se olvida

 "No permitas que te consuma. Si no te llama, vete a dormir. Si no te manda mensaje o te deja en visto, guarda tu celular y ten un día fantástico de cualquier forma. Si actúa distante cuando estás con él y se niega a decirte que le pasa, no te quedes ahí esperando o aguantando malas caras. Ve a tu casa o con tus amigos y haz algo que te ponga de buenas. Si juega constantemente con tus sentimientos, salte de ahí. Si critica tu cuerpo o te hace comentarios hirientes, salte de ahí. Si te limita o intenta alejarte de tus amigos, salte de ahí. Si para estar con él, tienes que hacerte chiquita y abandonar lo que te apasiona, salte de ahí. Si te hace sentir que es difícil amarte, salte de ahí. Suena lógico, pero muchas veces se nos olvida. Hay que vivir primero por nosotras mismas. Por más que lo ames, tú eres la protagonista de tu historia. Él es un personaje secundario, no permitas que te apaguen. Eres tu más grande amor y no hay traición peor que abandonarte a ti.“

esfera de otro planeta

No quiero que digas quererme, cuando estemos riendo y todo vaya bien. Quiero que lo hagas cuando el destino se ponga en contra de nosotros, estemos a punto de tirar la toalla, y todo vaya mal, hazlo ahí por favor.

.Pero ahí se te olvida-®

No se olvida a quien realmente se quiere, es imposible superar tan rápido a una persona con la que compartiste tantos momentos lindos, no se puede simplemente borrar de tu mente, a aquella persona que conoció lo peor de vos, y igual se quedó por todo el tiempo que pudo, no vas a poder quitarte de la cabeza a la única persona que quisiste con todo tu corazón, a esa persona a la que por más que la miraras miles de veces, se te hacía imposible encontrarle algún defecto, y si por ahí le encontrabas alguno, lo hacías perfecto, a tu modo.
No intentes olvidarla, porque no vas a poder, pero si vas a tener que intentar vivir sin la necesidad de tener a esa persona todo el tiempo, porque ya no la vas a tener ni siquiera un segundo.
La vida no se trata de olvidar, se trata de soltar, de poder dejar ir a una persona, sabiendo que es para siempre, que quizás nunca volverás a escuchar su risa, ni sus palabras, ni vas a poder sentir el calor de sus abrazos otra vez.
Y aunque duela, lo mejor es aprender a construir nuestra vida de otro modo, sin esa persona.
La gente está en nuestra vida SÓLO por el tiempo que deben estar, luego se van, y hay que dejarlas ir.
No vale la pena quedarse estancado en un amor, que ya no renacerá.
Te olvidaste...
  • aries: de que no solo me preocupo de mí, de que me encanta hacer a los demás felices y hacer amigos // pero también te olvidas de que pretendo que todos mis problemas no están ahí
  • tauro: de que puedo trabajar duro cuando yo lo quiera, de que no soy tan flojo y puedo esforzarme // pero también de que puedo ser peligroso cuando estoy herido
  • géminis: de que mi amor por aprender no es egoísta, de que quiero hacer a los demás felices con todo lo que sé // pero también te olvidas que no soy inmune al enojo
  • cáncer: de que puedo ser fuerte y divertirme, de que no siempre me estoy quejando y llorando // pero también de que puedo manipularte cada vez que yo quiera
  • leo: de que no soy arrogante, que amo a mucha gente más de lo que me amo a mí mismo, de que soy un verdadero romántico // pero también de que tengo un temperamento terrible
  • virgo: de que me puedo reír muchas veces, de que no soy tan tenso como para no soltarme jamás // pero también te olvidas de que soy siempre inteligente para conseguir lo que quiero
  • libra: de que doy lo mejor para tratar de mantener relaciones largas incluso si es difícil a veces, de que siempre seré amable de alguna forma // pero también de que no sé que es lo mejor para mí
  • escorpio: de que soy dulce, de que le hago daño solo a los que lo merecen // pero también te olvidas que algunas veces no me preocupo y puedo dañarte
  • sagitario: de que siempre salgo de mi camino para hacer a otros felices y me pongo a mí como último // pero también de que a pesar de mi sabiduría puedo ser muy ingenuo
  • capricornio: de que si me preocupo de otras personas, de que trato mucho de no dañar a los demás porque soy muy simpático // pero también te olvidas de que en cualquier situación, yo voy primero
  • acuario: de que soy uno de los signos más honestos, de que no muy seguido uso mi habilidad para mentir // pero también de que disfruto ser amado incluso si sé que no puedo amar de vuelta
  • piscis: de que soy inteligente, de que no siempre estoy perdido en mi cabeza, y puedo lograr muchas cosas si lo intento // pero también te olvidas de que puedo mentir si lo necesito
Hay personas que no saben pelear por quien quieren. Y él era una de ellas. Sólo le importaba esa versión agria que despedía cuando estaba conmigo. No logro reconocerme al estar con alguien que su indiferencia me hacía sentir miserable. Eso no es amar. El amor no destruye, sino construye. A veces puentes. Otras veces, un atardecer donde reconstruirnos la mirada. Pero ahora entiendo cuando dicen que el amor es ciego. Y, efectivamente, me puso una venda en los ojos para impedir ver la realidad: que él no me amaba. Que yo era uno más de sus caprichos, que yo representaba un objeto al cual usar, besar y luego desechar.

Pero qué pasa cuando después de todo lo vivido, toca solamente que recordarlo. Tocar la sonrisa de esa fotografía donde sonríe con la fría mano de la nostalgia. A veces quisiera volver. Volver a intentarlo. Pero luego recuerdo que él ni siquiera lo hizo por mí. Y que, cada noche, antes de dormir, pensaba que estaría a mi lado siquiera un infinito, y ahora me doy cuenta que no fue suficiente. Él no fue suficiente.

Qué pasa cuando, al final del día, ya no hay nadie a quien llamar y desahogarse y decirle que no puedes con tu mundo. Y un día te das cuenta de que ese alguien jamás lo sostuvo por ti, sino que eras tú quien se hacía la idea de que lo estaba haciendo.
¡Maldito! ¡¿Por qué no hablaste claro desde el principio?! Yo no estaría esta madrugada escribiéndote. Echándote de menos. Necesitándote. Queriendo que vuelvas y me abraces hasta que me quede dormido. Que con tus frases cortas me hagas la noche un poco más larga.
Lo jodido del recuerdo es que uno siempre recuerda lo bonito de ese alguien, casi siempre se olvida de lo que hizo mal y la razón por la que lloras, y uno tiende a querer olvidarlo todo para no sentir que la piel duele cuando unas manos que antes te tocaban como si fueses una isla virgen, de pronto, dejan de hacerlo.
No te perdono. Aún no. Esta noche te la dedico. Esta noche lleva tu nombre. Esta noche es otra de tantas que me la pasaré llorando encerrado en estas cuatro paredes, que cuando estabas tú, eran mi mundo y no quería salir de él. Debajo de las sábanas podía olvidarme hasta de mi propio nombre.

Si algún día llegas a leer esto (que lo dudo, siempre tuviste excusas para no hacerlo, o se te olvidaba, o no te importaba), quiero que sepas que, así como me hiciste sentir la persona más maravillosa del mundo, también quiero que sepas que yo fui el que me hice a la idea de que tú eras el lindo cuando en realidad eras un monstruo disfrazado de muchas caras bonitas. Y que, espero que el día que te topes con mi recuerdo, tu piel sienta la necesidad de sentir mis manos. De hacerles el amor a tus heridas. Y tengas que conformarte con pensar que un día yo te volteé a ver cuando tú volteabas a ver a otro lado. Que te escuchaba como si fueses mi canción favorita y que ningún atardecer se comparaba con verte desnudo tumbado en la cama. Que eras mi parte favorita de la vida, de la cama y del precipicio, ahí, donde solíamos sentarnos a ver al fondo para ver qué día caíamos.

«Eres».
«Eras».
Cuánto tiempo hay entre ello. Eras mi parte favorita del día. Eres parte de mi olvido.

Un gusto. Besos. Y recuerda: yo siempre estuve para ti cuando tú jamás lo estuviste para mí. Y ahora vienes a buscarme cuando yo ya estoy en otro lugar, en otro tiempo, con alguien más. Y tú te quedaste atorado justo donde me dejaste y de tanto que lloré, florecí.

—¡Oh, mira! ¡Qué rosa más bella!

Y te pinchas el dedo.
—  “No supiste batallar”, Benjamín Griss

Hola amor…

He estado pensando mucho, en ti, en mí y en nosotros con demasiada frecuencia en realidad y no es que sea una actividad muy rara en mí, solo me he dado cuenta de muchas cosas, cosas que he callado, las cuales urgen por salir, pican y arden por quedarse atrancadas.

Pero hoy es el día, hoy te lo diré todo sin absoluto miedo a consecuencias.

Quiero decírtelo, casi gritártelo, pero no puedo hacerlo frente a frente porque me pierdo en tu mirada, me distraigo con tus labios y me envuelvo en tu sonrisa, entonces se me olvida por completo decírtelo.

También creo que no lo he dicho porque no encuentro las palabras necesarias y prudentes.

Pero esta vez, quiero intentarlo, realmente quiero hacerlo porque debes saberlo y porque la desesperación me carcome, además siento que soy mejor escribiendo lo que pienso que expresándolo.

Debes saber que soy tan feliz contigo porque me haces reír, porque me haces temblar de la emoción cuando no nos vemos en un largo tiempo, porque me haces soñar, imaginar que el mundo es de colores.

Soy tan feliz contigo porque cada día noto tu respeto hacia mí, tu cariño, tu apoyo incondicional a todo, tu aceptación a mis manías, mis pasiones y defectos, aunque digas que no tengo ninguno, y porque no intentas cambiarme, me quieres así como soy; una persona felizmente seria, locamente cuerda, soñadoramente realista y rotamente reparable.

Creo que es correcto empezar a describirte, envolverte en lo que significas y a lo que a mi mente haces pensar, aunque nunca ha sido de mi agrado poner etiquetas, siento que esta vez tengo que hacerlo para que te des cuenta de cuan enamorada de ti estoy.

Eres como esa canción que de pronto se convierte en tu favorita y no dejas de escucharla hasta que sepas cada verso, coro, punto, y coma.

Eres como comerse tu dulce favorito, disfrutas cada momento, su sabor, su olor y como éste puede incluso hacerte recordar una infinidad de cosas.

Eres ese tipo de cosas que puedes estar haciendo por horas y que a pesar de que te quedes una eternidad haciéndolas no vas a cansarte nunca.

Eres como un buen té y un libro que te recibirán siempre con amor y los brazos abiertos; mientras que el té va calentando tus labios, garganta y corazón, el libro te relata historias, te reconforta y no te juzga, te hacen querer quedarte atrapada en ese momento por siempre.

Eres como un deseo; fugas, resplandeciente, chispeante, atrapante, único.

Eres mío, tan mío como el Sol a la Luna, como el mar al cielo, como el amor a la eternidad, eres mío amor, solo mío.

Igualmente me he dado cuenta que soy feliz a tu lado, realmente feliz; estar contigo para mí es como hacer una de las cosas que realmente se ama, esas cosas que se hacen con dedicación, empeño e infinito amor, soy tan feliz contigo porque a tu lado siento, por fin, que formo parte del mundo, por tu forma de minimizar los problemas, por la complicidad que hemos creado y porque contigo ha empezado a cobrar sentido el “para siempre” de los cuentos de hadas, pero sobre todo soy feliz porque sé que aunque el mundo entero se interpusiera entre los dos, seguiría teniendo tu amor y tu corazón, así como tú tienes el mío.

Y sabes que no soy la mejor expresando mis sentimientos, o bueno, tal vez sí, soy buena pensándolo, pero no hablándolo, así que voy a intentar decírtelo de la única forma que sé.

Sin licencias poéticas, sin metáforas y sin versos con rima, así, cruda y brutalmente.

Te quiero.

Te amo.

Te adoro.

Y así es como tengo que decírtelo.

Eres lo mejor que me ha pasado en los años que llevo aquí parada en este mundo repleto de locos e idiotas, tratando de encontrarle un propósito a estos pies descalzos, a esta alma rota, a este corazón que a duras penas labora, a esta sangre que circula sin tener ningún motivo.

Y podría escribirlo en mayúsculas porque tengo la certeza de que es así.

Por tu forma de colorear mi vida, por la energía que me das, por las risas compartidas, por los secretos develados, por eso eres especial, por todo eso y por más te admiro, porque eres grande, generoso, porque tienes un alma ejemplar, un corazón de oro y porque me has enseñado el significado del amor y lo que es amar.

Eres mi vida.

~ Siempre tuya, siempre eterna.