sea reinas

Happy Birthday, Queen of my paychecks! :’)

x | x | x | x | x

2

Esto de Yui es algo complicado… Para empezar es Eva, tiene la sangre de los Fundadores, el corazón de la hija ‘’del rey de los demonios’’, lo que por ende hace que el Clan víbora(y todos los clanes) la quieran.
Es la salvación de los Fundadores porque ella puede darle hijos.
Otra cosa que si pasas mucho tiempo con ella probablemente te enamore :v
También tenía el virus del vampiro?
En unos de los finales de LE ella recibió el poder de Karl, haciendo que ella sea la nueva reina. Y a comparación de los demás, pudo manejar súper bien la fuerza. 
Tal vez Yui sería un buen rey.

Your Heart is a Muscle the Size of Your Fist (Nick Amaro)

Word count: 2637

part two: x

Requested: Yes

Warnings: None

I literally,,,,, love this,,,,,, so much??? also if anyone wants to request a sequel I am literally more than okay with that because….. Nick Amaro… ALSO I only made it to Spanish Two in high school so the Spanish in this might be shit btw

Keep reading

anonymous asked:

Hola Oye mi novio me quiere cortar por que dice que me lastima Y aveces lo hace Pero a pesar de todo eso Me ha ayudado a salir adelante y mejorar como persona Y me hace muy feliz con un simple mensaje o cada vez que lo veo lo vale que devo de decirle para que se convensa de que no me hace daño

No me convences, cómo así que sí te hace daño pero a pesar de eso te ayuda? NUNCA lee bien NUNCA nadie debe lastimarte, sea quien sea, puede ser la reina de Inglaterra o Harry papito Styles, nadie puede lastimarte, sea poco o mucho. Aprende a quererte, no te mereces eso, no debes ser dependiente de tu pareja y mucho menos si te lastima. 

-Celestina.

Originally posted by ningunamenos

Las Cosas de Él y de Ella - Mi “novia”

Este capítulo de Las Cosas de Él y de Ella, corresponde a un capítulo real de corazón de melón, en concreto del episodio 5, así que, contiene spoilers (aviso aunque creo que todo el mundo lo haya visto). 

Si os gusta mucho podéis darle reblog o favs y seguiré subiendo esta clase de cosas de mis fics.


Mi “novia”.

Castiel

Se estaba pasando de castaño oscuro, hoy todos se estaban intentando cabrearme.

-       ¡No te estoy culpando, por última vez!- gruñe ella. –Simplemente quiero saber si has visto una llave.

-       ¿Y por qué he tenido que ver una llave, eh?

-       ¡Joder, Castiel! Aparca los celos, solo estoy ayudando a Nathaniel.

A pesar de que, esa broma, me hubiese causado un arranque de risa extrema y una ingeniosa respuesta por mi parte, ahora estaba cabreado, a pesar de que ella no estaba intentando culparme, o eso era lo que quería creer, estaba bastante cabreado con el hecho de que ella estaba por ahí, pululando curiosa sobre una llave y preguntándome, una, otra y otra vez, sobre lo mismo.

¡Y con una vez era puto suficiente!

-       Déjame en paz, quieres.

Ella frunció el ceño y giró su cuerpo dándome la espalda.

Ya daba igual. Solo necesitaba un poco de tranquilidad y ver al delegado pegarse a ella como si fuese su sombra, de verdad, que me ponía enfermo que estuviese haciéndola trabajar y, al mismo tiempo, me cabreaba ella preguntando cincuenta millones de veces sobre esa llave, casi queriendo decirme que tenía que ser cosa mía.

Pero lo que acabó con mi paciencia fue la idiota de Amber, creyéndose la reina.

-       ¡Tú! ¡Maldita rubia de bote!

Sucrette se giró completamente sorprendida y con los ojos muy abiertos, supongo que extrañada de aquel apodo que le acababa de soltar, así, de la nada, sin venir a cuento, o al menos eso parecía por cómo había empezado la discusión.

-       ¿Perdón?- preguntó ella, que estaba ya por irse a casa.

-       ¡No te muevas de aquí!- gruñó ella, roja de la ira. -¡Todo es tu culpa! ¡Espero que estés realmente contenta por esto! ¡Me han expulsado por tu maldita culpa! Pero ten cuidado… ¡te vas a arrepentir cuando vuelva!

Ella simplemente resoplo y la miró con desdén, a punto de girarse para seguir su camino, soltó la bomba que enfureció a Amber del todo, y reconozco que me ha hecho gracia.

-       No es mi culpa que seas la reina de los imbéciles desde el principio. Si haces algo, hazlo bien, cualquiera lo hubiese hecho mejor.

-       ¡¿Qué?!- su grito fue más como un graznido. -¡Te vas a arrepentir!

Sin entender el cómo ni el porqué, salté en su defensa, situándome a su lado y rodeando sus hombros delgados con mi brazo. Ella se tensó bajo mi toque y me miró, sorprendida. Instantáneamente devolvió la vista a Amber, ruborizada y mostrando los ojos, tan violetas y preciosos que tenía, bastante abiertos del asombro.

-       Dime, Amber… ¿estás intentando molestar a mi novia?

Sin decir nada, Amber salió de allí, roja de la ira y sin decir una sola palabra. Quizás porque el estar yo ahí le impedía seguir lanzando pestes o quizás y solo quizás porque no tenía nada que decir que mejorase la situación para quedar bien delante de mí.

Sucrette me miró, sin retirar el brazo de encima de sus hombros.

-       ¿Tu novia?- preguntó un poco nerviosa.

-       No, lo he dicho para que se fuera, no te hagas ilusiones.

-       Tranquilo, novio y gracias por tu galante ayuda-

Ella sonrió y besó mi mejilla, soltándose inmediatamente del agarre, guiñó un ojo más de burla que de coquetería y se fue cargando su mochila en su hombro. Esa idiota sabía cómo mejorar la situación sin darse cuenta.

•∞•

Sucrette

Al día siguiente pude respirar paz.

Amber no estaba y yo me encontraba en un terreno lleno de felicidad. Nadie estaba molestándome y, aunque Karla se había puesto como una furia, sus palabras no llegaron a hacerme ni la mitad de daño que ella pretendía. Además, las amiguitas de Amber, sin ella, no eran un problema.

Cerré la taquilla y me sobresalte al ver a Castiel apoyado al lado de mi taquilla.

-       Oh, hola “novio”- reí.

-       Hm… veo que mi “novia” está muy feliz hoy.

-       Tengo vacaciones por fin, ¿no estás tú también feliz porque no ha venido hoy a tocarte la moral?

Él sonrió y descruzó los brazos, mientras continuaba apoyado en la taquilla contigua a la mía.

El instituto estaba tan tranquilo, sin los aires de grandeza de aquella, estirada, chica que se creía reina de un lugar que nunca podría controlar, sin embargo, ella seguía yendo por ahí como si pudiera controlar a los demás e imponerle sus reglas. Tan estúpida, agh.

-       Un poco, de todos modos, ya he visto que te caíste a mis pies, así que mereció la pena.

-       Sin embargo eres tú quien me pidió salir.

-       Porque te veía demasiado desesperada-

Él sonrió petulante, creyéndose super importante y adorando las bromas que estábamos llevando a cabo. La comodidad que teníamos juntos estaba haciéndome sentir muy cercana y feliz, eso sí que me sorprendía, pues, la primera vez que lo vi pensé que no tendríamos tanto contacto. Y ahora, esto me encantaba, me alegraba.

-       Ahora en serio, creo que respiró el olor de la libertad en estos momentos-

-       Claro que sí, rubia de bote.

Mi ceño terminó frunciéndose.

-       Oye, no soy rubia de bote- me quejó. –No soy como tú que si eres de bote, pero pelirrojo.

-       Hm… ¿deberíamos comprobarlo?

Mis mejillas se recalentaron, y lo golpee muy fuerte unas tres veces consecutivas. Sé que probablemente no iba a dolerle, tampoco lo hacía con mala fe, mirándonos suavemente y conviviendo nos tomamos esta pervertida y lasciva proposición como lo que era, una broma.

-       ¡Eres un sucio!-

Se echó a reir, y sujeto mis manos agarrándolas para impedir que le siguiese atizando. Intenté tirar hacia atrás, pero no me soltaba, obviamente estaba impidiendo que me cayese si me soltaba. Aunque teníamos que tener en cuenta también que yo tampoco tenía la fuerza suficiente para librarme de él.

-       Lamento interrumpir, pero ha sonado la campana- giramos la cabeza hasta Lysandro.

Ambos nos miramos en seguida y nos soltamos, colocando las manos en alto. Castiel  tras una pequeña tos suave se alejó de mí con su amigo que se despidió con una pequeña sonrisa tímida y yo, me quedé estática, totalmente ruborizada.

No entiendo porque mi corazón latía tan rápido.


Para más capítulos o más shots, dejad reblogs o favoritos y seguiré subiendo.

4

Not only cookie cats can be magic
Another scene of gems during summer vacation

A month has past but I’ve done it as promised ;D
Hope you like it! @kuro-chan96 @peri-space-dorito

(I would never thought that steven was so cute to drawwwwww awwww)

Pintaré tu vida de los colores del arco iris. Y después, amaré cada parte rota que tienes. Naufragaré en las olas de tus curvas e intentaré no rendirme nunca. Escribiré historias por tu piel día a día con algún te quiero. Por la noche, cuando ya estés profundamente dormida te abrazaré los sueños, para que cuando despiertes me regales una de tus sonrisas. Te preparé el desayuno si es necesario todos los días que sean posibles, porque aunque no seas una reina, quiero que te sientas como tal. Intentaré obsequiarte detalles para sorprenderte siempre, así como crearé poemas que lleven algo tuyo. No te voy a prometer un amor del bueno, pero si uno real que valga todas las estaciones del año, pero conmigo.
—  A la chica de mis sueños, Jorge Muñoz
Fortuna, destino, providencia, sea quien seas, oyeme: si asi es como tratas a quienes abrazan el mal y la perfidia, ¿Como puede uno escoger otra carrera? No me dejas alternativa, sea quien seas; tengo que volverme reina del pecado y la depravación…
—  Julieta.- Marques de Sade
Te escribo con la firme intención de que sepas algo,
me encantas, 
no pido mucho, solo ven conmigo, 
perdámonos entre letras,
busquemos un paraíso en la poesía de nuestra manos entrelazadas, 
en el efímero frenesí sentimental de nuestras miradas topandose,
sé que no soy el único ni el último que te pida esto,
que te diga que lo tienes loco, 
que te desea desesperadamente,
también sé que no soy el mejor, 
pero ven, por favor,
prometo cambiar mi pluma por un espada,
mis libretas por armaduras y escudos,
mis letras por un reino donde mi reina seas,
prometo defenderte del peligro de esos que no quieren quererte como yo,
prometo quererte como te lo mereces,
quererte como nadie te ha querido.
—  Bryan Aguilar.
Había una vez, un rey. Este rey buscaba una esposa, para que sea la reina. Se presentaron las jóvenes mas bellas, del reino, y de otros reinos también, estás, además de ser bellas, también le ofrecían muchas riquezas. Sin embargo, al rey, no la convencía ninguna de estas jóvenes. Entre todas las jóvenes, se presentó una mendiga. Está le dijo:
-Yo no tengo nada que ofrecerte, solo mi amor por ti. Yo puedo demostrarte que te amo mas que nadie.
Esto despertó la curiosidad del rey, haciendo que le pregunte:
-Y como harías eso?
-Me quedaré 100 días afueras de la ventana de tú cuarto, sin comer ni beber. Si lo logro, me convertirás en tú esposa- respondió la mendiga
-Está bien, cualquiera que pueda pasar, 100 días sin comer ni beber por mi, es digna de ser mi esposa.
Y así, desde ese día la joven se quedó afueras de la ventana del rey. Pasaron días, semanas. El rey salía de vez en cuando, desde las comodidas de su cuarto, para levantarle el dedo gordo a la mendiga, en nuestra de aliento. Cuando ya habían pasado 90 días, la mendiga estaba muy débil, y había contraído muchas enfermedades. En el día 99 a las 11:00 pm. Pasó lo que parecía imposible. La mendiga se rindió. Todo el pueblo estaba confundido, pues no entendían por qué la mendiga se había rendido a tan solo 1 hora de ser la esposa del rey. Cuándo la mendiga llegó a su casa, su papá estaba molesto, y le dijo:
-Por qué te has rendido si solo faltaba una hora?
Esta le respondió:
He estado a fueras de la ventana del rey por 99 días, me a visto sufrir y enfermarme, y a pesar de eso no hizo nada para solucionarlo. ¿Como puedo estar con alguien que me ve sufrir y no hace nada para solucionarlo?
—  AT c: