sentir-la-lluvia

Guardo el desastre que compartí contigo.

Pasa el tiempo; la vida, también.

Pierdo en esta monotonía.

Rompo las rutinas.

Me rompo también.

Saco las fotografías empolvadas del viejo baúl de los recuerdos.

Mas que fotos, veo momentos.

No sé si felices

o tristes,

no lo sé,

pero entonces no importaba tanto, sólo importaba estar ahí.

Tomados de la mano, aferrándonos a la vida.

Te amé,

me amaste:

hoy en día sonamos mejor en tiempo pasado.

Somos desconocidos que se conocen hasta las cicatrices no visibles.

El pronóstico dice que lloverá.

Llueve.

La lluvia cae al compás de mis lágrimas.

Las gotas se resbalan por la ventana.

Tengo la mirada perdida con muchos ojalás y quizás.

Estoy lleno de imposibles.

Suena una canción muy triste que me hace sentir mejor.

La lluvia huele a muchas ausencias. A nostalgia. A personas. A “te echo de menos”. A distancia.

El cielo se rompe con los estruendos.

Ruge como el rey león.

Recuerdo.

Me pierdo y me enamoro otra vez de los recuerdos.

Tropiezo con el mismo recuerdo de siempre.

Así todos los abriles desde que duermo solo en una cama para dos.

—  Benjamín Griss
Quisiera tener la seguridad de que nunca te irás. Y cada día que pasa estoy de más segura que nunca me perdonaría si te fueras por mi culpa, pero sé que no es posible estar siempre del todo juntos, sé que algún día me iré (como todos) y sé que te irás, pero trataré de que el tiempo que estemos unidos como algo más que mejores amigos, como compañeros, trataré de que los dos disfrutemos, de caminar, de reír, de embriagarnos (embriagarme, ja) de bailar, y de cantarnos, de jugar, de platicarnos, de observar tormentas, y de sentir las gotas de lluvia en nuestra piel, de despeinarnos en la cama y en la calle, de besarnos las mejillas y los párpados, de ser tú, de ser yo.
Las cosas más comunes, con la persona indicada, pueden llegar a ser las cosas más increíbles.
—  Karina Infante - Sobre cosas que si se dan.

Ayer llovía, y te extrañé tanto que ni siquiera pude escribir sobre ti. Preferí quedarme encerrado en mi habitación, con las memorias de nuestros momentos juntos recostadas en mi cama, acariciándoles el pelo y mirándolas fijamente como la utopía que son.

Esto de extrañarte toma más peso cuando llueve. Es como si tu recuerdo fuese una vasija de cristal posada en mi cabeza, la lluvia empezara a llenarlo hasta que se rebosara, y empezara a salirme por los ojos.

Quisiera tenerte conmigo en todos los días lluviosos, para cobijarme en tus brazos y ya no sentir que la lluvia me cala los huesos.

—  Cartas De Un Amor A Distancia, Marcos J. Ramírez

“Estaciones del año”. Mis ojos saben reconocer muy bien a una persona, sobre todo cuando miran fijamente a esa persona. He mirado durante mucho tiempo tus ojos, he mirado tus labios y también tu cabello. He podido tocar tus manos muy fuertemente y sin pensar en soltarlas, no pienso en ningún momento soltarlas prefiero quedármelas. He aprendido a deslizar mis manos sobre tu cintura en el momento en que beso tus labios. He aprendido a tocar tus miedos y poder ayudarte con ellos. Convivir con ellos y saber cómo entender por qué existen. He aprendido a mirar muy bien el otoño de tus pestañas y observar como caen sobre tus pómulos. Me gusta vivir en la primavera de tu cabello y deslizarme sobre él. Quedarme en el invierno de tus piernas y quemarme con cada encuentro entre ellas. Sigo viviendo encantado de dormir entre el verano de tus labios y saber saciar mi sed cuando llueve entre ellos, me gusta, me gusta sentir la lluvia de tus labios emergiendo lentamente. Me gusta pasar las estaciones del año sobre tu cuerpo.

DRABBLE WIGETTA - Cuchara es una forma de dormir. (Lime)

 Me removía una y otra vez en mi cama sin poder conciliar el sueño, seguro eran las 4 de la madrugada, en fin. Camine hasta la cocina a paso lento para tomar un vaso con agua, podía sentir como la fuerte lluvia chocaba contra el suelo y ese hermoso aroma a humedad, que entraba por la ventana, invadia mis fosas nasales. Días así son perfectos para dormir abrazado a tu pareja suspire recordando las palabras de vegetta mientras grababamos apocalipsis minecraft “Nada, que cuchara es una forma de dormir”. A veces deseaba saber si de verdad todo lo que me decia iba en serio. Suspire nuevamente mirando a la nada por unos minutos, camine nuevamente a mi habitación, intentando esta vez poder conciliar el sueño. Poco a poco cerré mis ojos.

 Un salon oscuro lleno de flores se hizo presente, camine por un largo pasillo hasta llegar a una habitación y vi a vegetta sobre una cama enorme con dos mantitas, una de seda azul y otra roja, me hacerque un poco más para apreciar la escena y escuche a vegetta suspirando mi nombre, embistiendome con fuerza mientras lamía toda la extención de mi cuello, y yo agitado debajo suyo completamente desnudo gimiendo por más como una perra en celo. ¡Estaba viendome a mi mismo follar con vegetta! ¿¡Que leches?!
 En un momento a otro deje de verme a mi mismo con vegetta, ahora era yo mismo el que estaba siendo embestido por él. estaba completamente exitado, la vista se me nublaba, no podía respirar de tanto placer, vegetta gemía susurrando mi nombre en mi oído mientras sus estocadas eran muy certeras, grite su nombre pidiendo que por favor no pare, me desconocía completamente, pero dios! esto era el cielo mismo, no recuerdo haber sentido placer similar.

 Desperte completamente agitado y sudando, y por supuesto estaba palote, me cago en todo. Intente despejarme frotando mis manos sobre mi cara, pero mis pantalones comenzaba a incomodarme en demancia. nuevamente me levante y corri a la cosina para beber agua, para mi gran sorpresa vegetta estaba ahí, también bebiendo agua. ¡Mierda!

-Hombre, Willy ¿tú tampoco podías dormir?.- dijo sonriente tomando un sorbo a su agua.
-B-bueno,n-no, no podía.- reí nervioso, pero es que verlo ahí con su piyama y su cabello todo alborotado estaba poniendome más palote. Quería huir de ahí lo antes posible antes de que él notara a mi gran “amiguito” . salí de ahí practicamente corriendo, pero este antes me tomo del brazo.
-Susede algo, Chiqui?.- pregunto tomando de mi cintura pegandome a su cuerpo, haciendo que mi miembro choque contra su cuerpo, solte un leve gemido ante tal rozamiento.
-¿V-vegetta?-dije completamente sonrojado intentando zafarme de su agarre, pero era imposible, él era mucho más fuerte que yo, me cago en todo.
-¿Sabes? me desperte porque escuche un pequeño grito.- susurro a mi oído -Tú grito -en ese momento mi cuerpo se congelo por completo.- sono algo así como “Vegetta, vegetta, n-no no pares ahh ¡Aah, joder!” ¿Que soñabas, Willy?.- dijo riendo malicioso deslizando sus manos por toda mi cintura hasta llegar a mi trasero, yo no sabía como reaccionar ante sus actos, simplemente me había quedado en blanco. Comenzo a besar mi cuello hasta llegar a mis labios, los mordio y lamio a su gusto, suspire al sentir como sus manos acariciaban cada parte de mi cuerpo. En un movimiento agil tomo de mis piernas y me cargo hasta su habitación.
-¿V-vamos a dormir juntos?.- pregunte sonrojado
-A Cuchara, chiqui.- sonreí al escuchar eso -Pero antes, voy a quitarte el calenton que llevas encima, porque veo que tu amigo necesita atención vegettil.- dijo masajeando mi parte baja haciendome emitir un sonoro gemido. 
———————————–

Wuu! bueno se me ha antojado escribir esto^^ •para las/os pervertidos lamento haberlos dejado con ganas de un lemmon hard ahre• (este drabble salió por el episodio 77 de APM3, que por cierto estuvo muy AFASGFDH) y nada Gracias por leer. *Corazones gays pa’ el que lea*  

El Amor según yo

El amor es lanzarse al mar en un día caluroso.
El amor es el coro de la canción que tanto te gusta.
El amor es el pasto verde en un día de campo.
El amor es la brisa fresca en un viaje de carretera.
El amor es cantar a todo pulmón.
El amor es saborear tu postre favorito.
El amor es reír hasta las lágrimas.
El amor es un abrazo sorpresa por la espalda.
El amor es el calor de tus cobijas en las noches frías.
El amor es un chocolate caliente en una mañana de invierno.
El amor es ver tu película favorita cada vez que quieras.
El amor es un beso de piquito.
El amor es sentir las primeras gotas de lluvia en la cara.
El amor es el viaje que tanto te emociona hacer.
El amor es una tarde con tu libro favorito.
El amor es una puesta de sol en la playa.
El amor es un paseo por el parque.
El amor es abrir los ojos y ver a esa persona al despertar.
El amor es descubrir nuevas canciones.
El amor es un café caliente cuando mueres de sueño.
El amor es un mensaje de buenos días.
El amor es un mensaje de buenas noches.
El amor es pasar tiempo en tu lugar favorito.
El amor es sentir los últimos rayos de sol en la cara.
El amor es volver a casa.
El amor es perderte en una ciudad desconocida.
El amor es el recuerdo que te hace sonreír.
El amor es una buena plática.
El amor es todo lo que te haga feliz.

Ver el amanecer y el atardecer, Sentir la lluvia y el sol, Ver sonreír a una persona desconocida, Escuchar música, Leer libros; Son cosas pequeñas pero que disfruto porque mi corazón esta bastante dañado.
Me gusta estar bajo la lluvia, sentir que me limpia, que me quita lo malo; me gusta estar bajo la lluvia y sentir como sus gotas recorren mi piel, sentir que el cielo también llora y que su dolor disminuye el mío

Empiezan las tardes de invierno.
Y la soledad cala de nuevo mi piel
afuera la lluvia no ha dejado de parar
y tengo miedo de abrir la ventana aunque quiera sentir la lluvia,
pues la tristeza busca como sea entrar por ella.
Mi cama no sé siente la misma, duda de su comodidad. 
y el frío de mi alma se esta sumergiendo entre sus espumas.
Mi rostro empieza a empalidecer y los surcos de mi labio a secarse

Este invierno no conlleva solo el frío de la ciudad y la lluvia incesante
Este invierno trae recuerdos
y es eso lo que congela mi alma
y las pocas ganas que recuperaba 
de volver
amar.

—  Brenda Ramírez.