sicatrices

Creeme mamá, no quieres saber que tu pequeña se siente triste, se siente vacía. Creeme mamá no quieres saber que tu pequeña esconde una pequeña cuchilla bajo su almohada, que tu nena está destrozada, pérdida, herida. No quieres saber que tu pequeña se odia, llora cada noche, se lastima a sí misma para calmar el dolor interno... Creeme mamá, no quieres saber que tu hija desea morir, desea encontrar el valor de marcharse hacia la felicidad, de desaparecer.
Odio a la gente que me rodea, que no deja de compararme. Odio el lugar en el que vivo, que no deja de ser una mierda rutinaria. Odio las palabras de mis padres, que no dejan de compararme y decir que mis problemas son exagerados. Odio que nadie pueda ponerse a pensar en el porqué de las cosas antes de juzgarme. Odio que me miren con lastima. Odio todo, me odio a mi misma. Odio ser mi propio problema y odio verme al espejo. Odio ver mis brazos y sentirme miserable cada vez que subo a una jodida bascula. Odio no poder dejar de existir y odio hacer sufrir a la gente a mi alrededor. Odio ser una carga y odio no poder sonreír sin esconder algún dolor. Odio mi cuerpo, odio ser tan fría. Odio todo. La única palabra que puedo utilizar en este momento es Odio.