simplemente-yo

Querido Tauro;

Te amo, no voy a negarlo. Pero no es la clase de amor que tu piensas, ni la que yo pienso.

Simplemente amo ver que sufres, es la verdad. Te asustará, lo sé, yo también sentí terror la primera vez. Pero simplemente ver cuando alguien oscurece su alma gracias a sentimientos intrusos, me llena de placer.

Me he encariñado contigo ¿Listo para jugar?.

Atte; Acuario.

Odio quererte. Tu la quieres, tu la necesitas y yo nunca seré ella
—  gnash (ft. olivia o'brien) - i hate u, i love u
  • - A ver cuando muestras ese otro lado. Ese que no conozco.
  • - ¿Cuál de todos? Esta la "yo" que le vale todo; la "yo" sensible; la "yo" tonta; la "yo" monstruo; la "yo" fría; la "yo" buena; la "yo" miedosa y la "yo" que simplemente no sabe que hacer consigo misma. ¿De que le gustaría su taco de conocimiento?
-Me gustas -dijiste apenas descolgué-. Realmente. Pero no sé que piensas al respecto. Nunca dices nada sobre el tema. No sé si me odias, si me adoras, si me amas o si no quieres verme nunca más.
Respiré hondo. Realmente no quería tener esa conversación. No estaba lista para decir, ni para decidir nada siquiera, pero tenías razón. Yo simplemente evadía el tema, lo vadeaba como vadeaba los charcos grandes para no mojarme ni hundirme más.
-¿Estás ahí? -preguntaste, al ver que yo no respondía.
-Sí -murmuré y apreté con más fuerza el teléfono contra mi oreja.
-Entonces… ¿qué dices? ¿Sientes algo por mí? ¿Te gusto? ¿Me odias?
Tomé una respiración profunda.
-Sí.
-¿Sí que? -preguntaste, tu voz toda confusa.
-Sí, eso -dije-. Sí me gustas, y sí te odio también.
Reíste aliviado.
-Lo del odio se puede arreglar, pero empezaba a preocuparme no estar haciendo lo suficiente por gustarte.
-Como si tuvieras que esforzarte para hacerlo -apenas lo dije me arrepentí.
Y pude escuchar tu risa dulce y bonita del otro lado del teléfono.
—  Como sobrevivir a corazones rotos.
Yo en tu lugar no dejaría ir a alguien como yo… Y no lo digo por ser yo, simplemente quisiera encontrar a alguien como yo que me quisiera tanto como yo te quiero a ti.
Quiero viajar por el mundo. No montarme en un avión y viajar de hotel en hotel. No. Quiero pedir aventones, dormir debajo de puentes, tomar chocolate caliente con unos vagabundos. Conocer gente buena, conocer gente mala. Quiero salir allá afuera y conocer a personas con los mismo sentimientos que los míos. Quiero conocer el amor, así si sea un hombre o una mujer, sea menor que yo, o simplemente de otra nacionalidad. Quiero aprender tantos idiomas como pueda recordar, no en un libro sino con las personas con las que estoy. Quiero leer un libro en París y bailar en Colombia. Quiero vivir y llenar el vacío de mi interior que estoy sintiendo todos los días. Y después voy a volver a mi hogar, con mi familia, y veremos que pasa entonces.
Eres hermosa y no lo sabes. Te miras en el espejo y te cuesta creerlo porque con frecuencia te estás comparando con las demás chicas. Sin embargo la belleza es relativa. Así como algunos les gustan los gladiolos, a otros los tulipanes, a otros las margaritas. Unos aman el jazz, otros el blues, otros simplemente la poesía. Hay otros como yo que simplemente podemos ver más allá de la ilusión y no nos convence la idea de definir la belleza por la redondez del culo, el volumen de las tetas o la distancia entre cada hueso de la cadera. ¿Cómo quieres que te explique que eres bonita? La composición química del brillo de la luna habita en tu piel. Si formulamos una ecuación matemática con los factores de la vida el resultado te hará entender que prácticamente eres un milagro.  Si te lo hago ver con palabras sabrás que eres tanto ninfa como pincel, tanto campo como volcán, tanto atardecer como lluvia. Pero para que veas eso debes invertir la vista hacia el corazón porque es ahí donde se origina la luz y la verdad.
—  Para que te sientas bonita, Quetzal Noah
Hoy mientras estaba en un grupo de personas que hablaban y hablaban mientras yo escuchaba, simplemente me cansé de escuchar conversaciones tan vanales y me fui hacia el lago. El sitio estaba repleto de patos, iguanas, agua, árboles, ardillas, y allí en medio de la nada me senté a escuchar los animales, el agua, el viento. Y no se imaginan la tranquilidad y la paz que sentí a diferencia de estar rodeado de todos esos humanos.

-El diario de Alejandro.

Quiero viajar por el mundo. No montarme en un avión y viajar de hotel en hotel. No. Quiero pedir aventones, dormir debajo de puentes, tomar chocolate caliente con unos vagabundos. Conocer gente buena, conocer gente mala. Quiero salir allá afuera y conocer a personas con los mismo sentimientos que los míos. Quiero conocer el amor, así si sea un hombre o una mujer, sea menor que yo, o simplemente de otra nacionalidad. Quiero aprender tantos idiomas como pueda recordar, no en un libro sino con las personas con las que estoy. Quiero leer un libro en París y bailar en Colombia. Quiero vivir y llenar el vacío de mi interior que estoy sintiendo todos los días. Y después voy a volver a mi hogar, con mi familia, y veremos que pasa entonces.