senos

Enamórate de mi yo errática
y mi amor chiflado,
bésame las cicatrices lacerantes
y adora mis senos descoloridos, 
acepta mi alma triste y mis labios desbaratados, porque yo no rimo
ni tengo buen sentido
pero soy sincera y bien chalada
con mi destino.
—  Brenda Ramírez.

Friné, la prostituta que mostró sus senos para salirse con la suya

Friné es el apodo de una famosa hetaira griega, célebre por su proverbial belleza. Según la leyenda, Friné logró ser absuelta de una sentencia de muerte con sólo mostrar sus pechos a los jueces y argumentando que “sería un crimen contra los dioses destruir algo tan hermoso”.

El hecho realmente ocurrió. Friné, acompañada tan solo de su amante/defensor, convenció a los jueces (todos hombres) de que la perdonaran.

Por inverosímil que parezca, la historia muestra un ejemplo claro de disonancia cognitiva. En la sociedad griega antigua, la belleza excepcional era una señal de favor de los dioses, y acogieron la idea de que la belleza era una señal de bondad y seriedad.

Entonces, al mostrar su belleza física, Friné fue de hecho bastante astuta. Su argumento básicamente era: “¿Cómo podría cometer blasfemia si los dioses me otorgaron este cuerpo?