La primera impresión que tuve de ti no fue del todo positiva, sin embargo,  desde ese momento, quedaste impregnada en mi mente y al fin y al cabo fue  una grata sorpresa haberte podido conocer, porque tu presencia en mi mundo hace que éste brille con mas colores y con mas esperanza.  Me has enseñado tanto en tan poco, que de verdad agradezco al universo poder haber coincidido contigo en la forma en que lo hicimos.
—  Ale.