si me das elegir

¿Me has dado a elegir entre esta, mi vida y esos, tus ojos?
Mujer, míranos; he aquí los dos, mirándonos como si estuviéramos dentro de cada uno.
Te sé casi de memoria, y casi porque la memoria es una fiel traicionera.
Tú lo sabes, ahora, que estoy perdido en ti, y si me das tu mano, nada hay más allá, nada hay más allá que tus puros, tus más frescos, tus más húmedos ojos, tus fuentes diáfanas.
Así dice la canción de nosotros: Si me das a elegir me quedo contigo.
—  Iram A.