sin viaje

anonymous asked:

Que prefieres... Tener la mejor noche de sexo de tu vida y nunca mas poder tener sexo o poder tener relaciones pero sin disfrutarlo...

Preferiría un viaje a un lugar re lindo y re lejos de todo junta a una persona que quiera :c jaja

Buscaba sin pausa alguna respuesta, pero sólo surgían más preguntas,
y aunque nunca me rendí tampoco conseguí unir tantas puntas,
era un laberinto sin salida, un viaje sin retorno para ser difunto,
no comprendí porqué fue, simplemente, desde entonces, la vida no tiene asunto.
Nunca tuvimos el perro con el que soné, mis hijas no llevaban ni su sangre ni su apellido, nunca me levante para preparar el desayuno y despedirle con un beso. No envejecimos juntos en una cabaña leyendo nuestros libros favoritos ni bebiendo el té de las 5 de la tarde. Nunca hicimos ese viaje sin rumbo por la carretera ni cantamos toda la noche hasta quedarnos sin voz, nunca pude dormir a su lado y ver como su pecho iba y venía con lenta respiración. No me casé con el amor de mi vida pero si algo he hecho estos años, es amarle tanto como el primer día….
—  Conversaciones con la abuela
Si tu mejor amigo es... recibirás:

Aries: reírte hasta que te duela la barriga, compartir comidas, los mejores abrazos, pasión.
Tauro: brownies caseros, sonrisas genuinas, mucha escucha, jugar a videojuegos, paciencia.
Géminis: carreras de coche gratis, charlas, muchos libros, mezclas de CDs, ataques de risa, honestidad, invitaciones a fiestas.
Cáncer: muchos abrazos, puede que algún beso, presta chaquetas, amabilidad, chocolate caliente, noches de películas.
Leo: consejos de estilos, consejos de vida, braceletes de amistad, Starbucks gratis, llamadas telefónicas por la noche, alegría.
Virgo: lealtad, puntual, chistes internos, escucha maravillosamente, inteligente, sabiduría.
Libra: caminatas por la mañana, te ayuda con el estilo, carisma, muchas risas, aventuras, sólida amistad, caras graciosas.
Escorpio: amor, miradas tranquilizantes, animador, generosidad, conciertos, noches sin dormir.
Sagitario: viajes esporádicos, encuentros casuales para tomar un café, las mejores fiestas de pijamas, contemplar estrellas, chistes muy buenos.
Capricornio: café y pastas, salidas con clases, conversaciones profundas, nuevos gustos musicales, talentoso.
Acuario: regalos aleatorios, muchos chistes, las mejores noches, optimismo, honestidad, ambición, muchas confesiones.
Piscis: imaginación, contemplar nubes, ideas, muchas charlas sobre tonterías, miradas dulces, profundos abrazos.

Mira, cariño: es tarde. Voy a serte sincero, alguien podrá quererte mejor que yo. Alguien podrá ofrecerte otra vida, más estable, más bonita, más atardecer en la playa que tormenta en mitad de la ciudad. No voy a engañarte, si te quedas, posiblemente quieras irte muchas veces. A veces no estarás contenta, a veces no sabré hacerte sonreír. Muy posiblemente, a veces ni siquiera tenga ganas de mirarte, ni de hacerte el amor, ni de escuchar qué tal tú día. Joder, si lo pienso, ¿qué razones hay para que estemos juntos?, me imagino sin ti y me da miedo. Esa idea me aterroriza. Suena egoísta retener a alguien a tu lado, porque sabes que sin ella tu lado será un sitio horrible. Un viaje sin vistas, una vida donde nunca haya momentos en los que reces porque el tiempo se detenga. Te quiero porque tú haces que yo no sea cualquiera. Haces que sea ese que está contigo, ese que parece haber alcanzado la gloria, y que ahora vuelve para contarlo. Y sí, te lo aseguro, que alguien podrá quererte mejor que yo, pero no más. No con tanta pasión, no hasta el fondo, no bajando hasta el último piso del corazón para arrancar los sentimientos más puros. Y estoy seguro de ello, porque te conozco mejor que nadie, eres mi hogar, me sé de memoria tu mirada tanto que si te miro a los ojos sé dónde escondes lo que no dices. He estado frente a ti lo suficiente, he contemplado tus esquinas, tus infinitos, tus días de lluvia y cuando ríes y te brilla el sol entre la boca. Cualquiera puede desear conocer más mundo e irse, pero sin duda todos querremos regresar al lugar de donde somos. Y quizá por eso volvamos siempre, porque yo soy de ti, que no tuyo. Tú eres otro país, uno de esos que crean dos locos para amarse bajo sus propias leyes.
—  Sergio Carrión
Más que opuestos. /Wigetta.

A la edad de 28 años existe alguien que antes de dedicarse a tomar la decisión de tener algo estable emprende un viaje, uno que sus compañeros le han dicho que debe hacer.

Decidido Willy lo hará, justo en las vacaciones como profesor. Renunciando a su cargo pues él cree que después del viaje muchas propuestas vendrán.

Habló con unos de sus compañeros, Frank aceptaría pues éste es dueño de una pequeña empresa. Dejando a cargo a su hermano tomaría una maleta e irían a América del sur.

Aquella semana sería sencilla, ninguno se complicaría en hacer una maleta grande pues saben que el peso será un problema. Tomarían la decisión de comprar un viaje tipo sin lugar en especifico, pero siendo Frank insistente en viajar primero a Argentina, su afición por el fútbol y por un estadio en particular harían que aquel fuese el primer lugar en visitar.

Los boletos estarían comprados, Willy estaba mas que entusiasmado en ir al aeropuerto, lugar donde ya estaría Frank esperando.

-Macho hasta que llegaste! -Diría Frank al saber que ya habían hecho la primera llamada.

-Si, lo siento. Se me hizo complicado tomar un taxi. -Willy se apresuró junto a Frank a dar los boletos y al fin partir.

Serían muchas horas de viaje y pese a que ambos se conoce Frank optaría por hacer preguntas para que el viaje se haga menos largo.

-Entonces que harás al regresar y cómo fue que se te ocurrió el viaje? -Preguntaría Frank al ponerse el cinturón.

Willy no sabría responder, pues para él esto era cómo un escape. No sabría el porque del viaje, tan solo que debía hacerlo.

-Pues no se. Necesitaba un respiro luego de tanto trabajo, sólo sentí la necesidad de desconectarme. -Respondería 

 Pero esto sería mas que estar desconectado, más que opuesto.

Llegaron a tal país, el ambiente era frío pero no lo suficiente para los españoles que venían de un lugar de menos un grado.

Ambos estaban entusiasmados. Salieron de tal lugar escuchando a los taxistas mencionando los lugares, se acercarían a uno e irían a un hotel.

Dejarían las maletas y caminarían cerca a comer, era un lugar maravilloso. Empezaría a llover cosa que daría ese aspecto aún mas llamativo. La comida sería lo que les llamaría la atención a ambos, estaba buena.

No habían mas turistas que ellos cosa que a la dueña no le sorprendía ya que no era temporada de vacaciones, las cosas  mejoraría poco a poco.

Su estadía en Argentina sería de pocos días aprovechando el tiempo al máximo, Frank  estaba más que feliz al haber complico unos de sus sueños.

El siguiente país sería México, luego Brasil, Chile, Perú,Ecuador y el siguiente sería Cuba.

En Éste había mucha calor, ambos hombres ya estaban en el aeropuerto y al ya tener experiencia tomaron un taxi.

Frank sacaría el móvil tomando fotografías de todo aquello que le pareciera interesante.

Casi medio día,ninguno tenía hambre por lo que optaron por ir a la playa, el encargado del hotel daría la advertencia de que por todas partes se repite dos cosas  en lo que los turistas son víctimas, la delincuencia y la prostitución siendo la segunda  diversas en todas sus formas.

- Frank prestaría mas atención a la primera, Willy sin embargo no comprendía el contexto como tal pues en los otros países no lo vio y en éste la advertencia era mas que clara, directa y específica.

Siendo Willy meses mayor que Frank sentía la necesidad de proteger a su amigo pero pasaba lo opuesto, Frank tenía la apariencia de ser mas rudo, fuerte y de paso Willy no sabía nada de defensa en cambio Frank si.

La playa estaba casi vacía, muchas siendo las pocas en ese lugar quienes se sorprenderían por los turistas ya que se notaba a distancia que lo eran, no necesitaban decir palabra, se notaba y ya.

Willy se sentaría bajo una sombrilla observando a un grupo de tipos demasiado atractivos, joder en ése grupo llamaban la atención dos, el primero de cabellos negros y de cuerpo semi fornido.

El segundo de cabellos castaños, barba perfilada y de una magnífica sonrisa, fue inevitable no suspirar de manera obvia.

-Estas bien? -Preguntaría Frank al observar lo que Willy observa valga la redundancia.

-No. -Respondería con la mirada perdida en el castaño.

Frank no le agradaba cuando eso pasaba,  se sentía incomodo al no saber como actuar.

La tarde empezaba, aquel grupo se disipo quedando solo el castaño sentado bajo una sombrilla.

Aquella era la oportunidad que Willy debía aprovechar, pero no lo hizo, no lo haría.

Aquel tipo era tímido, él creía que no tendría oportunidad con alguien como él,  aparte y si no era Gay?

Frank se iba y Willy con él, en la distancia él observaba como aquel tipo se daba vuelta dejando ver su ajustado y corto traje de baño,  y lo poco que dejaba a la imaginación.

Ya estaban el en hotel, él no podía dejar de suspirar por ser miedoso, por dejar pasar la oportunidad de hablar con el tipo de la playa.

Frank hablaba y hablaba, mostraba las fotos y Willy tan solo sonreía preguntándose el porque hizo tal viaje. Y si seguiría siendo así toda su vida.

Era el atardecer, Frank quería pasear por un muelle, Willy se estaba duchando para salir con él.

Siete con cinco de la noche, ya se dirigían a tal sitio.

La brisa aún cálida, sus bermudas azules y camisas blancas. Seguían llamando la atención. Como decía no era época de turismo y para los pocos comerciantes verlos era extraño, siendo la playa un lugar casi vacío.

Willy se metería un poco por la arena y posaría sin saberlo para un par de fotos que tomaría Frank sin que éste se percatase.

Las nubes grises y la luna plateada que se difuminaba en el mar que se rompía cada vez mas fuerte. Los pensamientos se harían reflexiones, Frank estaba preguntándose que pensamientos pasarían por la cabeza de su compañero?

Frank se alejaría unos instantes al recibir la llamada de su hermano.

Willy por otra parte se quedaría en la orilla viendo lo imposible, era el mismo tipo caminando lentamente hacia él.

No no creía, aún estaba con su corto bañador  y su piel un poco bronceada, pues se notaba que el efecto del bloqueador solar se había pasado.

Willy se quedó inmóvil notando como aquel tipo  se detuvo delante de él, sin decir o actuar.

Segundos pasaron, quizá dos minutos a lo mucho siendo el castaño quien se acercaría y susurraría en los oídos  del pelinegro.

-En uno hora en tu la puerta de tu hotel… -Diría para luego marcharse.

Willy sintió lo áspero de la barba del castaño  al verlo marcharse, su espalda marcada por el ejercicio, y su gran trasero que mas que firme lo enamoraba.

Era una maldita fijación que no se había podido quitar desde el medio día, y al verlo mas de cerca lo enmudecía pues no había mencionado palabra.

Sin creerlo y sin poder caminar de forma correcta camino a donde estaba Frank.

Le comentó lo ocurrido y nuevamente éste no sabría que decir. Quizá un consejo ayudaría pero no tenia idea de que decir,  dejaría que Willy se marchase.

La hora había pasado, Willy veía caminar a aquel tipo. Los del hotel sabían el tipo de persona que era pero las advertencias ya se han dado e ignorarlas solo dependería de Willy.

-Samuel. -Se presentaría el castaño. Se acercaría directamente a Frank y chocaría levemente sus labios a los de Willy.

Éste se sorprendió pero no haría nada, diciendo so nombre de forma tan torpe y ahogada.

-W. Willy.. -Diría observando la sonrisa y mirada penetrante de Samuel.

Samuel seguiría un camino en el que el de Willy haría conexión.

Siendo la fijación mas grande que sentiría Willy lo seguiría sin dudarlo dos veces.

-Quieres comer algo? -Preguntaría Willy al pasar por un restaurante super llamativo.

-Claro. -Se notaba que Samuel estaba coqueteando, a Willy le encantaba.

Entraron a tal lugar Samuel dejaría su móvil encima de la mesa y su billetera.

-Discúlpame por un par de minutos.

-Claro, te esperare.

La curiosidad se haría presente por lo que Willy tomaría la billetera viendo primero un par de preservativos dentro de ella , dinero en efectivo, y su credencial.

Era insólito para Willy, Samuel aún no tenía la mayoría de edad.

Siendo un impacto mas que fuerte, dejó la billetera como estaba, sin palabra o pensamiento de como actuar.

Estando a punto de ponerse de pie e irse por la noticia, Samuel llegó y levantó la barbilla de Willy y le daría un beso mas intenso.

-Estas bien? -Preguntaría Samuel al percatarse de lo perdido de Willy.

Pero Willy no respondería, no sabría que decir.

De hecho el beso le gusto mas de lo que creyó, cosa que complicaba la situación.

-Ordenamos.. -Sonriendo y con dificultad logró mencionar el mayor.

Samuel lo haría, el lor del perfume lo enloquecía a Willy, la forma en como le quedaba la ropa, todo era una locura, sin mencionar el acento de Samuel.

Pero acaso podría que él haya visto mal?

La orden llegó, Samuel sabía comer de una manera tas propia de alguien de mas edad, la conversación era la misma, de si le gustaba el lugar, del porque viajo y tal. Todo era de Willy, y nada era lo suficiente  personal.

El mayor rompería ese hilo.

-Soy profesor, de adolescentes.

Diría Willy sin romper el contacto visual.

Samuel se detuvo, aquello le molestó pues sin saber aquel era un tema que le desagradaba y tenía muchas marcas que  no se podían borrar.

-La comida esta exquisita.. -Diría sonriendo forzudamente Samuel.

Pero para Willy aquello dejó de ser una conquista, las mentiras destrozarían toda magia para él.

-Que edad tienes!? -Preguntaría en un tono de exigencia Willy.

Samuel tomaría un trago de agua y se pondría de pie.

-Gracias, debo irme!

Samuel se puso de pie y salio de tal lugar molesto.

Willy dejaría que se marchase.

Pero luego de unos segundos lo seguiría y gritaría.

-ESPERA!

Samuel no lo haría, ya no quería estar en tal sitio.

-ESPERA!

Gritaría nuevamente.


Willy tomó a Samuel del hombro y ninguno mencionaría palabra.

Sonrió, no fueron necesaria las palabras.

El tiempo lo era todo en ese instante, cuando algo se va el tiempo no retrocede ni te permite cambiar las cosas.

Caminaron rumbo al hotel, Samuel iba delante de él.

Fueron al elevador, Willy quizá hubiese podido retroceder, la diferencia de edades eran doce años. En aquel momento no lo pensaba de tal manera.

Giró la manija de la puerta de su habitación, Samuel lo empujaría a la cama y empezaría a quitarse poco a poco las prendas.

Los pensamientos de lo que debía y no debía ser desaparecían.

Willy apresuró sus labios a los de Samuel, la necesidad de sentirlos eran mas latentes según el tiempo pasaba.

Que no pasaría en la habitación, ya no habría diferencias en ningún aspecto posible.

Samuel no se quitaría la camisa, Willy se desprendería rápidamente de todas sus prendas colocando a Samuel boca abajo, apretando fuerte el trasero del castaño.

Primero fue un dedo moviéndose de forma circular en la entrada de Samuel, luego serían dos.

Samuel no era tan inexperto, empujó a Willy y tomaría el miembro del mismo, su cara de perversión, sus ganas de tenerlo en la boca.

El mayor se dejaría llevar, no podía creer la edad con la forma en la que actuaba.

Poco a poco, más y más serían los movimientos en la que Samuel se meneaba sobre el miembro de Willy.

El mayor apretó fuerte los glúteos del castaño quien se apresuró a darle un beso, Samuel se vino sin dejar de ir de adelante a atrás sobre el miembro de Willy.

El pelinegro vio el semen del castaño encima de su abdomen, la sensación era de tantas formas agradable, Samuel no podía más pero Willy no se corría. Aún no.

Tomando ahora el control y cambiando de forma astuta Willy sería quien estuviese arriba, dando estocadas fuertes a Samuel, el segundo quien tomaba fuerte las sabanas diciendo.

-NO PARES!

Sin duda era algo que Willy no podría hacer, siendo una segunda corrida por parte de Samuel.

A poco más de veinte minutos y con la respiración tan entorpecida Samuel sentía  la corrida de Willy dentro de él.

Aquella noche acabó, Samuel a punto de marcharse le dice.

-Cuídate…

Pero Willy sabía lo que significaba, él ya había preguntado y sabía que Samuel se dedicaba a la prostitución.

Y sin querer ofender le pago.

-Toma.

Pero no lo tomaría Samuel, era una cantidad más de la tarifa.

Samuel volteó y apunto de rechazarla Willy le clava un beso, uno como de novios después de tiempo sin verse.

Serían muchas veces que el castaño recibe pero aquel era el primero que se palpaba el latir de unos labios nerviosos, los de Samuel que se había fijado en alguien tan distante.

Samuel se marchó, regresando a aquel cuarto diminuto que comparte con otros tipos que hacen lo mismo que él.

Se sentía tan diferente todo, como cuando un año nuevo esta en segundo de haber empezado, como una lluvia de estrellas, como el sentimiento de haber conocido a alguien diferente.

Las horas pasaron y una par de días también a lo que Samuel se ha pasado pensando en lo imposible de todo, en que el cliché que alguien te saque de tal vida estaba tan gastado.

Sin embargo no quería preguntarse más  de ello, él solo quería ver a Willy.

Caminando tres días después al hotel donde estaba el mayor y acaparando la mirada de muchos tipos y mujeres mayores, algunos que ya habían deseado y propuesto algo asqueroso al menor, cosa que él no ha aceptado. Pues Samuel no está con cualquiera que se lo proponga.

Los mismos tipos de aquella noche estarían en recepción, obviamente no dejarían que pasara.

Ellos sabían la razón de tal presencia.

-Vete de aquí.  –Diría aquel tipo de más de 1.90 de estatura.

Samuel no le tendría miedo pese a medir 1.77.

Uno lo tomó y le señaló la salida, el cabreo del menor era tal que empezaría a gritar con todas sus fuerzas el nombre del mayor.

-WILLIAM! WILLIAM!

Lo que no sabía era que éste ya no estaba en tal lugar, el distanciamiento del menor habían dado la señal errónea al pelinegro.

Él ya no estaba en el país.

Otro tipo saldría y a punto de golpearlo le dijo que se largase.

No lo haría, Samuel pasaría por un par de horas dando vueltas sin ver a Willy salir.

Siendo de noche ya Samuel empezaría a temblar, pero no de frío. Él ya no quería seguir con aquella vida.

No quería sentir que alguien más lo tocase.

Eran las nueve de la noche, Samuel caminaba por la vereda, sólo y con la mirada que se fijaba a ratos en tal hotel, suspirando por ya no estar feliz.

Su oportunidad se había marchado, siendo inalcanzable, un mundo más que opuesto al otro.

Willy ya no estaba en Cuba, su mente divagaba sin saber cómo decirle esto a Frank.

-Lo siento tendremos un aterrizaje en Colombia. –Se escucharía en todo el avión.

Ambos se sorprendieron, Willy humedeció sus labios y viendo a la ventanilla sonrió.

Samuel seguía caminado, su pobreza lo mataría, más que material espiritual y mental.

Como seguir si no es nadie, no tiene a alguien que lo ayude.

Siendo un flash de la noche que estuvo con Willy algo que lo había marcado.

-Podrías darme un beso? –Preguntó Samuel, luego de haber acabado encima de Willy,

El pelinegro lo hizo, robando el aire, el tiempo, todo, el menor se sentía seguro.

Seguro era que Samuel fue cobarde, queriendo pedir algo más al turista.

Seguramente se reiría pensaba Samuel.

Pero ello no era cierto,  Willy acariciaba el cuerpo del castaño desapareciendo lo que éste no comprendía, ello era un sí a todo.

El flash se acababa y se repetía constantemente, Samuel tomaba su cabeza recordando las caricias y botando lágrimas de impotencia.

-DEVUÉLVEME EL AIRE HIJO DE PUTA! –Gritó con todas sus fuerzas Samuel en la orilla de la playa.

Cayendo arrodillado, las olas eran calmadas. La mirada de Samuel estática le indicarían que su vida seguiría siendo igual el día de mañana.

La parada en Colombia sería por una falla en uno de los motores, a Frank esto le preocupaba pues en su itinerario no estaba aquella parada, al menos no era el tiempo de visitar tal país.

Al voltear Frank observó a Willy que estaba preguntando por un vuelo a Cuba.

Willy seguiría con su sonrisa, su compañero no tenía ni idea de lo que pasaría.

Dos días han pasado desde que Samuel se había vuelto un adicto al licor, estando en una cárcel con uno de sus compañeros.

De cierta forma la mente del castaño se encontraba tan perdida, desconectada de aquel mundo.

Podrían llamarlo y no aceptaría razón, Willy lo había dejado de tal forma.

Willy ha llegado a Cuba, dejando de lado a Frank quien por supuesto se regresó con él pero sin saber la razón aunque por tenía una sospecha.

El mayor se apresuraba a la playa, con la esperanza en la garganta de encontrarse con el menor.

Pero no estaba, el castaño no aparecía por ningún lado.

Las horas pasaban en lo que Willy recorría los lugares donde creía podría estar, preguntó a otros tipos y mujeres que se dedicaban a lo mismo que Samuel.

 …

Frank había bajado a la recepción, su atención era ir a comer preguntando a el encargado si ha visto a Samuel, como dije e´l tenía una idea de donde iba la decisión de volver a tal país.

Aquel sujeto no diría lo contrario que le diría a Samuel,  un SÍ.

Aquella sería su respuesta.

Frank tomó el móvil y llamaría a su amigo.

Tres horas han pasado desde que Samuel no ha movido en aquella cárcel, su aspecto demacrado, su ropa sucia, el trato era mas que bruto en aquel lugar.

- DE LUQUE, SAL! -Se escuchó que abrieron la puerta de la cárcel.  

Todos los reos apunto de ir a la puerta  se detuvieron al ver que eran mas de tres guardias.

Samuel se quedó sorprendido al ver que aquel que estaba delante de él era un rostro que desconocía, era Frank.

Willy ha preguntado por todas partes y nadie lo ha visto, al llegar al hotel recibió el mensaje que había dejado Frank en recepción.


—Los viajes que hemos tenido te han hecho reí y vivir ello que te ha dado más felicidad que todos tus anteriores recuerdos juntos . Ve a aquel lugar donde lo viste, debo irme cuídate.
                                        Frank.

Willy no comprendía, salio del hotel viendo a Samuel en la playa, con unas bermudas blanca  mientras el viento alborotaba su cabello.


Finalmente la búsqueda cesaría…

SI TU AMIGO ES…

RECIBIRÁS:

Aries: reírte hasta que te duela la barriga, compartir comidas, los mejores abrazos, pasión.
Tauro: brownies caseros, sonrisas genuinas, mucha escucha, jugar a videojuegos, paciencia.
Géminis: carreras de coche gratis, charlas, muchos libros, mezclas de CDs, ataques de risa, honestidad, invitaciones a fiestas.
Cáncer: muchos abrazos, puede que algún beso, presta chaquetas, amabilidad, chocolate caliente, noches de películas.
Leo: consejos de estilos, consejos de vida, braceletes de amistad, Starbucks gratis, llamadas telefónicas por la noche, alegría.
Virgo: lealtad, puntual, chistes internos, escucha maravillosamente, inteligente, sabiduría.
Libra: caminatas por la mañana, te ayuda con el estilo, carisma, muchas risas, aventuras, sólida amistad, caras graciosas.
Escorpio: amor, miradas tranquilizantes, animador, generosidad, conciertos, noches sin dormir.
Sagitario: viajes esporádicos, encuentros casuales para tomar un café, las mejores fiestas de pijamas, contemplar estrellas, chistes muy buenos.
Capricornio: café y pastas, salidas con clases, conversaciones profundas, nuevos gustos musicales, talentoso.
Acuario: regalos aleatorios, muchos chistes, las mejores noches, optimismo, honestidad, ambición, muchas confesiones.
Piscis: imaginación, contemplar nubes, ideas, muchas charlas sobre tonterías, miradas dulces, profundos abrazos.