tus labios.
He deseado tantas veces volver a aquel sitio.
Llenarte las manos de flores,
la boca de sonrisas,
el cuello de besos.

He amado tu cuello, ¿sabes?
Esta es una de las cosas que nunca te dije.
También tus mejillas, tus pestañas, tus orejas.
Eras preciosa en aquel pasado
y hoy sigues siéndolo en mis sueños.

Te maquillabas apurada y a veces con calma.
Solías tener una manera de caer en la cama,
tan cansada, que ganas me sobraban
de acostarme a tu lado.
Luego veías el techo, suspirabas.
Yo sabía que la paz tenía algo que ver con que
me mirases buscando respuestas en mis ojos
y con que me abrazaras sin mediar palabra.
Sabía que el amor nacía cuando te acostabas en mi pecho,
cuando nos tomábamos de las manos,
y el resto del mundo nos dejaba en paz sin rencores.
Los días se nos hicieron largos,
las noches siempre demasiado cortas.
Vivimos encerrados en aquel invierno
de unos cuantos metros cuadrados
y viajamos a tantos lugares con un abrazo.

Claro que eso y casi todo lo que escribo
forma parte de la recreación de una vida a tu lado.
Nunca mis manos sostuvieron las tuyas,
nunca te vi dormir de madrugada,
nunca salí contigo a cualquier sitio,
ni quedábamos para vernos tras el trabajo.

Eso duele. Saber que no exististe.
Saber que no te tuve
ni un segundo, siquiera.

Saber que te quedaste detrás de mis ojos,
a una eternidad de distancia de mi boca;
que luego las palabras que dije nunca te llegaron
y que el viaje de aquel sueño se prolongó demasiado.
Todos estos recuerdos son tan ficticios
como el adiós que te di aquella noche,
como aquel café en el que nos conocimos,
como aquella playa en cuya orilla descansa tu nombre.

Y sé que contigo hubiese sido feliz.
Sé que no me hubiese hecho falta extrañarte,
tampoco dudar si me creías cuando decía que te amaba
porque lo tenías claro desde el principio.
Hoy he confirmado que eres tan hermosa como imposible.
Quien te quiera lo comprenderá de inmediato
tal como yo he llegado a aprenderlo de memoria.

Y seguirás sonriendo allí por donde pasas
y los hombres seguirán soñando con caminar contigo.
Tú serás tan libre como aquellas flores que te gustan
y adornarás la vida de quien sepa merecerte.
Seguirás floreciendo incluso en invierno
y el amanecer de tus ojos iluminará el mundo.

Este es el regalo de consolación que me queda:
Mientras yo siga siendo capaz de escribir,
no hará falta la noche para abrazarte,
ni el calor de nuestras manos,
ni amar tu cuello, ni verte dormir sonriendo,
ni echar raíces ahí por donde tus pasos dejan huella.
Yo cerraré los ojos siempre que quiera
para traerte de vuelta y decirte muy bajito
sin que nadie pudiese escucharme,
que esta vez no quiero despertar si no es contigo.

Contaré atardeceres con mi bolígrafo de testigo,
dibujaré nubes en el cielo, planetas en el cosmos
y en aquella playa que nunca existió,
borraré tu nombre de su orilla
para que existas invisible,
para que te escondas en mi suspiro,
tan perdida como cuando llegaste,
tan hermosa como cuando te quedaste
y tan triste como cuando te fuiste.

Aquí el adiós que nunca quise darte:
te quiero.

Echarte de menos duele demasiado
y ni tú ni nadie sabe cuánto es demasiado.

Asume que te quiero y yo asumo que me olvidas.
Yo firmo con mi muerte en vida y tú con tu vida por delante.
Este es el trato irrompible y vitalicio.
Había demasiadas letras pequeñas
y te juro que no me había dado cuenta.
Tienes que creerme.
—  Heber Snc Nur

¿Por qué? 

¿Por qué a pesar de todo este tiempo te sigo queriendo? 

¿Por qué no puedo dejar de pensar en ti? 

¿Por qué si ya no hablamos sigo extrañando tu voz? 

¿Por qué añoro tus palabras? 

¿Por qué no puedo aceptar que ahora eres de alguien más? 

¿Por qué sigo escribiendo sobre ti?

¿Por qué aún sonrío al escuchar tu nombre?

¿Por qué sigo soñando contigo?

¿Por qué te sigo dedicando canciones?

¿Por qué sigues siendo la protagonista de mis historias?

¿Por qué siento todo esto por ti?

¿Por qué no puedo simplemente rendirme?

¿Por qué sigo manteniendo esperanzas falsas?

¿Por qué nos alejamos?

¿Por qué sigo esperando tu mensaje?

¿POR QUÉ?…

nonameyet_ - Soñando Contigo (Dreamin’ About U) 

“Raw jam done in 20 min,
No computer editing, one take recording ..
only a mpc a mixer and cheap 80-90’s synths.”

*summer on my mind

*I have no clue who this might be, but I really like the sound.

Made with SoundCloud
¿Te gusta?..
Más que ha nadie, me desconocí cuando la conocí.
A veces me gustaría no sentir nada pero no puedo.
Mientras pueda seguir soñando, seguiré soñando contigo.-siempre me gusta alguien imposible.
Me acostumbre a verla desde la distancia, a estar juntos, en momentos más cortos que un suspiro.
Acércate hasta que me olvide a qué saben los besos sin lengua.
Acércate, que tengo un secreto urgente
que sólo puede contarse boca a boca.
Voy a besarte como sólo lo puede hacer alguien
que tiene infinitos en los ojos, huracanes en el pecho
lagunas en los labios.
Te diré que te he estado esperando ya no sé cuánto
pero que por ti lo olvido con tal de que llegues.

Que me olvido de cuánto duele amar y no ser correspondido
sólo para que me correspondas aunque no me ames.

Acércate hasta que la pausa sean nuestros suspiros sordos
bailando al compás del silencioso latir de nuestros roces,
acércate hasta que la luna brille menos,
hasta que la poesía parezca una puta de lujo. Acércate.

Te voy a meter la idea en la cabeza
de que lo mejor siempre está por llegar,
aunque lo mejor seas tú y estuvieses ansiosa por irte
de tanto quedarte esperando.
Eres tan hermosa como ver un atardecer tras la ventana,
simple y clara como un estanque lleno de agua de lluvia,
tan profunda como el océano
que siempre invita a sumergirse en él.
Yo no creo ser lo suficientemente fuerte para resistirlo;
te quiero y voy a desnudarte hasta que dejes la memoria
al borde de cualquier barranco
que no sea tan alto como el cielo
ni tan bajo como la profundidad a la que caigo
cada vez que te miro de espaldas.

Voy a formar estrellas con tus lunares
y a contarlas todas con un beso,
justo un beso por cada estrella
justo en el lugar donde la tengas.

Quiero amarte hasta que olvides el color del mar
y te encuentres naufragando en tantas muertes
que luego tengas que pedirme que me detenga,
aunque para detenerme
sea necesario morir por ti.

Me he pasado toda la vida soñando contigo
que ahora, cuando se trata de dormir a tu lado,
sólo quiero mantenerme despierto
para cuidar que no te escapes
una vez que cierre los ojos.

Haré que te brille la mirada aunque tengas los ojos cerrados,
porque lo que vale la pena ver siempre está adentro,
aunque lo tengas afuera.
Como yo, que voy tocándote como un pianista
que aprende las notas con precisión de terciopelo.

Te quiero aunque confundas el querer con el orgasmo.
Y el orgasmo con amor.

Voy a demostrarte que los abrazos también queman,
hasta que no tengas más remedio
que enfriar tu cuerpo con el mío.
Voy a quererte hasta que no tengas salida,
ni encuentres más abrigo que mis manos
que de tanto esperarte se han ido congelando
hasta reducir un suspiro a un soplo de brisa.

Acércate lo suficiente hasta que sepas que te quiero.
Que te quiero sabiendo que tú no
y que tampoco espero que sea diferente.
—  Dashten Geriott
Sin necesidad de ti me duermo y me despierto a tu lado. Te amo demasiado como para no vivir soñando contigo. Te amo demasiado como para no sentir tu presencia en mi piel. Sin necesidad de ti estoy atrapada entre tus brazos y tu mirada determinada. Te amo demasiado como para querer escapar de éste negro y blanco. Te amo demasiado como para cambiarnos de libro. Eres mi párrafo interminable. Te amo demasiado sin necesidad de tiempo o espacio ya que tú eres mi universo.
—  Siempre.
Me tienes derrumbado, con insomnios largos y miles de “por que” en mi mente, me tienes llorando noches incontables y soñando contigo cada vez que cierro los ojos…
—  Una noche sin café.