silenció

anonymous asked:

Si siento que ya todo se esta acabando y ya no puedo mas, me siento rota, todos me estan fallando y siento que hasta Dios me falla y que no me escucha, necesito ayuda creo ya no se que hacer

Hola bendiciones
Sabes tbn muchas veces me eh sentido asi, mal vacío triste, que ya nadie esta, Que todos se alejan que ya todo se acaba y que todos me fallan, pero la verdad cuando Dios esta en silenció significa que esta trabajando.
Sabes mi vida no ah sido facil, pero Dios siempre ah estado presente de todas las situacion Papá siempre esta ahi para ayudarte!
Sabes cuando todo esta oscuro lo que mas brilla es luz y la liz es la salida y aquella proviene de jesus y en jesus!
No hay mas solucion que seguir a jesus, buscar y confiar en lo incierto! Donde el te abrirá los ojos!
Tu confia recuerda aun que todo este mal siempre recuerda
Para el que cree todo le es posible!
Y le comparto este mensaje
Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.
Salmos 126:5
Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.
Mateo 7:8
Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.
Mateo 21:22
Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;No dejará para siempre caído al justo.
Salmos 55:22
Te das cuenta que ah todo el dice pideme, buscame, confia! Yo te hare descansar, yo te sustentare, yo no te dejare solo! Aquie stoy yo!
El esta con los brazos abiertos para a ti… Muchos fallan, mas el permanece fiel en todo tiempo!
Bendiciones.

P&E❤

2

Barcelona, Gràcia 13/08/15

No és no!

Cridem un missatge clar, no és no. En una ciutat que ha deixat de ser nostra les dones, lesbianes i trans ens mobilitzem per a que una de les festes més famoses de la ciutat i en una temporada on hi ha molt de turisme, no passin conductes abusives cap a la dona.

Recordem que no es pot tolerar cap acció que violi la intimitat del propi cos i menys cap agressió sexista. Que l'alcohol no és cap escusa i menys un consentiment silenciós.

No és no! Recorda que el teu silenci és la seva complicitat.

Avui les dones, lesbianes, bi i trans de Barcelona han cridat un missatge ben clar. Cap agressió sense resposta!

ᕦ(ò_óˇ)ᕤ

Tabaco y azúcar, dos historias paralelas de manipulación
Tabaco y azúcar, dos historias paralelas de manipulación compartido via Feedly desde Hipertextual

La industria del tabaco influyó y manipuló la investigación durante décadas, tratando de desviar la atención sobre los efectos perjudiciales de los cigarrillos. ¿Está pasando lo mismo con el azúcar?

En 1970, Richard Nixon anunciaba la prohibición de los anuncios de la industria del tabaco en la radio y la televisión de Estados Unidos. La medida era la consecuencia directa del informe Report on Smoking and Health, publicado seis años antes, en el que la administración de EEUU admitía la relación directa entre el consumo de tabaco y el cáncer.

Durante décadas la industria del tabaco influyó y manipuló resultados de estudios científicosLas primeras evidencias sobre la carcinogenicidad del tabaco habían comenzado mucho antes. En 1939, la comunidad científica comenzó a alertar acerca de los perjudiciales efectos de los cigarrillos. Pero la influencia de la industria del tabaco sobre las administraciones públicas, los profesionales sanitarios y la investigación silenció brutalmente aquellas señales de alarma.

Lo que hoy conocemos como responsabilidad social corporativa ha sido durante décadas una estrategia de la propia industria del tabaco, atemorizada por los resultados que mostraban los peligros de fumar. En los últimos años, la sombra alargada del lobby del tabaco se cierne también sobre la industria del azúcar. ¿Han seguido estos sectores las mismas estrategias para silenciar, manipular o restar importancia a los resultados de estudios científicos que alertan sobre los efectos perjudiciales del consumo de sus productos?

La publicidad engañosa

En cualquier estrategia de comunicación, la publicidad juega un papel relevante. Con las diferentes campañas podemos acercar el mensaje de nuestra compañía o institución a la sociedad. Durante décadas, la industria del tabaco y la del azúcar han coincidido en los mensajes y en el público objetivo de sus anuncios publicitarios.

Como si fuera lo más normal del mundo, estos dos anuncios muestran a profesionales sanitarios como médicos o enfermeros consumiendo tabaco o refrescos azucarados en los hospitales.

¿Quién podría imaginar a un profesional sanitario anunciando cigarrillos como si fueran el producto más inocuo del mundo? En 1946, la compañía R.J. Reynolds Tobacco Company lanzó un eslogan que perduraría durante seis años en sus campañas publicitarias: “More doctors smoke Camels than any other cigarette” (en castellano, “Más doctores fuman Camel que cualquier otro cigarro”).Los anuncios realizados por las empresas de cigarrillos se disfrazaban de investigaciones rigurosas

La empresa, productora de marcas como Camel o Winston, hacía así referencia a un supuesto estudio realizado “por tres instituciones independientes entre 113.597 médicos de Estados Unidos”. En realidad la investigación había sido desarrollada por William Esty Company, la agencia publicitaria contratada por R.J. Reynolds. Los médicos que respondieron el estudio habían recibido cartones de Camel como regalo por su participación, según cuentan en la revista American Journal of Public Health.

Otro ejemplo de publicidad agresiva que relacionaba tabaco y medicina fue protagonizado por Philip Morris, productora de marcas como Marlboro, L&M o Chesterfield. La empresa, hoy propiedad de Altria Group junto con otra conocida del sector alimentario (Kraft Foods), se dedicó a anunciar en conocidas revistas un “estudio científico” en el que demostraban que sus cigarrillos eran menos irritantes que los de otras marcas.

El estudio no tenía en realidad carácter científico, pero desde 1927 a 1953, Philip Morris utilizó artículos escritos por investigadores a los que había financiado para defender la inocuidad y superioridad de sus marcas de tabaco. Científicos como Michael Mulinos o Frederick Flinn de la Universidad de Columbia realizaron trabajos -patrocinados por Philip Morris- para demostrar que el dietilenglicol era menos tóxico que los compuestos empleados por otras empresas.

Este tipo de anuncios, realizados de manera agresiva desde la industria del tabaco, no son los únicos que han tratado de suavizar la imagen de estos dos sectores. Durante décadas también hemos visto campañas publicitarias en las que los niños o incluso Papá Noel ofrecen o consumen tabaco y productos azucarados como si no pasara nada.

Aunque probablemente estos bebés no sepan ni gatear todavía, la publicidad muestra una imagen desenfadada de ambos, ofreciendo tabaco a sus madres o consumiendo directamente productos azucarados.

En el caso de la imagen de Papá Noel, fue el artista sueco Haddon Sundblom el encargado de rediseñar la imagen para los anuncios que Coca-Cola publicó en la década de los treinta. Según la compañía, el dibujante se inspiró en un poema de Clement Clark Moore de 1822, aunque el característico color rojo no habría sido “culpa” de la empresa, sino del traje que había llevado San Nicolás en sus tiempos de obispo.

¿Una pausa en el reparto de regalos? Lo mejor que puedes hacer es beber un producto azucarado o fumar un cigarrillo, según estos dos anuncios.

La publicidad de la industria del tabaco también centró buena parte de su mensaje en la comunidad científica. Aunque las compañías que fabrican productos azucarados no han incidido tanto en los investigadores, lo cierto es que el reclamo de Albert Einstein ha sido empleado tanto por Coca-Cola como por Pepsi:

La comunidad investigadora también ha sido considerada como objetivo de las campañas publicitarias, tal vez para ofrecer un respaldo científico a la publicidad y el marketing de estos productos.

El respaldo de las sociedades científicas

La colaboración entre la academia y el sector privado puede impulsar la investigación, siempre que la industria no trate de utilizar el respaldo científico en favor de sus intereses comerciales. Los ejemplos de R.J. Reynolds o Philip Morris en el pasado tendrían que habernos enseñado las líneas rojas que no deberían cruzarse.El aval científico se emplea para promocionar alimentos con altos niveles de azúcar

Pero parece que no aprendemos. Como denunciaba el periodista Óscar Menéndez en la revista Quo, dos sociedades científicas habían decidido aliarse con el sector privado. Una alianza que podría ser positiva si se promoviera la colaboración y la investigación.

A tenor de los resultados, parece que la industria sólo buscaba utilizar el logo de entidades como la Asociación Española de Pediatría o la Fundación Española del Corazón con fines comerciales. El primer caso fue el de las galletas Dinosaurus, “avaladas por la Asociación Española de Pediatría, ideales para el desayuno de los niños”, según la compañía Adam Foods.

La Asociación Española de Pediatría “avalaba” las conocidas galletas producidas por Dinosaurus, a pesar de su elevado contenido en azúcares.

El Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría emitió un comunicado en el que rechazaba haber avalado dichas galletas, explicando que cualquier alegación de la empresa en ese sentido era falsa. Pero la información que sigue apareciendo tras una búsqueda en Google muestra el “aval” de esta sociedad científica.

Algo similar ha ocurrido con la Fundación Española del Corazón. La institución respaldó el suplemento alimenticio Megared, rico en omega-3, como se puede ver en el siguiente anuncio publicitario. El aval de la sociedad científica, lejos de promover la investigación o la divulgación, es aprovechado con fines exclusivamente comerciales para vender un producto que no cuenta con la suficiente evidencia científica.

La creciente preocupación sobre problemas relacionados con la obesidad o la diabetes, en los que podrían jugar un papel muy importante productos como las bebidas azucaradas o las galletas, deberían alertar a la comunidad científica sobre la necesidad de mantener su independencia.

Una independencia que puede ponerse en duda al ver los patrocinadores de entidades como la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética, entre los que destacan Coca-Cola, Eroski, Danone o Central Lechera Asturiana.

Si este tipo de colaboraciones sirve para mejorar la investigación e impulsar la divulgación, bienvenidos sean. Otro caso sería si la participación de las sociedades científicas es empleada únicamente para favorecer los fines comerciales de estas empresas, como sucedió con la industria del tabaco hace décadas.

Financiación de investigaciones

Según denunció la Organización Mundial de la Salud, durante la década de los cincuenta las grandes empresas del tabaco de Estados Unidos se vieron en una encrucijada. Entre 1953 y 1954, la presión de la comunidad científica y de los medios de comunicación se había agravado de tal forma, que las tres principales compañías de EEUU se reunieron con la agencia Hill and Knowlton, especializada en relaciones públicas.

La industria destinó fondos durante años para desmentir los perjuicios del tabacoEl documento con las conclusiones de aquel encuentro destacaba que “debían frenar el pánico de la opinión pública”. Para ello, resultaba fundamental reestablecer la confianza de la ciudadanía con el objetivo de “mantener las ganancias de la industria”. La finalidad no era identificar y eliminar el daño causado por el tabaco, sino calmar los temores sociales y prevenir y evitar cualquier tipo de regulación gubernamental o litigio, como señalaban fuentes de la Unión Europea.

Con ese objetivo, la industria del tabaco empezó a financiar diferentes líneas de investigación, ocultando que estaba detrás de esos estudios. También promovieron la publicación de artículos que apoyaban los intereses comerciales de las compañías, difundiendo además resultados que favorecieran su posición, sin tener en cuenta ningún tipo de sesgo o ética.

En 1954, la industria impulsó la creación del Council for Tobacco Research, la entidad que promovió en 1988 el desarrollo del Center for Indoor Air Research. Cuando los efectos perjudiciales del tabaco eran de sobra conocidos, este instituto de investigación, apoyado por empresas como Philip Morris, R.J. Reynolds Tobacco Company o Lorillard Corporation, se dedicó a financiar e impulsar estudios que plantearan dudas sobre los daños que producían los cigarrillos en los fumadores pasivos.

Super

El paralelismo entre la industria del tabaco y la del azúcar continúa en el ámbito de la financiación de la ciencia. Los conocidos como documentos de Roger Adams mostraron que, en el período comprendido entre 1959 y 1971, las empresas de este sector manipularon resultados y estudios que relacionaban el consumo de azúcar con la aparición de caries dentales.

Se financian proyectos de I+D con los que desviar la atención sobre el peligro que supone el excesivo consumo de azúcarSegún una investigación publicada en PLOS One, la industria del azúcar llegó a financiar estudios sobre enzimas que destruyeran la placa dental o vacunas que pudieran prevenir la caída de los dientes. El objetivo no era otro que desviar la atención de la comunidad científica y de los gobiernos, para que no se limitara el consumo de azúcar.

Recientemente, New York Times también denunciaba que Coca-Cola estaba patrocinando a científicos para que dijeran que la reducida actividad física de la ciudadanía, y no el excesivo consumo de azúcares, era culpable del peligroso aumento de la obesidad de la población.

La estrategia, muy similar a la realizada por la industria del tabaco en el pasado, era clara: evitar que la alarmante evidencia científica afectara a los resultados comerciales de la compañía. Pero existe una correlación importante entre el incremento del consumo de azúcar y el aumento de la obesidad entre la población, como se observa en estos gráficos de la Universidad de Indiana:

El consumo de azúcar se ha disparado en los últimos tiempos. Fuente: Universidad de Indiana

Correlación entre el aumento del consumo de azúcar y los casos de obesidad. Fuente: Universidad de Indiana

La proliferación de diversos centros como el Instituto de la Galleta - Nutrición y Salud o el Instituto de la Felicidad de Coca-Cola, que cuentan con el respaldo de expertos científicos y el patrocinio de compañías privadas, sigue tácticas similares a las desarrolladas por Philip Morris o R.J. Reynolds en el pasado. Si bien es cierto que muchas de sus actividades van enfocadas a la divulgación de la ciencia y a la colaboración entre el sector público y el privado, las sombras del pasado pueden poner en cuestión la independencia de los grupos de I+D+i.

Los mensajes que a veces escuchamos en los medios, tratando de desviar la atención o restar importancia al daño que produce un excesivo consumo de azúcar muestran que, por desgracia, la historia vuelve a repetirse. ¿Será el azúcar el próximo tabaco? La delgada línea roja que separa la mera colaboración de la manipulación puede cruzarse fácilmente. Sin apenas darnos cuenta, es posible que se sobrepase de nuevo por oscuros intereses que poco o nada tienen que ver con nuestra salud.

Tabaco y azúcar, dos historias paralelas de manipulación

La industria del tabaco influyó y manipuló la investigación durante décadas, tratando de desviar la atención sobre los efectos perjudiciales de los cigarrillos. ¿Está pasando lo mismo con el azúcar?

En 1970, Richard Nixon anunciaba la prohibición de los anuncios de la industria del tabaco en la radio y la televisión de Estados Unidos. La medida era la consecuencia directa del informe Report on Smoking and Health, publicado seis años antes, en el que la administración de EEUU admitía la relación directa entre el consumo de tabaco y el cáncer.

Durante décadas la industria del tabaco influyó y manipuló resultados de estudios científicosLas primeras evidencias sobre la carcinogenicidad del tabaco habían comenzado mucho antes. En 1939, la comunidad científica comenzó a alertar acerca de los perjudiciales efectos de los cigarrillos. Pero la influencia de la industria del tabaco sobre las administraciones públicas, los profesionales sanitarios y la investigación silenció brutalmente aquellas señales de alarma.

Lo que hoy conocemos como responsabilidad social corporativa ha sido durante décadas una estrategia de la propia industria del tabaco, atemorizada por los resultados que mostraban los peligros de fumar. En los últimos años, la sombra alargada del lobby del tabaco se cierne también sobre la industria del azúcar. ¿Han seguido estos sectores las mismas estrategias para silenciar, manipular o restar importancia a los resultados de estudios científicos que alertan sobre los efectos perjudiciales del consumo de sus productos?

La publicidad engañosa

En cualquier estrategia de comunicación, la publicidad juega un papel relevante. Con las diferentes campañas podemos acercar el mensaje de nuestra compañía o institución a la sociedad. Durante décadas, la industria del tabaco y la del azúcar han coincidido en los mensajes y en el público objetivo de sus anuncios publicitarios.

Como si fuera lo más normal del mundo, estos dos anuncios muestran a profesionales sanitarios como médicos o enfermeros consumiendo tabaco o refrescos azucarados en los hospitales.

¿Quién podría imaginar a un profesional sanitario anunciando cigarrillos como si fueran el producto más inocuo del mundo? En 1946, la compañía R.J. Reynolds Tobacco Company lanzó un eslogan que perduraría durante seis años en sus campañas publicitarias: “More doctors smoke Camels than any other cigarette” (en castellano, “Más doctores fuman Camel que cualquier otro cigarro”).Los anuncios realizados por las empresas de cigarrillos se disfrazaban de investigaciones rigurosas

La empresa, productora de marcas como Camel o Winston, hacía así referencia a un supuesto estudio realizado “por tres instituciones independientes entre 113.597 médicos de Estados Unidos”. En realidad la investigación había sido desarrollada por William Esty Company, la agencia publicitaria contratada por R.J. Reynolds. Los médicos que respondieron el estudio habían recibido cartones de Camel como regalo por su participación, según cuentan en la revista American Journal of Public Health.

Otro ejemplo de publicidad agresiva que relacionaba tabaco y medicina fue protagonizado por Philip Morris, productora de marcas como Marlboro, L&M o Chesterfield. La empresa, hoy propiedad de Altria Group junto con otra conocida del sector alimentario (Kraft Foods), se dedicó a anunciar en conocidas revistas un “estudio científico” en el que demostraban que sus cigarrillos eran menos irritantes que los de otras marcas.

El estudio no tenía en realidad carácter científico, pero desde 1927 a 1953, Philip Morris utilizó artículos escritos por investigadores a los que había financiado para defender la inocuidad y superioridad de sus marcas de tabaco. Científicos como Michael Mulinos o Frederick Flinn de la Universidad de Columbia realizaron trabajos -patrocinados por Philip Morris- para demostrar que el dietilenglicol era menos tóxico que los compuestos empleados por otras empresas.

Este tipo de anuncios, realizados de manera agresiva desde la industria del tabaco, no son los únicos que han tratado de suavizar la imagen de estos dos sectores. Durante décadas también hemos visto campañas publicitarias en las que los niños o incluso Papá Noel ofrecen o consumen tabaco y productos azucarados como si no pasara nada.

Aunque probablemente estos bebés no sepan ni gatear todavía, la publicidad muestra una imagen desenfadada de ambos, ofreciendo tabaco a sus madres o consumiendo directamente productos azucarados.

En el caso de la imagen de Papá Noel, fue el artista sueco Haddon Sundblom el encargado de rediseñar la imagen para los anuncios que Coca-Cola publicó en la década de los treinta. Según la compañía, el dibujante se inspiró en un poema de Clement Clark Moore de 1822, aunque el característico color rojo no habría sido “culpa” de la empresa, sino del traje que había llevado San Nicolás en sus tiempos de obispo.

¿Una pausa en el reparto de regalos? Lo mejor que puedes hacer es beber un producto azucarado o fumar un cigarrillo, según estos dos anuncios.

La publicidad de la industria del tabaco también centró buena parte de su mensaje en la comunidad científica. Aunque las compañías que fabrican productos azucarados no han incidido tanto en los investigadores, lo cierto es que el reclamo de Albert Einstein ha sido empleado tanto por Coca-Cola como por Pepsi:

La comunidad investigadora también ha sido considerada como objetivo de las campañas publicitarias, tal vez para ofrecer un respaldo científico a la publicidad y el marketing de estos productos.

El respaldo de las sociedades científicas

La colaboración entre la academia y el sector privado puede impulsar la investigación, siempre que la industria no trate de utilizar el respaldo científico en favor de sus intereses comerciales. Los ejemplos de R.J. Reynolds o Philip Morris en el pasado tendrían que habernos enseñado las líneas rojas que no deberían cruzarse.El aval científico se emplea para promocionar alimentos con altos niveles de azúcar

Pero parece que no aprendemos. Como denunciaba el periodista Óscar Menéndez en la revista Quo, dos sociedades científicas habían decidido aliarse con el sector privado. Una alianza que podría ser positiva si se promoviera la colaboración y la investigación.

A tenor de los resultados, parece que la industria sólo buscaba utilizar el logo de entidades como la Asociación Española de Pediatría o la Fundación Española del Corazón con fines comerciales. El primer caso fue el de las galletas Dinosaurus, “avaladas por la Asociación Española de Pediatría, ideales para el desayuno de los niños”, según la compañía Adam Foods.

La Asociación Española de Pediatría “avalaba” las conocidas galletas producidas por Dinosaurus, a pesar de su elevado contenido en azúcares.

El Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría emitió un comunicado en el que rechazaba haber avalado dichas galletas, explicando que cualquier alegación de la empresa en ese sentido era falsa. Pero la información que sigue apareciendo tras una búsqueda en Google muestra el “aval” de esta sociedad científica.

Algo similar ha ocurrido con la Fundación Española del Corazón. La institución respaldó el suplemento alimenticio Megared, rico en omega-3, como se puede ver en el siguiente anuncio publicitario. El aval de la sociedad científica, lejos de promover la investigación o la divulgación, es aprovechado con fines exclusivamente comerciales para vender un producto que no cuenta con la suficiente evidencia científica.

La creciente preocupación sobre problemas relacionados con la obesidad o la diabetes, en los que podrían jugar un papel muy importante productos como las bebidas azucaradas o las galletas, deberían alertar a la comunidad científica sobre la necesidad de mantener su independencia.

Una independencia que puede ponerse en duda al ver los patrocinadores de entidades como la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética, entre los que destacan Coca-Cola, Eroski, Danone o Central Lechera Asturiana.

Si este tipo de colaboraciones sirve para mejorar la investigación e impulsar la divulgación, bienvenidos sean. Otro caso sería si la participación de las sociedades científicas es empleada únicamente para favorecer los fines comerciales de estas empresas, como sucedió con la industria del tabaco hace décadas.

Financiación de investigaciones

Según denunció la Organización Mundial de la Salud, durante la década de los cincuenta las grandes empresas del tabaco de Estados Unidos se vieron en una encrucijada. Entre 1953 y 1954, la presión de la comunidad científica y de los medios de comunicación se había agravado de tal forma, que las tres principales compañías de EEUU se reunieron con la agencia Hill and Knowlton, especializada en relaciones públicas.

La industria destinó fondos durante años para desmentir los perjuicios del tabacoEl documento con las conclusiones de aquel encuentro destacaba que “debían frenar el pánico de la opinión pública”. Para ello, resultaba fundamental reestablecer la confianza de la ciudadanía con el objetivo de “mantener las ganancias de la industria”. La finalidad no era identificar y eliminar el daño causado por el tabaco, sino calmar los temores sociales y prevenir y evitar cualquier tipo de regulación gubernamental o litigio, como señalaban fuentes de la Unión Europea.

Con ese objetivo, la industria del tabaco empezó a financiar diferentes líneas de investigación, ocultando que estaba detrás de esos estudios. También promovieron la publicación de artículos que apoyaban los intereses comerciales de las compañías, difundiendo además resultados que favorecieran su posición, sin tener en cuenta ningún tipo de sesgo o ética.

En 1954, la industria impulsó la creación del Council for Tobacco Research, la entidad que promovió en 1988 el desarrollo del Center for Indoor Air Research. Cuando los efectos perjudiciales del tabaco eran de sobra conocidos, este instituto de investigación, apoyado por empresas como Philip Morris, R.J. Reynolds Tobacco Company o Lorillard Corporation, se dedicó a financiar e impulsar estudios que plantearan dudas sobre los daños que producían los cigarrillos en los fumadores pasivos.

Super

El paralelismo entre la industria del tabaco y la del azúcar continúa en el ámbito de la financiación de la ciencia. Los conocidos como documentos de Roger Adams mostraron que, en el período comprendido entre 1959 y 1971, las empresas de este sector manipularon resultados y estudios que relacionaban el consumo de azúcar con la aparición de caries dentales.

Se financian proyectos de I+D con los que desviar la atención sobre el peligro que supone el excesivo consumo de azúcarSegún una investigación publicada en PLOS One, la industria del azúcar llegó a financiar estudios sobre enzimas que destruyeran la placa dental o vacunas que pudieran prevenir la caída de los dientes. El objetivo no era otro que desviar la atención de la comunidad científica y de los gobiernos, para que no se limitara el consumo de azúcar.

Recientemente, New York Times también denunciaba que Coca-Cola estaba patrocinando a científicos para que dijeran que la reducida actividad física de la ciudadanía, y no el excesivo consumo de azúcares, era culpable del peligroso aumento de la obesidad de la población.

La estrategia, muy similar a la realizada por la industria del tabaco en el pasado, era clara: evitar que la alarmante evidencia científica afectara a los resultados comerciales de la compañía. Pero existe una correlación importante entre el incremento del consumo de azúcar y el aumento de la obesidad entre la población, como se observa en estos gráficos de la Universidad de Indiana:

El consumo de azúcar se ha disparado en los últimos tiempos. Fuente: Universidad de Indiana

Correlación entre el aumento del consumo de azúcar y los casos de obesidad. Fuente: Universidad de Indiana

La proliferación de diversos centros como el Instituto de la Galleta - Nutrición y Salud o el Instituto de la Felicidad de Coca-Cola, que cuentan con el respaldo de expertos científicos y el patrocinio de compañías privadas, sigue tácticas similares a las desarrolladas por Philip Morris o R.J. Reynolds en el pasado. Si bien es cierto que muchas de sus actividades van enfocadas a la divulgación de la ciencia y a la colaboración entre el sector público y el privado, las sombras del pasado pueden poner en cuestión la independencia de los grupos de I+D+i.

Los mensajes que a veces escuchamos en los medios, tratando de desviar la atención o restar importancia al daño que produce un excesivo consumo de azúcar muestran que, por desgracia, la historia vuelve a repetirse. ¿Será el azúcar el próximo tabaco? La delgada línea roja que separa la mera colaboración de la manipulación puede cruzarse fácilmente. Sin apenas darnos cuenta, es posible que se sobrepase de nuevo por oscuros intereses que poco o nada tienen que ver con nuestra salud.



Publicado originalmente en Hipertextual
hipertextual.com
Tabaco y azúcar, dos historias paralelas de manipulación

La industria del tabaco influyó y manipuló la investigación durante décadas, tratando de desviar la atención sobre los efectos perjudiciales de los cigarrillos. ¿Está pasando lo mismo con el azúcar?

En 1970, Richard Nixon anunciaba la prohibición de los anuncios de la industria del tabaco en la radio y la televisión de Estados Unidos. La medida era la consecuencia directa del informe Report on Smoking and Health, publicado seis años antes, en el que la administración de EEUU admitía la relación directa entre el consumo de tabaco y el cáncer.

Durante décadas la industria del tabaco influyó y manipuló resultados de estudios científicosLas primeras evidencias sobre la carcinogenicidad del tabaco habían comenzado mucho antes. En 1939, la comunidad científica comenzó a alertar acerca de los perjudiciales efectos de los cigarrillos. Pero la influencia de la industria del tabaco sobre las administraciones públicas, los profesionales sanitarios y la investigación silenció brutalmente aquellas señales de alarma.

Lo que hoy conocemos como responsabilidad social corporativa ha sido durante décadas una estrategia de la propia industria del tabaco, atemorizada por los resultados que mostraban los peligros de fumar. En los últimos años, la sombra alargada del lobby del tabaco se cierne también sobre la industria del azúcar. ¿Han seguido estos sectores las mismas estrategias para silenciar, manipular o restar importancia a los resultados de estudios científicos que alertan sobre los efectos perjudiciales del consumo de sus productos?

La publicidad engañosa

En cualquier estrategia de comunicación, la publicidad juega un papel relevante. Con las diferentes campañas podemos acercar el mensaje de nuestra compañía o institución a la sociedad. Durante décadas, la industria del tabaco y la del azúcar han coincidido en los mensajes y en el público objetivo de sus anuncios publicitarios.

Como si fuera lo más normal del mundo, estos dos anuncios muestran a profesionales sanitarios como médicos o enfermeros consumiendo tabaco o refrescos azucarados en los hospitales.

¿Quién podría imaginar a un profesional sanitario anunciando cigarrillos como si fueran el producto más inocuo del mundo? En 1946, la compañía R.J. Reynolds Tobacco Company lanzó un eslogan que perduraría durante seis años en sus campañas publicitarias: “More doctors smoke Camels than any other cigarette” (en castellano, “Más doctores fuman Camel que cualquier otro cigarro”).Los anuncios realizados por las empresas de cigarrillos se disfrazaban de investigaciones rigurosas

La empresa, productora de marcas como Camel o Winston, hacía así referencia a un supuesto estudio realizado “por tres instituciones independientes entre 113.597 médicos de Estados Unidos”. En realidad la investigación había sido desarrollada por William Esty Company, la agencia publicitaria contratada por R.J. Reynolds. Los médicos que respondieron el estudio habían recibido cartones de Camel como regalo por su participación, según cuentan en la revista American Journal of Public Health.

Otro ejemplo de publicidad agresiva que relacionaba tabaco y medicina fue protagonizado por Philip Morris, productora de marcas como Marlboro, L&M o Chesterfield. La empresa, hoy propiedad de Altria Group junto con otra conocida del sector alimentario (Kraft Foods), se dedicó a anunciar en conocidas revistas un “estudio científico” en el que demostraban que sus cigarrillos eran menos irritantes que los de otras marcas.

El estudio no tenía en realidad carácter científico, pero desde 1927 a 1953, Philip Morris utilizó artículos escritos por investigadores a los que había financiado para defender la inocuidad y superioridad de sus marcas de tabaco. Científicos como Michael Mulinos o Frederick Flinn de la Universidad de Columbia realizaron trabajos -patrocinados por Philip Morris- para demostrar que el dietilenglicol era menos tóxico que los compuestos empleados por otras empresas.

Este tipo de anuncios, realizados de manera agresiva desde la industria del tabaco, no son los únicos que han tratado de suavizar la imagen de estos dos sectores. Durante décadas también hemos visto campañas publicitarias en las que los niños o incluso Papá Noel ofrecen o consumen tabaco y productos azucarados como si no pasara nada.

Aunque probablemente estos bebés no sepan ni gatear todavía, la publicidad muestra una imagen desenfadada de ambos, ofreciendo tabaco a sus madres o consumiendo directamente productos azucarados.

En el caso de la imagen de Papá Noel, fue el artista sueco Haddon Sundblom el encargado de rediseñar la imagen para los anuncios que Coca-Cola publicó en la década de los treinta. Según la compañía, el dibujante se inspiró en un poema de Clement Clark Moore de 1822, aunque el característico color rojo no habría sido “culpa” de la empresa, sino del traje que había llevado San Nicolás en sus tiempos de obispo.

¿Una pausa en el reparto de regalos? Lo mejor que puedes hacer es beber un producto azucarado o fumar un cigarrillo, según estos dos anuncios.

La publicidad de la industria del tabaco también centró buena parte de su mensaje en la comunidad científica. Aunque las compañías que fabrican productos azucarados no han incidido tanto en los investigadores, lo cierto es que el reclamo de Albert Einstein ha sido empleado tanto por Coca-Cola como por Pepsi:

La comunidad investigadora también ha sido considerada como objetivo de las campañas publicitarias, tal vez para ofrecer un respaldo científico a la publicidad y el marketing de estos productos.

El respaldo de las sociedades científicas

La colaboración entre la academia y el sector privado puede impulsar la investigación, siempre que la industria no trate de utilizar el respaldo científico en favor de sus intereses comerciales. Los ejemplos de R.J. Reynolds o Philip Morris en el pasado tendrían que habernos enseñado las líneas rojas que no deberían cruzarse.El aval científico se emplea para promocionar alimentos con altos niveles de azúcar

Pero parece que no aprendemos. Como denunciaba el periodista Óscar Menéndez en la revista Quo, dos sociedades científicas habían decidido aliarse con el sector privado. Una alianza que podría ser positiva si se promoviera la colaboración y la investigación.

A tenor de los resultados, parece que la industria sólo buscaba utilizar el logo de entidades como la Asociación Española de Pediatría o la Fundación Española del Corazón con fines comerciales. El primer caso fue el de las galletas Dinosaurus, “avaladas por la Asociación Española de Pediatría, ideales para el desayuno de los niños”, según la compañía Adam Foods.

La Asociación Española de Pediatría “avalaba” las conocidas galletas producidas por Dinosaurus, a pesar de su elevado contenido en azúcares.

El Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría emitió un comunicado en el que rechazaba haber avalado dichas galletas, explicando que cualquier alegación de la empresa en ese sentido era falsa. Pero la información que sigue apareciendo tras una búsqueda en Google muestra el “aval” de esta sociedad científica.

Algo similar ha ocurrido con la Fundación Española del Corazón. La institución respaldó el suplemento alimenticio Megared, rico en omega-3, como se puede ver en el siguiente anuncio publicitario. El aval de la sociedad científica, lejos de promover la investigación o la divulgación, es aprovechado con fines exclusivamente comerciales para vender un producto que no cuenta con la suficiente evidencia científica.

La creciente preocupación sobre problemas relacionados con la obesidad o la diabetes, en los que podrían jugar un papel muy importante productos como las bebidas azucaradas o las galletas, deberían alertar a la comunidad científica sobre la necesidad de mantener su independencia.

Una independencia que puede ponerse en duda al ver los patrocinadores de entidades como la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética, entre los que destacan Coca-Cola, Eroski, Danone o Central Lechera Asturiana.

Si este tipo de colaboraciones sirve para mejorar la investigación e impulsar la divulgación, bienvenidos sean. Otro caso sería si la participación de las sociedades científicas es empleada únicamente para favorecer los fines comerciales de estas empresas, como sucedió con la industria del tabaco hace décadas.

Financiación de investigaciones

Según denunció la Organización Mundial de la Salud, durante la década de los cincuenta las grandes empresas del tabaco de Estados Unidos se vieron en una encrucijada. Entre 1953 y 1954, la presión de la comunidad científica y de los medios de comunicación se había agravado de tal forma, que las tres principales compañías de EEUU se reunieron con la agencia Hill and Knowlton, especializada en relaciones públicas.

La industria destinó fondos durante años para desmentir los perjuicios del tabacoEl documento con las conclusiones de aquel encuentro destacaba que “debían frenar el pánico de la opinión pública”. Para ello, resultaba fundamental reestablecer la confianza de la ciudadanía con el objetivo de “mantener las ganancias de la industria”. La finalidad no era identificar y eliminar el daño causado por el tabaco, sino calmar los temores sociales y prevenir y evitar cualquier tipo de regulación gubernamental o litigio, como señalaban fuentes de la Unión Europea.

Con ese objetivo, la industria del tabaco empezó a financiar diferentes líneas de investigación, ocultando que estaba detrás de esos estudios. También promovieron la publicación de artículos que apoyaban los intereses comerciales de las compañías, difundiendo además resultados que favorecieran su posición, sin tener en cuenta ningún tipo de sesgo o ética.

En 1954, la industria impulsó la creación del Council for Tobacco Research, la entidad que promovió en 1988 el desarrollo del Center for Indoor Air Research. Cuando los efectos perjudiciales del tabaco eran de sobra conocidos, este instituto de investigación, apoyado por empresas como Philip Morris, R.J. Reynolds Tobacco Company o Lorillard Corporation, se dedicó a financiar e impulsar estudios que plantearan dudas sobre los daños que producían los cigarrillos en los fumadores pasivos.

Super

El paralelismo entre la industria del tabaco y la del azúcar continúa en el ámbito de la financiación de la ciencia. Los conocidos como documentos de Roger Adams mostraron que, en el período comprendido entre 1959 y 1971, las empresas de este sector manipularon resultados y estudios que relacionaban el consumo de azúcar con la aparición de caries dentales.

Se financian proyectos de I+D con los que desviar la atención sobre el peligro que supone el excesivo consumo de azúcarSegún una investigación publicada en PLOS One, la industria del azúcar llegó a financiar estudios sobre enzimas que destruyeran la placa dental o vacunas que pudieran prevenir la caída de los dientes. El objetivo no era otro que desviar la atención de la comunidad científica y de los gobiernos, para que no se limitara el consumo de azúcar.

Recientemente, New York Times también denunciaba que Coca-Cola estaba patrocinando a científicos para que dijeran que la reducida actividad física de la ciudadanía, y no el excesivo consumo de azúcares, era culpable del peligroso aumento de la obesidad de la población.

La estrategia, muy similar a la realizada por la industria del tabaco en el pasado, era clara: evitar que la alarmante evidencia científica afectara a los resultados comerciales de la compañía. Pero existe una correlación importante entre el incremento del consumo de azúcar y el aumento de la obesidad entre la población, como se observa en estos gráficos de la Universidad de Indiana:

El consumo de azúcar se ha disparado en los últimos tiempos. Fuente: Universidad de Indiana

Correlación entre el aumento del consumo de azúcar y los casos de obesidad. Fuente: Universidad de Indiana

La proliferación de diversos centros como el Instituto de la Galleta - Nutrición y Salud o el Instituto de la Felicidad de Coca-Cola, que cuentan con el respaldo de expertos científicos y el patrocinio de compañías privadas, sigue tácticas similares a las desarrolladas por Philip Morris o R.J. Reynolds en el pasado. Si bien es cierto que muchas de sus actividades van enfocadas a la divulgación de la ciencia y a la colaboración entre el sector público y el privado, las sombras del pasado pueden poner en cuestión la independencia de los grupos de I+D+i.

Los mensajes que a veces escuchamos en los medios, tratando de desviar la atención o restar importancia al daño que produce un excesivo consumo de azúcar muestran que, por desgracia, la historia vuelve a repetirse. ¿Será el azúcar el próximo tabaco? La delgada línea roja que separa la mera colaboración de la manipulación puede cruzarse fácilmente. Sin apenas darnos cuenta, es posible que se sobrepase de nuevo por oscuros intereses que poco o nada tienen que ver con nuestra salud.

vía Hipertextual

[ Post ; Cerrado ]
                Mʏ ғᴀᴍɪʟʏ; Wᴇᴇᴋʟʏ Iᴅᴏʟ ᴇᴘɪsᴏᴅᴇ ₂₀₇.
               ─ 어색한 순간 /#Namuemxticxn.

El calor del verano se sentía cada vez más y como de costumbre, Weekly Idol comenzaba sus grabaciones especiales, dando le la bienvenida a está época del año. Esta vez era una ocasión especial, Doni y Coni recibían a su mu querida familia la cual tenía su aparición en el programa por 12va vez, INFINITE. Para Woohyun, que estaba lleno de alegría por regresar al programa después de más de un año, le era un placer estar grabando un episodio especial en el que podían convivir más.

— Say, blarjaskjds — Era momento de que INFINITE se presentará pero parecía como si estos se encontrarán muy cómodos por lo que Woohyun simplemente se inclino un poco y saludo, para después de un casi infinito silenció hacer el saludo todos juntos. Claramente Doni y Coni comenzarían a molestarles desde el principio y marcarles los errores mientras bromeaban un poco.

— Han venido un total de 12 veces, es un récord — menciono Coni mostrando un poco de asombro.
— Somos como una familia — Las palabras de SungJong fueron inmediatamente atacadas, negando el hecho de que eran una familia, aunque claro todo esto era con el afán de molestar un poco. De esta forma es que era INFINITE junto con los MC, se mostraba su unidad desde un principio.

La conversación llevaba un buen curso, primero se enfocaron en SungJong, Myungsoo, SungJong y SungKyu, antes de hablar sobre la canción principal con la cual regresaban, la cual fue explicada por Hoya el cual se encontraba muy alegre aquel día, al parecer todos estaba emocionados después del largo tiempo sin estar en las grabaciones de Weekly Idol.

Después de unas entretenidas risas debido al baile de SungKyu y SungYeol, el random play dance comenzaba, pero INFINITE había sido advertido acerca de lo que pasaba si estos se equivocaban, normalmente el castigo era algo ligero pero esta vez el staff parecía haber tomado un castigo de otro nivel por el cual tenían que mostrar una mejor presentación. Si alguno de los miembros cometía algún error sus Managers serían castigados con una cubeta de agua. Todos estaban seguros de que SungKyu fallaría pero algo andaba mal, quizá estaba haciéndolo a propósito para mojar a sus managers, dos errores consecutivos y ya ambos de sus managers se encontraban mojado, esta era la última oportunidad que INFINITE tenía para no equivocarse, pero en lugar de hacerlo correctamente parecía como si la mitad del grupo no supiera exactamente que hacer, Woohyun tenía ya dos canciones en las que había perdido su lugar correspondiente y solo podía sonreír, sabía que tarde o temprano le detendrían por sus errores.

— No puedo encontrar mi lugar — Comento entre risas.

— ¿Qué opina de esto Sr. Manager? —.

— Creo que el debería tomar mi lugar —.

— Woohyun en su lugar. Él lo hizo a propósito —.

— No podía encontrar mi lugar — Seguía repitiendo Woohyun.

— ¿Así que crees que lo hizo intencionalmente? — Mencionaba Doni seguido por Coni que no hacían más que dejarle en mal — Creo que cometió errores a propósito —.

En aquel momento Hoya intervino dejando en claro la incomoda y mala relación que había ente ambos, por lo que no le quedo más que asentir.

— ¿Qué es lo que no te gusta de Woohyun? Entonces ¿tienes algo que quieras que Woohyun cambié? Sólo una cosa — Woohyun mostró una pequeña sonrisa, asiendo notar el interés por la respuesta que su Manager daría.

— Su falsa valentía (Fanfarrón) — Estás palabras hicieron estallar en risas el lugar. Woohyun no hizo más que tirarse al suelo riendo de forma penosa, un poco avergonzado.

— Entonces supongo que él es fanfarrón a menudo ¿Estoy en lo cierto, Sr. Manager? — Menciono Doni, aún con las risas de los miembros de fondo. Por lo que el manager solo asintió a la pregunta, parecía que fuese verdad debido a lo sumamente apenado que Woohyun estaba, muy en su subconsciente tal vez sabía que era verdad pero claramente nunca lo admitiría por lo que solo se propuso a sonreír. Las burlas comenzaban con aquella versión de Bad pero haciendo mención de que esté era un fanfarrón.

Después de todas aquellas palabras, les fueron entregadas cubetas a Woohyun y SungYeol, de este modo dió paso a que SungYeol comenzará mojando al manager, pero las cosas no salieron exactamente bien, ya que esté se tambaleo y termino golpeándole con la cubeta, a lo que todos corrieron hacía donde estaba el manager. Seguro no era el día del manager y con lo dicho termino por hacer que durante todo el programa Woohyun fuese llamado fanfarrón, vaya que regreso habían tenido.

Rutherford completa su palmarés con el oro mundial en salto de longitud

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El atleta británico Greg Rutherford ha completado un palmarés perfecto al proclamarse campeón de salto de longitud en los Mundiales de Pekín, repitiendo la medalla de oro que ya logró en los Juegos Olímpicos de Londres'12 y en los Europeos de Zúrich'14.

En su segundo intento, Rutherford registró una marca de 8.29 metros que le bastó para superar holgadamente el corte de la final. En su cuarto y último salto -no necesitó competir más ante los resultados de sus rivales- se fue a 8.41 metros y aseguró el oro.

Por detrás, el australiano Fabrice Lapierre silenció al público chino en su último intento, un salto de 8.24 que le valió la medalla de plata. Así, Jianan Wang (8.18) quedó relegado al bronce y Xinglong Gao (8.14) se bajó del podio.

–RESULTADOS.

1. Greg Rutherford (GBR) 8.41 metros.

2. Fabrice Lapierre (AUS) 8.24.

3. Jianan Wang (CHN) 8.18.

Entonces fue como si el tiempo se parase y el Alma del Mundo surgiese con toda su fuerza ante él.Cuando vio sus ojos negros, sus labios indecisos entre una sonrisa y el silenció ,entendió la parte mas importante y más sabia del Lenguaje que  todo el mundo hablaba y que todas las personas de la tierra eran capaces de entender en sus corazones.Y esto se llamaba Amor,algo más antiguo que los hombres y que el propio desierto,y que sin embargo resurgía con la misma fuerza doquiera que dos pares de ojos como se cruzaron los de ellos delante del pozo.Los labios finalmente decidieron ofrecer una sonrisa,y aquello era una señal, la señal que él esperó sin saberlo durante tanto tiempo en su vida, que había buscado en las ovejas y en los libros, en los cristales y en silencio del desierto.Allí estaba el puro lenguaje del mundo,sin explicaciones,por que el Universo no necesitaba explicaciones para continuar en espacio sin fin. Todo lo que el muchacho entendía en aquel momento era que estaba delante de la mujer de su vida, y sin ninguna necesidad de palabras ,ella debía de saberlo también.Estaba tan seguro de esto que de cualquier cosa en el mundo,aunque sus padres y los padres de sus padres,dijeran que era necesario salir,simpatizar,prometerse,conocer bien a la persona y tener dinero antes de casarse.Los que decían eso quizá jamás hubiesen conocido el Lenguaje Universal, por que cuando nos sumergimos en él es fácil entender que siempre existe en el mundo una persona que espera a otra, ya sea en medio del desierto o en medio de una gran ciudad. Y cuando estas personas se cruzan y sus ojos se encuentran, todo el pasado y todo el futuro pierde completamente su importancia, y sólo existe aquel momento y aquella certeza increíble de que todas las cosas bao el sol fueron escritas por la misma Mano. La Mano que despierta el Amor, y que hizo un alma gemela para cada persona que trabaja, descansa, y busca tesoros bajo el sol. Porque sin esto no habría ningún sentido para los sueños de la raza humana.

-Paulo coelho

Pepe extiende su contrato hasta 2017

Madrid, 21 ago (EFE).- Pepe, central internacional portugués del Real Madrid, extendió su contrato con el club madridista hasta el año 2017 y rubricó el acuerdo firmando la ampliación en la sala de juntas del estadio Santiago Bernabéu junto al presidente Florentino Pérez.
Tras la disputada renovación del capitán Sergio Ramos, el Real Madrid ha hecho oficial una nueva ampliación de contrato de uno de sus defensas, el portugués Pepe, que rubricó el acuerdo ya alcanzado hace unos días con su firma en el estadio.
Seguirá vinculado al club hasta el 30 de junio de 2017 y tras la firma del nuevo contrato, recibió como regalo en manos de Florentino Pérez un reloj conmemorativo y una camiseta con su nombre y la inscripción 2017 en su espalda.
Pepe llegó al Real Madrid en el verano de 2007 a cambio de 30 millones de euros en una operación con el Oporto. El señalado como alto precio en su inicio rápido lo silenció el central con su rendimiento en la defensa madridista, en la que siempre ha sido indiscutible en las ocho temporadas que ya ha completado.
Ha disputado un total de 285 partidos, en los que a su fuerza defensiva, su poder de intimidación y juego aéreo, ha sumado una aportación ofensiva con doce tantos marcados.
En su palmarés ya figuran una Copa de Europa, dos Ligas, dos Copas del Rey, un Mundial de Clubes, una Supercopa de Europa y dos Supercopas de España.
En la presente temporada y con la llegada al banquillo de Rafa Benítez, Pepe pelea por la titularidad con el central francés Raphael Varane. Una inoportuna lesión en pretemporada, en uno de sus gemelos, le ha marcado en el inicio de campaña y comenzará como suplente planteándose un nuevo reto en el Real Madrid, recuperar su puesto junto a Sergio Ramos.
La renovación de Pepe cierra un verano que ha asegurado la continuidad de la zaga blanca unos años más. La política a seguir por la directiva comenzó con los laterales Dani Carvajal y el brasileño Marcelo en el mes de junio, con contratos extendidos hasta 2020 y 2019.
Prosiguió con la negociación que marcó el periodo estival, con Sergio Ramos, con final feliz y extensión del contrato hasta 2020. Y lo cierra Pepe hasta 2017, en una defensa que completan el brasileño Danilo, recién llegado, Álvaro Arbeloa que cumplirá el año de contrato que le resta antes de cerrar su etapa en el club, el canterano Nacho Fernández y el portugués Fabio Coentrao quien hasta el último día del mercado va a estar en la rampa de salida del Real Madrid. EFE

Con error de Rojos en la 13ra, Reales se imponen

CINCINNATI (AP) — Ben Zobrist empató el encuentro mediante un jonrón en el noveno inning, Jarrod Dyson anotó la carrera de la ventaja desde la inicial, gracias a un mal tiro del lanzador Ryan Mattheus, y los Reales de Kansas City se impusieron el martes 3-1 a los Rojos de Cincinnati en 13 entradas.

Dyson abrió el 13er capítulo con un sencillo y anotó cuando Mattheus (1-4) capturó la esférica, tras un toque de Kris Medlen (1-0), y la envió desviada por la raya del jardín derecho.

Greg Holland concluyó el encuentro para acreditarse su 27mo rescate.

Zobrist silenció a los 28.719 espectadores al abrir el noveno episodio ante el cubano Aroldis Chapman con su décimo vuelacerca de la campaña. Chapman había convertido 56 oportunidades consecutivas de salvamento como local desde que dejó escapar una ante Houston, el 7 de septiembre de 2012.

Por los Reales, los venezolanos Salvador Pérez de 6-2. El puertorriqueño Alex Ríos de 5-0. El dominicano Edinson Vólquez de 2-0. El brasileño Paulo Orlando de 1-1.

Por los Rojos, el venezolano Eugenio Suárez de 6-1 con una anotada y una producida. Los cubanos Brayan Peña de 4-1, Raisel Iglesias de 2-1.

Un cuento de enamorados.
  • Ella:¿Me puedes contar un cuento?.
  • El:Si, ¿De que lo quieres?.
  • Ella:No se, sorprendeme.
  • El:Bueno, solo te diré qué no soy bueno pero lo intentaré ¿Vale?.
  • Ella:Vale.
  • El:Bueno. Había una vez una bella chica, de ojos de color café topacio . . .
  • El:Te Amo . . .
  • Ella:. . . . (silenció)
  • El:Perdón, yo no . . . lo siento no debí decírtelo.
  • Ella:Yo . . . ta-también . . . t-t-te . . . a-aaah . . . mmm . . . Te Amo.
Con error de Rojos en la 13ra, Reales se imponen

CINCINNATI (AP) — Ben Zobrist empató el encuentro mediante un jonrón en el noveno inning, Jarrod Dyson anotó la carrera de la ventaja desde la inicial, gracias a un mal tiro del lanzador Ryan Mattheus, y los Reales de Kansas City se impusieron el martes 3-1 a los Rojos de Cincinnati en 13 entradas.

Dyson abrió el 13er capítulo con un sencillo y anotó cuando Mattheus (1-4) capturó la esférica, tras un toque de Kris Medlen (1-0), y la envió desviada por la raya del jardín derecho.

Greg Holland concluyó el encuentro para acreditarse su 27mo rescate.

Zobrist silenció a los 28.719 espectadores al abrir el noveno episodio ante el cubano Aroldis Chapman con su décimo vuelacerca de la campaña. Chapman había convertido 56 oportunidades consecutivas de salvamento como local desde que dejó escapar una ante Houston, el 7 de septiembre de 2012.

Por los Reales, los venezolanos Salvador Pérez de 6-2. El puertorriqueño Alex Ríos de 5-0. El dominicano Edinson Vólquez de 2-0. El brasileño Paulo Orlando de 1-1.

Por los Rojos, el venezolano Eugenio Suárez de 6-1 con una anotada y una producida. Los cubanos Brayan Peña de 4-1, Raisel Iglesias de 2-1.

River reaparece en la liga y tropieza ante San Martín

BUENOS AIRES, Argentina (AP) — Cargado de éxitos a nivel internacional, River Plate retomó la competencia local el lunes con una derrota 1-0 ante San Martín, un resultado que de todos modos lo mantiene en carrera en el campeonato argentino de fútbol.

Los jugadores de River desfilaron por el campo de juego del estadio Monumental con los cuatro trofeos internacionales conseguidos en el ciclo técnico de Marcelo Gallardo, quien en unos ocho meses le regaló a los Millonarios la Copa Sudamericana, Recopa Sudamericana, la Libertadores y la Suruga, estas dos últimas en menos de dos semanas. También se rindió homenaje a los campeones continentales de 1986 y 1996.

Pero a los 51 minutos, Facundo Pumpido silenció tamaña alegría con un derechazo que doblegó a Marcelo Barovero, en un partido por la vigésima fecha, en el que San Martín de San Juan terminó con uno menos tras la expulsión de Daniel González a los 53 por doble amarilla.

“Teníamos que hacer el partido perfecto y así se nos dio”, dijo Pumpido, sobrino de Nery Pumpido, campeón mundial en el arco de Argentina en México 1986.

En desventaja por ese gol, River se fue con todo al ataque y a los 85 minutos pudo haber igualado con un disparo de Leonardo Pisculichi que se fue apenas desviado.

“Ellos son un equipo fuerte que se paran bien, merecido el resultado”, dijo el mediapunta Gonzalo Martínez, quien en la primera parte se perdió el empate con sendos remates apenas desviados.

River, con un partido pendiente ante Defensa por su participación en la Libertadores, se quedó con 37 puntos, los mismos que el campeón Racing Club y Belgrano. Los líderes son Boca Juniors, con Carlos Tevez como amo y señor del equipo, y San Lorenzo, ambos con 43.

Salvo en el caso de River, fue un fin de semana fructífero para los principales líderes: Boca derrotó a Arsenal, San Lorenzo a Quilmes y Racing a Unión, en todos esos casos por 2-1.

Por la noche, el local Quilmes venció 3-1 a Rosario Central.

River reaparece en la liga y tropieza ante San Martín

BUENOS AIRES, Argentina (AP) — Cargado de éxitos a nivel internacional, River Plate retomó la competencia local el lunes con una derrota 1-0 ante San Martín, un resultado que de todos modos lo mantiene en carrera en el campeonato argentino de fútbol.

Los jugadores de River desfilaron por el campo de juego del estadio Monumental con los cuatro trofeos internacionales conseguidos en el ciclo técnico de Marcelo Gallardo, quien en unos ocho meses le regaló a los Millonarios la Copa Sudamericana, Recopa Sudamericana, la Libertadores y la Suruga, estas dos últimas en menos de dos semanas. También se rindió homenaje a los campeones continentales de 1986 y 1996.

Pero a los 51 minutos, Facundo Pumpido silenció tamaña alegría con un derechazo que doblegó a Marcelo Barovero, en un partido por la vigésima fecha, en el que San Martín de San Juan terminó con uno menos tras la expulsión de Daniel González a los 53 por doble amarilla.

“Teníamos que hacer el partido perfecto y así se nos dio”, dijo Pumpido, sobrino de Nery Pumpido, campeón mundial en el arco de Argentina en México 1986.

En desventaja por ese gol, River se fue con todo al ataque y a los 85 minutos pudo haber igualado con un disparo de Leonardo Pisculichi que se fue apenas desviado.

“Ellos son un equipo fuerte que se paran bien, merecido el resultado”, dijo el mediapunta Gonzalo Martínez, quien en la primera parte se perdió el empate con sendos remates apenas desviados.

River, con un partido pendiente ante Defensa por su participación en la Libertadores, se quedó con 37 puntos, los mismos que el campeón Racing Club y Belgrano. Los líderes son Boca Juniors, con Carlos Tevez como amo y señor del equipo, y San Lorenzo, ambos con 43.

Salvo en el caso de River, fue un fin de semana fructífero para los principales líderes: Boca derrotó a Arsenal, San Lorenzo a Quilmes y Racing a Unión, en todos esos casos por 2-1.

Grata impresión del sevillano Rafael Serna en la México

México, DF., 16 ago (EFE).- El novillero sevillano Rafael Serna triunfó en su debut en la Monumental Plaza México, cortó una oreja, que pudieron ser más si llega a estar fino con la espada y dejó una impresión muy grata de que se trata de un prospecto con un cúmulo de cualidades.
Alternó con los mexicanos José Zavala y André Lagravere que se fueron en vacío y sin mostrar el carácter, ambición y deseos de ser torero. Con una entrada floja se lidiaron cinco novillos de Pepe Garfias, magníficos primero, segundo y tercero, este premiado con arrastre lento, cuarto con problemas, el quinto se dejó y un sexto de Guadiana, que por lo bien toreado se le sacó el fondo que reunía.
Zavala, con el buen primero, noble y claro, él estuvo bien a secas, sin enseñar ganas de ser torero y la gente lo silenció tras un bajonazo. El cuarto no tuvo la calidad de sus hermanos, pero a Zavala le faltó someterlo y no dejarle la muleta muerta para que no derrotara en cuanto la sentía. Mató pronto y hubo algunas protestas.
Lagravere se bloqueó pese a que el novillo que le tocó el suerte, el segundo, fue magnífico y nunca lo entendió y terminó por no convencer. Mató pronto, silencio. El quinto tampoco logró el propósito, cierto le sopló el viento muy fuerte, y la gente no tuvo paciencia con él, Mató mal y sonaron pitos en su honor.
Serna, en cambio, desde que se abrió de capa con el estupendo tercero enseñó talento torero, carácter, valor sereno, dueño de sitio y una técnica afinada. Trasteo que fue subiendo de tono y se acopló con el astado mexicano y mató de estupenda estocada. Oreja con fuerza y petición de otra no concedida. Con hambre de triunfo recibió al sexto de rodillas en los medios y seguía el viento. Y con todos esos elementos en contra se impuso y cuajó una faena de profundo mérito torero. Lástima que pinchó dos veces y concluyó de media. Vuelta al ruedo con mucha fuerza. Cayó de pié. EFE.