sillas-de-playa

Opositores en Venezuela bloquean vías en protesta contra Maduro, muere una persona

Por Andrew Cawthorne
CARACAS, 15 mayo (Reuters) - Con sillas de playa, juegos de mesa y compartiendo expresiones artísticas, miles de opositores venezolanos se congregaron el lunes en algunas de las principales vías del país para “plantarse” contra el Gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro.
Aunque la mayoría de los adversarios del mandatario se mantenía pacíficamente en las calles, en algunas ciudades la manifestación escaló y en medio de los disturbios una persona falleció y tres policías resultaron heridos, dijeron las autoridades.
Luis Alviárez, un joven de 18 años, murió en la población de Palmira, en el fronterizo estado Táchira, en medio de una protesta, informó en Twitter el Defensor del Pueblo, Tarek Saab.
Un policía de Carabobo, en la central ciudad de Valencia, se encuentra en estado crítico tras recibir un disparo en la cabeza, dijo el gobernador de la entidad, Francisco Ameliach. La Fiscalía agregó que otros dos agentes fueron heridos en una manifestación, uno de ellos en la cara por un perdigón.
El gobernador, aliado del presidente Maduro, acusó a la coalición de partidos de oposición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de encender los disturbios. “Sectores de la MUD en Carabobo dirigen la violencia”, agregó.
Por otra parte, el Ministerio Público dijo que investiga el arrollamiento de tres personas en Cabudare, un ciudad cercana a Barquisimeto, capital del occidental estado Lara.
Mientras la oposición protestaba, representantes de 18 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobaron que el 31 de mayo se realice una reunión de cancilleres para evaluar la crisis de Venezuela.
La oposición acusa a Maduro de haberse convertido en un dictador que usa su influencia sobre las instituciones del Estado para mantenerse en el poder. Pero el mandatario alega que sus enemigos políticos están agitando las calles con disturbios y manifestaciones para derrocarlo.
El presidente dice que la salida de la crisis política está en una Asamblea Constituyente para reescribir parte de la carta magna, pero sus adversarios temen que la nueva legislación abra puertas que faciliten al “chavismo” mantenerse en el poder más allá de 2019, cuando culmina su período.
Casi al anochecer, en Caracas buena parte de los manifestantes se mantenían en la principal autopista, mientras otros grupos fueron dispersados por las fuerzas de seguridad con gases lacrimógenos.
En la ciudad fronteriza de San Cristóbal los opositores cocinaron una sopa comunitaria y en Ciudad Guayana la gente leía sentada en el piso.
“Tenemos más de 42 días en esto, y no nos vamos”, dijo Anelin Rojas, una empleada de recursos humanos de 30 años, sentada en una autopista de Caracas, usando audífonos y leyendo un libro.
En seis semanas de protestas y disturbios al menos 39 personas han muerto, incluyendo manifestantes, simpatizantes del Gobierno, peatones y miembros de las fuerzas de seguridad. Cientos han resultado heridos o arrestados.

ELECCIONES
Maduro dijo el domingo que “pronto” entregará un decreto al árbitro electoral para establecer las bases comiciales para la elección de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, con las que se establecerá el método de votación y postulación de los nuevos redactores de la carta magna.
Hasta ahora el Gobierno ha sido impreciso sobre el método de la elección y sólo ha adelantado que será “sectorial” y “territorial”.
En el interior del país los opositores también trancaban vías. Ganaderos en Táchira, en los Andes venezolanos, detuvieron sus jornadas en apoyo a la protesta y regalaron leche y queso a los manifestantes. Al sur, en el estado Bolívar, agricultores bloquearon por unas horas una carretera que conecta con Brasil.
Unas 35 personas habrían sido detenidas el lunes por organismos de seguridad en medio del cierre de vías, informó el grupo defensor de derechos humanos Foro Penal.
La oposición busca apoyo internacional para mantener la presión contra Maduro y ha logrado el pronunciamiento de varios gobiernos a favor de sus peticiones, particularmente de adelantar las elecciones.
La Unión Europea instó a las autoridades venezolanas a celebrar elecciones y liberar a un centenar de políticos y activistas que están presos, en su reacción más crítica hasta la fecha hacia los eventos que sacuden al país.
El Gobierno de Maduro ha dicho que no permitirá la “injerencia” en su política interna y mantiene que las elecciones presidenciales se celebrarán a fines de 2018, como está establecido en el calendario, a pesar de que todavía no se han convocado dos comicios regionales previstos para este año.
Venezuela está sumida en una profunda recesión desde 2014, agravada por la baja de los precios de petróleo, principal fuente de dinero del país, que depende de sus importaciones y también sufre escasez de alimentos y medicinas, así como una altísima inflación.

Socorrista. ONE SHOT WIGETTA.

Samuel se sacó la camisa, dejando al descubierto su gran físico. Le sacó la lengua a Guillermo, ya que este no le dejaba de repetir que no se metiera a bañar antes de las dos horas de comer.

— Pero macho, que recién te haz tragado un kilo de comida. Te dará un calambre. — dijo Guillermo enojado mientras se sentaba en la silla de playa.

Un foco se encendió en la cabeza de Samuel. Tenía ya todo planeado. Iba a asustar a su compañero.

— Qué dices. Si yo soy todo un crack. Y esas cosas no le pasan los cracks. — le mostró una gran sonrisa al chico, para luego meterse a la fría agua del océano.

No pasó más de medía hora para que Samuel empezara a actuar. Éste sería el momento indicado para sentir los labios del chico sobre los de él. Pero claro, Willy pensaría que se estaba ahogando y necesitaría respiración boca a boca.

— W-willy… Ayuda. — Gritó “desesperado” mientras se hundía aún más en el agua. — ¡G-Guillermo, me ahogo!

Willy maldijo en su interior y dejó todas sus cosas a un lado para ir a salvar a su compañero, no quería que éste se ahogara y muriera.
Se sacó la camisa rápidamente para luego correr en dirección a Samuel y lanzarse al agua. — La mejor imagen del mundo, según Samuel —

Al ver que éste se acercaba a él empezó a hacerse el muerto, hasta que Willy lo sacó de aquel lugar y lo colocó en la arena.

— No te puedes morir, macho. Qué hago yo sin ti. — Cerró los ojos y rápidamente empezó a hacerle respiración boca a boca a Samuel. Pero en un cerrar de ojos notó como él le respondía y rodeaba los brazos en su cintura, para luego dejarlo debajo de él.

— Que delicioso besas, chiqui. — dijo Samuel con una gran y tonta sonrisa en su cara, mientras dejaba pequeños besos en las mejillas de Guillermo, las cuales amaba cuando estaban pintadas de un color carmesí.

Guillermo no dudó en darle un duro golpe en el abdomen, el cual le dolió más a él que a su compañero. Sus mejillas se volvieron de un color carmesí para luego esconder su cara en el cuello del mayor.

— Anciano estúpido. Casi me matas del susto. Si querías un beso sólo tenías que pedírmelo, no casi matarme. — susurró regañándolo mientras se acomodaba para así ver el atardecer junto a su chico, a la orilla del mar.

Día 11.

Guillermo despertó cansado, se levanto de la cama. Se di cuenta de que aún tenía pintura del día de ayer y decidió ducharse, recordado lo que había pasado, haber despertado en el sofá con Samuel, la “guerra” de pintura y el beso, ¿Por qué lo besaba? ¿Por qué se torturaba el sólo con esos actos?

Finalmente salió de la ducha, Samuel no estaba en la habitación, así que se vistió, se puso los bóxers y se miro en el espejo, ahí estaban esas manchas moradas y azules, pequeñas, pero estaban. A cualquiera le salen ¿no?

Se vistió rápido, arregló su cabello y fue a la habitación de Zeus, lo despertó y arregló, para luego ir a preparar el desayuno, al entrar en la cocina encontró una nota de Samuel.

“tuve que salir, prometo regresar temprano -Samuel”

Guillermo guardo la nota y se puso a preparar el desayuno.

[…]

Estaban en el patio de la casa, tenían un gran jardín y una pequeña piscina, junto con varias sillas típicas de playa para descansar.

Zeus jugaba con sus juguetes en el pasto mientras Guillermo lo vigilaba desde la silla, traía sus gafas de sol, una camisa floja y unos pantalones cortos.

-¡Zeus!

Un femenino grito llamo la atención del pequeño, del otro lado de la vaya, estaban dos mujeres. Sol y Tania, las vecinas.

Tania tenía uno año que se había mudado a un lado, ella era madre soltera, Sol era su hija. Sol asistía a la misma escuela de Zeus, era de su misma edad. Guillermo recordó el día que la conoció, no dejo de hablar de la niña nueva por unos días, hasta descubrir la sorpresa de que la niña nueva era su vecina. Desde entonces los pequeños fueron mejores amigos y Tania se volvió una de las pocas amigas que Guillermo tenía.

-Hola chicas.- Alzo la mano Guillermo saludando a ambas.

-¿Quieres venir a jugar Sol? -la pequeña miro a su madre, la cual asintió, minutos después ya se encontraban los pequeños jugando y los padres mirándoles desde las sillas.

-¿Cómo va todo Guille? -pregunto Tania mirándole, era evidente que algo había cambiado en su amigo, sólo que no notaba el que.

-Bien.- se limitó a responder, seguido de un suspiro triste.

-¿Seguro? No suenas como si lo estuvieras.

-He tenido problemas, es todo.

-¿Con Samuel?

Guillermo asintió y miro sus dedos, no entraría en detalles, pero debía contarle a alguien.

-Ya no es lo mismo, esta diferente conmigo, con Zeus. Creo que tiene un amante.

-No pienses eso Guille, es una etapa, todos los matrimonios pasan por un mal momento.

-¿Tú pasaste por un mal momento? -Tania asintió- ¿Y te divorciaste? -ella volvió a asentir.

-Pero la diferencia entre lo mío y lo tuyo, es que Samuel te ama, eso de nota.

-Lo dudo. Hace unos días dijo que se arrepentía de habernos casados.

Y no pudo más, rompió en llanto, un llanto silencioso sin llamar la atención de los pequeños. Guillermo se levanto y camino hacia la casa, seguido de Tania, entraron a esta.

-Guillermo, soy tu amiga, dime que pasa, por favor.

Guillermo miro a Tania, aunque tenían poco tiempo de conocerla, existía la suficiente confianza para contarle. Y así lo hizo, le contó todo, bueno, casi todo.

Tania no podía creerlo, ella admiraba la relación de Guillermo y Samuel, no podía creer que el amor que ella juraban querer, ahora se acabará.

Tania escucho atenta todo lo que Guillermo le decía, y Guillermo la escucho atenta sobre todos los consejos que le daba su amiga para superar un divorcio.

-¿Aún lo amas? -pregunto Tania

-Si, duele admitirlo, pero aún lo amo.

-¿Por qué no luchas por el?

-Ya no hay por que luchar Tania, esto se acabo, el perdió todo el amor que tenía por mi.

-no lo creo, si lo hubiera perdido, no hubiera hecho lo que ha hecho hasta hoy.

-Lo hace por Zeus.

-Lo hace por ambos.

Un silencio invadió la cocina donde se encontraban, era momento de que Tania se fuera, las horas habían volado y ya estaba por que cayera la noche.

Cuando los dos salieron al jardín, se encontraron con ambos niños rojos de las mejillas y la mirada en sus dedos, pero unas enormes sonrisas. ¿qué había hecho los pillos?

-Vamos Sol, debemos ir a cenar. Despídete.

La pequeña asintió, pero no se levanto, ni miro a Zeus.

-¿Qué estaban haciendo?

Pregunto Guillermo con una sonrisa.
Su pequeño se sonrojo más, y negó rápido. Guillermo lo tomó en brazos al igual que Tania levanto a Sol, se despidieron y se fueron.

Unas horas después, Samuel llego, encontrándose a Guillermo y Zeus en el sofá mirando películas.

-Hola.-Saludo Guillermo, Samuel se acerco y se sentó aún lado de Zeus.

-Hola Zeus.

Zeus lo miro y enseguida se sonrojo, escondiéndose entre las mantas que cubrían a los dos.

-¿Que le pasa? -pregunto Samuel confundido, Guillermo sólo sonrió.

-Vamos cariño, cuéntale.

-¡No! -se escucho desde las sábanas, luego una risita.

-Cuéntame tu Guillermo, que le pasa.

-Zeus tiene novia.

-¿Cómo? -Samuel miro a Zeus que sólo asomaba los ojitos por las sábanas.- ¿Quién es?

-Sol. -susurro el pequeño.

-¿Sol?

-La hija de Tania, la vecina.

-Oh.- sonrió Samuel y miro a su pequeño. -¿Por qué son novios Zeus?

-La bese. -se sonrojo más y se volvió a esconder, Guillermo no resistía las ganas de reírse de las acciones de su pequeño, Samuel sólo lo miraba reírse, hace mucho que no lo veía reír así.

-Anda ya, ¿Te gustó? -pregunto Samuel.

-No, me lleno de saliva.

Samuel soltó una fuerte carcajada.

-No te burles papi, no entiendo como haces que se vea bonito con papi Guille.

Y las carcajadas pararon, Samuel miro a Guillermo, el cual miraba sus dedos nervioso.

-Ay Zeus, aunque no lo creas, tu papá también me llena de babas.

-¿Que dices? -hablo Guillermo rojo de la cara mientras Samuel y Zeus se partían de la risa, Guillermo miro a Samuel y sonrió- Tu también me llenas de babas, y no sólo cuando me besas -Si Samuel quería jugar a avergonzarlo, el también podía jugar.

Samuel al escuchar eso se puso rojo a más no poder, no podía cree lo que estaba diciendo frente al pequeño.
Guillermo se partió al ver a Samuel sonrojado, mientras Zeus los miraba sin poder comprender de que hablaban.

-no entendí. -Hablo el pequeño, Samuel lo tomó en sus brazos y se levanto.

-Lo sabrás cuando seas mayor, ahora vamos a dormir.

-Pero yo quiero saberlo ahora.- el pequeño hizo unos adorables pucheros, Samuel sólo negó y lo llevo a su habitación, cuando se aseguró de que estaba dormido, regreso al salón, para poder llevar a Guillermo.

-¿A dónde fuiste todo el día?

-Con mi padre -susurro Samuel, esta vez no mentía, había ido a visitar a su padre, tenía años que no le visitaba, probablemente desde que se enteró de que habían adoptado a Zeus.

-Oh. -Guillermo sabía que a Samuel le incomodaba hablar del tema, así que ya no dijo nada más.

Unas horas después de mirar televisión juntos, Samuel llevo a Guillermo a la habitación, para después regresar y seguir mirando televisión y pensar sobre su futuro y sobre los días que le quedaban para firmar los papeles del divorcio.


—————————————-
El día 12 estará en el blog de awesome-mary-is-here :D