separar residuos

NUESTRAS PROPUESTAS PARA MEJORAR EL PLANETA

Es que por lo general, en la vida cotidiana solo puedes escoger entre hacer cosas pequeñas para ayudar a grandes cambios, las cosas grandes para acelerar el proceso de reparar el daño que hemos causado, se toma legalmente, y es más lento: 

1. Revisa regularmente las instalaciones hidrosanitarias y equipos para detectar fugas. 

2. Mantente alerta si ves manchas por humedad en paredes y techos. Generalmente son señales de fugas y pueden afectar tu casa. 

3. Instala economizadores de agua en regadera y escusado; son baratos, fáciles de instalar y los puedes adquirir en tiendas de autoservicio, tlapalerías o ferreterías. 

4. Báñate en 5 minutos. Cierra las llaves del agua mientras te enjabonas o afeitas. Ábrelas sólo para enjuagarte. 

5. Coloca una cubeta para recoger el agua fría mientras sale la caliente. Puedes usarla después en la limpieza de la casa, del coche o para regar las plantas. 

6. Enjuágate los dientes, después de cepillarte, con un vaso de agua. 

7. Procura cambiar el tanque de 16 litros por el de 6 litros de agua. 

8. ¡No utilices la taza del baño como basurero! No desperdicies agua para desechar colillas, pañuelos desechables, toallas femeninas, algodón o hisopos. 

9. Vigila periódicamente el adecuado funcionamiento del mecanismo del tanque o caja de agua del escusado. 

10. Limpia pisos, paredes y vidrios con dos cubetas de agua; una para limpiar y otra para enjuagar. No abuses de los productos de limpieza. 

11. Aprovecha el agua jabonosa para lavar los escusados. 

12. Si la del enjuague está libre de productos de limpieza, utilízala para regar las plantas o el jardín. 

13. Antes de lavar los trastos, retira los residuos orgánicos (comida) y deposítalos en un bote o bolsa; no los arrojes por el drenaje ni los revuelvas con los residuos inorgánicos. 

14. Remoja los trastos de una sola vez; si tienen mucha grasa, utiliza agua caliente. 

15. Enjabónalos con la llave cerrada y enjuágalos rápidamente bajo un chorro moderado. 

16. Cuida que la llave del fregadero no gotee al cerrarla. 

17. Cambia los empaques cada vez que sea necesario. 

18. Instala un economizador de agua. Es un dispositivo barato y fácil de colocar. 

19. Lava las verduras en un recipiente con agua; tállalas con los dedos o con un cepillo y desinféctalas. 

20. Reutiliza esta agua para el escusado o regar plantas. 

21. Remoja la ropa en jabón para que sea más fácil quitar manchas y mugre. 
22. Si lavas la ropa en el lavadero, no desperdicies el agua. Reutiliza el agua con la que enjuagaste para remojar la siguiente tanda de ropa sucia. 

23. Si utilizas lavadora, úsala sólo para cargas completas. 

24. Esto ayuda a ahorrar agua y energía eléctrica. Talla a mano o con cepillo las partes más sucias de la ropa, para evitar dobles o triples lavadas. 

25. Utiliza la mínima cantidad de jabón o detergente. Además de requerir menos agua para enjuagarla, la ropa dura más. 

26. Riega las plantas durante la noche o muy temprano, cuando el sol tarda más en evaporar el agua. 

27. Reutiliza el agua que juntaste de la regadera y de lavar las verduras para regar las plantas o el jardín. 

28. Nunca laves el automóvil con manguera; utiliza sólo una cubeta. 

29. Recolecta agua de lluvia para regar las plantas, limpiar la casa o el escusado. 

30. Nunca arrojes aceite, líquido de frenos o anticongelante al drenaje. Son sustancias altamente contaminantes del agua. Infórmate sobre empresas y lugares que reciben el aceite gastado. 

31. Barre el patio o la banqueta en seco con una escoba y un recogedor. 

32. Si en tu ciudad se presenta una lluvia de cenizas volcánicas, no las mojes. Recógelas en bolsas antes de que tapen las coladeras; puedes aprovecharlas para nutrir tus plantas. 

33. Cuando visites un bosque o una selva respeta las plantas y animales. 

34. Realiza trabajo voluntario para reforestarlos y mantenerlos limpios. 

35. No dejes basura y recoge la que encuentres, aunque no sea tuya. Muchos animales silvestres mueren por haber ingerido bolsas, botellas, colillas u otros objetos tirados por los visitantes. 

36. Si prendes una fogata, asegúrate de apagarla perfectamente antes de irte. 

37. Aprovecha al máximo la luz natural, enciende la luz sólo cuando la necesites. 

38. Cambia los focos comunes por lámparas ahorradoras (fluorescentes). Cuestan un poco más, pero consumen menos energía y duran más tiempo. A la larga ahorras dinero. 

39. Limpia periódicamente focos y lámparas; el polvo bloquea la luz. 

40. Pinta techos y paredes de colores claros. Tendrás mejor iluminación. 

41. Evita en lo posible el uso de pilas. Son mucho más caras que la corriente eléctrica. 

42. Si necesitas usar pilas, procura que sean recargables. Asegúrate que la puerta del refrigerador cierre herméticamente para que no utilice energía de más. 

43. Cuando introduzcas o saques alimentos del refrigerador, hazlo rápido; no dejes abierta la puerta más tiempo del necesario. 

44. Nunca introduzcas alimentos calientes, ya que el refrigerador usará más energía. 

45. Ajusta el termostato del refrigerador al mínimo requerido, según el lugar en donde vivas. 
46. Coloca el refrigerador alejado de la estufa, del calentador de agua o de una ventana en donde le dé el sol directamente. 

47. El refrigerador es más eficiente mientras más delgada sea la escarcha en el congelador. Es importante descongelarlo y limpiarlo para evitar que la escarcha tenga un espesor mayor a los 5 milímetros. 

48. Si vas a comprar un refrigerador, procura adquirir el de tamaño adecuado a tus necesidades. 

49. No abuses de los aparatos electrodomésticos. 

50. Sigue las recomendaciones de uso, mantenimiento y seguridad que aconseje el fabricante. 

51. Procura sustituir los aparatos viejos por nuevos, ya que consumen menos energía. 

52. Enciende el televisor sólo cuando realmente desees ver algún programa. 

53. Plancha la mayor cantidad posible de ropa en cada sesión; así aprovecharás el calor acumulado. 

54. Plancha primero la ropa que requiera menos calor y hazlo durante el día. Al aprovechar la luz natural evitas encender un foco extra. 

55. Cambia los filtros sucios y limpia los depósitos de polvo y basura de la aspiradora. Esto hace que el aparato trabaje con mayor eficiencia y ahorre energía. 

56. Verifica que tu aparato funcione correctamente (motor, cableado y termostato). 

57. Mantén la habitación cerrada para conservar la temperatura. 

58. Apaga el aire acondicionado al salir de la habitación si vas a permanecer fuera mucho tiempo. 

59. Regula la temperatura de tal manera que sea agradable y puedas estar sin suéter y sin cobijas. 

60. Apaga el aparato cuando la habitación ya esté fría y enciende en su lugar el ventilador. 

61. Limpia el filtro de aire cada 15 días. 

62. Da mantenimiento cada año a todo el equipo. Está comprobado que los acondicionadores de aire que tienen dos años o más sin mantenimiento consumen mayor energía. 

63. No compres equipos de segunda mano. Son de tecnología obsoleta y consumen mucho más energía. 

64. Si vas a comprar un aire acondicionado, comprueba que tenga la capacidad de enfriamiento que requieres. 

65. Elige una estufa con encendido eléctrico o sin piloto; ahorras gas y reduces la emisión de los contaminantes generados por su combustión. 

66. Cambia tu calentador de agua por uno de paso, sólo se enciende cuando requieres agua caliente y así ahorras en el consumo de gas. 

67. Tapa las ollas cuando cocines; así aprovechas mejor el calor y consumes menos gas. 

68. Evita las corrientes de aire cuando cocines; aumentan el tiempo de cocción de los alimentos y el consumo de gas. 

69. Revisa periódicamente las instalaciones de gas para evitar fugas. 

70. Da mantenimiento al tanque estacionario, a la estufa y al calentador. 

71. Prefiere los calentadores de gas a los eléctricos para calentar habitaciones. 

72. Utiliza el automóvil sólo lo indispensable. 

73. Comparte el automóvil lo más que puedas. 

74. Si vives en grandes ciudades utiliza el metro, el tren ligero o el trolebús. 

75. Camina las distancias cortas; haces ejercicio y no contaminas. 

76. Utiliza la bicicleta en trayectos cortos y seguros. 

77. Afina el motor de tu automóvil, cuando menos cada seis meses. 

78. No frenes ni aceleres con brusquedad; esto aumenta la producción de gases contaminantes y el consumo de gasolina. 

79. No te estaciones en doble fila; contribuyes a crear embotellamientos y generas mayor contaminación. 

80. Por ningún motivo dejes el tanque de gasolina sin tapón, pierdes combustible por evaporación y contaminas el ambiente. 

81. Adquiere sólo lo que necesites; recuerda que no vales por lo que tienes, sino por lo que eres. 

82. Adquiere artículos por su contenido, no sólo por lo atractivo de su presentación. 

83. Prefiere productos con empaques fabricados con materiales reciclables; con ello contribuyes a que se consuman menos recursos naturales. 

84. Compra productos empacados de forma más sencilla y con menos plásticos. 

85. Reduce al mínimo el uso de productos desechables. 

86. Si tienes opción, elige envases retornables. 

87. Prefiere los productos cuyos envases de plástico tengan el logotipo de reciclable o reciclado. 

88. Reutiliza las bolsas del súper para las compras, separar los residuos y recoger los excrementos de tu mascota, entre otras opciones. 

89. Compra limpiadores y productos de limpieza que en la etiqueta diga que son biodegradables. 

90. Si depositas el papel higiénico en el escusado, cómpralo blanco, ya que el de color contamina el agua. 

91. Compra de preferencia productos elaborados localmente.