sin viaje

Me preocupo por ti
por saber como vives
por saber que te mata
por encontrar tu alma

A veces te pierdes
en la senda de una locura
en pensamientos abstractos
y confundes tu soledad con pena

Dime que fantasmas
andan merodeando tu cama
dime que preocupaciones
muerden cada noche tu almohada

En mis brazos caben
todos tus pétalos marchitos
tus paisajes y retratos
todo tu pasado, ya sin reclamo

Me preocupo por ti
porque vives en mis lunas
porque sobre todo el firmamento
un viaje sin neblina me dibujas

—  Dibújame un mar (poemario) Quetzal Noah
Nunca tuvimos el perro con el que soné, mis hijas no llevaban ni su sangre ni su apellido, nunca me levante para preparar el desayuno y despedirle con un beso. No envejecimos juntos en una cabaña leyendo nuestros libros favoritos ni bebiendo el té de las 5 de la tarde. Nunca hicimos ese viaje sin rumbo por la carretera ni cantamos toda la noche hasta quedarnos sin voz, nunca pude dormir a su lado y ver como su pecho iba y venía con lenta respiración. No me casé con el amor de mi vida pero si algo he hecho estos años, es amarle tanto como el primer día….
—  Conversaciones con la abuela
Reseña: “Las mil y una noches.”

Fantasía y realidad se juntan para introducirnos en cientos de historias cautivadoras.

Las mil y una noches es una de las obras más importantes e influyentes de la literatura universal, un texto cuya vigencia se ha ido acrecentando con el pasaje de una cultura a otra. Este libro no es de un único autor, sino de la suma de diversas culturas. El núcleo inicial de estas historias está formada por un viejo libro persa denominado «mil leyendas». En los siglo siguientes cambió su nombre por «mil noches» y se agregaron relatos aportados por la cultura árabe, asiática y egipcia. Finalmente y gracias a esta apropiación y reescritura se completa con las versiones modernas del francés Galland y Mardrus, y luego la inglesa de Burton, quienes fueron los moldeadores de esta versión final, permitiendo la difusión en Occidente de las increíbles narraciones de la joven Shehrezad.

La historia empieza con un rey muy sabio y inteligente que estaba muriendo, así que decide premiar a sus hijos, Schariar con el reino de Persia y a Schazaman con el reino de Samarcanda, estos al tener dicha responsabilidad se tienen que alejar para velar por sus naciones. Pasado muchos años Schariar invita a su hermano a visitar su reino, Schazaman acepta y emprende el viaje, pero no pasa mucho tiempo cuando se devuelve a la habitación de su reino para buscar un regalo para su hermano cuando se sorprende al ver a su esposa siendo infiel con un esclavo. Así que el rey de Samarcanda determina matarlos a ambos. Ya con Schariar, éste se sorprende de lo triste y taciturno que está Schazaman, por lo que va de caza solo. En el palacio, Schazaman descubre que la esposa de Schariar, la sultana, engaña al rey con un esclavo negro. Eso hace sentir feliz al rey de Tartaria, ya que su hermano, siendo más poderoso, no pudo evitar ser engañado por la sultana, y entonces, ahora muy feliz, se lo cuenta a su hermano. Y ahí, Schariar, pensando que todas las mujeres son infieles, dispone a su visir que le consiga una esposa cada día, después ordenaría matarla en la mañana. Este horrible designio es quebrado por Shehrezad, hija del visir. Ella emprende un plan: se ofrece como esposa del sultán y la primera noche logra sorprender al rey contándole un cuento. El sultán se entusiasma con el cuento, pero la muchacha interrumpe el relato antes del alba y promete el final para la noche siguiente. Así, durante mil noches.

Para leerse Las mil y una noches tienes que estar dispuesto a sumergirte a un mundo simbólico y mágico. Cuentos realmente hermosos por su sencilles, que de alguna manera busca transmitir una enseñanza. Sin duda un viaje por la cultura del Medio Oriente.

Si lo que estás buscando es entretenerte con relatos maravillosos, historias de amor, relatos de crímenes, narraciones picarescas, fábulas de animales, literatura de viajes, novelas de caballería, entre otros, entonces este puede ser el libro. ¿Te animas a leerlo?, avísame en los comentarios.

El viaje de un soñador sin remedio.

Hoy el destino sopló hacia el norte, cambiando súbitamente el rumbo de mi nave y dejando un suspiro a la distancia, el cual está anclado en un recuerdo, a un lugar, a una bella nebulosa con perfume de flores silvestres y aroma a hogar.  Y mientras navego entre las estrellas y toco con mi mano el mar de posibilidades en el cual yo viajo, un gran celeste susurra a mi oído:

— “Un sueño, eso es todo lo que se necesita para seguir, para sentirse vivo.” — 

Al escuchar esto mi mente se llena de colores y sensaciones ajenas a mi propia voluntad, pues me encuentro envuelto entre una bruma refrescante, llena de letras y melodías, las cuales al unísono, tal cual sirena embrujan mi alma, enloquecen mi razón y trastornan mi cosmovisión, devolviéndome lo que se había extraviado en esa odisea con nombre de musa y cuerpo de diosa. Y allí, con el mañana de frente, camino a la proa y me sujeto de mis sueños para seguir avanzando, para seguir siendo yo, un bardo trotamundos, un errante y vagabundo, un ser que nació en el lado oscuro de una luna desconocida, una que se encuentra oculta en la poesía y los versos de un soñador sin remedio.

Te escribo estas líneas porque
te he echado tanto de menos,
porque no he podido despedirme
con totalidad,
porque tu recuerdo siempre hace viajes
sin pasaporte, con la finalidad de moverme los hilos,
donde los funambulistas juegan a
tomarse de las manos,
y luego,
aterrizas levantando
polvos,
pánicos en
Lavapiés,
escombros
de un amor
hipotecado.


*Que tengo tantas ganas de salir,
pero no el amor suficiente*.


Hace unos días,
creí que te vi entre la multitud y el pánico;
no sabía si estaba
preparado para verte.
No sabía qué hacer en caso de las ambulancias,
así que,
hui.


Corrí y corrí
hasta desconocer mi vida.
Y lo demás se descoció;
el puente,
la grava
y el calor
de un cuerpo
que una vez
me hizo sentir
en casa.

—  Álex Hernández. Efecto pastilla.
Yo si celebro el día de la mujer

Recuerdo cuando era una niña y no había cumplido los ocho años, una maestra en colegio nos dijo porque se celebraba el día de la mujer, nos contó la historia de esas mujeres que murieron en el incendio de esa fábrica. Fue una de las primeras veces que me di cuenta que para las mujeres las cosas no eran tan fáciles, y que tenía que agradecerle a muchas mujeres que murieron para que yo estuviera sentada estudiando en ese colegio, que murieron para que yo no fuera vendida como un objeto, para que mi virginidad no fuera negociada.

Por eso celebro ese día. Porque es un día para recordar a todas esas mujeres que lucharon y se sacrificaron para que pudieras votar, para que fuéramos consideradas como personas, para que los gobiernos piensen en nosotras como personas, y no como simples máquinas de reproducción. Es un día para recordar todas esas mujeres valientes que no luchan por ellas mismas o por sus beneficios personales, si no por todas, para que todas las niñas y mujeres puedan tener una educación para que puedan ir a la universidad y tener la opción de casarse o no. Son muchas las mujeres que aguantaron humillaciones y muchas veces la muerte  solo para que todas tengamos los derechos que tenemos ahora. El día de la mujer es el día en el que todas ellas son recordadas.


El día de la mujer nos recuerda que todavía falta mucho camino por recorrer. Y por eso también hay que recordar a esas mujeres que luchan hoy en día por nosotras, para que algún día consigamos esa igualdad. Esas mujeres que luchan para que todas las niñas reciban educación, esas mujeres que luchan para terminar con la mutilación genital femenina, esas mujeres que luchan para terminar con los matrimonios forzosos, esas mujeres que luchan por nuestros derechos sexuales y reproductivos, esas mujeres que luchan porque nuestros salarios sean justos, esas mujeres que luchan para que se nos respete. Este día es para darle gracias a esas mujeres.

Y para recordar a todas aquellas mujeres que son asesinadas solo por hecho de ser mujeres. A todas esas mujeres que son violadas, maltratadas, amenazadas y humilladas todos los días.  Recordar a MARINA MENEGAZZO y MARIA JOSE CONI las dos chicas argentinas que fueron asesinadas a golpes en ecuador porque se resistieron a una violación.

Y para esas personas que se quejan de que porque se le hace tanto alboroto al día de la mujer y no al día del hombre. Por qué las mujeres reciben felicitaciones y flores y dulces. Pues porque ser mujer en esta sociedad es una batalla constante, todos los días te gritan cosas en la calle, tienes que poner cuidado de caminar por lugares porque te pueden violar, tienes que poner cuidado en las fiestas porque le pueden echar algo a tu trago. Porque dos mujeres no pueden salir de viaje sin correr el riesgo de ser asesinadas a golpes. Porque tenemos que recordar eso, nos están matando, y escuchamos todo el tiempo estadísticas de cuantas mujeres mueren al año, cuántas mujeres son asesinadas por sus parejas, cuántas mujeres son violadas, y son solo estadísticas, estadísticas alarmantes y la gente se indigna, pero son estadísticas al fin y al cabo, y la gente dice “porque tanta atención al día de la mujer y no al día del hombre” pero esas dos chicas no son estadísticas, tienen nombre son MARINA MENEGAZZO y MARIA JOSE CONI, y fueron asesinadas, viajando, haciendo lo que todos los hombres hacen desde hace siglos, haciendo lo que a cada hombre se le incentiva hacer.  

Y entonces te insultan y dicen que eres una feminista histérica que se ofende por todo, pero como no ofenderse si nos están matando, como no me ofendo si a dos chicas las mataron a golpes porque no se dejaron violar.

Pero el día de la mujer es el único día del año en el cual se puede hablar de eso, el único día en el que las escuelas hablan de que nos están matando, hablan de que hubo mujeres que murieron para que nosotras tengamos los derechos y las libertades que tenemos en este momento. Se habla de los motivos por los cuales existe el feminismo y debe seguir existiendo, obviamente no se menciona la palabra feminismo, porque dios no lo quiera decirles ese tipo de cosas a los niños, pero se crea un grado de conciencia. Por eso celebro ese día, y por eso me parece importante.

Por favor no olvidemos a las mujeres que lucharon por nosotras, les debemos mucho. Y por favor no olvidemos a esas mujeres víctimas del femicidio, a esas mujeres que se convirtieron en estadísticas, no olvidemos sus nombres, ni su vida.  

Este es un viaje que nunca vas a olvidar pero depende de ti aprovecharlo. Nunca ignores lo que puedas aprender de quien se tropiece contigo en el camino y mucho más de las caídas, estas nos abren los ojos a la realidad. Ni todos los días son maravillosos ni todas las canciones son hermosas. Pero lo cierto es que existen seres inolvidables y momentos que nos dejan sin aliento.
—  El viaje de la vida, Joseph Kapone
" Siento la necesidad de emprender un viaje definitivo sin retorno, lejos, donde nadie sepa nada de mí, donde mi familia no pueda encontrarme, donde la sencillez de una vida elemental me permita apaciguar la fuerte tormenta que agita y angustia mi más intima identidad."

- En el libro Satanás.    Por Mario Mendoza.