siempre hay tiempo

“Confía, los buenos tiempos llegarán”, NO, NO llegarán. Los buenos tiempos son hoy, ahora; no mañana, ni después, ni cuando te pase esto, no cuando te pase aquello. Disfruta de la vida aunque triste sea, porque el tiempo que se dejó perder, no se verá volver. La vida es un puto reloj que te cuenta cada segundo que vives, cada instante que dejas de vivir, cada instante que no lo vives como se debe… Cada instante en que dejas de disfrutarla por puras pendejadas.
El amor es como aprender a montar bicicleta.  Nunca nadie se montó a la primera vez y lo hizo perfecto, no, para todo siempre hay un proceso, un tiempo, un aprendizaje, unos errores.  ¿cuántos no tuvimos que caernos, rasparnos, golpearnos y demás para poder aprender? Pues así mismo funciona el amor.  Sólo con los errores, se llega a construir una hermosa experiencia.
Desde los afectos

¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?
Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo
Que nadie establece normas salvo la vida
Que la vida sin ciertas normas pierde forma
Que la forma no se pierde con abrirnos
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente
Que no está prohibido amar
Que también se puede odiar
Que el odio y el amor son afectos
Que la agresión porque sí hiere mucho
Que las heridas se cierran
Que las puertas no deben cerrarse
Que la mayor puerta es el afecto
Que los afectos nos definen
Que definirse no es remar contra la corriente
Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio
Que negar palabras implica abrir distancias
Que encontrarse es muy hermoso
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida
Que la vida parte del sexo
Que el “por qué” de los niños tiene un por que
Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad
Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana
Que nunca está de más agradecer
Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo
Que nadie quiere estar solo
Que para no estar solo hay que dar
Que para dar debimos recibir antes
Que para que nos den hay que saber también cómo pedir
Que saber pedir no es regalarse
Que regalarse es, en definitiva, no quererse
Que para que nos quieran debemos demostrar qué somos
Que para que alguien “sea” hay que ayudarlo
Que ayudar es poder alentar y apoyar Que adular no es ayudar
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara
Que las cosas cara a cara son honestas
Que nadie es honesto porque no roba
Que el que roba no es ladrón por placer
Que cuando no hay placer en las cosas no se está viviendo
Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte
Que se puede estar muerto en vida Que se siente con el cuerpo y la mente
Que con los oídos se escucha
Que cuesta ser sensible y no herirse
Que herirse no es desangrarse
Que para no ser heridos levantamos muros
Que quien siembra muros no recoge nada
Que casi todos somos albañiles de muros
Que sería mejor construir puentes
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve
Que volver no implica retroceder
Que retroceder también puede ser avanzar
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol
¿Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida?

- Mario Benedetti

Siempre hay tiempo para estar en su presencia.

Un día cuenta con 24 horas, 1440 minutos, 86 400 segundos. Es bastante ¿verdad?. Pasamos al menos 8 horas ocupados con nuestros estudios o trabajo. Otras 8 en dormir. Si contamos, son al menos 2 horas lo que tardamos en comer, exagerando el asunto. Y otras dos horas más, que ocupamos en transportarnos, caminar, etc. Tenemos aproximadamente 20 horas del día, en las que nos mantenemos ocupados. Para ser realistas, hoy en día son pocos los que dormimos las 8 horas completas, o nos tardamos tanto en comer. Aún así, son mínimo 4 horas que nos restan, en la que solemos estar más metidos en Facebook, o dando REblog en Tumblr; viendo televisión o simplemente haciendo cualquier cosa poco provechosa. Es algo bueno que nosotros podamos disfrutar de nuestras actividades cada día. Ahora que llegó el verano, mucho más. Pero, ¿Cuánto tiempo del día se lo dedicamos a nuestro Padre? ¿Cuánto tiempo nos tomamos para darle ‘gracias’?.

Personalmente, por mucho tiempo me la pasé dando excusas. Y no me dí cuenta, lo mucho que Dios me ha bendecido. El incluso, solo despertar y seguir viviendo, es un gran milagro; del cual todos deberíamos ser conscientes y sobre todo, agradecidos. ¿Cómo no darle gracias a quién dió todo por nosotros? Querido jóven, rendir adoración por medio de una canción al Señor, no toma más de 5 minutos.  Darle gracias, platicar con él.. no te toma más de una hora. Leer un capitulo de la Palabra al día, no lleva más de 15 minutos. A lo que voy, es que el amor, se paga con amor. Así como nosotros somos la prioridad de Dios ¿Por qué el no es la nuestra? Con ello, quiero que juntos meditemos cada día, en cómo estamos demostrando nuestro amor y nuestra gratitud para nuestro Padre del cielo. Buscarlo por medio de la oración o la Palabra, es un privilegio; no una obligación. Los invito esta noche, a abrirle el corazón a Dios; y decirle cuanto lo aman; cuán agradecidos están por la vida, por la salud, por la familia, por todo. Tengan por seguro, que ello le hará sonreír.