setecientos

Xá II.

Por supuesto que prefiero ser el viento detrás de tus velas que el agua en tus pulmones

pero me conoces y sabes que nunca voy a ser el mejor en separaciones.

Que izen tus velas, que cierren camarotes, que dejen cargado cada cañón

no pienso soltarme sin pelear, sin gritarle al cielo quien soy.

Y es que si tus oídos son sordos y tus ojos ciegos, tal vez nunca entiendas el poder del viento.

Si tus manos siguen entumidas y no dejan de temblar, no deberías navergar en altamar.

Cuando las espadas no son suficientes en contra de las tormentas de balas

se hace tiempo de remar a las islas donde guardamos las otras armas.

Me juré jamás volver a escribir otra historia que involucrara piratas

pero el mar es el único que cuida las fibras de mí que antes sólo tú tocabas.

Y claro que no quiero hundirme pero ¿Cuándo has visto algún capitán saltar de su barco?

“Las manos arriba y los ojos abajo; esto es un pinche asalto”.

O por lo menos eso parece siempre que llegas diez minutos para no quedarte.

A setecientos kilómetros te veo venir de frente pero ya sé que debo extrañarte.

Te escribo siempre para mentarte la madre pero hoy es sobre toda mi ansiedad,

quiero que sepas que ha mejorado y que me estoy acostumbrando a la sobriedad.

Y sigo partiéndome la madre todos los perros días contra las pastillas

pero ya me harté de estar siempre “bien”. Siempre entre comillas.

Mis papás no han dejado de preguntar que cuándo vas a volver a venir,

no he tenido los huevos de confesarles que ya te perdí.

Las cosas siguen igual que siempre en la escuela:

todo es muy fácil pero me quita un chingo de tiempo y eso me emperra.  

Lejos, muy lejos veo que sí hay un faro encendido.

Pero ya no sé si la luz sea suficiente para esconder toda la oscuridad en la que estoy perdido.

Y sé que muchas cosas no han sido mi culpa pero no he dejado de pensar

cómo cambian los pensamientos si te tomas un momento para respirar.

También me atreví a sacar la cabeza del agua y me dejaron de dar miedo los perros

todos los pugs se llaman Elvis y siempre que veo uno, me acuerdo.

Hace un par de semanas descubrí que acá también hay Doña Tota,

¿Crees que me voy a parar sin ti? ¿Con las manos frías y la mirada rota?

Mis amigos no tocan el tema porque saben que es meter el dedo a la yaga.

Y yo lo agradezco un chingo, hablo sólo cuando siento que la ansiedad me traga.

Nunca te gustaron las referencias náuticas pero es que eres igual de fuerte que el pinche océano.

¿Te acuerdas cuando corrimos derecho al mar, pedísimos después de fumar orégano?

Qué chinga todos los pisos en los que tuvimos que dormir

qué huevos que te valía madre y que no te importaba, sólo porque yo estaba ahí.

Y los ángeles mudos nos enseñaron de fragilidad.

Todos los gritos, las llamadas colgadas y las peleas que pasaron allá.

Lo peor que me ha pasado fueron los cuartos separados en Monterrey.

Supongo que no todas las ciudades iban a ser como casa de Andrés.

Muchas veces te escribí para mentarte la madre pero hoy es sobre toda esta soledad.

No me molesta cogérmela a ella, sólo espero que sí vayas a querer regresar.

Maneras de hacer feliz|| Drabble|| Wigetta

Despertar. Una de las cosas que menos le gusta a las personas. Ese momento en el que te das cuenta de que todo lo que estaba pasando era un sueño y vuelves a la horrible realidad llena de problemas y responsabilidades, pero no siempre despertar tiene que ser malo, tal vez solo la manera de hacerlo lo es.

Es normal que cuando vives en pareja duerman juntos, que se abracen durante la noche y al despertar se sigan mostrando afecto. Hay muchas maneras lindas de despertar a tu pareja, como preparando el desayuno, dando tiernos besos hasta que reaccione, susurrándole cosas bonitas al oído, o… A la versión de Vegetta, repitiendo “¡Hey muy buenas a todos guapísimos! Aquí Vegetta setecientos setenta y siete!” Una y otra vez, con un tono de voz agudo y alto. Y como era de esperarse nadie se despierta de buenas cuando se tiene jet-lag y con tal escándalo.

Willy había pasado la noche en la habitación de su novio, los dos juntos, abrazándose y susurrándose cosas al oído, esta había sido perfecta, pero como siempre las mañanas no lo había sido. Él se encontraba bastante agotado, llevaba casi una semana con jet-lag y no había podido descansar bien, por eso la noche anterior había accedido a dormir en compañía de su pareja.

-“¡Hey muy buenas a todos guapi-” Okay, va de nuevo-, primera vez. -“Hey muy benas a-” Agh, de nuevo-, segunda vez. -“Hey muy buenas a todos guapísimos. Aquí Vegetta setecientos sesenta-” ¡Uf!- tercera vez. Realmente Willy estaba rezando para que no hubiera más pero al parecer no fue suficiente, -“Hey muy buenas a todos guapísimos. Aquí Vegetta sietecientos-” “Hey muy buenas a todos guapísimos. Aquí Vegetta setecientos seteta-” “Hey muy buenas a todos guapísimos. Aquí Vesettta se-”…-, cuarta, quinta, sexta, séptima vez, Willy no soportaría una vez más. -“Hey muy buenas a todos guapísimos. Aquí…”-, Vegetta estaba pronunciando su introducción por décima sexta vez, esto ya no era tolerable. -¡Vegetta!-, se oyó un grito de repente, el mayor volteó rápidamente para ver que ocurría. -¿Qué pasó chiqui?-, le preguntó con un deje de preocupación, -¡Tío cállate! No son mas de las siete de la mañana, quiero dormir pringao’-, declaró molesto el chico que estaba en la cama, que de un segundo a otro había terminado de pie gritándole casi en la cara a su novio. Enseguida se salió de la habitación dando un fuerte portazo.

Pasaron los minutos y el silencio se hizo presente, Willy estaba tumbado en su cama intentado volver a dormir pero no fue posible. Aunque no estaba dormido se quedo tumbado en su cama viendo su móvil. Ya habían pasado casi quince minutos desde su “pelea” con su pareja y para su sorpresa no se había oído nada más desde entonces, en aquel piso reinaba el silencio.

Pasaron otros diez minutos y nada, no se oía la voz de Vegetta mientras grababa. A Willy ya se le había pasado el cabreo y decidió ponerse a editar, cuando oyó que tocaban la puerta de su habitación, -Adelante-, respondió y siguió con lo suyo. Cuando la puerta se abrió le llego un ligero aroma a comida, la cual olía deliciosa. Giró en su silla y cuando volteó vio a su novio sosteniendo un plato con tortitas y vaso con zumo. -Perdón chiqui-, Vegetta le sonrió, mostrando arrepentimiento y poniendo las cosa a un lado, -Debí haber pensado en ti y en lo cansado que estaba. Lo siento ¿Podrías perdonarme?-, preguntó tomando las manos de Willy para acariciarlas, -Esta bien. También perdona por hablarte así, cariño-, dijo, levantándose de la silla y acercándose al chico fuerte. -No te preocupes. Gracias-, le sonrió y se acercó más a él, pasó sus fornidos brazos por la cintura de su pequeño y unió sus labios en un perfecto beso.

Tal vez la menear de despertar no había sido la mejor, pero siempre hay maneras de hacer feliz.

•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•*•

Wuuu! ^^ Hola! ¿Cómo están? Me desaparecí un rato por la estúpida escuela -.- Tuve exámenes y por suerte me fue bien ^^ En fin este pequeño drabble lo inspire en el tweet que puso Willy en la mañana, #manerasdedespertarcabreado. Y como yo tampoco desperté de buena manera >.< Tenía que desahogarme un poco, así que aquí lo tienen. Ojalá les haya gustado ^^
¡Gracias por leer! :D No saben lo mucho que alegran mis días. ¡Los quiero! ❤️❤️

-PaM- z4

100 - 999

100 by itself is cien

However, when it’s 101-199 cien becomes ciento

You then simply add the ending which is the same as 1-99

101 – Ciento uno

116 – ciento dieciséis

120 – ciento veinte

128 – ciento veintiocho

133 – ciento treinta y tres

199 – ciento noventa y nueve

Note that it is not, for example, 100 and 74 like it is in English but 100 70 and 4.

Ciento sesenta y cuatro - correct

Ciento y sesenta cuatro - incorrect

The 100’s:

200 – doscientos

300 – trescientos

400 – cuatrocientos

500 – quinientos

600 – seiscientos

700 – setecientos

800 – ochocientos

900  - novecientos

For the most part the 100’s are made up of their origin number and then cientos – 200 is dos and cientos put together: doscientos

However there are 3 exceptions: 500, 700 and 900

500 changes from cinco to quin, also note that it is not cientos but ientos for 500, quinientos.

700 removes the i from siete and has instead just setecientos

900, instead of being nueve, it is nove – novecientos

From this they then all follow the same pattern as 100

For example:

201 – doscientos uno

312 – trescientos trece

423 – cuatrocientos veintitrés

535 – quinientos treinta y cinco

644 – seiscientos cuarenta y cuatro

756 – setecientos cincuenta y seis

867 – ochocientos sesenta y siete

999 – novecientos noventa y nueve 

El cuarto planeta estaba ocupado por un hombre de negocios. Este hombre estaba tan abstraído que ni siquiera levantó la cabeza a la llegada del principito.
—¡Buenos días! —le dijo éste—. Su cigarro se ha apagado.
—Tres y dos cinco. Cinco y siete doce. Doce y tres quince. ¡Buenos días! Quince y siete veintidós. Veintidós y seis veintiocho. No tengo tiempo de encenderlo. Veintiocho y tres treinta y uno. ¡Uf! Esto suma quinientos un millones seiscientos veintidós mil setecientos treinta y uno.
—¿Quinientos millones de qué?
—¿Eh? ¿Estás ahí todavía? Quinientos millones de… ya no sé… ¡He trabajado tanto! ¡Yo soy un hombre serio y no me entretengo en tonterías! Dos y cinco siete…
—¿Quinientos millones de qué? —volvió a preguntar el principito, que nunca en su vida había renunciado a una pregunta una vez que la había formulado.
El hombre de negocios levantó la cabeza:
—Desde hace cincuenta y cuatro años que habito este planeta, sólo me han molestado tres veces. La primera, hace veintidós años, fue por un abejorro que había caído aquí de Dios sabe dónde. Hacía un ruido insoportable y me hizo cometer cuatro errores en una suma. La segunda vez por una crisis de reumatismo, hace once años. Yo no hago ningún ejercicio, pues no tengo tiempo de callejear. Soy un hombre serio. Y la tercera vez… ¡la tercera vez es ésta! Decía, pues, quinientos un millones…
—¿Millones de qué?
El hombre de negocios comprendió que no tenía ninguna esperanza de que lo dejaran en paz.
—Millones de esas pequeñas cosas que algunas veces se ven en el cielo.
—¿Moscas?
—¡No, cositas que brillan!
—¿Abejas?
—No. Unas cositas doradas que hacen desvariar a los holgazanes. ¡Yo soy un hombre serio y no tengo tiempo de desvariar!
—¡Ah! ¿Estrellas?
—Eso es. Estrellas.
—¿Y qué haces tú con quinientos millones de estrellas?
—Quinientos un millones seiscientos veintidós mil setecientos treinta y uno. Yo soy un hombre serio y exacto.
—¿Y qué haces con esas estrellas? —¿Que qué hago con ellas?
—Sí.
—Nada. Las poseo.
—¿Que las estrellas son tuyas?
—Sí.
—Yo he visto un rey que…
—Los reyes no poseen nada… Reinan. Es muy diferente.
—¿Y de qué te sirve poseer las estrellas?
—Me sirve para ser rico.
—¿Y de qué te sirve ser rico?
—Me sirve para comprar más estrellas si alguien las descubre.
“Este, se dijo a sí mismo el principito, razona poco más o menos como mi borracho”.
No obstante le siguió preguntando:
—¿Y cómo es posible poseer estrellas?
—¿De quién son las estrellas? —contestó punzante el hombre de negocios.
—No sé… De nadie.
—Entonces son mías, puesto que he sido el primero a quien se le ha ocurrido la idea.
—¿Y eso basta?
—Naturalmente. Si te encuentras un diamante que nadie reclama, el diamante es tuyo. Si encontraras una isla que a nadie pertenece, la isla es tuya. Si eres el primero en tener una idea y la haces patentar, nadie puede aprovecharla: es tuya. Las estrellas son mías, puesto que nadie, antes que yo, ha pensado en poseerlas.
—Eso es verdad —dijo el principito— ¿y qué haces con ellas?
—Las administro. Las cuento y las recuento una y otra vez —contestó el hombre de negocios—.
Es algo difícil. ¡Pero yo soy un hombre serio!
El principito no quedó del todo satisfecho.
—Si yo tengo una bufanda, puedo ponérmela al cuello y llevármela. Si soy dueño de una flor, puedo cortarla y llevármela también. ¡Pero tú no puedes llevarte las estrellas!
—Pero puedo colocarlas en un banco.
—¿Qué quiere decir eso?
—Quiere decir que escribo en un papel el número de estrellas que tengo y guardo bajo llave en un cajón ese papel.
—¿Y eso es todo?
—¡Es suficiente!
“Es divertido”, pensó el principito. “Es incluso bastante poético. Pero no es muy serio”.
El principito tenía sobre las cosas serias ideas muy diferentes de las ideas de las personas mayores.
—Yo —dijo aún— tengo una flor a la que riego todos los días; poseo tres volcanes a los que deshollino todas las semanas, pues también me ocupo del que está extinguido; nunca se sabe lo que puede ocurrir. Es útil, pues, para mis volcanes y para mi flor que yo las posea. Pero tú, tú no eres nada
útil para las estrellas…
El hombre de negocios abrió la boca, pero no encontró respuesta.
El principito abandonó aquel planeta.
“Las personas mayores, decididamente, son extraordinarias”, se decía a sí mismo con sencillez durante el viaje.


El principito, Antoine de Saint-Exupéry.

Drabble Vegetta: “Os quiero, mis guapísimos”

https://www.youtube.com/watch?v=lT5F0FzaJVI

Tan sólo es encender la cámara y decirlo, vamos, tienes que ser capaz de hacerlo…

 “¡Hey muy buenas a todos guapísimos! Aquí Vegetta setecientos setenta y siete… Hoy voy a traer un video completamente distinto al canal, pero me hacía ilusión poder usar mi introducción una vez más. Como sabéis ya, suelo irme bastante por las ramas, pero creo que hoy debo ir al grano. Me voy de youtube” Silencio, sólo eso es lo que sale de mi boca luego de aquellas palabras. Es más difícil de lo que imaginaba, y un nudo en la garganta me dificulta seguir hablando. “Han sido unos siete años maravillosos, pero todo llega a su fin. Durante todo este tiempo intenté no pensar en cuando este día llegara, pero todos sabíamos que llegaría en algún momento, y me apena muchísimo despedirme. Creo que no hay palabras para agradeceros todo lo que me habéis hecho vivir, por el constante cariño que me habéis mostrado día a día, y por haberme hecho tan feliz. Siempre os voy a recordar como una de las partes más importantes de mi vida, y os voy a extrañar muchísimo. Tenéis aún mucho futuro por delante, muchos sueños y metas por cumplir, y espero que seáis todo lo felices que podáis ser. Nunca imaginé que todo esto pudiera traer tanta felicidad y tanta tristeza al mismo tiempo, porque despedirme no es de lo más bonito que he tenido que deciros, pero era necesario” Un par de lágrimas caen por mi rostro; jamás me habían visto llorar antes, pero no me apetece quitar esta parte del video luego, creo que mostrarme completamente sincero es lo mejor, así que tomo una bocanada de aire e intento continuar. “Siento muchísimo todo esto, nunca me gustó que me vierais mal, pero no quiero mentiros. Este va a ser el último video que subiré y quiero que me veáis tal cual soy, como Samuel de Luque y no sólo como Vegetta. Muchísimas gracias por todos estos años, me habéis cambiado la vida como ni os imagináis, y siempre vais a ser mi recuerdo más bonito. Os quiero, mis guapísimos, os quiero mucho. Adiós”

Una última sonrisa, y apago la cámara.

______________________________________________________________

Este es un drabble que se me ocurrió el otro día y al final no quedó ni la mitad de bien de lo que esperaba, la inspiración se fue y no la encuentro :( Pero a pesar de eso espero que les guste aunque sea un poquito ♥ La idea era hacer llorar al menos a alguien, pero creo que no va a pasar ajajaja aún asi espero que no me odien mucho por lo que escribí :( Los quiero! ^^ ♥

La evolución de una estrella en veinte años

/ Casi setecientos años antes de que los estadounidenses confirmaran su independencia, los astrónomos chinos observaron un punto luminoso bajo el cuerno de la constelación de Tauro. Los registros de esa época mencionan que la población pudo ver el punto luminoso a la luz del día por casi un mes –debido a que era seis veces más brillante que Venus–, y de noche por casi dos años sin utilizar un telescopio. Después de este tiempo, el punto luminoso desapareció. Los astrónomos de la época lo denominaron “estrella invitada”, un término que aplicaban para aquellos cuerpos celestes que de repente aparecían visibles en un lugar del cielo donde antes había nada, y después de un tiempo se esfumaban.

Hoy se sabe que la estrella invitada que vieron los chinos fue la explosión de una de ellas, pero fue a finales del siglo XIX que le dieron a ese cuerpo celeste el nombre con el que la conocemos hoy en día: la nebulosa del cangrejo. Actualmente, la observación de la evolución de los cuerpos en el espacio sigue vigente, aunque con instrumentos mucho más sofisticados.

Desde hace casi veinte años, un grupo de investigadores de diferentes centros académicos –entre ellos dos institutos de la Universidad Nacional Autónoma de México– ha estudiado las primeras etapas de formación de una estrella.

Los investigadores se centraron en estudiar esta estrella en formación a 4,200 años luz de la Tierra, y que presenta una evolución veloz. En la publicación de su trabajo, ellos mencionan que, durante veinte años, la estructura del cuerpo ha pasado de ser compacta a volverse larga. Por su parte, el vapor de agua ha cambiado de una morfología circular a una elíptica.

Dicha estructura cambiante se debe a que, cuando comenzaron las observaciones en 1996, el campo magnético del cuerpo celeste no estaba orientado hacia una dirección en particular, y el material de moléculas cargadas se transmitía hacia afuera en todas direcciones. Pero las últimas observaciones realizadas el año pasado mostraron que el material con moléculas cargadas fluye rápidamente desde los polos del objeto, mientras que el campo magnético se alineó con la nube de gas y polvo que rodea a la estructura.

Los investigadores estiman que en los próximos cientos de miles de años esta estructura evolucionará en una estrella que tendrá seis veces la masa de nuestro Sol. También, del mismo material se formará otra estrella aún más masiva.

Este y otros trabajos en la misma línea de investigación son importantes porque permiten refinar los modelos sobre la formación de estrellas al conocer las primeras etapas del nacimiento de estos cuerpos celestes y de su evolución.
———————–
Artículo original

Nota de Science

En este artículo de Space.com pueden leer más sobre la nebulosa del cangrejo.

Imagen que muestra a la izquierda cómo lucía el cuerpo celeste en las observaciones de 1996, y a la derecha cómo lucía en el 2014 en las observaciones más recientes. Tomada del comunicado de prensa del Instituto de Astronomía de la UNAM.

Hola qué pasaría Si te dieran a escojer entre 1 Millon de dólares o 1 centavo que se duplique por 64 días. Tu Cual escogerías?

Hola qué pasaría Si te dieran a escojer entre 1 Millon de dólares o 1 centavo que se duplique por 64 días.
Tu Cual escogerías?

El centavo es la opción correcta.
La suma de todo es de:

18.446.744.073.709.551.615
Dieciocho trillones cuatrocientos cuarenta y seis mil setecientos cuarenta y cuatro billones setenta y tres mil setecientos nueve millones quinientos cincuenta y unmil seiscientos quince (……….)


Así pasa con nuestro plan de compensación de Karatbars Internacional donde se utiliza un sistema de duplicación.


Cuando tengas tiempo mira este video
relajate y date la oportunidad de
Verlo completo.

http://k-equipo-hispano.com/prod.php?ref=giocattgold

Cuanto quieres ganar semanal o mensual solo tu decides,solo tu le pones tiempo.

TOMA ACCION Y SE LIBRE FINANCIERAMENTE.