sigue el camino

Work In Progress, LMM/Reader

Prompt: No matter how much he liked to deny it, sometimes Lin had his doubts.

Words: 1,097 (Short! Getting back into the swing of things.)

Author’s Note: What up guys??? Got a little fic for you. i really have to that @alexanderhamllton (my wife) who is always no kind and lovely, especially about reading my drafts. And! @fragmentofmymind who graciously volunteered to read this at its beginning stages (and whose work constantly inspires me!!).

Warnings: Self-doubt. Because even Emmy, Grammy, Tony, MacArthur Genius Grant Winners have it.

Askbox | Masterlist


Lin thinks he registers keys clattering in the lock. He halfway hears your sneaker kick the heavy front door as bags rustled in your arms.  He had the coherent thought to jump up and help you unpack the groceries, but his muscles seemed to be disconnected to the nerves in his brain telling him to go.

“Lin? You home yet?” You called from the kitchen, stopping your movements to wait in silence for an answer.

Shrugging, you continued to dump the groceries on the counter. Canned goods here, vegetables there. A can of tomato paste escaped your grip and rolled down the counter, halting only when Lin’s keys laid in its path. Lin was home.

“Lin?” You asked again, kicking your shoes off before venturing further into your one bedroom apartment - there wasn’t really much further to venture.

Lin sat upright at the foot of the bed, back hunched as he stared ahead, unseeing eyes boring into the hardwood of your bedroom floor. He didn’t look up when you walked in, didn’t even flinch as the wood creaked underneath your feet.

“Hey, when’d you get home?”

His eyes closed at the question. He knew the answer. Two hours ago. But his lips couldn’t form the words. He ignored the prickling of tears in his eyes, but couldn’t ignore the sniffling his nose involuntarily did.

“Tired.” Lin mumbled, mouth barely moving.

“Let me take off your shoes.” You kneeled down before him to unlace his sneakers, an action he wouldn’t have done on his own in this state. Lin watched you work on his shoes, remembering a time when he was young and had participated in a fight with a boy two grades higher than him.

Well, participated is a loose term.

He had limped home, lip bloody and quivering and his mother had sat him at the kitchen table, working his shoes off his feet and band aids onto each of his knees. She had looked up at him with such sympathy, like he was a puzzle she couldn’t quite get together. Why couldn’t he just fight back? Why didn’t he run?

He was good at running, one of the fastest boys in his grade. But he never put it to real use. He was slow getting out of bed and he was slow to move away from a fight.

His mom always looked so sad. He could work with sad. He could crack a joke and sad would be miles away. But you didn’t look up at him with sad eyes. You looked at him with admiration. What could he do with admiration but disappoint?

Because you understood him, better than anyone who had to clean up his messes ever did. You knew that sometimes he shut down. He didn’t want a hand to hold or for someone to ask ‘What’s wrong?’.

So you did everything you could for him. You tugged away his shoes and unzipped his hoodie, pulling on the sleeves to free his arms. He always wore hoodies, even in the dead heat of a New York summer. They were comforting, he could tug at each string, back and forth, and play the zipper like it was a musical instrument to be mastered.

He had tugged off this hoodie hundreds of times, but there was a certain delicacy to your hands on his jacket that he’d never felt before. You neatly folded the garment on his bedside table, inspecting the notebook he had left open by his lamp. There had once been some semblance of writing, but they had been so furiously scratched away with his pen that there was barely any white left to the page.

“Do you think I’m a failure?” He asked, buried in the blankets you had picked out together. You liked the material, Lin liked the pure white color. Reminded him of the snow. You had met in the snow. Lin was a romantic like that, and he didn’t even have to try.

“Do you?

He shrugged, that wasn’t the answer he was looking for.

“Lin, I will never think that you’re a failure.” You promised, shutting his notebook and tucking it into a drawer. Out of sight, out of mind.

“Even if-”

Even if every crazy scenario you’ve thought about happens.”

You knew it wasn’t every crazy scenario, it was one very real, very present scenario he was currently living. That he spent his mornings substitute teaching, his afternoons grading, his nights writing, and he never stopped the first two.

“Maybe I should quit.”

“If you want to stop teaching, you know you have my supp-”

Quit writing.”

“You couldn’t quit even if you wanted to. Do you want to?”

He hummed a negative, closing his eyes as he remembered every warning his parents had given him while he was in school. Unsteady, no money, one in a million, just be a lawyer, mijo.

And sometimes he really, truly wished he had. But every time he started to wonder if his life would be better, he remembers that he would have never met you if he spent his afternoons in an office rather than in dingy basements of libraries that barely passed for a theater. And that was nowhere near better.

He peeked open an eye just to make sure you were still there, that he hadn’t manufactured you somewhere deep in his delusional mind just so his life had some light in it. And there you were, smiling down at him, reaching for his notebook to flush out the things you liked. You were his perfect filter, and if something stuck in your head, it certainly made the final cut.

“This one.” You pointed, and Lin pushed himself into a sitting position.

Sigue andando el camino por toda su vida-” He sang in a tempo that didn’t quite match what his head wanted it to. Alex would fix it later. He internally groaned, Alex but a reminder of all the work he still had to do. And just as he decided that maybe it wasn’t all worth it, you finished-

Respira.” In the perfect lilt he had imagined.

“Exactly.”

“You are so talented.” You told him, “I kind of hate you for it.”

You giggled as he pulled you down into the sheets with him, pressing kisses to your face and down your neck, his own laughter fanning on your collar bone. Lin would hit one of these slumps a million more times, like his own self deprecating routine. Without fail, though, you would he there, shouting your praise until the rest of the world joined in.

LA RETICENCIA DE LOS DÍAS

¨Un poco de argucias era suficiente para que se formara una grieta  en el alma apenas perceptible a los ojos ¨

Era de esos días en los en los que las penas del alma son más pesadas que de costumbre, sin embargo sigues monótonamente el camino que te lleva al trabajo… Bajas del auto, saludas al guardia… Tus pies mecánicamente se deslizan al elevador… Te muestras ante esas mentes excitadas de conocimiento, de querer saber la realidad del mundo, del antes y  el después.  Haces lo habitual; definiciones preconcebidas de las viejas mentes, pero en tu interior poco a poco se desprende un recuerdo avasallador… Sigues proyectando lo establecido, pero después sientes que se materializará el pensamiento, ese que habías querido evitar desde que te despertarte, cuando ella te dijo que ¨tal vez sería el momento oportuno de dejar de verse¨… Tus manos tiemblan un poco… Volteas al escritorio en busca de la taza de café, quizá el café sería un sedante instantáneo, cuando en ese momento lo tienes ya frente a ti… En esos estanques marrones de espuma… Tu corazón se siente acorralado por el miedo de perderla para siempre… De repente se levanta una joven con cuaderno en mano, más un distractor evidente que lo imaginable, para decir_ ¿Se siente bien profesor? sus ojos de pronto se pusieron cristalinos_ La respuesta automáticamente sale del interior de la garganta_ S… Si Rebeca ¿ya terminaste con el cuadro?, veamos que pudiste hacer en los cinco conceptos_ Acomodas tus lentes, parpadeas un segundo, como si el abrir y cerrar de los parpados enfriara un poco el ardor en el alma… Después de esa hora logras estabilizar las emociones, ya no se formaron nudos en la garganta… Te paseas de un aula a la otra, con otros rostros asomándose de los pupitres… De pronto volteas a mirar las manecillas del reloj, siete en punto, hora de irse… Te vas al estacionamiento, colocas los cuadernos en la cajuela para revisar después en casa. Limpias el para brizas por la bruma nocturna…Cuando tus manos están frente al volante suspiras…Dejas ir las cargas de la mañana… Todo se despega de la masa volátil de emociones… Mañana tal vez ira mejor todo… Mañana será otro comienzo.

Autor: La Chica Laberinto 

Blog: los-laberintos-de-mi-memoria.tumblr.com

 

¿Cuándo llega el amor indicado?

Ni antes ni después, el amor llega en el preciso momento.
“Llegaste a mi vida en el momento justo
te encontré sin buscarte
te soñé sin saberte”

Así reza un poema anónimo, pues así es. No podemos predecirlo y en ocasiones lo buscamos en el lugar equivocado, en la desacertada apuesta por una relación que no funcionó, y otras veces, lo buscamos toda la vida, pero aparece en el instante menos pensado y se convierte en magia. Te acercamos algunos consejos para tener en cuenta y encontrar ese momento.

Cuando todo te agobia

¿Te ha pasado que todo al principio va bien, va corriendo el tiempo y las cosas se tornan agobiantes? Puede ser que estés con la persona incorrecta para ti, pues, en el amor, jamás debe haber circunstancias en las que dudes si vale la pena una relación. Si te sientes agobiada dentro de esa relación, conforme pasa el tiempo, entonces debes pensar si es o no la persona indicada para ti. Aunque duela decirlo debes intentar ver más allá y encontrar lo que realmente necesitas.

Pueden pasar buenos momentos y hacerse buena compañía, pero, si vives cuestionándote la relación y agobiándote por el futuro que tendrá, entonces puede ser mejor que des un paso al costado y continúes tu búsqueda.

Cuando realmente es recíproco

Hay algo que es cierto más allá del momento oportuno y de la búsqueda constante, si realmente amas a alguien, y ese cariño es recíproco, jamás será el momento inadecuado. Si hay elementos que están marcando una diferencia incuestionable entre los dos, y que los hace dudar del amor que existe, entonces no es el momento el del problema. Es él, es con quien estás.

Siempre estarán juntas y conectadas por ese tan fino, pero tan fuerte engranaje que es el amor. Lo que importa es la persona que amas y lo dispuesta que estés para luchar cada día por ella y que también tenga contigo ese mismo fin último de las cosas.

Todo puede pasar, menos tu amor

Cuando iniciamos una relación y sentimos esa inmensa conexión con la pareja, esa magia que nos hace infinitos ante la vida, pareciera que somos capaces de comernos el mundo juntos, de la mano y sin reproches.

El amor incipiente parece tener el poder de sostenerlo todo. Si esto continúa en el tiempo, allá cuando comiencen los problemas ya nada importa si se tienen el uno al otro.

Enfrentar las batallas de la vida juntos es lo más difícil.

Si la situación no resulta de esta manera, si las tormentas llegan y ese amor no es capaz de mantenerse erguido ante las pruebas, entonces no es lo que esperabas, no es el indicado, no es el amor que estás buscando. Recuerda que todo puede pasar, menos el amor si es de verdad.

¿El momento equivocado y el indicado?

En ocasiones no te encuentras en el momento propicio para empezar una relación o tropiezas con alguien que no lo está. Ingresas a una encrucijada donde sientes que él es el correcto pero las circunstancias que los envuelven no lo son. La ecuación no es tan simple de resolver, el resultado implica correr todos los riesgos para salir del laberinto.

El riesgo es la clave de todo. Debes analizar qué tan importante es esa persona para saber a ciencia cierta si vale la pena arriesgarse a lo que sea que pueda pasar.

Tal vez esperar que la situación mejore, trabajar por que las cosas cambien, terminar una circunstancia pendiente o simplemente darle tiempo al tiempo; en este proceso se halla el riesgo.

Pasará el momento y puede que el resultado sea el que esperas, pero debes saber que quizás por el camino las cosas no salgan tan bien. Serás capaz de descubrir en ese trance si él realmente es el indicado.

¿El amor equivocado en el momento perfecto?

Quizás se trate de que para ti sea el momento perfecto y el más propicio para el amor, pero para él no. Tal vez si estuvieran en otro momento, él sí estaría dispuesto para ti. Pareciera que las piezas de un tablero de ajedrez no terminan nunca de ubicarse en la posición correcta.

Ni tú eres el impedimento ni lo es él, son ambos. Tú tienes ganas de enamorarte y él no las tiene, tú tienes predisposición para lanzarte a la pista de carrera, aunque no sepas como correr, y él ni siquiera se puso en posición de largada. Hay personas que se conocen en el instante equivocado para reencontrarse en la vida en el momento perfecto.

La magia del instante perfecto

Seguramente has oído hablar de la sensación de las mariposas en el estómago. Pues algo de eso hay. Las reacciones químicas del cuerpo son evidentes provocadas por una gran revolución de hormonas, también las neuronas que trabajan el sentido crítico son afectadas conformando lo que conocemos como síntomas del enamoramiento.

Aquello que identificamos como reacciones físicas notorias son realmente producidas por estas revoluciones químicas del cuerpo. Puede que padezcas insomnio, pérdida de apetito, entre otras cosas que no precisamente hablan de haber encontrado al indicado, sino que, son producto de esa magia que el amor derrama dentro de ti cuando golpea las puertas de tu vida.

El abanico de oportunidades

El indicado y el momento perfecto se dan sin que lo busques, sin que lo llames. Tal vez hayas decidido cerrar las puertas del alma, pero la vida se encarga de hacerte saber que aún hay tiempo de vivir esa nueva historia, de dar vuelta la página en blanco y de volver a escribir nuevos y emocionantes capítulos que no estaban en tus planes.

En el amor nunca todo está dicho, el abanico de oportunidades es demasiado amplio y habrá algo que descubrir. Sigue el camino que la vida te quiere enseñar.

Tomate unos minutitos a leer esto si te sientes mal :)

Nunca me he sentido tan rechazada por mis padres como me he sentido en estos dias :v . Menos mal que he aprendido a caminar sola :v

A veces hay que apartar lo malo de tu vida por mas cercano que sea y aprender primero a como manejar tus emociones creando una pared a esas personas que hacen daño. Lo mas doloroso para un hijo es crear esa pared a quienes te dieron la vida. Por eso yo siempre digo que a las personas que ni te conocen o te conocen pero solo te dicen cosas horribles para hacerte sentir mal, no hay que hacerles caso, nadie es quien para dejar que nos bajen nuestro autoestima. Primero hay que aprender a quererse a uno mismo y dejar de estar pendiente de lo que dicen los demas de ti.

No se, me dio la necesidad de desahogarme un poco con esto xD porque he sido una persona que he sufrido las mil y una y sigue teniendo piedras en el camino que duelen pisarlas al principio pero luego las termino pateando a un lado y abriendo mi camino con mucho swag :v .

Se que mas de uno aca tiene sus problemas y lidia cada dia con ellos. Pero solo les digo que si enserio se proponen querer tener una mejor vida y sentirse mejor pueden lograrlo. No todos tienen la misma fortaleza pero eso se logra luchando, si no fuese asi yo no estaria aqui para empezar XD , no tengan miedo a buscar ayuda y si no es ayuda conocida que sea profesional, les aseguro que no es solo hablar y no te sirva de nada.Preguntense ¿quieren estar felices o tristes?, yo detesto la segundo opcion XD y cuando esa opcion me abarca busco cosas que me distraigan y las dejo de lado para seguir con lo mio, no busco mas cosas que agranden ese feo sentimiento. Si uno siempre piensa “soy debil, no sirve de nada luchar, me odio” le van a seguir dando rueda a esa cadena de sufrimiento, hay que dar el stop! e ir poniendo comentarios positivos. Si ya se que quien lea esto y este pasando por cosas malas en su vida dira “ claro lo dices como si fuese facil, no entendes por lo que estoy pasando, eso no sirve”, pues le siguen dando rueda a lo malo XD. y si sirve, aprender a comenzar a pensar en positivo en la base de todo, hay que darle un descanso a tu mente y tratarte como te mereces ser tratada, primero por ti mismo.

Me senti un poco mal estos dias justamente por mi familia, pero pensé, si he estado luchando todo este tiempo sola y he avanzado tanto. ¿porque debo dejar que me hagan retroceder? . No! ahi es donde recordé que me habia quedado pisando las piedras y me olvide caminar XD . Asi que puedes pensar que solo digo tonterias y tu sufrimiento no tendrá fin y siempre habra cosas que hagan tu vida un infierno, pero es la cuestion de ver el vaso medio vacio o medio lleno, aprendan a verlo lleno, que con lucha se puede. Todos merecemos vivir bien y si tu mente te lo impide… a ponerse de pie y cambiar eso! ¿no puedes sol@?, busca ayuda! :v .Te lo dice una suicida que hace 3 años no se hace daño, ya no se medica y no tiene ataques de panico. aprendió a sonreir sola :D y yo se que tambien puedes hacerlo mas si tienes personas que quieren verte sonreir :3 pero primero aprende a sonreir para ti :D

—————————

Gracias por tomarte el tiempo de leer esto, si te ayudó en algo o no, es como lo mires, yo espero que si :’) . de todas maneras queria dejar este mensaje :3 y si lo leiste todo, te debo una galletita de chocolate :v <3 jajaja

Como amo releer nuestras conversaciones, como me gusta recordar cuando me decias que me amabas, como me gusta pensar por un momento que fui tu gran amor, momentos que nunca olvidare, nadie te ha superado, me da miedo estar con alguien mas, porque me recuerda a ti, aun siento tu aroma, cierro los ojos y alli te veo trato de sentirte de nuevo junto a mi, recuerdo cada vez que hablabamos, cada pelea, cuando lloramos por este amor, por tantas veces que nos separamos pero volvimos, finalmente hace un año nos separamos para siempre, tu sigue tu camino yo el mio, espero que encuentres el amor verdadero, yo espero encontrar a alguien con tus mismas cualidades,buscare a alguien que me haga olvidarte realmente, que cuando lo bese no te vea, algun dia llegara pero este año no fue quiza el otro, o quiza en 5 años cuando seamos profesionales nos encontremos de nuevo, nunca olvides que te ame como nunca, poco lo demostre, pero mi amor por ti crecia cada dia mas, hasta que lo dañamos, ya te olvide, no se aun vives en mi no te tengo el mismo cariño, se que si te vuelvo a ver anhelare tenerte de nuevo a mi lado, hoy es de esos dias que quiero recordarte, llorarte,añorarte es un luejo extrañarte, nunca lo leeras, solo espero que algun dia pase por tu pensamiento..
La vida es algo así como un sendero en medio de un campo, y a veces por el mal clima se forman obstáculos en medio del camino, pero siempre hay que encontrar la forma para seguir. A veces nuestro camino se une con el de otros y nos toca caminar a su lado, compartir momentos y disfrutar. Aunque no siempre duran, y muchas veces los caminos se vuelven a separar, debemos continuar. Porque el camino sigue y más adelante puede ser que nuestro camino se vuelva a unir con el de alguien más. Que tal si esa persona ya llegó y ahora se encuentre sola esperando por ti, preguntándose por ti, mientras tú aún sigues viendo el camino por el que se fue la otra persona con la que caminaste durante un tiempo. Sigues perdiendo el tiempo recordando por todo lo que pasaron. Incluso cuando esa persona ya se ha ido, cuando hay otra esperando por ti, cuando el tiempo pasa y debes entender que así es la vida, un camino que se une y separa con el de otros, con días soleados y otros nublados, pero en fin un camino, tu camino
Cigarro de medianoche

Prendo un cigarro
Y me pongo a mirar las estrellas

No me gusta fumar
Es más
Odio el humo del cigarro en mis pulmones

Me siento en una banca
Que está toda mojada por la lluvia
El aire pesado por la humedad
Me pregunto dónde estoy
Y la respuesta como siempre
Ambigua y a medias

De vez en cuando miro a la esquina
Donde sigue el camino
Que lleva hasta tu casa
No sé por qué lo hago
Si sé que nunca vendrás
Ni te sentarás a mi lado
A mirar las estrellas

Porque hoy no hay estrellas
Hoy está nublado

-Braulio Laurie

¿Algún día sabré perdonarme?

Alguna vez escuché que quienes saben que morirán, en un futuro próximo, viven de forma libre, aprecian mejor las cosas y hacen todo aquello que han querido hacer sin pensar en limitaciones. Alguna vez escuché que esas personas podían vivir felices sin el peso de la incertidumbre sobre sus hombros.

Viví varios años pensando que la muerte estaba a la vuelta y no me sentí libre, no fui feliz, no mejoró mi apreciación de la vida y los límites que perdí no fueron positivos.

No sé cómo juzgarme sin ser severo. Siento que soy un demonio, un diablo, pero no he hecho algo imperdonable. Cometí errores, me arrepiento, me avergüenzo e intento no sacar la cabeza a la luz porque me parece que no merezco pararme con orgullo.

Se supone que ya le di vuelta a la página, pero le queda mucho por recorrer a esa página para caer sobre mi pasado. Estoy enmendando mi camino, estoy haciendo bien las cosas, soy una persona nueva, soy una mejor versión de mí mismo, soy una razón de orgullo; al menos es lo que escucho. Aquí no hay algo para celebrar, estoy haciendo lo que debí haber hecho hace mucho, nada más.

El camino sigue siendo incierto y la paz algo lejano. ¿Alguien conoce el camino a la redención? Necesito un mapa.

—  El diario vacío, Ave Literaria.
youtube

Green Valley & Rayden - Las Estrellas del Cielo

Estamos hablando de estrellas
Estrellas que volaron, que sintieron,
Que sufrieron, estrellas que se reunieron
En el mas allá sin perder su esencia ni un minuto
Esta canción va dedicada para todas ellas.

Hoy las estrellas del cielo vinieron
a contarme una historia y me hicieron llorar,
la historia de una mujer maltratada
por un hombre muy cobarde y sin piedad

Una mujer muy hermosa, bonita como las rosas
con ganas de bailar, salir a pasear
Mira como son las cosas, la vida te destroza
mira bien con quien te juntas, porque hay gente peligrosa
con ganas de hacer mal

Y las estrellas vinieron a contarme una historia
y me hicieron llorar. 
Porque esa mujer lo siente y esa mujer lo vale,
es una estrella de verdad.


Al principio eran risas, no hacia caso a los avisos
todo eran besos compromisos, hay que mal te quiso
el tiempo y su paso se posó como una pluma
pero cayó a plomo como desde un quinto piso. 

Yo te prometo la luna y tú seras mi Diosa
dijo el gusano -abrázame sigue el camino de baldosas-,
pero la cosa es que en verdad el era fuego
sin saber que al fuego es donde van a suicidarse mariposas.

Ella se ponía bonita para salir
y aquel marido le decía donde vas así,
le bajaba el autoestima y se quedaba en la casa
sufriendo en silencio

Ese hombre la trataba mal
y se bajaba al bar con sus amigos a tomar,
cuando subía le decía -amor voy a cambiar- 
y ella siempre le perdonaba- amor no pasa nada-…

Pero si que pasaba y lo pasaba
pensaba que podría cambiarlo
en cambio nada de eso cambiaba
si de verdad oyeran las almohadas y
hablaran las paredes le hubieran dicho: 
¡Mujer corre, aún puedes, no te pierdes nada!

Pero hay caricias caras, sonrisas infelices,
que se tornan bofetadas, que dejan cicatrices
y ahí sentada se fue al rincón de su silencio
gritando por dentro, muriendo en arrecifes,
dicen que fue un error, lo hizo por amor
que perdió el control que no sabe muy bien que pasó,
pero que sabe un cerdo de estrellas
si los cerdos nunca ven el cielo
y así entre sus dedos ella se apagó. 



Hace como 4 años, conocí a un chico llamado ”Alejo”. Me lo presento mi mejor amiga que había conocido por Internet y mi comunicación era por facebook y videollamadas, ”Alejo” era su novio, cuando lo conocí, con los días , me fui conociendo mas con ”Alejo”, hasta que un punto nos convertimos en muy buenos amigos, pero había algo que se interponía, eso era, que amparo amaba a otra persona y yo sabia eso. Un día como cualquier otro, le dije a Amparo que deje de hacer sufrir con Alejo y corte con el, ella lo hizo, y se fue con Juan, que se convirtió en su novio.

Con alejo empezamos a salir, Amparo al saber que Alejo me empezaba a gustar, me odiaba y me dejo de hablar, con los meses la única comunicación que teníamos con Alejo, ”Aleh Benelli’, era por internet, facebook y skype, en videollamadas, fui realmente feliz, fue la primera vez que me enamore de una persona. Lo amaba a pesar de los celos, de todas las cosas que nos separaban , de los 379 km, de todo, el era lo mejor que me paso en la vida. Los CELOS no nos sirvieron de ayuda, nos fuimos distanciando y hubieron tantas peleas, que termine internada en un psiquiátrico, antes de que me inyectaran el tranquilizante dije ”Despiertenmen cuando septiembre termine”, como saben , ese titulo pertenece a una canción de Green day, la primera canción que le dedique a Alejo.

Luego de que salí, de nuevo volvieron las peleas, el había conocido a ”Esmeralda”, su nueva amiga, no pudimos seguir juntos, porque no podíamos mas, el ahora me odia y soy su peor enemiga, el sigue un camino de drogas y alcohol, el camino del que yo siempre lo quise salvar, me hizo mucho daño, pero saben que? Es como que lo odiara pero lo amara a la misma vez, como que le tire un tiro, y yo sea su escudo luego de tirárselo, hasta ahora a pesar del tiempo, lo amo, y lo extraño con toda mi alma, ”Hay algunos infinitos que son mas grandes que otros infinitos” Saludos.